Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 17:26
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ROBERTO CACHANOSKY

Argentina: La extorsión de los piqueteros
El gobierno actual ha pasado del protocolo antipiquetes a negociar con los piqueteros y darles obra sociales.
Actualizado 18 enero 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Roberto Cachanosky   
 Argentina: El tema no es solo ganancias, es el gasto público
 Argentina: El gobierno enredado en un círculo vicioso

Lo que debía ser un subsidio transitorio para los que quedaron desocupados con la crisis del 2002 se ha transformado en una política pública de largo plazo. La cantidad de “planes sociales” y subsidios que hoy reparte alegremente el estado ha crecido en forma exponencial. A tal punto se ha transformado en una forma de vida que el gobierno se enorgullece de tener más planes sociales que los que había otorgado el kirchnerismo. Eso muestra el fracaso de la política económica dado que si el estado tiene que entregar más subsidios quiere decir que no logra generar puestos de trabajo que le permitan a la gente vivir de su esfuerzo personal. Ni siquiera el gobierno dice que son subsidios transitorios, sino que son un derecho adquirido, como sostuvo en su momento Gabriela Michetti. Que otro tenga derecho a ser mantenido por el trabajo de un tercero es un disparate mayúsculo. Es absolutamente inmoral que el estado le quite compulsivamente el fruto de su trabajo a quienes producen decentemente para repartirlo a conveniencia del gobierno de turno.

Es más, el gobierno actual ha pasado del protocolo antipiquetes a negociar con los piqueteros y darles obra social, cuenta que obviamente paga el contribuyente dando una pésima señal para terminar con esta continua extorsión de grupos que pretenden vivir a costa del trabajo ajeno o no cumpliendo las normas mínimas de convivencia. La señal que dio el gobierno fue: si me hacen un piquete, “compro” la tranquilidad en la calle pagando con plata del contribuyente.

Al reiterar este comportamiento de los piqueteros exigiendo obras sociales gratis y subsidios, los manteros exigiendo un subsidio y un lugar dónde trabajar y los contratados del CONICET exigiendo que se les renueve un contrato que había terminado pero el gobierno accedió a renovarlo, queda en evidencia que cuantas más veces ceda el gobierno ante la extorsión de los diferentes grupos, más crecerá la oferta de extorsión o la demanda de más subsidios. Como el lector quiera verlo. En otras palabras, los contribuyentes tendremos que poner dinero para pagar la cuenta de la plata que entrega el gobierno frente a todas extorsiones.

Suele argumentarse que si el gobierno no negocia con estos extorsionadores se rompe la paz social y la situación sería peor. Con este argumento lo que nos están diciendo es que el estado prefiere utilizar el monopolio de la fuerza para “robarnos” el fruto de nuestro trabajo en nombre de la solidaridad social en vez que los piqueteros nos roben directamente. O, si Ud. prefiere, el estado nos dice: dejá que te robo yo en nombre de los piqueteros que soy más pacífico.

No queda exento también el argumento que sostiene que si el gobierno establece el orden puede haber malhumor social y dar lugar a la vuelta de los k. Este argumento es extorsionar con el negro período k y decir: o se bancan lo mío o vuelven los k. Que es lo mismo que decir, vamos a hacer populismo educado para que evitar que vuelva el populismo autoritario k.

La gente quedó traumada con la dictadura k, pero ese trauma no tiene que llevarnos pensar que hay que hacer lo mismo pero en forma en educada.

El camino a transitar consiste en desactivar el arbitraje que hacen los piqueteros. ¿Por qué voy a ir a trabajar, dirá un piquetero, si el estado le roba a otro para que me mantengan? Solo optará por ir a trabajar si se pone un límite de tiempo en el subsidio que se otorga y si la diferencia entre el subsidio y el sueldo que puede recibir por un trabajo es lo suficientemente amplia como para incentivarlo a trabajar.

El primer punto, entonces, es ponerle un límite de tiempo a los planes “sociales” que se otorgan. En segundo lugar es ir licuando los planes sociales con la inflación para que quién hoy prefiere no trabajar vea la diferencia de ingreso del subsidio y de trabajar y cambie de opinión.

Obviamente que el sistema funcionaría mucho más aceitado y aceleradamente si hubiese un plan económico global consistente que atraiga las inversiones de manera que quienes hoy cobran un subsidio no tengan excusas para no trabajar.

Personalmente viajo muy seguido al interior del país, en especial a zonas agropecuarias, y mi pregunta siempre es la misma: ¿se consigue personal para trabajar? La respuesta es: ¿la gente solo acepta trabajar en negro porque si figura en blanco pierde el plan social? Eso quiere decir que el trabajo lo tienen como una changa y el subsidio como su ingreso principal.

Por eso, no basta con decir que hay que reestablecer la cultura del trabajo si al mismo tiempo negocian con las mafias que pretenden extorsionar al gobierno con disturbios si no les dan más subsidios. Eso es inmoral e incentiva la extorsión permanente. De esas “negociaciones” solo podemos esperar más planes sociales y más sometimiento impositivo para la gente decente que trabaja y paga impuestos.

Nadie está proponiendo correrlos a palos, solo establecer nuevas reglas para que este gran negocio de los planes sociales deje de serlo.

En todo caso si hay que usar la fuerza pública para reestablecer el orden deberá apelarse a ese instrumento, caso contrario no tendría sentido otorgarle el monopolio de la fuerza al estado, salvo para que esquilme a los contribuyentes.

La corrupción fue uno de los grandes males de la era k y hay que erradicarla de lleno y la política de extorsión es una forma de corrupción. Doce años de clientelismo político exigen un eliminarlo si es que queremos en serio reestablecer la cultura del trabajo y eso exige mucha firmeza a la hora de tomar decisiones al respecto.

© Economía para Todos

 Otros artículos que te pueden interesar
Bástate con mi gracia
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Los tribunales franceses condenan a un enriquecido político africano
Post Production Life
Mariquita Sánchez, la precursora
AHORA EN PORTADA | Ver  
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Barcelona se queda sin la Agencia Europea del Medicamento
El mapa del crimen en América Latina
Post Production Life
Bástate con mi gracia
ARCHIVO
OCTUBRE 2017

Las tres opciones económicas que se le abren a Argentina a partir del 23 de octubre

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (4 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (5 artículos)

DICIEMBRE 2016 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (3 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (7 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (3 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

OCTUBRE 2011 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (1 artículos)

ENERO 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (3 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (5 artículos)

ENERO 2010 (5 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (4 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (2 artículos)

DICIEMBRE 2008 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (3 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (5 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (2 artículos)

 ARGENTINA
La trampa de la Soberanía
Mariquita Sánchez, la precursora
Argentina, un país con luces y sombras
¿El renacer de la Argentina?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Irán cruzó la "línea roja" y su juego se revela al mundo
El síndrome del tercermundismo
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Un año sin Fidel
La mezquita donde asistía el terrorista de Nueva York y Linda Sarsour

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS