Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
19 ENERO 2021 | ACTUALIZADO 04:13
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
Los investigadores se rebelan contra las revistas científicas
Primero fueron los bibliotecarios de las universidades y ahora son los investigadores. Ni unos ni otros están dispuestos a seguir pagando precios tan elevados por acceder a las revistas científicas. Tras varias décadas de enormes beneficios, estas publicaciones comienzan a notar la contestación.
Actualizado 4 marzo 2012  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   3
Ángel García Donate   


 

Por ejemplo, la suscripción a la revista Biochimica et Biophysica Acta de la editorial Elsevier cuesta 25.000 dólares anuales. Las principales universidades americanas y británicas se están negando a renovar las suscripciones a semejantes precios.

La batalla de los investigadores comenzó en enero pasado, cuando Timothy Gowers, matemático de la universidad de Cambridge, escribió una entrada en su blog para explicar por qué había decidido, ya hace años, boicotear a Elsevier. Premiado en 1998 con la medalla Fields (el “Nobel” de matemáticas), Gowers alentó a sus colegas a hacer lo mismo. Sus quejas contra Elsevier son cuatro: cobra demasiado por sus publicaciones; obliga a las bibliotecas interesadas en suscribirse a una revista a pagar también otras que vienen en el mismo paquete; les corta el acceso a todas sus publicaciones si intentan renegociar los acuerdos; apoya un proyecto de ley norteamericano, la Research Works Act, que prohibiría al gobierno exigir la difusión gratuita de estudios financiados con dinero público.

Elsevier se defiende diciendo que sus precios no son superiores a los fijados por otras editoriales. Su gran margen de beneficios, 724 millones de dólares en 2010 con unas ventas de 2.000 millones, se deben simplemente al trabajo eficiente de la editorial, dice el director de relaciones académicas, Nick Fowler.

Inspirado en las ideas de Gowers, otro matemático, Tyler Neylon, ha logrado que se sumen más de 5.700 investigadores a una declaración pública en la que se comprometen a no publicar en revistas de Elsevier ni revisar originales propuestos a alguna de ellas.

Quizá por la protesta, Elsevier ha decidido finalmente retirar su apoyo a la Research Works Act, aunque a la vez advierte que sigue estando en contra de imposiciones legales en la materia. Se refiere a otro proyecto de ley, de signo contrario, para exigir que los resultados de investigaciones financiadas con fondos públicos estén accesibles, inmediatamente y gratis, en Internet. Ninguno de los dos avanza en el Congreso; los promotores de la Reasearch Works Act han anunciado que la dejan para otro periodo de sesiones.

Por su parte, la Casa Blanca elabora una propuesta intermedia, que favorezca la máxima difusión de los estudios sin perjuicio para las editoriales de revistas. Algo así pretende la ley actual, de 2008, aunque solo en un ámbito: los investigadores financiados por los National Institutes of Health tienen que poner las versiones finales de sus artículos en el archivo gratuito PubMed Central no más de un año después de la publicación en revistas (cfr. Aceprensa, 4-01-2008).

La alternativa gratuita

El aumento de publicaciones científicas on line es otro motivo que contribuye al malestar con las revistas caras. Los investigadores, que viven en una cultura que valora ante todo la libre disposición de la información, se sienten cada vez más incómodos por trabajar con empresas tan rentables que controlan la mayoría de las publicaciones más prestigiosas.

La alternativa está en las publicaciones de “acceso abierto”, facilitadas por los bajos costes de la edición en Internet. Según Paul Ayris, director de los servicios bibliotecarios del University College London, la difusión científica de libre acceso “es el sueño de cualquier investigador; pagar las carísimas revistas reduce el presupuesto para comprar libros nuevos”.

En este contexto surgen las revistas gratuitas como PLoS ONE, que ha pasado de publicar 138 artículos en 2006 a 6.749 en 2010, convirtiéndose así en la mayor publicación científica del mundo. Otro ejemplo es UCL Discovery, una nueva iniciativa del University College London. En este caso se trata de un almacén de acceso gratuito para que los investigadores depositen sus hallazgos. Además de la mencionada PLoS, existe arXiv, que permite subir a la red trabajos de matemáticas y de física que no son publicadas en las revistas especializados.

Pero las revistas científicas gratuitas aún no pueden hacer sombra a las de pago. Unas no disponen de medios para hacer revisar los originales por especialistas antes de publicarlos, de modo que la calidad de los artículos es muy desigual. PLoS tiene un sistema de revisión, pero aunque se sostiene principalmente con donaciones, también tiene que cobrar a los autores, hasta 2.900 dólares por trabajo. Además, sigue estando generalizada la idea de que el formato electrónico es menos serio que el papel, y las revistas gratuitas son menos prestigiosas. Esto no va a cambiar rápidamente, porque de hecho los estudios aparecidos en revistas digitales de acceso libre se citan menos. Y el número de citas y de publicaciones es hoy fundamental para la carrera de un investigador.

A la vez, las revistas necesitan a los científicos, que les suministran el material publicable. Por eso, los editores han empezado a probar nuevas ideas para hacer la información más accesible. Iniciativas como el boicoteo a Elsevier pueden acelerar los cambios.

 Otros artículos que te pueden interesar
María Zambrano y Ramón Gaya: "Y así nos entendimos…"
La correspondencia entre la filósofa y el pintor y ensayista, publicada por Pre-textos, constituye un testimonio indispensable de la época que les tocó vivir y de una amistad intensa.
Contra Florencia
Un ensayo del escritor e historiador del arte español Mario Colleoni sobre la inmensidad inaprensible del legado cultural de Florencia «la Nueva Atenas de Europa»
Las novelas de Delibes y la cultura católica
Un análisis temático de la narrativa del novelista, coincidiendo con el centenario de su nacimiento
Susan Sontag, pionera en las guerras culturales
La editorial Anagrama publica en España la biografía de la intelectual norteameriaca que llevó a Benjamin Moser a ganar el premio Pulitzer en 2020
114 artistas de 16 países presentan su propuesta para la exposición Ellas
La convocatoria, anunciada este verano, se cerró el pasado 6 de septiembre y a la misma han acudido 114 artistas, residentes en España,  de prácticamente todos los ámbitos de las artes visuales.
AHORA EN PORTADA | Ver  
CALENTAMIENTO GLOBAL
2020, año de temperaturas récord en la Tierra

España afronta desde hace días una intensa ola de frío y varios expertos han asegurado que está relacionada con la crisis climática.
INGRESO MÍNIMO MENSUAL
Los salarios mínimos en América Latina para 2021

Chile cuenta con el salario mínimo más alto, que totaliza unos 326.500 pesos chilenos o 441 dólares por mes
María Zambrano y Ramón Gaya: "Y así nos entendimos…"

La correspondencia entre la filósofa y el pintor y ensayista, publicada por Pre-textos, constituye un testimonio indispensable de la época que les tocó vivir y de una amistad intensa.
Pensamiento lateral

El cuestionamiento de lo que existe y la capacidad de preguntarse como sería de otra manera desafortunadamente no es habitual en ámbitos educativos.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Otro reconocimiento del fracaso del dirigismo económico
Negocio: una noción injustamente atacada
Economía, moral y la obra de Sigmund Freud
Los salarios mínimos en América Latina para 2021
El 2020 cerró con la triste comprobación de que, en Venezuela, se cometen sistemáticamente crímenes de lesa humanidad

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS