Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
16 JULIO 2018 | ACTUALIZADO 22:31
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
LLUIS FOIX

Los símbolos y la realidad política
Seguimos en la política de los gestos simbólicos que no conducen a ningún puerto. Como decía el clásico, contra la estupidez hasta los dioses luchan en vano.
Actualizado 27 junio 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Lluis Foix   

Todos los pueblos se enamoran de sus símbolos, que los transforman en emociones a través de desfiles militares, celebraciones patrióticas, fiestas sociales o victorias deportivas. Rusia vive estos días un gran festival del nacionalismo deportivo que mueve los sentimientos de cientos de millones de personas de países y continentes distintos, desde Senegal hasta Japón.

Los ingleses no pierden su entusiasmo hacia la monarquía aunque sea una institución que no tiene poder político alguno. La reina Isabel II, a sus 92 años, luce con elegancia su vejez, viste telas de colores fuertes, siempre con los guantes puestos o en la mano, asiste a bodas de nietos y reune a biznietos, sin que su legitimidad sea discutida. Una simbología imborrable es la fiesta aristocrática de Ascot, donde el glamur se disputa en las testas de las señoras que se cubren con sombreros exóticos pero de una elegancia indescriptible. A los caballeros les basta alguna variedad de los sombreros de copa con los que se cubrían sus abuelos victorianos.

Los ingleses son amantes de sus símbolos como lo son los franceses, canadienses, rusos, norteamericanos y alemanes. Todo pueblo y toda cultura tiene sus imprescindibles y respe­tables señales de identidad. La simbología española existe y es tan potente como variada.

El problema se plantea cuando los símbolos lo son todo. Volviendo a los ingleses, supieron hacer revoluciones que no atacaran el principio de legitimidad y no se fiaron de los fundamentos abstractos de la política. Es sintomático que ni el fascismo ni el estalinismo pudieran suscitar emoción más que en unos pocos en los años treinta del siglo pasado. Tienen la ventaja de que no se fían de los intelectuales a los que escuchan atentamente, pero van a lo práctico, a los intereses, a la realidad de la vida ordinaria.

Justo lo contrario de lo que vivimos en Catalunya desde hace ya seis años, donde la simbología y las gesticulaciones han sustituido a la política. La retórica independentista ha dibujado enemigos externos e internos. Ha actuado al margen de la ley sabiendo lo que ello comportaba y luego ha tejido una muy inteligente red de simbología permanente que mantiene el entusiasmo de muchos.

El procés no ha desaparecido, pero ha fracasado a juzgar por los resultados. Y nadie lo quiere admitir. Se ha producido un cambio en el panorama político y en vez de aprovechar los nuevos vientos que soplan para intentar poner lañas en la cristalería rota, se sigue con el mismo discurso. Mariano Rajoy ya no está. Pedro Sánchez no entusiasma. Ahora, el foco es el Rey, al que no se quiere saludar en Tarragona a pesar de la inauguración de los Juegos del Mediterráneo. Seguimos en la política de los gestos simbólicos que no conducen a ningún puerto. Como decía el clásico, contra la estupidez hasta los dioses luchan en vano.

Publicado en La Vanguardia el 21 de hunio de 2018

 Otros artículos que te pueden interesar
Las reservas morales de la Iglesia Católica
Tibor Machan, un filósofo de la libertad
Argentina: En la década del 90 se animaron…
Alto desprestigio de los políticos peruanos
También Dilma Rousseff quiere ser senadora
AHORA EN PORTADA | Ver  
Los españoles, entre los que menos simpatía tienen por Trump y Putin
Las compañías aéreas más puntuales de América Latina
Los insectos, en camino de ser un alimento global
Ninguna serie de Netflix arrasa en las nominaciones de los Emmy
Las reservas morales de la Iglesia Católica
ARCHIVO
JUNIO 2018

Crisis en las democracias liberales

Los símbolos y la realidad política

Pólvora política

La sinfonía de la libertad

Ver posts de otros meses

ABRIL 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (2 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (9 artículos)

MAYO 2017 (10 artículos)

ABRIL 2017 (11 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (9 artículos)

ENERO 2017 (10 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (7 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (6 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (9 artículos)

JUNIO 2016 (5 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (2 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (8 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (12 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (11 artículos)

JUNIO 2015 (11 artículos)

MAYO 2015 (10 artículos)

ABRIL 2015 (9 artículos)

MARZO 2015 (8 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (9 artículos)

DICIEMBRE 2014 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (7 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (1 artículos)

JUNIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

 ESPAÑA
Los españoles, entre los que menos simpatía tienen por Trump y Putin
Los turistas extranjeros, los más rentables para España
El Parlamento Europeo exige una política de asilo europea más justa y efectiva
ACNUR alerta contra la repetición de la situación del Aquarius, a su llegada a España
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
México contra el péndulo imaginario
Sin un buen poder judicial AMLO no podrá reformar a México
La piratería no es cosa del pasado
También Dilma Rousseff quiere ser senadora
Una "guerra" para dictadores

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS