Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
18 NOVIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 05:48
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALEJANDRO A. TAGLIAVINI

Colombia, privilegiada por la visita papal
Muchos quieren que el Papa apoye su ideología. Pero su santidad eligió llamarse Francisco por los pobres, y por la paz que siempre es el resultado del verdadero coraje.
Actualizado 9 septiembre 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alejandro A. Tagliavini   

Cuanto más grande es el tamaño del Estado o, mejor dicho, cuanto más importante es su intervención en la vida de los ciudadanos, lógicamente más politizadas están las personas que viven intensamente las luchas políticas y lo que hacen sus "líderes". Y si consideramos que el Estado se basa en el monopolio de la violencia con el que impone sus leyes, las derivaciones pueden ser nefastas. Salvo que el Estado sea tan grande y la libertad de expresión tan pobre, como en Cuba, que no quepa otra cosa que la “paz”… de los cementerios.

Quizás aquí está la respuesta de por qué, insólitamente, al contrario de Juan Pablo II, cuya primera visita fue a Polonia, y de Benedicto XVI, cuyo primer viaje lo llevó a Alemania, Francisco ha estado en Cuba, México, Ecuador, Paraguay y Bolivia, el año que viene irá a Perú, Chile y a Panamá en enero del 2019, pero nadie sabe cuándo visitará su país natal, la Argentina. Y es que los argentinos están altamente politizados, a raíz de la fuerte intervención del Estado en la vida diaria, y cada sector está dispuesto a escuchar al Papa solo si apoya a su facción. 

Durante aquellas frías y oscuras madrugadas de invierno, pocos años atrás, apuraba el paso porque no quería llegar tarde a la misa diaria que el entonces monseñor Jorge Mario Bergoglio celebraba solo, a las 6:40 a.m., hasta que aparecí en la capillita de la sede arzobispal porteña. Allí, el arzobispo, nunca olvidaba besar a la Virgen. Dados sus múltiples compromisos, algunas veces celebraba misa afuera, y tenía el detalle de llamarme al móvil, en la víspera, para decirme que no fuera al día siguiente.

Al finalizar la última de estas misas a las que asistí me dijo que, en el futuro, como tenía mucho trabajo, celebraría, si no recuerdo mal, a las 5:30 de la mañana. En cualquier caso, le dije que era demasiado temprano, ya que venía desde el lejano barrio residencial de Olivos. Del mismo barrio de donde debería venir él, porque allí el arzobispado tenía una residencia muy bonita y con mucho parque, si no fuera que prefería vivir en un pequeño apartamento en la misma sede arzobispal.

Lo encontré casualmente el día anterior a su partida definitiva a Roma, muy breve encuentro en el que, por cierto, ni siquiera hablamos sobre su posible papado, porque era (ahora sabemos que no) inverosímil. Él había dejado toda su agenda preparada para su regreso, pero nunca volvió... 

Muchos quieren que el Papa apoye su ideología. Pero su santidad eligió llamarse Francisco por los pobres, y por la paz que siempre es el resultado del verdadero coraje, lo mismo que la infinita misericordia (es decir, la falta de castigo impuesto) que ensalzó en su primer Angelus. Coincidiendo con Juan Pablo II: "No tengáis miedo". Es que la falta de coraje es lo que da lugar a que obedezcamos al mal que nada podría por sí mismo: no hay Estado policial, ni regulaciones ni coartadas a la natural libertad humana, don de Dios, que nos puedan doblegar si todos tenemos la valentía de no temerle y darle al mal el lugar que le corresponde, el de nuestra ignorancia y desconocimiento y desobediencia.

Seguramente tiene razón el presidente Santos que ha dicho que “el santo padre viene a apoyar a los colombianos en la construcción de la paz” y esperemos que no desaprovechen este privilegio y que “ojalá que esta vez Colombia sí escuche al Papa”, como ha dicho el cardenal Salazar.


Alejandro Tagliavini es miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California.
 www.alejandrotagliavini.com
 

 Otros artículos que te pueden interesar
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Un año después de aquella noche
¿A quién buscas agradar?
El síndrome del tercermundismo
Trump, premio Nobel de la paz
AHORA EN PORTADA | Ver  
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Inflación de octubre en Chile: 0,6% mensual, sobre lo esperado
España, quinto mejor país del mundo para nacer mujer según un estudio
Alfonso Batalla próximamente en Abierto Espacio Cultural
¿A quién buscas agradar?
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2017

Trump, premio Nobel de la paz
OCTUBRE 2017

La política es intrínsecamente egocéntrica

¡Viva el Rey y Cataluña libre!

El mercado, el peor "enemigo" de los políticos

Ver posts de otros meses

SEPTIEMBRE 2017 (3 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (3 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (2 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

DICIEMBRE 2016 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (1 artículos)

ENERO 2016 (2 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (1 artículos)

OCTUBRE 2015 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (2 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (1 artículos)

OCTUBRE 2014 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (2 artículos)

ABRIL 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (1 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (2 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

ENERO 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

AGOSTO 2012 (1 artículos)

MAYO 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (1 artículos)

JULIO 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

AGOSTO 2010 (2 artículos)

JULIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (2 artículos)

ABRIL 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2009 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

OCTUBRE 2008 (1 artículos)

AGOSTO 2008 (1 artículos)

JUNIO 2008 (1 artículos)

MAYO 2008 (1 artículos)

 COLOMBIA
Timochenko, presidente de Colombia
Modelo para armar países revolucionarios
La última partida de póker de Juan Manuel Santos
El presidente Santos pide ayuda a Cuba para salvar a Venezuela...
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Argentina, un país con luces y sombras
El síndrome del tercermundismo
Evo Morales y los suyos se aferran al poder
Rajoy frente a Cataluña
Alfonso Batalla próximamente en Abierto Espacio Cultural

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS