Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
29 FEBRERO 2020 | ACTUALIZADO 10:50
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
CARLOS GOEDDER

Orígenes de la Industria Petrolera en Venezuela
La Petrolia, en el estado Táchira, alcanzó una producción máxima de 60 barriles diarios de petróleo en 1912. (Cortesía runrun.es)
Simón Alberto Consalvi analiza los albores del negocio petrolero venezolano, trazando su origen hasta el Siglo XVI
Actualizado 15 abril 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Goedder   

El escritor, periodista y político venezolano Simón Alberto Consalvi (1927-2013) publicó en 2004, con auspicio de la Fundación Bigott, un libro que resume la historia de la industria petrolera venezolana con erudición y poder de síntesis (1).
 
En esta entrega de Inteligencia Petrolera se incorporan los principales hitos de esta “historia del negocio petrolero venezolano”, deteniendo el trayecto en el fallecimiento del dictador Juan Vicente Gómez (1857-1935), acontecimiento que puede considerarse como el auténtico inicio del Siglo XX venezolano.
 
Siguiendo a Consalvi, la primera exportación petrolera venezolana tomó lugar el 30 de abril de 1539, hito que el autor toma del historiador Aníbal Martínez.  En la isla de Cubagua, explotación de perlas marinas que en aquel momento ya estaba en declive, se había localizado un rezumadero superficial de petróleo.

Este betún, referido por el contemporáneo Gonzalo Fernández de Oviedo y Valdés (1478-1557) como ·”un licor como aceite junto a la mar” ya era conocido por los indios y el cronista de Indias aplicó el nombre en latín stercusdemonis(estiércol del diablo) para traducir el término indígena que se aplicaba a este óleo. Se consideraba que el petróleo servía como medicina y la exportación estuvo destinada a calmar la gota del emperador Carlos V. Un poeta de aquellos días, Juan de Castellanos, elogiaba en versos las propiedades curativas de este “licor aprobado y excelente en el uso común de medicina.”
 
Ya en los tiempos republicanos, tiene lugar otro hito decisivo: el 24 de octubre de 1829, restándole poco más de un año de vida, El Libertador Simón Bolívar, Presidente de la República, decreta que se mantengan las Ordenanzas de Minería coloniales de 1783, de tal modo que la propiedad de las minas correspondería a la República, conservando la tradición legislativa de la Corona Española en esta materia. Esta es la auténtica nacionalización del petróleo en Venezuela, ya que en 1976 lo que se revirtió al Estado fue el negocio industrial del petróleo y el conjunto de activos físicos para su explotación. El “oro negro” pasó a manos del Estado Venezolano con este decreto, en una época en que se pensaba más bien en oro, cobre y plata que en petróleo. Sin esta medida, el petróleo habría sido seguramente propiedad de una decena de familias latifundistas venezolanas y la dinámica del país sería la de un feudalismo petrolero con unos pocos jeques.
 
Es pertinente un alto en 1839. El 3 de octubre de ese año, el médico, sabio y ex presidente venezolano José María Vargas analizó una muestra de petróleo enviada por el Ministro de Hacienda Santos Michelena desde la zona de Pedernales, en el actual Delta Amacuro (delta del río Orinoco). En aquel momento se consideraba al petróleo como asfalto y ya la sustancia estaba teniendo uso industrial. Vargas, casi a tono profético, dejó esta frase en su informe: “El asfalto en Venezuela, es según sus circunstancias actuales más precioso y digno de felicitación para los venezolanos y su liberal gobierno que la plata u oro.”
 
Dentro de este espíritu, el presidente José Gregorio Monagas otorgó la primera concesión para explotación de asfalto en el mismo año en que firmó el Decreto de abolición de la esclavitud, 1854.

La concesión, firmada el 6 de septiembre, se otorgó a D.B. Hellyer. El primer Código de Minas de la República fue aprobado también por Monagas y en su mensaje al Congreso el 20 de enero de 1855, informando sobre esta legislación, el mandatario ya da una definición ampliada de las riquezas minerales del subsuelo venezolano: oro, plata, cobre, hierro, carbón y “otras sustancias esparcidas en nuestro extenso y privilegiado territorio.”
 
Las concesiones se transformaron en el mecanismo mediante el cual el Estado Venezolano, representado por el Gobierno, otorgaba la explotación de minas petroleras a particulares, por un plazo limitado y obteniendo en compensación una regalía.  Quienes obtuvieron concesiones procedieron en casi la totalidad de casos a negociarlas internacionalmente.
 

Este fue el caso de un curioso personaje, el estadounidense Horatio R. Hamilton, quien aparentemente logró emparentarse con la familia del autócrata venezolano de turno, Antonio Guzmán Blanco y así obtuvo una concesión petrolera el 15 de septiembre de 1883 en el Estado Federal venezolano de Bermúdez, el cual incorporaba a los actuales Estados Anzoátegui, Monagas y Sucre. Hamilton consiguió con esto tener el control de la explotación del Lago Guanoco, rico en asfalto, y procedió a vender su concesión en Nueva York a un grupo de inversores que constituyeron en 1885 la New York & Bermúdez Company. Esta compañía sería la transnacional petrolera más importante en Venezuela a inicios del Siglo XX y las disputas sobre el pago de impuestos de la compañía y sus derechos la enfrentaron con el Gobierno Venezolano de Cipriano Castro, quien en 1908 llegó incluso a romper relaciones diplomáticas con EEUU por el apoyo que la diplomacia estadounidense daba a la compañía. Al poco tiempo Castro fue derrocado por Juan Vicente Gómez, quien supo mantenerse amigo de los intereses petroleros foráneos para consolidar su hegemonía.
 
Hubo inversionistas venezolanos que se lanzaron por su cuenta a explotar el negocio petrolero, sin recurrir a capital foráneo. El caso de la Compañía Nacional MineraPetrolia del Táchira siempre será una nota de orgullo para la historia del capital venezolano. Esta compañía surgió con una concesión de 100 hectáreas otorgada a Manuel Antonio Pulido el 3 de septiembre de 1878en la zona de La Alquitrana (actual Estado Táchira y entonces Gran Estado de los Andes). Pulido se asoció con Carlos González Bona (médico e ideólogo del negocio), José Antonio Baldó, Ramón Maldonado, José Gregorio Villafañe y Pedro Rafael Rincones para fundar el 12 de octubre de 1878 la Compañía, cuya concesión fue ratificada por el presidente Guzmán Blanco en 1884.

El yacimiento que explotaba la Petrolia era superficial y con técnica artesanal se logró producir queroseno para las comunidades vecinas.  Ir a conocer esta pintoresca compañía era atractivo para los campesinos tachirenses y entre ellos estuvo el hacendado Juan Vicente Gómez, quien tomó contacto con el negocio petrolero a partir de su visita juvenil a las instalaciones de la Petrolia. Gómez ni en sus mayores delirios de aquellos días podría imaginar que sería el mandamás de Venezuela y el mayor latifundista sudamericano, gracias precisamente a su gestión como inversor petrolero. 
 
La Petrolia alcanzó una producción máxima de 60 barriles diarios de petróleo en 1912 y, lastimosamente, confirmó que sin capital internacional era difícil sacar adelante un negocio intensivo en tecnología e inversión.
 
“Petróleo, latifundismo y capital extranjero” son los términos en los cuales sintetiza Consalvi la era petrolera de Gómez, entre 1910 y 1935. El año de 1917 es marcado como el inicio de la industria petrolera contemporánea en Venezuela por Aníbal Martínez.

El ritmo de otorgamiento de concesiones se dinamizó en la década siguiente, otorgándose 181 contratos en 1920, 2.374 en 1921 y, entre 1922 y 1935, una media de 323 concesiones de explotación anuales.  Siguiendo a Consalvi:
 
«Danza de concesiones» llama Rómulo Betancourt en Venezuela, política y petróleo a la etapa que comienza en 1910 con Juan Vicente Gómez. Una gran batalla por el petróleo se librará a partir de entonces en Venezuela.

No es una batalla entre venezolanos porque estos permanecían aún (mentalmente) en el siglo del café y veían el petróleo sin saber exactamente de qué se trataba. La gran batalla silenciosa y agresiva la llevaban a cabo los norteamericanos y los ingleses. Fue una batalla que comenzó siendo ganada por Sir Henry Deterding contra John D. Rockefeller. El norteamericano era partidario de controlar primero el mercado interno de los Estados Unidos, la refinación y sus derivados, en tanto que Sir Henry prefería conquistar y asegurarse el petróleo donde quiera que se ocultara. Descubrió antes que todos el gran potencial de Venezuela y de esa manera la Royal Dutch Shell se le adelantó a la Standard Oil
.”
 
El holandés Hendrik W. A. Deterding (1866-1939) fue una figura importante en la industria petrolera, como cabeza de la Shell y ciertamente se anticipó a la Standard Oil de Rockefeller en el negocio petrolero venezolano. Las compañías concesionarias en Venezuela casi siempre terminaron siendo efectivamente controladas por la Shell en esos días, incluyendo pintorescos nombres como Colón Development Company, Venezuelan Oil Concessions, North Venezuelan Petroleum y British Controlled Oil fields.
 
Gómez sacó provecho personal de la industria petrolera. Se mantenía como espectador y entraba en el negocio cuando consideraba oportuno sacar beneficios personales y eventualmente fiscales. Entre sus maniobras de patrimonio personal estuvo crear su propia empresa en 1923, la Compañía Venezolana de Petróleo, CVP y hacer correr rumores sobre venta de participación a los capitales internacionales competidores, incluso alemanes. De este modo, Gómez obtuvo inversiones y ventas de participación entre los beligerantes capitalistas petroleros foráneos. En medio de estas jugadas, al menos Gómez tuvo el tino de emplear la renta petrolera para cancelar la deuda externa venezolana, el 17 de diciembre de 1930, un año después de que el terrible crac del año 29 dejase sin trabajo a cerca de 10.000 trabajadores petroleros venezolanos, a quienes se instó a regresar a labores agrícolas.
 
Entre las fechas de referencia del negocio de explotación petrolera venezolano está el 14 de diciembre de 1922, cuando el pozo Los Barrosos 2, localizado en el Estado Zulia, lanzó al aire un chorro incontenible de crudo. Este yacimiento llegó a producir 100.000 barriles diarios, casi 10% de la producción total colombiana actual de crudo.

Para 1928, Venezuela era el mayor exportador mundial de crudo y el segundo mayor productor mundial, tras EEUU y delante de Rusia.
 
Una nota final corresponde al tema legislativo. La primera legislación específica petrolera se sancionó en Venezuela el 19 de junio de 1920.  Aquí entra en escena el coriano Gumersindo Torres (1875-1947). Torres, Ministro de Fomento, abogó por defender los intereses del Estado Venezolano frente a las Compañías Petroleras en términos de regalía, mantenimiento de los pozos y restricciones a los concesionarios. Incorporó el concepto de “impuesto a la productividad de los yacimientos.”  Su Ley generó que se aliasen los intereses de las transnacionales “trusts” petroleros y los amigos de Gómez que les vendían concesiones, resultando que la Ley se modificase al año siguiente y tuviese una tercera sanción distinta el 9 de junio de 1922, año en que Torres renunció.
 
Se le ha querido convertir en un abanderado del nacionalismo petrolero venezolano frente a los intereses anglosajones. Indudablemente su gestión incorporó una defensa de la renta petrolera venezolana que sería decisiva durante la democracia. Cuando se considera la biografía de Torres (2), se ve que no fue un mártir petrolero: siguió en la gestión gubernamental venezolana con cargos en la Aduana y funciones diplomáticas, siendo colocado nuevamente al frente del Ministerio de Fomento en 1929. En esa gestión  estableció el Servicio Técnico de Hidrocarburos (16/07/1930), creó la figura de los inspectores de campo en los yacimientos petroleros (18/10/1930), impuso correctivos a las ineficiencias en el servicio médico que daban las transnacionales a los obreros y fue pionero en formar capital humano petrolero venezolano, al enviar a 6 ingenieros civiles de la Universidad Central de Venezuela a formarse en EEUU en 1930, generando un antecedente de “Fundayacucho Petrolero”. En 1932 se retiró a nuevas funciones en la Aduana y falleció como presidente (gobernador) del Estado Bolívar. Esta cronología sugiere que Gómez, un personaje sagaz, probablemente consideró como necesaria la figura de Torres y le dejó actuar hasta ciertos límites. No en vano le mantuvo dentro de su Gobierno y le volvió a dar el Ministerio de Fomento en el año crítico de 1929.  En sus cálculos, Gómez sabía la importancia del petróleo para Venezuela e indudablemente intuía que a su muerte se abriría una etapa fiscal petrolera enteramente nueva, anticipada por el Ministro Torres.
 
Un cierre para esta cronología sobre los albores de la industria petrolera venezolana es ofrecida por Consalvi en estos términos:
 
Como pronosticó Edwin Lieuwen, a la dictadura de Gómez la sustituyó en 1935 la dictadura del petróleo.”
 
Notas
(1) CONSALVI, Simón Alberto. El Petróleo en Venezuela. Colección “En Venezuela”. Caracas: Fundación Bigott, 2004.
(2)BENCOMO BARRIOS, Héctor. “Torres, Gumersindo.” En: Diccionario de Historia de Venezuela. Segunda Edición. Caracas: Fundación Polar, 1997, pp. 61-62.
 
Bogotá, Abril de 2015
@carlosgoedder
Facebook: Carlos Goedder
 

 
 
 Otros artículos que te pueden interesar
Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
El país viene arrastrando este problema desde hace décadas. Frente a la inacción premeditada y a los groseros errores que agravaron el cuadro todo ha colapsado. Solo sobrevive en base a eternos subsidios y mentiras absolutas.
La esperanza es la juventud alberdiana
El peronismo desde su nacimiento hasta 1955, fue un sistema colectivista similar al fascismo italiano. Perón vio, personalmente en Italia, cómo funcionaba en su lugar de origen y lo adaptó a nuestra Patria. Destrozó al sistema que hizo conocer a la Argentina en el mundo, como uno de los países más prósperos del planeta.
¿Quién daña más al mercado, Warren Buffet o Marx?
En fin, Buffett mostrando su ignorancia asegura que la brecha entre ricos y pobres es una "consecuencia del mercado" y propone incrementar las ayudas estatales
¿Coronavirus? ¿Y el hambre, causado por el Estado?
Después de semanas con este nuevo virus, los muertos no llegan a mil. Es una gran pena y ojalá encuentren una solución rápidamente. Pero el hambre es la mayor pandemia global. Mueren unas 24.000 personas ¡cada día! por causas relacionadas con la falta de alimentos. Por suerte, ha disminuido desde las 41.000 personas al día que morían hace veinte años.
La autocrítica que deberíamos hacer los liberales
​​​​​​​Nada se gana con detenidas elaboraciones sobre política monetaria, fiscal o laboral ni sobre la relevancia de marcos institucionales compatibles con la protección a los derechos si previamente no se ha entendido la base de la libertad.
AHORA EN PORTADA | Ver  
EPIDEMIA DEL CORONAVIRUS
¿A dónde se ha extendido el coronavirus?

Más de 81.000 casos del coronavirus COVID-19 han sido registrados a día de hoy miércoles 26 de febrero a las 10h (CET). La gran mayoría de ellos, en China continental. El número de fallecidos a causa de este agente, que es especialmente mortífero entre las personas mayores de 60 años, es actualmente de 2.762
EMPRESAS TECH
¿Cómo obtienen sus ingresos las grandes empresas tecnológicas?

El Consejo de Ministros anunció entre otras medidas la aprobación de la conocida como ´Tasa Google´ en España, un impuesto que busca gravar los ingresos reales de las empresas digitales.
DÍA INTERNACIONAL DE LA LENGUA MATERNA
¿En qué país hay más hispanohablantes?

El español es el segundo idioma con más hablantes nativos gracias a sus 483 millones de personas que lo utilizan a nivel materno, cifra solo superada en el mundo por el chino mandarín.
¿Coronavirus? ¿Y el hambre, causado por el Estado?

Después de semanas con este nuevo virus, los muertos no llegan a mil. Es una gran pena y ojalá encuentren una solución rápidamente. Pero el hambre es la mayor pandemia global. Mueren unas 24.000 personas ¡cada día! por causas relacionadas con la falta de alimentos. Por suerte, ha disminuido desde las 41.000 personas al día que morían hace veinte años.
ARCHIVO
Ver posts de otros meses

JUNIO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (3 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (2 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

FEBRERO 2015 (2 artículos)

ENERO 2015 (1 artículos)

DICIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (6 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (3 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (5 artículos)

ENERO 2013 (2 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (3 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (2 artículos)

MAYO 2012 (2 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (6 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

 VENEZUELA
Venezuela: a un paso de convertirse en la mayor crisis migratoria mundial
Según datos de la ONU, si las tendencias actuales continúan, el número de venezolanos forzados a abandonar su país por la crisis podría llegar para finales de 2020 a una cifra histórica de 6,5 millones de personas.
En Venezuela circula y reina el dólar
Parece toda una ironía: en Venezuela circula profusamente y hasta "reina" en su sociedad el dólar norteamericano. El llamado "verde", entre nosotros.
Chile propone aislar aún más a Venezuela
Se calcula que el año próximo los emigrados venezolanos al resto de la región podrían llegar a ser nada menos que unos 8 millones de personas, profundizando una compleja crisis poblacional que ya es notoria.
El "Grupo de Lima" pone a Venezuela "fuera de juego"
De pronto, la región puede haber despertado. Tarde. Cuando miles y miles de venezolanos se escapan de su propia Patria, hoy en manos del comunismo y saqueada por Nicolás Maduro.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Sergueï Lavrov, el eterno canciller ruso
Una corajuda mujer procura liberar a Bolivia de la corrupción
Perú quedó muy fraccionado luego de las recientes elecciones
¿En qué país hay más hispanohablantes?
La esperanza es la juventud alberdiana

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS