Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
8 JULIO 2020 | ACTUALIZADO 01:23
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
El fraude del relativismo
EL PAÍS – De entrada decimos que el relativismo en todas sus variantes constituye un fraude intelectual y el posmodernismo las esgrime, tanto en lo epistemológico, cultural, ético y hermenéutico. Esto es que no hay tal cosa como la verdad. Todo dependería de interpretaciones subjetivas. Todo dependería del "color del cristal" de cada uno. Pero un mismo juicio no puede ser conforme y contrario al objeto juzgado en las mismas circunstancias.
Actualizado 18 julio 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Benegas Lynch (h)   

Karl Popper subraya la importancia del descubrimiento de la verdad como objeto central de nuestros estudios y desvelos: “la principal tarea filosófica y científica debe ser la búsqueda de la verdad”.

Este es el sentido mismo de la investigación  y las universidades. Claro que el procedimiento para incorporar fragmentos de conocimiento esta plagado de acechanzas y desventuras. Se trata de un arduo recorrido. El debate abierto de ideas se torna indispensable, en la esperanza de disminuir en algo nuestra colosal ignorancia.

Cuando hacemos referencia a la objetividad de la verdad queremos significar que las cosas, hechos, atributos  y procesos existen o tienen lugar independientemente de lo que opinemos sobre aquellas ocurrencias o fenómenos que son ontológicamente autónomos. Constituye un grosero non sequitur el sostener que de las diversas valorizaciones de las personas, se sigue la inexistencia del mundo objetivo. Hay aquí un salto lógico inaceptable. Se trata de dos planos completamente distintos. La subjetividad de las preferencias, creencias y opiniones son independientes de la objetividad de lo que son las cosas.

El segundo capítulo se refiere al relativismo cultural. En este sentido Eliseo Vivas muestra la “falaz inferencia que parte del hecho del pluralismo cultural y llega a la doctrina axiológica de que no podemos discriminar en lo que respecta al mérito de cada una”. Una cosa es la descripción de costumbres que no son mejores ni peores, simplemente revelan gustos e inclinaciones y otra bien distinta son referencias que tienen relación con proposiciones verdaderas o falsas, lo cual puede ser juzgado con una escala universal. Las relaciones interculturales resultan fértiles, tal como lo demuestra Stefan Sweig en la época de oro de la Viena cosmopolita antes de la truculenta diáspora que produjeron los sicarios nazis. De todos modos, debe tenerse en cuenta la complejidad presente en afirmaciones que tienden a generalizar respecto de la cultura de tal o cual país. Siempre recuerdo la formidable respuesta de Chesterton cuando le preguntaron que opinaba de los franceses: “no se, porque no los conozco a todos”.

En tercer lugar, el relativismo ético que abraza el posmodernismo apunta a  que no habría tal cosa como lo bueno y lo malo. Así, el incumplimiento de la palabra empeñada o el estímulo a la antropofagia no serian morales o inmorales en abstracto. No habría tal cosa como actos que apuntan a la actualización de potencialidades en busca del bien , ni normas para todos los seres humanos en dirección al respeto recíproco. El posmodernismo, igual que el positivismo, considera que las reflexiones éticas como principios universales constituyen manifestaciones vacías, puesto que no pueden verificarse. Morris R. Cohen apunta con razón que esa  afirmación de que “las proposiciones no verificables carecen de significado tampoco es verificable […] La afirmación de que las proposiciones éticas carecen de significación, forma parte de la errónea concepción positivista tradicional del método científico”.

Por último, el  posmodernismo es relativista hermenéutico, es decir, que los textos y la comunicación en general debieran interpretarse del modo que el intérprete lo considere pertinente independientemente de lo que queda consignado en el texto o en el mensaje que se trasmitió por otras vías. No habría tal cosa como una interpretación verdadera o ajustada, ni interpretaciones equivocadas. John M. Ellis explica que si bien el lenguaje surge de una convención, de ello no se desprende que las palabras son arbitrarias ya que si pudieran significar cualquier cosa se haría imposible la comunicación. Lo mismo concluye Umberto Eco.

Entonces una cosa es tener la mente abierta al efecto de encaminarse a un mayor y mejor conocimiento y otra bien distinta es recibir cualquier cosa a la par, lo cual significa un basural abierto que desvía la brújula desde la excelencia a la degradación. Aludimos a la razón que por cierto no es infalible pero el proceso de corroboraciones provisorias y refutaciones nos permite grados crecientes de acercamiento a la verdad.

Tiene sus bemoles debatir con un posmodernista puesto que inmediatamente acusa al contradictor de “logocentrista”, es decir basado en la lógica , la cual niega al tiempo que sostiene que todo significado es dialéctico. Bien ha concluido Ortega que el relativismo “es el tema de nuestro tiempo” puesto que hoy hay mucho de basural abierto. En definitiva, es como escribe Allan Bloom “la apertura a la cerrazón es lo que estamos enseñando”.

Libertad y Progreso

 Otros artículos que te pueden interesar
Un asunto complejo: La caridad y las ganancias
Muy equivocadamente, se suele asimilar la caridad y la consiguiente solidaridad cuando intervienen los aparatos estatales
Un Autor Extraordinario Para Nuestros Días
Hay autores cuyos escritos conservan actualidad por más que transcurra el tiempo.
¿De Quién Es La Responsabilidad? La Verdadera Pandemia
Los problemas no se resuelven automáticamente, sino que ocurre gracias a esfuerzos concretos de muchas personas que trabajan para revertir el mal.
Otra Mirada Sobre Las Naciones Unidas
Una de las mayores ambiciones del espíritu totalitario ha sido el establecimiento de un gobierno universal.
Arabia Saudita sale en busca de los turistas
Arabia Saudita es uno de los países socialmente menos abiertos del mundo. Y, lamentablemente, también uno de los que peor trata a las mujeres. Con esos dos tan particulares vectores sociales, no sorprende que hasta ahora el país no haya sido nada atractivo para el turismo.
AHORA EN PORTADA | Ver  
Ortega y Gasset, meditaciones de El Espectador

Hermida Editores publica un sucinto compendio de momentos espectaculares de "El Espectador " de José Ortega y Gasset (Madrid, 1883-1955), escogidos de entre los ocho tomos del proyecto más periodístico del filósofo español. La selección corre a cargo del profesor de la Universidad de Valencia Francisco Fúster
DÍA INTERNACIONAL DE LAS COOPERATIVAS
¿En qué sectores operan las cooperativas más grandes del mundo?

Casi el 71% de las 300 cooperativas más importantes del mundo en 2019 operaban en el sector de los seguros y la agricultura
VERANO Y VACACIONES
¿Dónde encontrar las mejores playas de España?

España es el país del mundo con un mayor número de banderas azules, seguido de Grecia, Turquía y Francia.
¿Nueva normalidad? Solo para humanoides

Es solo cuestión de tiempo para que volvamos a ser lo que tenemos que ser, personas normales y no humanoides, robots dirigidos desde el comando central.
 
¿En qué sectores operan las cooperativas más grandes del mundo?
Casi el 71% de las 300 cooperativas más importantes del mundo en 2019 operaban en el sector de los seguros y la agricultura
Mientras Wall Street sorprende, Argentina defrauda
La economía seguirá cayendo fuerte aun cuando se levante la cuarentena y, si no se levanta, el país directamente desaparece.
¿Nueva normalidad? Solo para humanoides
Es solo cuestión de tiempo para que volvamos a ser lo que tenemos que ser, personas normales y no humanoides, robots dirigidos desde el comando central.
Bret Easton Ellis, azote de la corrección política
El novelista americano, autor de American Psycho, reflexiona en su última obra, Blanco, sobre las "contradicciones" de la sociedad actual y explica cómo la política de la identidad "corroe la cultura y el arte"
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Algunos tips del mercado, hoy
¿En qué sectores operan las cooperativas más grandes del mundo?
¿Dónde encontrar las mejores playas de España?
El respeto y la cortesía están en el corazón mismo de la política exterior
Hay curvas de bonos y "curvas de default"

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS