Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
14 DICIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 23:59
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ELENA VALERO NARVÁEZ

La cultura estatista
Los argentinos tenemos un problema difícil de afrontar: la cultura estatista.
Actualizado 3 diciembre 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Elena Valero Narváez   

Si en el siglo XIX la corriente ideológica dominante fue el liberalismo y,  por lo tanto, se gobernó con una concepción de la vida que permitía la búsqueda de una experiencia personal basada en la libre elección, y por ello,  en la responsabilidad personal ante las decisiones conscientes y deliberadas de cada uno, desde 1930 en adelante, viramos hacia otro rumbo que dejó de considerar la supremacía del individuo en la sociedad.  Ello  nos ha limitado  el camino hacia un progreso duradero y sustentable.

El gremialismo asumió las funciones políticas del partido peronista, mostrando la tónica fuertemente corporativista de la sociedad argentina, producto de la debilidad del sistema político que se mostró incapaz de imponerse, con éxito, ante los reclamos de empresarios, trabajadores, intelectuales, el ejército, incluida la Iglesia.

Un ejemplo paradigmático es el gobierno del Dr. Illia, el cual, por un lado,  fue hostigado por la CGT y los sindicatos peronistas, aunque la democracia era respetada en todos los planos,  y por otro, el estatismo estuvo firmemente consolidado y  considerado positivo por el entorno radical.

Por esos años comenzó a actuar el terrorismo. Actualmente, en el sur del país,  los ataques a la propiedad privada de grupos guerrilleros, que no respetan el marco normativo común, ante la terrible experiencia pasada, debiera preocuparnos más.

Hoy, como entonces, después de 12 años de gobierno kirchnerista, tenemos un gobierno democrático y buena parte del movimiento obrero, empresarios, oposición, intelectualidad de izquierda y derecha, pretenden que la democracia, rápidamente, resuelva todos los problemas, que heredamos,  en un santiamén.

La creencia en que la democracia nos provee de  un mundo feliz está  arraigada en la Argentina,  al punto de que el ex presidente Raúl Alfonsín,  creía que hasta nos podía dar de comer. Esta creencia errónea se basa en que hemos aprendido no solo de la corriente peronista sino también de la radical, de nacionalistas, fascistas y socialistas, que el Estado Benefactor, a través de la práctica de un corporativismo populista, nos puede proveer de respuesta a todas nuestras necesidades.

Es así como le cuesta gobierno del presidente Macri, salir de esa cultura estatista que lo marea, entorpece, y no le permite tomar decisiones correctas, más rápidamente. Como entonces,  el sindicalismo,  más allá de conseguir reivindicaciones para los trabajadores, sin las cuales no tendría apoyo, continúa siendo, fundamentalmente,  político. Sus dirigentes se erigieron en los intermediarios de la masa peronista sobre la base de una gran independencia estimulada por todos los gobiernos que procuran tener un compromiso político con los principales líderes sindicales para lograr algo de consenso. Es casi imposible no acceder a sus, a menudo, utópicas demandas.

La cultura estatista, sigue enquistada en la sociedad. No se abandona la intervención del Estado en la actividad económica general, tanto porque asume la condición de empresario manteniendo empresas, o reservándose, parcialmente, determinadas áreas económicas. También regulando, muy de cerca, el proceso económico a través de medios como el de la política bancaria, la política de precios, las inversiones públicas y las leyes de control referidas al uso de la propiedad.

Se afectan, de este modo,  los mecanismos autoreguladores del mercado creando privilegios para las corporaciones que pueden presionar al Gobierno y que intentan en el plano político sacarle sus funciones  a los partidos,  aprovechando su debilidad. Ello ha traído, en el pasado, graves consecuencias para la economía y la democracia. No se debiera olvidar.

Elena Valero Narváez
Miembro de Número de la Academia Argentina de la Historia
Miembro del Instituto de Ciencias Económicas y Políticas de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas.(ancmyp). Premio a la Libertad (2013)Fundación Atlas 1853
 
 
 Otros artículos que te pueden interesar
Por qué Jerusalén es la capital de Israel
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
No llores por mí, Jerusalén
Un milagro en la Iglesia Católica
Planes y propósitos soberanos
AHORA EN PORTADA | Ver  
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
Clase media en Chile creció desde 23,7% a 64,3% de la población en 25 años
La mayoría de españoles opinan que hoy están mejor que hace 50 años
Nada es más asombroso que la verdad
Un milagro en la Iglesia Católica
ARCHIVO
DICIEMBRE 2017

La cultura estatista
NOVIEMBRE 2017

Argentina, un país con luces y sombras

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

AGOSTO 2017 (1 artículos)

JULIO 2017 (2 artículos)

JUNIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (1 artículos)

ABRIL 2016 (1 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

FEBRERO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (1 artículos)

DICIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (1 artículos)

AGOSTO 2015 (1 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (1 artículos)

MAYO 2015 (1 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (1 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (2 artículos)

AGOSTO 2014 (1 artículos)

JULIO 2014 (2 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (1 artículos)

FEBRERO 2014 (1 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2013 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (2 artículos)

JUNIO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (2 artículos)

AGOSTO 2012 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

AGOSTO 2010 (2 artículos)

JULIO 2010 (2 artículos)

MAYO 2010 (2 artículos)

ABRIL 2010 (1 artículos)

MARZO 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (2 artículos)

OCTUBRE 2009 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (4 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (5 artículos)

JUNIO 2009 (6 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

 ARGENTINA
La vertiginosa decadencia de Cristina Fernández de Kirchner
Los subsidios los pagan los pobres
Requiem para 44 de nuestros hermanos
La trampa de la Soberanía
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
Por qué Jerusalén es la capital de Israel
No llores por mí, Jerusalén
Un milagro en la Iglesia Católica
Lieja, Torrejón de Ardoz, Rioseco y Valkenburg, elegidas Capital y Ciudad Europea de la Navidad 2018

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS