Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
15 JULIO 2020 | ACTUALIZADO 07:24
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ANÁLISIS
De Diwaniya a Kabul, pasando por Túnez
Pascual Tamburri se pregunta cuáles son las diferencias entre la presencia española en Iraq y en Afganistán, cuando en ambos casos se trata de misiones amparadas por la ONU.
Actualizado 15 septiembre 2004  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Pascual Tamburri   
No desvelo ningún secreto de Estado ni datos confidenciales de la seguridad nacional si digo que mi hermano está en estos mismos momentos en algún lugar cercano a Kabul, vistiendo el uniforme de nuestro Ejército. Es más, estoy muy orgulloso de que sea así, porque las virtudes de la disciplina, del servicio y del sacrificio viven aún en personas así. Tanto más porque es uno de los pocos que participaron en los meses pasados en las operaciones en Iraq y participan ahora en la misión española en Afganistán.

Me gustaría poderle explicar porqué su presencia en Diwaniya y alrededores era intolerable, ilegal, agresiva, mala para España, negativa para la comunidad internacional, inútil en la lucha contra el desorden terrorista; y porqué, en cambio, su presencia en Kabul tiene características totalmente opuestas. Pero no puedo, porque yo mismo no lo entiendo. Ambas misiones tienen el amparo jurídico de la ONU, a la que se podrá dar la importancia que se desee. Ambas se enfrentan a un enemigo de la misma naturaleza, que además en las intenciones expresas de los grupos islamistas van a emplear los mismos métodos. Ambos contingentes han sido enviados por un Gobierno español ante la necesidad de participar en la seguridad colectiva de las naciones occidentales y de mantener una cierta credibilidad de España en ese contexto.

Se vean como se quieran ver, las dos misiones tienen el mismo sentido y la misma importancia. Con una importante diferencia, que la primera fue desplegada por una España que tenía objetivos concretos que alcanzar, y fue retirada en una crisis de pánico demagógico. Mientras que la segunda responde más bien a la intención de salvar la cara ante los aliados y ante el mundo de la manera menos mala posible. Nada cambia, excepto la gestión que desde el problema se ha hecho en Madrid.

Cabe comparar esa gestión con otras, y las comparaciones son sonrojantes para nuestro país, para nosotros mismos. Es la misma vergüenza que muchos de nuestros soldados dijeron sentir al volver precipitadamente de Irak. Ante una crisis mucho peor que la del 11 de marzo, el Gobierno ruso ha reaccionado con toda la torpeza que se quiera, pero con una firmeza que implica una garantía para el futuro. Beslán no ha supuesto una retirada rusa ni una cesión al chantaje terrorista, sino una renovada decisión de defender por todos los medios el interés nacional. Esto no deja de alejar a Rusia del mundo de ensueño que se cultiva a orillas del Rhin, y acerca a Moscú a la reacción de Estados Unidos ante el 11 de septiembre de hacer tres años.

Al mismo tiempo, España ha hablado por boca de sus representantes en Túnez. El presidente de nuestro Gobierno ha invitado a los países aliados a retirarse de Irak como camino para solucionar los problemas del país. Esto es criticable por tres razones: porque es esencialmente falso que la solución pase por ahí, porque es ilógico pedir semejante cosa después de haber votado en la ONU una resolución que pedía la presencia de militares en Irak (aunque después de haber salido de allí los nuestros) y, sobre todo, por delicadeza hacia Italia. Italia, sometida ahora mismo a un chantaje nacional, con la casi certeza de que sus rehenes morirán porque el país no está dispuesto a dejar Irak, no tiene hoy nada que agradecer a José Luis Rodríguez Zapatero ni a España. En realidad, tiene mucho que reprocharnos, y más de una razón para sacarnos los colores.

Querido hermano, ¿ha valido la pena salir de Diwaniya, ir a Kabul y por el camino perder todo lo que hemos perdido? Tú obedeces y te basta. Yo pienso y sigo sin comprender.
 Otros artículos que te pueden interesar
China e India, los países con mayor número de personal militar activo
Esta semana un enfrentamiento militar entre China e India en la frontera común en la región de Himalaya se saldó con al menos 20 soldados indios fallecidos.
España, el país europeo menos satisfecho con las medidas contra el coronavirus
España sigue avanzando hacia la "nueva normalidad", que se prevé que dé comienzo el próximo 21 de junio. Otros países europeos también han comenzado a relajar las medidas adoptadas para frenar los contagios de coronavirus.
¿Cómo afecta la pandemia del coronavirus a la popularidad de los gobernantes?
El primer ministro indio Narendra Modi es el político con mayor índice de aprobación entre una selección de líderes mundiales, según una encuesta publicada por la empresa de consultoría Morning Consult.
Vargas Llosa y 150 líderes de 23 países abogan por la democracia frente al Coronavirus
Algunos gobiernos han identificado una oportunidad para arrogarse un poder desmedido. Han suspendido el Estado de derecho e, incluso, la democracia representativa y el sistema de justicia.
¿Cuánto invierten los gobiernos en rescatar a las economías?
Alemania está a la cabeza de Europa también en el volumen de su rescate público a la economía.
AHORA EN PORTADA | Ver  
POBLACIÓN MUNDIAL
Los países más poblados del mundo

La mayor parte de los habitantes de la Tierra vive en China, que representa el 18,40% de la población global.
START-UPS
Estados Unidos, el hogar preferido de las unicornios

China es el segundo proveedor mundial de unicornios, con 125, mientras que Reino Unido, con 25, es el líder en Europa.
Ortega y Gasset, meditaciones de El Espectador

Hermida Editores publica un sucinto compendio de momentos espectaculares de "El Espectador " de José Ortega y Gasset (Madrid, 1883-1955), escogidos de entre los ocho tomos del proyecto más periodístico del filósofo español. La selección corre a cargo del profesor de la Universidad de Valencia Francisco Fúster
El Peligroso Y Generalizado Círculo Nefasto

¿Cómo es posible que no se comprenda que es un atropello que los burócratas pretendan cobrar emolumentos en medio de la catástrofe?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El Peligroso Y Generalizado Círculo Nefasto
Estados Unidos, el hogar preferido de las unicornios
Los países más poblados del mundo
Alta popularidad y aprobación del presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou
Los destrozos de la cuarentena, según cuál mercado

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS