Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
20 OCTUBRE 2017 | ACTUALIZADO 09:00
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
La gran hambruna en la China de Mao
Murieron 45 millones de personas entre el hambre y las purgas en tan solo cuatro años, de 1958 a 1962.
Actualizado 8 junio 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Adolfo Torrecilla   

En 1957, Mao Zedong impulsó en China lo que se denominó como el Gran Salto Adelante, un conjunto de medidas que se aplicaron en la agricultura y en la industria con el fin de transformar las estructuras económicas y alcanzar el nivel de Gran Bretaña en un periodo de menos de quince años. Sin embargo, como se dice en este monumental ensayo, premio Samuel John-son en 2011, el experimento culminó en un gran fracaso; de ahí el subtítulo del libro: “Historia de la catástrofe más devastadora de China (1958-1962)”.

Dikötter (Holanda, 1961), catedrático de Humanidades en la Universidad de Hong Kong y profesor de Historia Moderna de China en la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres, es autor de otros ensayos dedicados también a la historia de China en el siglo XX. Para Dikötter, estamos ante un desastre mal conocido, que no puede reducirse, como se ha hecho a menudo, a una trágica consecuencia “accidental” de una serie de programas económicos mal concebidos y ejecutados. En muchos libros, citando fuentes chinas, se mencionan unos 30 millones de fallecidos, pero este autor holandés, y otros historiadores occidentales y chinos, aumentan la cifra hasta los 45 millones de personas que “murieron innecesariamente entre 1958 y 1962”.

Pese a las restricciones impuestas a los historiadores occidentales, Dikötter ha podido acceder a numerosos documentos gracias a una nueva ley de archivos. El libro detalla el alcance de la destrucción que se dio en la agricultura, la industria, el comercio, la vivienda y el entorno natural. A pesar de recibir informes negativos sobre los resultados de las cosechas en todas las provincias, Mao consideró que lo que estaba sucediendo era culpa de los contrarrevolucionarios, que estaban impidiendo que se cumpliesen los objetivos. A la vez que el hambre se extendía por todo el país, en el campo y en las ciudades, Mao, obsesionado con las conspiraciones, puso en marcha unas purgas feroces en la sociedad y en el Partido que impidieron cualquier atisbo de crítica.

A partir de 1961, cuando las consecuencias de la gran hambruna no podían ya ocultarse (como se había hecho durante años), Mao fue duramente criticado por otros líderes. Poco duró la tranquilidad en el país, pues en 1966 Mao desató precisamente las grandes purgas de la Revolución Cultural para eliminar las voces críticas del Partido que se habían opuesto al Gran Salto Adelante. Y es que para Mao, “la Revolución no es un guateque”. 



Autor: Frank Dikötter

Acantilado.
Barcelona (2017).
616 págs.
30 €.
Traducción: Joan Josep Musarra Roca.


© Aceprensa

 Otros artículos que te pueden interesar
El caso de Harvey Weinstein: la ley del silencio en Hollywood
Kazuo Ishiguro, explorador de la memoria
El Festival de San Sebastián arriesga… y gana
Las otras lenguas de América Latina
El islam en el siglo XXI
AHORA EN PORTADA | Ver  
Cicatrices del cansancio moral
Las tres opciones económicas que se le abren a Argentina a partir del 23 de octubre
Redes sociales y Periodismo: Sobreexcitados por la actualidad
El caso de Harvey Weinstein: la ley del silencio en Hollywood
Derrape institucional de políticos en campaña
 CHINA
La política es intrínsecamente egocéntrica
90 millones de personas forman parte del Partido Comunista de China
El mercado, el peor "enemigo" de los políticos
Murió Liu Xiaobo, el Nobel de la Paz
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Cicatrices del cansancio moral
La política es intrínsecamente egocéntrica
Derrape institucional de políticos en campaña
La revuelta de los médicos cubanos en Brasil
90 millones de personas forman parte del Partido Comunista de China

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS