Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
27 ABRIL 2018 | ACTUALIZADO 10:45
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
¿Qué cantan los poetas de ahora?
Han surgido nuevos poetas jóvenes, que, contra toda tradición, se han convertido en un éxito de ventas.
Actualizado 25 marzo 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
EDE   

Una nueva poesía y con público, ese hecho inédito, ha despertado el interés de Nueva Revista, que ha estudiado el fenómeno y ofrece una pequeña antología.

De los jóvenes poetas superventas es muy fácil hablar muy mal y muy fácil hablar muy bien y, en ambos casos, se estará en lo cierto, aunque no en lo certero. Es verdad que podemos embobarnos con que han logrado la hazaña de romper la maldición comercial de la poesía, aquella que llevó a Gustavo Adolfo Bécquer, padre fundador de la poesía española moderna, a suspirar que una oda solo es buena de un billete de banco al dorso escrita. Pero también podemos enervarnos porque, a menudo, para escribir sus versos, se limitan a «escribir un lema viral y darle al enter a media frase», como diagnosticó el periodista Cristian Campos en Vanity Fair, o despliegan estratégicamente una «demagogia sentimental», como notó el joven poeta Constantino Molina, Premio Adonáis 2014. Lo difícil es encontrar un punto medio que no sea ni equidistante ni condescendiente, sino justo y clarificador.

Dificultad que crece porque ese justo medio de valoración no está inmóvil, sino en permanente evolución y según criterios relativos. La primera relatividad la introduce sabiamente Luis Alberto de Cuenca. Les llama, con la inteligencia para el nombre exacto de las cosas que solo puede tener un poeta, «parapoetas», recordando la existencia paralela de otros jóvenes que escriben poesía mucho más canónica. Esto no debería sorprendernos. Es una constante de la poesía de todos los tiempos que entronca, a través de los siglos, con los viejos y enfrentados mester de clerecía y mester de juglaría, revitalizada, en los últimos tiempos, por la contracultura y los cantautores.

Otra evolución que hay que ponderar es la de sus muchos lectores. Estos parapoetas, que usan como nadie las redes sociales y vienen del mundo (con tanto eco) de la canción, se han ganado un público. Las editoriales lo han visto y aprovechado, desde las pioneras Frida Ediciones, Bartleby o El Gaviero hasta EspasaEsPoesía o Verso&-Cuento de Aguilar, que ejemplifican el legítimo interés en el fenómeno de los grandes sellos. La evolución decisiva, con todo, es la que habrán de tener los propios escritores. Entre autores como Marwan, Elvira Sastre, Irene G. Punto, Isasaweis, Defreds, Rayden, Diego Ojeda, María Cabañas o Luis Ramiro, se atisban signos de esperanza. Enumeremos cinco:

  1. Las citas que acompañan a sus libros. Abundan las de los poetas más sólidos, escogidas, en general, con indudable olfato poético y una valiosa humildad de fondo: Jaime Gil de Biedma, Ángel González, Jorge Luis Borges,
    Javier Salvago…
  2. Los numerosos poemas metapoéticos (esto es, que se plantean la naturaleza de la poesía) que escriben. La preocupación teórica es un requisito sine qua non de la poesía culta y moderna. No renuncian a ella.
  3. La preocupación formal y experimental, que podríamos ejemplificar en el interés por el soneto, forma clásica por excelencia, por un lado; y, por otro, en la obsesión por los juegos de palabras.
  4. Destaca la ambición temática: no se limitan a su zona de confort, esto es, a una poesía amorosa de tono postadolescente, sino que se atreven con el compromiso político, la ya mentada reflexión poética y cierta inquietud
    filosófica.
    Por último, 5. establecen puentes con la poesía oficial. Que una colección de poesía vaya a incluir a Luis Alberto de Cuenca y a Karmelo C. Iribarren junto a los parapoetas supone una conexión prácticamente definitiva.

No fiamos todo al futuro. En el presente, consiguen versos a menudo de auténtica poesía (estos, por ejemplo, de Luis Ramiro: «Buscar a Moby Dick en cada charco», «La noche cuando llueve duele menos», «Juré olvidarte pronto. No he podido» o «Tu juego preferido es ignorarme») y un puñado de poemas que lo son sin etiquetas. Ofrecemos una pequeña antología que, en la página web de Nueva Revista, irá acompañada de canciones o recitaciones. No quisiéramos que fuesen una foto fija de un grupo en continuo movimiento, sino una invitación a seguir,
atentos, tantas evoluciones como les esperamos.

Antología mínima

Marwan Abu-Tahoun Recio

MI CORAZÓN

Mi corazón se va de su sitio,
se desplaza a la derecha,
salva la clavícula en dirección al hombro
se desliza por el brazo hasta la mano
que lo cede al bolígrafo.
Desde allí se lanza al vacío de la hoja,
arrastra sus pies por la página
y se convierte en este poema

[Todos mis futuros son contigo, Planeta, 2015]

POEMA DE AUTOAYUDA

Todos los gurús espirituales
los maestros de educación sentimental
los psicólogos que hablan de no anclarse a nadie
los místicos que promulgan el camino de la
[autosanación]
aquellos que miran por tu crecimiento personal
los expertos en autoestima
los que recomiendan ser fuerte
y depender solo de uno mismo.
Tienen razón,
pero yo soy más feliz cuando tú me miras.

[La triste historia de tu cuerpo sobre el mío, Frida Ediciones, 2016]

Luis Ramiro

DESORDENADO

Aqunue las lertas etsén mal,
solo nsecetias la preimra
y la útilma ltrea praa leer su sainigficdo
y coerpmndelro todo.
Enetxactame iugal que en el aomr.

DE VERDAD

Todo iba bien
hasta la primera vez que
ella me hizo daño.
Entonces supe,
irremediablemente,
que había
empezado
a quererla
de verdad.

[Te amo como nunca quise a nadie, Frida Ediciones, 2014]

* * *

David Martínez Álvarez [Rayden]

DARWINISMO

El AMOR que no madura, se AMORfa,
le crecen manos y AMORdaza,
se muerde la lengua hasta que AMARga.

Te transforma
y muta en AMEnaza,
el AMOR que madura
se AMArra,
provoca risas y AMEniza,
es punto de apoyo
y AMORtigua,
el mayor tesoro y se AMORtiza.

Que (te) (AMO) nunca se conviertan
en las piezas que le faltan a
(te)rmin(AMO)s

[Terminamos Y Otros Poemas Sin Terminar, Espasa, 2016]

* * *

Diego Ojeda

POSDATA I

Si
vuelves,

que
sea
de
otra
forma

que
seas
parasiempre

[Siempre donde quieras, Espasa, 2015]


© Nueva Revista
 Otros artículos que te pueden interesar
La digitalización del libro en España no llega a la creación literaria
El precio del libro en España: una década a 20€ de media
Netflix, produjo 56 series propias en 2017
Medina: "Ecuador es cuatro mundos en un solo país, un lugar de posibilidades infinitas"
Medina, medalla de oro al mérito artístico en Ecuador, expone por primera vez en Europa
AHORA EN PORTADA | Ver  
El debate objetivismo-subjetivismo
Los países del vino
Nini: cómo los políticos arruinan a los jóvenes
La digitalización del libro en España no llega a la creación literaria
Sobre la corrupción
 ESPAÑA
Los países del vino
La digitalización del libro en España no llega a la creación literaria
El precio del libro en España: una década a 20€ de media
10 años de la gran recesión:¿Se pasó la crisis?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Chile aprueba la gestión del presidente Sebastián Piñera
El gran desafío de Argentina
Nini: cómo los políticos arruinan a los jóvenes
El debate objetivismo-subjetivismo
Los países del vino

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS