Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
25 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 02:42
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALEJANDRO A. TAGLIAVINI

La política es intrínsecamente egocéntrica
El presidente chino, Xi Jinping, jefe del Partido Comunista, del Estado y del ejército, reforzó su poder al ser nombrado "líder central" del partido
Actualizado 19 octubre 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alejandro A. Tagliavini   

A diferencia del principio del mercado -las personas interactuando naturalmente- en donde cada parte durante toda acción acuerda con la otra, como cuando vendedor y comprador realizan una transacción precio de por medio, la esencia del Estado, por el contrario, es la imposición de sus “leyes” vía su monopolio de la violencia.

Ya no importa la voluntariedad ni la cooperación pacífica, sino que el político o burócrata decide arbitrariamente, aunque esgrima una “ley” y la justifique con argumentos románticos -como que fue promulgada por un Congreso democrático para el bien común- lo cierto es que el ciudadano es forzado a aceptar la decisión unilateral -egocéntrica- del político.

Dejando de lado el hecho de que la violencia destruye, cuando se vota se está eligiendo entre unos políticos que son más o menos egocéntricos, decisión ciega porque no suelen decir la verdad, y, en cambio, recitan melosos discursos con el fin de atraer desprevenidos votantes.

El mismísimo Carlos Menem, ex presidente argentino y a pesar de todo uno de los mejores mandatarios latino americanos modernos, contó este chiste: “perros negros comenzaron a atravesar la frontera porque el gobierno promulgaría una ley que exigiría matar a esos animales. De pronto, cruza un gato blanco y la policía le recuerda que no es ni perro ni negro, a lo que el gato le contesta que el gobernante es Carlos Menem” y, como buen político, hará lo contrario a lo que dice.

El presidente chino, Xi Jinping, jefe del Partido Comunista, del Estado y del ejército, reforzó su poder al ser nombrado “líder central” del partido, convirtiéndose en el más poderoso desde Mao Tse-tung, blindando su autoridad de cara al XIX Congreso del PCC realizado entre el 18 y 24 de octubre. Además, se aprobó reforzar la campaña anticorrupción que -como en muchos países- parece un arma política contra sus enemigos.

La maquinaria propagandística redobló las loas a Xi Jinping para consolidar su candidatura a continuar en el poder más allá del 2022. Conocida en China como la fórmula de ‘quishang baxia’ (siete arriba, ocho abajo), según esta norma no escrita sólo los dirigentes de 67 años o menos pueden ascender en el escalafón mientras que los de 68 deben retirarse. Para 2022, Xi Jinping, que ahora tiene 64 años, excedería esa marca.

Y para justificar la expansión de sus poderes, el partido comunista está tratando de demostrar que “sólo un líder fuerte puede dirigir” otros cinco años de “milagros”. Ahora, hay dos cosas muy sintomáticas. Por un lado, pese a la ingente transformación que ha sufrido China últimamente, su liderazgo continúa aferrado a un retórica y gesticulación comunista porque esto les permite justiciar un poder central férreo que esconde una pirámide de corrupción.

Por otro lado, desde que crece el personalismo y, por tanto, el poder central -el egocentrismo- la economía ha virado hacia una mayor intervención estatal, una suerte de neo keynesianismo, que ha provocado una desaceleración de la economía. Han inyectado una enorme cantidad de dinero al punto que la deuda hoy alcanza el 270% del PIB, sumando la pública, la corporativa y la de las familias.

Es el país de más rápido desarrollo económico en el mundo desde los 80, con un promedio de crecimiento anual del 10% y picos de hasta 13,5%, según los datos oficiales. Pero el año pasado, creció solo 6,9%, frente 7,3% de 2014, suponiendo que estos números no estén inflados.


Miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

 Otros artículos que te pueden interesar
Bástate con mi gracia
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Los tribunales franceses condenan a un enriquecido político africano
Post Production Life
Mariquita Sánchez, la precursora
AHORA EN PORTADA | Ver  
Chile, la noche de la "no sorpresa"
Barcelona se queda sin la Agencia Europea del Medicamento
El mapa del crimen en América Latina
Post Production Life
Bástate con mi gracia
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Trump, premio Nobel de la paz
OCTUBRE 2017

La política es intrínsecamente egocéntrica

¡Viva el Rey y Cataluña libre!

El mercado, el peor "enemigo" de los políticos

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (2 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (2 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

AGOSTO 2012 (1 artículos)

MAYO 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (1 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

AGOSTO 2010 (2 artículos)

JULIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (2 artículos)

ABRIL 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2009 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

OCTUBRE 2008 (1 artículos)

AGOSTO 2008 (1 artículos)

JUNIO 2008 (1 artículos)

MAYO 2008 (1 artículos)

 CHINA
China: El fin del liderazgo colectivo y el retorno de la ideología
90 millones de personas forman parte del Partido Comunista de China
El mercado, el peor "enemigo" de los políticos
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El orígen de las mayores trifulcas
Mariquita Sánchez, la precursora
Un sacerdote ejemplar: James S. Sadowsky
Un año sin Fidel
¿A quién buscas agradar?

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS