Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
20 FEBRERO 2020 | ACTUALIZADO 16:39
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

La soberbia de seguir jugando con fuego
La campaña electoral invita a los candidatos a tomar posiciones que ayuden a sumar votos. La gravedad de la situación económica y sus obvias derivaciones institucionales deberían llamar a la reflexión a todos los protagonistas.
Actualizado 7 octubre 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
Unos y otros desafían innecesariamente los límites.

A medida que se aproximan las instancias cruciales que definirán quienes detentarán en el próximo mandato el poder, los principales adversarios fijan estrategias que les permitan capitalizar al máximo sus posibilidades.
 
Los que sienten que la chance se les escurre entre los dedos asumen mayores riesgos y apuestan lo que les queda para revertir esa tendencia que consideran muy difícil de remontar sino patean el tablero pronto.
 
Del lado de los que piensan que el partido esta casi ganado la actitud es exactamente la opuesta. Saben que deben arriesgar poco y evitar cualquier acción que amenace con perder esa significativa ventaja.
 
Ambas dinámicas generan potentes efectos en el mundo real. Mientras los actores centrales se miran el ombligo y solo se obsesionan con lograr el triunfo, la sociedad va camino a ser la victima de sus perversas andanzas.
 
Quienes consideran que en este último tramo del trayecto hacia las urnas necesitan desesperadamente acortar esa virtual distancia que los separa de la eventualidad de retener el mando, están dispuestos a casi todo.
 
Es por eso qué han empezado no solo a implementar decisiones muy peligrosas, sino que han lanzado inviables propuestas, que no solo constituyen un delirio, sino que condicionan el futuro mediato e inmediato.
 
Vienen comprometiendo, cada vez más y sin criterio alguno, al ya destruido presupuesto estatal con pretendidas ideas redistributivas que cautiven a los incautos votantes, incrementando así el pesado e incontrolable déficit.
 
El impacto de corto plazo no sería tan considerable y hasta podría pasar desapercibido, pero los operadores del sistema entienden perfectamente las inevitables consecuencias de este tipo de retorcidas determinaciones.
 
A quienes están acostumbrados a leer la realidad entre líneas, a los especialistas en interpretar los hechos del presente, esta clase de medidas dadivosas, tan grandilocuentes como populistas, los asustan y con razón.
 
No se trata ya de la forma en que lo asumen sino de como esas posturas generan movimientos económicos nocivos para la sociedad que influyen intensamente y reducen todas las probabilidades de una reactivación.
 
Ni hablar de esas promesas a futuro que se vienen recitando de cara a lo que viene. No solo será imposible hacerlo en la práctica, sino que confirman que quienes pretenden gobernar son unos verdaderos insensatos.
 
Paradójicamente, los naturales retadores, es decir los que debieran provocar al oficialismo, ante la inminencia de un triunfo que sienten cada vez mas cerca, han optado por recorrer un sendero de mayor prudencia.
 
No quieren decir ni hacer nada que pueda perturbar demasiado ese fabuloso escenario actual que perciben como inmejorable respecto de sus aspiraciones y que parece, a priori, favorecerlos contundentemente.
 
El problema de fondo es que esa cautela que resulta, en principio, adecuada y oportuna desde lo electoral trae consigo repercusiones perjudiciales para la macroeconomía que no son neutrales ya que la expectativa de definiciones es gigantesca y se precisan señales claras para esta transición.
 
El mundo no se detiene frente a estas nimiedades de la política doméstica y los tiempos de las candidaturas no son necesariamente los de la economía, esa que preocupa a todos los sectores sociales transversalmente.
 
Un horizonte mucho mas complejo que el que se vive se avecina. No es preciso ser expertos para comprender que este coctel es explosivo y que la embarazosa coyuntura ofrece perspectivas bastante nefastas.
 
Hoy la gente padece cotidianamente el esperable desenlace de la interminable serie de inocultables desaciertos que se han cometido secuencialmente en materia de decisiones públicas a lo largo de décadas de mediocres gobernantes y repetidas ideas empíricamente fracasadas.
 
En ese contexto, un grupo de inescrupulosos políticos que pretenden ser los representantes de la comunidad siguen jugando con fuego deteriorando aun mas la delicada circunstancia que los ciudadanos sufren sin atenuantes.
 
Mientras unos apelan al fantasioso alegato de las supuestas transformaciones que no supieron ni quisieron instrumentar, los otros navegan con paciencia las confortables aguas de la ambigüedad crónica que los transporte hacia esa victoria que tan mezquinamente los entusiasma.   
   
La sociedad no es, en este confuso y denigrante episodio, un mero espectador indolente. No puede aducir, como argumento, su infantil inocencia frente a tanto desmadre sin tomar nota de lo que ha avalado.
 
Todos han participado en la conformación de estas cuestionables reglas y se han ocupado, por acción u omisión, de sostenerlas hasta hoy sin tener el suficiente coraje para demandar con firmeza urgentes modificaciones.
 
La irrefrenable inercia y la proximidad temporal de los comicios hacen que nadie pueda evitar este desgaste progresivo que colocará al país en una situación mucho mas frágil que la imperante.
 
El margen de error es muy bajo y será difícil esperar grandes milagros de la mano de tantos inimputables. Son esencialmente unos impresentables con una inexplicable cuota de poder que han capturado con enorme picardía.  
 
La única esperanza que queda es imaginar que cuando el turno electoral se haya superado y deban gobernar, tendrán una ventana de oportunidades muy breve e irrepetible que deberán aprovechar para hacer lo correcto.

No lo harán por convicción, sino por conveniencia, o tal vez solo porque no les ha quedado otra alternativa mejor que esa ante la cercanía de la llegada de flamantes calamidades mayores que podrían quitarles el anhelado poder.
 
  
amedinamendez@gmail.com 
Twitter: @amedinamendez
 Otros artículos que te pueden interesar
Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
El país viene arrastrando este problema desde hace décadas. Frente a la inacción premeditada y a los groseros errores que agravaron el cuadro todo ha colapsado. Solo sobrevive en base a eternos subsidios y mentiras absolutas.
La esperanza es la juventud alberdiana
El peronismo desde su nacimiento hasta 1955, fue un sistema colectivista similar al fascismo italiano. Perón vio, personalmente en Italia, cómo funcionaba en su lugar de origen y lo adaptó a nuestra Patria. Destrozó al sistema que hizo conocer a la Argentina en el mundo, como uno de los países más prósperos del planeta.
¿Quién daña más al mercado, Warren Buffet o Marx?
En fin, Buffett mostrando su ignorancia asegura que la brecha entre ricos y pobres es una "consecuencia del mercado" y propone incrementar las ayudas estatales
¿Coronavirus? ¿Y el hambre, causado por el Estado?
Después de semanas con este nuevo virus, los muertos no llegan a mil. Es una gran pena y ojalá encuentren una solución rápidamente. Pero el hambre es la mayor pandemia global. Mueren unas 24.000 personas ¡cada día! por causas relacionadas con la falta de alimentos. Por suerte, ha disminuido desde las 41.000 personas al día que morían hace veinte años.
La autocrítica que deberíamos hacer los liberales
​​​​​​​Nada se gana con detenidas elaboraciones sobre política monetaria, fiscal o laboral ni sobre la relevancia de marcos institucionales compatibles con la protección a los derechos si previamente no se ha entendido la base de la libertad.
AHORA EN PORTADA | Ver  

La brecha salarial en España

La diferencia de salario entre hombres y mujeres era del 21,9% en 2017, cifra prácticamente idéntica a diez años atrás, justo en el año en el que empezó la crisis económica, en 2008.
NUEVOS IMPUESTOS EN ESPAÑA
Los países con los impuestos más competitivos

El think thank estadounidense Tax Foundation publica anualmente un ranking con los países con los sistemas impositivos más atractivos.
DÍA INTERNACIONAL DE LA LENGUA MATERNA
¿En qué país hay más hispanohablantes?

El español es el segundo idioma con más hablantes nativos gracias a sus 483 millones de personas que lo utilizan a nivel materno, cifra solo superada en el mundo por el chino mandarín.
¿Coronavirus? ¿Y el hambre, causado por el Estado?

Después de semanas con este nuevo virus, los muertos no llegan a mil. Es una gran pena y ojalá encuentren una solución rápidamente. Pero el hambre es la mayor pandemia global. Mueren unas 24.000 personas ¡cada día! por causas relacionadas con la falta de alimentos. Por suerte, ha disminuido desde las 41.000 personas al día que morían hace veinte años.
ARCHIVO
FEBRERO 2020

Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas

Un país que gira en círculos

Argentina: El falso dilema de la deuda estatal

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
El país viene arrastrando este problema desde hace décadas. Frente a la inacción premeditada y a los groseros errores que agravaron el cuadro todo ha colapsado. Solo sobrevive en base a eternos subsidios y mentiras absolutas.
La esperanza es la juventud alberdiana
El peronismo desde su nacimiento hasta 1955, fue un sistema colectivista similar al fascismo italiano. Perón vio, personalmente en Italia, cómo funcionaba en su lugar de origen y lo adaptó a nuestra Patria. Destrozó al sistema que hizo conocer a la Argentina en el mundo, como uno de los países más prósperos del planeta.
Argentina: El falso dilema de la deuda estatal
El relato político siempre se ocupa de aprovechar al máximo los temas del momento y asignarle magnitudes que suelen estar bastante alejadas de la realidad.
Un país que gira en círculos
Argentina no encuentra el rumbo. Esta inagotable secuencia de errores tiene décadas y parece no encontrar una ruta que permita iniciar el recorrido del camino del éxito sostenido.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
La brecha salarial en España
España renuncia a acabar con el déficit público
Los países con los impuestos más competitivos
Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
¿En qué país hay más hispanohablantes?

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS