Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
22 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 08:29
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
JAVIER PAZ GARCÍA

¿Qué hace bien el estado?
En Bolivia existen dos áreas donde la intervención del Estado es prácticamente insustituible y hacen a su esencia: defensa y justicia.
Actualizado 25 noviembre 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Javier Paz García   
 Bolivia: Los políticos y los aguinaldos
 Abrir un negocio en Bolivia

Milton Friedman alguna vez bromeó que si al gobierno federal le encargaran el cuidado del desierto del Sahara, pronto habría escasez de arena. Está bastante probado que los gobiernos son malos administradores en general y que donde se meten ocasionan distorsiones que en muchos casos terminan siendo contraproducentes para los objetivos que supuestamente quieren lograr. Este dato no es una cuestión de preferencia ideológica, sino algo estadísticamente comprobable en diferentes culturas, épocas, niveles de educación, idiomas, climas o religiones. No importa si es en Estados Unidos o en la Unión Soviética, si Venezuela o Uruguay, si Irlanda o Inglaterra, las actividades del Estado tienen grandes deficiencias, y cuando se mete a la economía, las consecuencias son malas, casi sin excepción.

Viendo el caso de mi país, Bolivia, y yendo por orden de prioridades existen dos áreas donde la intervención del Estado es prácticamente insustituible y hacen a su esencia: defensa y justicia. La historia de Bolivia no es muy halagüeña en cuanto a sus logros en defensa. En cuanto a justicia, debe ser una de las más corruptas, morosas e ineficientes del mundo, en general en este país no hay mucha diferencia entre caer en manos de atracadores, policías o jueces; en cualquier caso quien caiga en sus manos terminará siendo asaltado.

En un segundo orden, podemos considerar a la educación y la salud como funciones importantes del Estado. Nuevamente el nivel de calidad de la educación y la salud en Bolivia no es algo que muchos defiendan.

Uno de los principios de la buena gestión es que las empresas se deben enfocar en las áreas estratégicas y buscar la excelencia en tales áreas y “tercerizar” las áreas no vitales. Uno pensaría que por sentido común, un gobierno con tantos problemas de corrupción, de justicia, de calidad en los sistemas de salud y educación priorizaría solucionar tales problemas y realmente tener justicia, educación de calidad y salud de calidad antes de meterse a fabricar papel o cartón. Quienes están en función de gobierno no piensan así: Hacer mal las funciones principales del Estado no es razón suficiente para no meterse a hacer otras cosas menos importantes.

Es con esta mentalidad que llegamos a ver a ineptos construyendo ingenios azucareros donde no hay caña, aeropuertos internacionales donde no llegan los extranjeros y un sinnúmero de inversiones inviables. El costo lo van a pagar futuras generaciones. Quienes quieren ver a un Estado más poderoso y más grandes, ampliando sus potestades para solucionar más problemas deberían preguntarse primero ¿qué hace bien el Estado?

© Blog de Javier Paz
 Otros artículos que te pueden interesar
Bástate con mi gracia
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Los tribunales franceses condenan a un enriquecido político africano
Post Production Life
Mariquita Sánchez, la precursora
AHORA EN PORTADA | Ver  
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Barcelona se queda sin la Agencia Europea del Medicamento
El mapa del crimen en América Latina
Post Production Life
Bástate con mi gracia
ARCHIVO
Ver posts de otros meses

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (5 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (3 artículos)

JULIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (2 artículos)

MARZO 2013 (2 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (2 artículos)

OCTUBRE 2012 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

 BOLIVIA
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Evo Morales preocupa al sector privado boliviano
¿Qué dignidad?
Al parecer el concepto que Evo Morales tiene de dignidad consiste en insultar a Estados Unidos y a dignatarios de Estado que no son de su agrado.
La popularidad de Evo Morales sigue en descenso
Su imagen ya no es la de antes, la del líder indiscutido. Hoy está a la cabeza de las preferencias, pero luce vulnerable, como nunca hasta ahora.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El mapa del crimen en América Latina
La mezquita donde asistía el terrorista de Nueva York y Linda Sarsour
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Bástate con mi gracia
Venezuela: el ocaso de la MUD

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS