Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
18 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 05:46
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
EMILIO J. CÁRDENAS

Reflexiones sobre la calle y la política
La política contemporánea parece haber incorporado un instrumento que ciertamente no es nuevo, pero que pareciera estar ganando impulso.
Actualizado 29 agosto 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Emilio J. Cárdenas   
Me refiero al uso y abuso de las manifestaciones callejeras que, al atraer la inmediata atención de los medios de comunicación masiva, se transforman en una verdadera caja de resonancia. América Latina no está exenta –para nada- de ese fenómeno. En algunos de sus países, como es el caso de la Argentina, las manifestaciones callejeras apuntan perversamente a lastimar y generar el mayor daño posible a terceros, mediante la interrupción del tráfico, provocando el consiguiente mal humor social y daños de diversos tipos nunca medidos adecuadamente.
 
No obstante, tampoco cabe la actitud de exagerar fácilmente cuál es la verdadera magnitud del uso y abuso de las calles con fines políticos en algún escenario concreto. En Chile, Ricardo González, investigador del Centro de Estudios Políticos, acaba de hacer algunas primeras observaciones y conclusiones sobre las manifestaciones sociales. Vale la pena referirse brevemente a ellas con el objeto de hacer al menos una primera aproximación a la realidad social que reflejan.
 
Chile, en líneas generales, es uno de los países más ordenados y, excepción hecha de lo que ocurre con los aborígenes del sur del país, uno de los más severos y respetuosos de nuestra región. Pero sólo el 17% de los chilenos asegura haber asistido por lo menos a una marcha o manifestación el año pasado. Si recordamos que en el 2005 ese porcentaje era de apenas unos 2 puntos menos, una primera conclusión nos lleva a aceptar que el uso y el abuso de la calle por razones políticas está lejos de ser una explosión y se ha mantenido más o menos constante a lo largo de la última década. Al menos esto es lo que parece haber ocurrido en Chile.
 
Una segunda observación es que quienes asisten a las marchas tienden a ser, principalmente, personas entre 18 y 34 años, en general de bajos ingresos económicos.
 
Como telón de fondo de este mismo tema hay también que recordar que el 48% de los chilenos asegura –muy suelto de cuerpo- no tener “mayor interés” en la política. Por ende, para ellos las participaciones personales en las manifestaciones están –en principio- descartadas.
 
En situaciones extremas, sin embargo, como las que sucedieron en la República Argentina al final de la lamentable gestión de Cristina Fernández de Kirchner, o como las que están ocurriendo hoy en Venezuela como reacción de protesta frente al desastre del que es responsable Nicolás Maduro, las manifestaciones pueden transformarse fácilmente en ejercicios a los que concurren verdaderos gentíos.
 
En las protestas contra Cristina Fernández de Kirchner, que se realizaron siempre ordenadamente y en paz, participaron personas de todas las edades y orígenes sociales. Especialmente las pertenecientes a la clase media, en general, o sea a la clase media alta y a la clase media baja, por igual. Cientos de miles de manifestantes, con frecuencia auto-convocados electrónicamente, comenzaron a mostrar la enorme disconformidad y hasta el hartazgo que existieron sobre las fracasadas y arbitrarias gestiones del matrimonio Kirchner.
 
Las manifestaciones políticas son, en muchos casos, expresiones críticas y hasta demostraciones de apego a la democracia y a las libertades civiles y políticas. Otras veces son una expresión de cansancio frente a las crisis y a las escaseces que hacen difícil la vida cotidiana. Pero, si son pacíficas, ellas no son necesariamente incompatibles con la democracia, sino una de las expresiones legítimas con las que se canaliza la protesta.
 
Una primera aproximación a este tema, como la realizada en Chile, sugiere que las manifestaciones no son hoy sustancialmente más masivas que antes. Comparado con el conjunto del pueblo, quienes manifiestan pueden o no, tener distintos grados de relevancia. Lo cierto es que la verdadera e indiscutible conformidad o disconformidad de los ciudadanos es –en las democracias- aquella que surge de las urnas, al tiempo de votar.
 
Para cerrar este breve comentario parece necesario hacer una última reflexión. El aumento de la frecuencia de las manifestaciones parece haber generado una verdadera “industria” en derredor de ellas. Ocurre que son convocadas y organizadas por verdaderos “profesionales” que hacen de su especialidad, la movilización de la gente, una herramienta política. Ellos ofrecen transporte y maneras de calmar la sed o el hambre de sus participantes. Otras veces aparecen “viáticos” o remuneraciones por concurrir, lo que es una aberración. Con un peligro siempre evidente, porque ellos son quienes “movilizan” a los que protestan y, con frecuencia, exageran groseramente sus reclamos en busca de sonoridad.
 
 
Emilio J. Cárdenas
Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas
 Otros artículos que te pueden interesar
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Un año después de aquella noche
¿A quién buscas agradar?
El síndrome del tercermundismo
Trump, premio Nobel de la paz
AHORA EN PORTADA | Ver  
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Inflación de octubre en Chile: 0,6% mensual, sobre lo esperado
España, quinto mejor país del mundo para nacer mujer según un estudio
Alfonso Batalla próximamente en Abierto Espacio Cultural
¿A quién buscas agradar?
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Evo Morales y los suyos se aferran al poder
OCTUBRE 2017

Continúan las penurias del pueblo de Venezuela

"Nicolasito"y la vergüenza ajena

América Latina con un futuro inmediato de crecimiento

La revuelta de los médicos cubanos en Brasil

Latinoamérica: lo bueno, lo malo y lo feo

Nuevo "patinazo" del ex presidente uruguayo José "Pepe" Mujica

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (5 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (6 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (5 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (6 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (5 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (3 artículos)

DICIEMBRE 2010 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (5 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (6 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (4 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (3 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (5 artículos)

OCTUBRE 2008 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (4 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (3 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2006 (1 artículos)

 AMÉRICA
¿Qué modelos de coche son los que están teniendo más éxito este año en América Latina?
¡Dejen en paz las tumbas, las estatuas y los nombres de las calles!
Entendiendo el populismo: versiones y alternativas
América Latina con un futuro inmediato de crecimiento
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Argentina, un país con luces y sombras
El síndrome del tercermundismo
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Rajoy frente a Cataluña
Alfonso Batalla próximamente en Abierto Espacio Cultural

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS