Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
19 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 18:52
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
LLUIS FOIX

Recuperar la confianza mutua
Es difícil que la manera adoptada por Puigdemont para crear la república catalana sea aceptada por una mayoría de catalanes, por el conjunto de españoles y por Europa. 
Actualizado 14 octubre 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Lluis Foix   

La confusión que se vivió el martes por la tarde en el Parlament de Catalunya no se aviene con la naturaleza de la política. Falta de puntualidad, prisas en los pasillos, desavenencias de última hora, asumir durante diez segundos el mandato de que Catalunya se convirtiera en un Estado independiente en forma de república, suspender la proclamación republicana para abrir un periodo de diálogo, euforias y frustraciones concatenadas, un documento firmado en el salón de actos sólo por los de Junts pel Sí y la CUP…

La política no debería ser esto. Y el paso dado el martes por el president Puigdemont tiene una relevancia política momentánea, transitoria, que de buen seguro ocupará unas líneas en la historia. Pero lo que sí va a entrar en el relato histórico de esta época es cómo, una vez más, Catalunya es un motor de transformación de la realidad política española y, naturalmente, también de la catalana.

Lo que provoca que el nacionalismo españolista tenga por principal enemigo el catalanismo político es porque defiende una idea alternativa de España, un país en el que siendo todos muy diferentes nos podamos sentir cómodos, como aseguraba con frecuencia Ernest Lluch.

Un historiador inglés solía decir que España es un país inacabado porque no ha encontrado la fórmula para vivir en la diferencia, ya sea cultural, lingüística o histórica. Catalunya ha sido la palanca que ha hecho cambiar la estructura política de España a lo largo del último siglo, desde la Setmana Tràgica de 1909 hasta los hechos dramáticos de hoy, que es más que probable que abran la vía para la reforma de la Constitución que intente resolver el descontento tan extendido en la sociedad catalana y la población de otras comunidades.

Es difícil que la manera adoptada por Puigdemont para crear la república catalana sea aceptada por una mayoría de catalanes, por el conjunto de españoles y por Europa. Rajoy ha abierto la corteza del artículo 155, pero la aproximación al llamado problema catalán no puede venir sólo a golpe de leyes. Por supuesto que Rajoy no es el conde duque de Olivares, que dejó dicho que el “primer negocio y el mayor es allanar Catalunya”.

Restablecer la confianza mutua entre los catalanes es un elemento primordial. Desde la pluralidad y desde el respeto. Así como también reconstruir los puentes rotos emocionales y afectivos entre catalanes y españoles. La convivencia no se impone por decreto ni por la fuerza, sino con mucha pe­dagogía, actos de comprensión y ge­nerosidad mutuos, valorando la singularidad y no aplastándola. Lo que los catalanes dicen es, afirmaba Azaña defendiendo el Estatut de 1932: “Que­remos vivir de otra manera dentro del Estado español”. Mientras no se entienda esta realidad tan arraigada de nada o de poco servirán la coerción o las proclamas eufóricas sobre la unidad de España.

Publicado en La Vanguardia el 12 de octubre de 2017

 Otros artículos que te pueden interesar
Mariquita Sánchez, la precursora
Elecciones Chile: "El día después"
Un año sin Fidel
Irán cruzó la "línea roja" y su juego se revela al mundo
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
AHORA EN PORTADA | Ver  
Un año sin Fidel
Inflación de octubre en Chile: 0,6% mensual, sobre lo esperado
España, quinto mejor país del mundo para nacer mujer según un estudio
Alfonso Batalla próximamente en Abierto Espacio Cultural
Mariquita Sánchez, la precursora
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Europeísmo de baja intensidad
OCTUBRE 2017

Vienen curvas peligrosas

Evitar la frustración

Las esteladas europeas

Recuperar la confianza mutua

Nuevos tiempos en Europa

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (2 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (9 artículos)

MAYO 2017 (10 artículos)

ABRIL 2017 (11 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (9 artículos)

ENERO 2017 (10 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (9 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (12 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (11 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (9 artículos)

MARZO 2015 (8 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (9 artículos)

DICIEMBRE 2014 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (7 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

 ESPAÑA
España, quinto mejor país del mundo para nacer mujer según un estudio
Europeísmo de baja intensidad
Alfonso Batalla próximamente en Abierto Espacio Cultural
Rajoy frente a Cataluña
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Irán cruzó la "línea roja" y su juego se revela al mundo
Un año sin Fidel
Mariquita Sánchez, la precursora
Elecciones Chile: "El día después"
Evo Morales y los suyos se aferran al poder

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS