Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
27 SEPTIEMBRE 2020 | ACTUALIZADO 03:06
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
  Para enviarnos tu carta al director utiliza nuestro formulario
Aprender a saber descansar
Domingo Martínez Madrid

Aprender a saber descansar



Todos necesitamos descansar, y también hemos de aprender a saber descansar. Aunque un amigo, medio en broma, me dice que tienen que descansar los que trabajan, porque para descansar hay que estar cansado.

Hemos pasado el mes de las vacaciones por excelencia, y lo hemos comprobado pese a las circunstancias de la pandemia y las limitaciones que tenemos en nuestra vida cotidiana. En cualquier caso, este año hemos vivido y vivimos una situación de tensión y sufrimiento que hace más necesario el descanso para todos.

El cansancio físico o psíquico hace mella en toda persona, no somos máquinas que también sufren averías periódicamente, no son perfectas- ni superhombres, y el descanso razonable y posible es una necesidad, un derecho.

Algún lector puede sonreír con ironía al leer estas líneas, por encontrarse sin trabajo desde hace meses, o por una situación familiar agobiante. Desde luego, quien no ha podido abrir su comercio o reanudar su trabajo y sufre en su bolsillo puede estar tentado de no seguir leyendo cuanto escribo, pero me atrevo a decir que son quienes más han de hacer un esfuerzo para descansar lo posible: no se trata de ser pesimista u optimista, sino realista.


Hasta ahora, los charlatanes
Jesús D Mez Madrid


Hasta ahora, los charlatanes no habían tenido más objetivo que hablar y hablar para lanzar al aire solo palabras sin fin, pero no solían meterse en jardines de flores especializados, ni mucho menos aspiraban a guiar los destinos de nadie. En la actualidad sí lo hacen, pontificando presuntuosamente sobre lo que no saben e insistiendo en ejercer como grandes timoneles de navíos, pero sin el titulín sacado.

En estos tiempos tan crepusculares, toda opinión es digna de tenerse en cuenta, aunque se trate de una genuina mamarrachada. Oponer a ese principio que nunca son iguales los pareceres que se sostienen, sino que dependen de lo que se defienda, constituye un severo desafío al pueril ambiente relativista inoculado en nuestra sociedad, ya reconvertido en neto nihilismo, en el que vale lo mismo quien razona con corrección que el que no para de exponer desvaríos necios, aunque los haya tomado prestados del último guasap que ha recibido o de la enésima noticia falsa que le han colocado.

Digámoslo alto y claro: hay personas con criterio y auténticos necios a los que el diccionario permite llamar mastuerzos, por no emplear un sinónimo malsonante. Y lo que unos y otros mantienen no puede gozar de idéntico tratamiento, por más que debamos al prójimo una mínima consideración por imperativo moral. El melón dice y hace melonadas. Y el que no lo es suele callar cuando no sabe de algo y sobre todo trata de guardar celosamente su ignorancia a oídos ajenos.

Que tengan que escribirse evidencias tan elementales a estas alturas de la película, resulta sencillamente hilarante. Y que los protagonistas de las majaderías sean los que mandan o esas legiones de sabiondos superficiales que se las dan de enterados, es de aurora boreal. ¡Qué país, Miquelarena, qué país!


Lo que Europa puede esperar
Pedro García


Terminada la Guerra Fría, EE.UU. decidió apearse de su pedestal de superpotencia y, más o menos explícitamente, adoptó el denostado eslogan del América primero. Las batallas comerciales con Europa por Airbus y Boeing son heredadas de la presidencia de Bush, y las críticas a Europa por su bajo gasto militar fueron una constante con Barak Obama, bajo cuyo mandato se produjo un desmantelamiento del aparato diplomático que, con Trump, no ha hecho más que intensificarse. Claro que, al menos nominalmente, los EE.UU. siguieron comprometidos con el multilateralismo y la legalidad internacional.

La vuelta a esos parámetros es lo que los europeos pueden esperar de una eventual presidencia de Biden. Y no es poca cosa. Pero de ahí a pensar que podrán volver a cobijarse bajo el ala protectora de Washington media todo un abismo.


Prioridades en la política económica
Jesús Martínez Madrid



La situación que nos va a dejar la Covid-19 exige un esfuerzo por relanzar la política económica del gobierno, replantear las estrategias de negocio y sobre todo por mantener las líneas de crédito y los avales que sostienen el consumo y las industrias auxiliares. Y en este panorama, es clave tener una especial sensibilidad hacia el mercado de trabajo. Según los últimos datos, España tiene una tasa de temporalidad en el empleo superior a la media europea. El 30 por ciento de los contratos tiene una duración que apenas llega a una semana. Esta situación condena a los trabajadores a la precariedad y hace que las pequeñas y medianas empresas limiten su crecimiento. El Gobierno de los escudos sociales debe hacer todo lo posible para cambiar esta tendencia. Es necesario el mantenimiento de los ERTES como mecanismo de seguridad para el empleo y unas políticas más activas en el adecuado uso de los fondos procedentes de la Unión Europea.



La gigantesca explosión
Jesús Domingo Martínez


La gigantesca explosión sobre Beirut agravada su crisis interna por la pandemia del Covid-19, Líbano no ha llegado a levantar cabeza desde la guerra civil, culminada con el asesinato del que fuera primer ministro Rafic Hariri, supuestamente instigado por la vecina Siria que había convertido al país en una especie de protectorado y del que se espera estos días la sentencia del tribunal que se ha ocupado del caso. Pero el drama más urgente, además del caos político y la práctica destrucción del sistema económico, es la pobreza extrema que asola a más de un tercio de la población. Hace meses que el frágil Gobierno negocia con el Fondo Monetario Internacional un crédito supeditado a unas reformas económicas que nunca llegan por la división de las instituciones. En esta situación se produce, como una puntilla de la peor crisis que sufre Líbano en toda su historia, la devastadora explosión de Beirut, comparada ya con las bombas de Hiroshima y Nagasaki, por sus efectos mortales y devastadores. Queda por ver hasta donde llega la clase política para salir del laberinto de sus intereses y reconstruir el país desde cero, como se demanda en la calle.


No es un muerto más
Jesús D Mez Madrid


Hay recuerdos de la infancia que se nos quedan grabados a fuego, los recuerdos dolorosos, aunque en nuestra familia se hiciera todo lo posible para que pasaran casi inadvertidos, por el cariño de nuestros padres o familiares. Siendo niño, recuerdo algunos comentarios sobre las duras condiciones de trabajo que sufrían o habían sufrido algunos familiares y conocidos yendo a trabajar a Francia en la vendimia o en otras tareas. Sus privaciones, dónde mal-vivían y cómo mal-comían.

Son recuerdos de contornos difusos, que incluyen a un tío mío. Me quedaron grabados, porque habían sufrido seres queridos para que nosotros disfrutáramos de una vida sin especiales estrecheces, donde reinaban las risas y los juegos, aparentemente ajenos a sufrimientos pasados de otros familiares.

Es cierto que no las cometemos nosotros esas injusticias y que no somos miserables explotadores, pero la conciencia nos dice que algo podríamos hacer, algo más, para contribuir a que no se permitan explotaciones como la de este nicaragense, que bien sabemos que no es una excepción entre los temporeros, sobre todo entre los que vienen de otros países y no pueden evitar esos abusos denigrantes.

Duele esta muerte, y duele el silencio de sindicatos e inspectores de trabajo, año tras año, y de nuevo ahora. Muchos temporeros son humillados y explotados, con muchos silencios cómplices. Es inhumano, pero consentido. No es un muerto más.


El mundo dividido otra vez en dos bloques
Juan García.


Incapaz de obligarla a respetar unas reglas comunes, Washington ha desplegado esas mismas armas contra Tik Tok, WeChat, o Huawei, que amenazan su hasta ahora incontestada hegemonía tecnológica. El mundo digital parece abocado a dividirse en dos bloques. Y de un modo u otro eso va a tener consecuencias en el mundo real. La gran pregunta es si la escalada puede todavía detenerse. Pero incluso aunque una nueva guerra fría resultara inevitable, EE.UU. debería responder de la misma forma en que lo hizo tras la II Guerra Mundial, articulando un sistema internacional con reglas claras y transparentes para todos, y no comportarse como el chico abusón de la clase, dispuesto a avasallar a los más débiles.


Beirut, la dramática realidad
Pedro García


Las sobrecogedoras imágenes del devastado Beirut son, tan solo, la huella dejada por las explosiones del pasado agosto y que han provocado más de 135 muertos y cinco mil heridos, además de decenas de desaparecidos. Para situarse en la realidad que vive ahora la capital libanesa, hay que imaginar lo que supone para los supervivientes la destrucción de hospitales, iglesias, viviendas, comercios, edificios públicos y privados, con más de trescientas mil personas que deambulan sin destino al haber quedado sin hogar. Y todo ello en medio de una situación de bancarrota económica y financiera, acentuada por la pandemia del Covid-19, que ha convertido al Líbano en un Estado fallido justo cuando se conmemora el centenario de su fundación bajo mandato francés, tras la I Guerra Mundial que cambió la faz del Cercano Oriente.


Tik Tok
Valentín Abelenda Carrillo


Donald Trump ha cumplido su amenaza y la compañía china ByteDance tendrá que desprenderse antes de 45 días de la rama norteamericana de Tik Tok, la popular red social que, solo en EE.UU., ha alcanzado los 100 millones de usuarios y amenaza la supremacía de Google en la publicidad online. El argumento de que Tik Tok representa una amenaza a la seguridad, al ofrecer una puerta trasera al espionaje chino, no carece de fundamento, pero la empresa propuso hace meses separar la rama no china del negocio y someterla a las estrictas normas de privacidad y competencia europeas. EE.UU. está actuando con la misma arbitrariedad que, con razón, tantas veces ha reprochado a China.



Las dos Américas
Jaume Catalán Díaz


Algo está sucediendo en los comienzos de la campaña electoral de Estados Unidos, lanzada especialmente tras la convención del partido demócrata en Milwaukee. Personalmente no me ha parecido nada ejemplar la requisitoria de los Obama contra Trump, en nombre de la democracia: no recuerdo nada semejante por su virulencia aunque no soy especialista- de otro presidente de Estados Unidos contra el sucesor al cabo de su primer mandato.

Cuando Barack Obama lanzó su discurso el miércoles 19 de agosto, habían sido ya enviados a los medios por la oficina de prensa amplios extractos de su contenido, especialmente los ataques a Donald Trump. La reacción no fue menos vehemente: repitió ideas repetidas, en el sentido de que el responsable de su elección fue el primer afro-americano que ocupó la presidencia de Estados Unidos, por el conjunto de fracasos que le hicieron negativo e ineficaz.

La acusación más grave de Obama contra Trump afectaría a su déficit de sentido democrático, aunque no llega al extremo de Bernie Sanders, que comparó el actual momento histórico con el de la Alemania nazi; el reto de noviembre es la salvaguardia de nuestra democracia. Según mi traducción, Barack Obama habría dicho que no esperaba que abrazara su visión ni siguiera sus políticas, pero sí esperaba, por el bien de nuestro país, que Donald Trump mostrara algún interés en tomar su trabajo en serio, acabase por sentir el peso del cargo y descubriera alguna veneración por la democracia que había sido colocada bajo su protección. Y añadió: pero no lo ha hecho nunca. De ahí el espacio dedicado en el discurso a demostrar que un segundo mandato representaría un peligro esencial para los fundamentos de la democracia americana.

Por lo demás, no parece muy democrático utilizar en el debate partidista la terrible extensión de la pandemia causada por el coronavirus, cuando nadie puede establecer hoy, con datos científicos y racionales, cuál es la mejor política. Otra cosa son las posibles mentiras, pero nunca ha llegado Trump a falsedades como la de ampararse en consejos científicos que no existían, como por estos pagos.


Hong Kong
Enric Barrull Casals



En 1997, año de la retrocesión, lord Patten confiaba, a pesar de las dificultades, en un rasgo clásico de la cultura china: el cumplimiento de la palabra dada. Pensaba que no habría cambios en lo pactado durante cincuenta años, de acuerdo con la declaración conjunta depositada en la ONU. Todo fue bien hasta 2003, con el primer intento de Pekín de imponer una ley de seguridad nacional. No esperaba China que medio millón de personas bloquearan las calles de Hong Kong, un fenómeno inédito e inesperado para Pekín. Fue el comienzo de un ambiente de suspicacia y protesta, que se aceleró con las medidas represivas, y dio lugar a la conocida revuelta de los paraguas.

La situación se ha ido deteriorando y radicalizando, por el endurecimiento de la posición del régimen comunista contra la autonomía de la antigua colonia, y la libertad en la elección de los representantes populares. Desde que Xi Jinping llegó en 2013 a la cúpula del poder se han sucedido decisiones contra toda disidencia, y no digamos contra los musulmanes de Xinjiang. No está dispuesto a ceder la supremacía del partido comunista chino, en gran medida, para evitar lo sucedido en la URSS. A juicio de Patten, lo sucedido en Hong Kong muestra la escasa fiabilidad de China, y el casi irreductible conflicto entre la democracia liberal y el autoritarismo en el siglo XXI.

No parece suficiente el endurecimiento de Londres con medidas como la suspensión del tratado de extradición con Hong Kong también lo ha hecho Australia- o la de prohibir la difusión de las redes 5G de Huawei. Sin duda, con el Brexit, su posición internacional se ha debilitado. El presidente americano, Donald Trump, por su parte, pondrá fin al régimen económico preferencial que se había concedido a la isla. Pero este tipo de sanción económica contra países totalitarios no suele hacer efecto en sus dirigentes; más bien es un castigo para los súbditos.

La gran diferencia respecto de 1938 es la realidad de que muchos estados occidentales dependen demasiado de las inversiones chinas, así como de la exportación hacia oriente de productos de calidad. Muchas veces se ha reprochado a líderes europeos que cerrasen sus ojos en materia de derechos humanos, supeditándolos a la necesidad de vender aviones, buques o tantos otros productos. No es casual, como recuerda Patten, que China dejase de comprar salmón a Noruega era su principal cliente- como consecuencia de la concesión en 2010 del premio Nobel de la paz a Liu Xiaobo, conocido escritor militante de los derechos humanos...

Lo tiene más fácil como rector de Oxford, aun a riesgo de perder ingresos por la disminución de estudiantes chinos. Los alumnos extranjeros son indispensables para la financiación de esta universidad, como de tantas otras. Y hoy está en dificultad por la pandemia y las restricciones en la movilidad. Patten espera que Oxford siga atrayendo a universitarios de todo el mundo. Pero subraya claramente que la institución debe seguir oponiéndose a todas las formas de racismo y xenofobia, y continuar defendiendo firmemente los valores de la democracia liberal.

Lenta y dura recuperación.
Jesús Martínez Madrid


Los datos sobre los efectos económicos de la pandemia auguran una lenta y dura recuperación. El desplome del segundo trimestre se agudiza con la incertidumbre y una recuperación accidentada en algunos sectores, como por ejemplo el turismo y el comercio interior. Un proceso que se ha agudizado por el carácter global de la crisis que no ha permitido que las empresa españolas con presencia exterior hayan podido compensar sus pérdidas. Mientras el Covid-19 siga siendo una amenaza real para la economía, el desequilibro es un dato que se impone a una radiografía sobre la que no conviene añadir más dramatismo.

La puntilla del caos libanés
Xus D Madrid


La gigantesca explosión que ha devastado Beirut, hoy se ha vuelto a producir un grave incendio, viene a ser todo un paradigma del caos político y económico que vive El Líbano, desde hace años, como consecuencia de la corrupción y el clientelismo del mosaico de partidos que se reparten el poder. La existencia en el puerto civil de la capital de un almacén que, sin control alguno, contenía desde hace años cerca de tres mil toneladas de productos químicos altamente inflamables, como el nitrato de amonio, explica, por si misma, el desorden que reina en este pequeño país de 5 millones de habitantes, antaño considerado como la Suiza del Cercano Oriente. Desde el otoño pasado, buena parte de la población, se manifiesta en las calles contra la corrupción y en demanda de una refundación civil del Estado que ponga fin al confesionalismo, considerado mucho tiempo atrás como un ejemplo de convivencia pacífica dentro del polvorín de la región.


Muchas muertes podrían evitarse
Jesús Martínez Madrid


El hecho de que cada día mueran decenas de miles de personas en el mundo, por causas muy diversas, no puede dejarnos indiferentes ante algunas muertes. Muchas muertes podrían evitarse, si hubiera una mayor responsabilidad social, de modo que todos tuviéramos una muerte digna, después por supuesto de una vida digna.

La Historia nos muestra que siempre ha habido muertes inhumanas, pero hacer cuanto esté en nuestra mano, para evitarlas, es una obligación de conciencia permanente.

Mientras escuchamos a nuestro alrededor comentarios sobre el calor, ventiladores y aire acondicionado, esta realidad nos golpea de nuevo, porque existen preocupaciones superficiales o secundarias mientras convivimos con injusticias continuas gravísimas.

En medio de la crisis económica y laboral desatada por la pandemia, millones de hogares en España sienten el zarpazo de las privaciones, la incertidumbre, el sufrimiento por el futuro. Millones de empleos en el aire o perdidos, hipotecas que ahora son inasumibles, y un largo etcétera que vivimos como podemos, anulando vacaciones, tirando de ahorros, pero casi siempre con el colchón que supone la familia y los amigos, que es un apoyo innegable.

Más allá de las imágenes
JD Mez Madrid


El patriarca maronita de Antioquia y de todo Oriente, Bechara Butros Rai, describe este sombrío panorama en un llamamiento dirigido a los países de todo el mundo para que ayuden al Líbano a levantarse así como a la reconstrucción de su devastada capital, conocida como la novia de Oriente y el faro de Occidente. La destrucción y la desolación se abate sobre todas las calles, barrios y viviendas, clama el patriarca que subraya otra realidad en la que no se ha reparado hasta ahora: el estado de pobreza y miseria en que vive el pueblo libanés desde hace tiempo ante la impotencia de sus gobernantes. Añade el prelado que la Iglesia, que ha tenido que organizar una red de rescate en todo el país, se encuentra desbordada para cumplir un compromiso humanitario que no puede asumir por sí sola. La crisis económica y social que se abate sobre buena parte del mundo, no deben servir de pretexto para ignorar este angustioso llamamiento a la solidaridad internacional. Las propias imágenes de Beirut dejan mudas todas las palabras


¿Elegir al menos malo?
Domingo Martínez Madrid


La candidatura del partido demócrata de los Estados Unidos parece abonada a continuar la política de apoyo sin fisuras a las minorías, sin la menor crítica a los abusos de éstas, que son quizá hoy la gran amenaza de las democracias occidentales. Por ahí va el acento de su campaña, junto con la descalificación radical del actual presidente. Sobre Joe Biden se ciernen muchas dudas e incertidumbres no podía ser de otro modo en un político de tan larga trayectoria-, que sólo el tiempo aclarará. De momento, y a pesar del tono moderado y centrista reconciliación frente a polarización-, la realidad es que su programa, a juicio de muchos, también de quienes lo elogian, es el más radical desde los tiempos de Roosevelt, camino de una revolución verde, sanitaria y social. Y la convención de Milwaukee ha añadido una fuerte carga revanchista. Por su parte, Donald Trump sigue en sus trece, con el lema de la convención republicana -Honrando la gran historia americana-, en clara continuidad con el Volver a hacer América grande de la campaña de 2016. Y no deja de asustar con el caos que se organizaría de vencer Joe Biden.

La suerte de no haber nacido en Estados Unidos libera de la seria responsabilidad de tener que elegir al menos malo: una muestra más de la inquietante crisis de liderazgo derivada de la más profunda crisis de civilización, agudizada en los tiempos actuales.


Ante las elecciones de Estados Unidos
Pedro García


Alguno dirá que el problema en Estados Unidos es irrelevante si se compara con los datos de la evolución de la libertad religiosa en China, del posible genocidio de los cristianos en Nigeria, de la creciente cristianofobia en países occidentales, mientras no cesan los problemas en las repúblicas islamistas, Turquía incluida. Es cierto, pero considero más importante para el futuro de occidente que Estados Unidos no se deje llevar por modas intelectuales que arrumbarían su gran aportación al mundo en materia de libertad religiosa.

Hace cuatro años estuvo todo mucho más claro desde este punto de vista. En la campaña salvo que me traicione la memoria- no dejaron de plantearse cuestiones sociales de máxima entidad que afectan a la conciencia de los ciudadanos, pero no se produjo una polarización como la actual. Tal vez la razón radique en la posibilidad de que, tras el llorado John Kennedy, llegue a la Casa Blanca otro católico, Joe Biden. Pero la sociedad ha cambiado mucho desde entonces.

Desde la mentalidad europea, desconcierta que hayan asistido a la convención demócrata algunos, incluso, tomaron la palabra-, líderes religiosos de diversas denominaciones, incluidos obispos metodistas y episcopalianos, la vicepresidente de la comunidad evangélica latinoamericana, algún rabino, o representantes hindúes o musulmanes. Por parte católica, me llega noticia sólo de la presencia de dos personajes controvertidos, como el P. James Martin por su postura en relación con la homosexualidad- o la H. Simone Campbell, defensora del obamacare que tantos quebraderos de cabeza ha causado a instituciones confesionales.



El espíritu de Munich planea sobre Hong Kong
Xus D Madrid


La crisis de liderazgo en el mundo occidental inquieta mucho, en una coyuntura llena de incertidumbre, y no sólo por la pandemia vírica. Hay demasiados silencios y no pocas mentiras, exigencias ilógicas de lo políticamente impuesto (antes correcto). Está pasando factura la primacía de lo emocional, en gran medida consecuencia del predominio de los medios de comunicación audiovisuales. Pero la raíz es más honda, y aparece y reaparece en la multitud de ramas de un árbol frondosísimo.

No sirve de nada lamentarse. Pero hay casos, como el de Hong Kong, que merecen alertar del peligro, justamente para evitar lamentaciones en el futuro, como sucedió con la miopía occidental, especialmente francesa y británica, apenas un año antes de la segunda guerra mundial.

No sé por qué, pero la anexión antijurídica de Hong Kong por parte de Pekín, me recuerda la invasión de Polonia, que acabó desencadenando la demoledora conflagración mundial. La comunidad internacional cuenta hoy con más medios que entonces, gracias a la ONU y, a pesar de su peculiaridad, a los procesos de Núremberg. Pero es preciso activar esos instrumentos antes de que sea demasiado tarde.

Lo he pensado al leer en Le Monde la entrevista a lord Chris Patten, el último gobernador británico de la antigua colonia, rector hoy de la universidad de Oxford: con cierta nostalgia, quien gestionó el traspaso de la colonia considera que el Reino Unido subestimó la fuerza de su posición respecto de Pekín. La imposición de la ley de seguridad demuestra que no se puede confiar en las autoridades de China. Desde entonces, se han sucedido las operaciones policiales represivas, la última el 21 de julio, para impedir los actos conmemorativos de la manifestación pro democracia del año precedente, atacada violentamente por grupos pro-gubernamentales.


Doy conmigo el universo entero
Jesús Martínez Madrid


¿Qué es la educación? Eso mismo, la luz, el agua y el fresco son los mínimos necesarios, pero lo que se fragua y se gesta en una comunidad educativa va mucho más allá de mínimos. Y es que con mínimos las personas crecemos (a lo ancho, a lo largo y a lo alto), pero con máximos nos desarrollamos (a lo largo, a lo ancho, a lo alto, hacia adentro y hacia afuera). Don Miguel de Unamuno decía: En vez de decir ¡adelante! o ¡arriba!, di ¡adentro! Reconcéntrate para irradiar, deja llenarte para que reboses luego, conservando el manantial. Recógete a ti mismo para mejor darte a los demás todo entero e indiviso. Doy cuanto tengo, dice el generoso. Doy cuanto soy, dice el héroe. Me doy a mí mismo, dice el santo; y di tú con él, y al darte: Doy conmigo el universo entero. Para ello tienes que hacerte universo, buscándolo dentro de ti. ¡Adentro!. Pues eso, adentro y afuera, al yo y al nosotros, es a eso a lo que nos lleva la educación presencial. Nunca nada podrá sustituir esto. ¿Quién se atreve a medir los resultados y a elaborar estadísticas?

Capitalismo de estado
Domingo Martínez Madrid


La trama de espionaje chino en el Vaticano es el último episodio que retrata a China como un socio poco de fiar. El país que lidera la carrera en la tecnología 5G, la gran revolución industrial que se avecina, lleva a cabo un espionaje industrial a gran escala, mientras muestra en casa el potencial represivo de tecnologías desarrolladas por empresas controladas por el régimen. Ese capitalismo de estado contrasta con el liderazgo tecnológico en EE. UU. de compañías privadas.



La lucha por la hegemonía tecnológica
Jesús D Mez Madrid


Los responsables de Google, Amazon, Apple y Facebook han sido objeto de un duro interrogatorio en el Congreso sobre prácticas monopolísticas y vulneraciones de la privacidad, y se anuncia un duro informe final. La lectura, desde Europa, podría ser que el modelo regulatorio de Bruselas, referencia mundial, gana terreno. Y así es, pero solo en parte. Ha quedado al descubierto una descarnada competición en la que se mezclan intereses privados y de defensa, con la alianza mundial anglosajona de los Cinco Ojos operando al descubierto y Washington defendiendo los intereses de las mismas tecnológicas a las que interroga el Congreso. Después de todo, la nacionalidad sí importa. Pese a su afamada política regulatoria, lo que en realidad desearía Europa es un hueco para alguna de sus empresas en el Olimpo tecnológico que monopolizan hoy chinos y americanos.


Novias para China
Valentín Abelenda Carrillo


En el Día mundial contra la Trata, las cifras de víctimas de este delito no cesan de aumentar, aún en tiempos de pandemia. La pobreza, ser mujer en un país con abundante población joven, elevadas tasas de desempleo y de abandono escolar, ser menor de edad y carecer de apoyo familiar son algunos de los factores de riesgo más comunes que la favorecen. La mayor parte de las víctimas de Trata son mujeres que nutren las redes internacionales de explotación sexual. Este negocio, altamente lucrativo, ha adquirido en el sudeste asiático cifras hasta ahora desconocidas. Países como Laos, Myanmar y Tailandia se han convertido en exportadores de mujeres jóvenes para satisfacer la voracidad del mercado de la prostitución o de los matrimonios forzosos. China, recuerdan la política del hijo único y varón que se siguió en este país, es uno de los principales destinos de estas mujeres.

Escucha activa
Jaume Catalán Díaz


En realidad, toda escucha es activa por definición. Para escuchar hay que ponerse a ello, aceptar que lo que nos están diciendo nos pueda interesar, y por eso le prestamos atención. No existe la escucha pasiva o inactiva: eso no es realmente escuchar, sino mirar para otro lado cuando alguien quiere decirnos algo y no queremos enterarnos de ello. Escucha activa es una tautología, es poner énfasis en algo que no lo tiene normalmente entre la gente que se escucha a diario con toda normalidad.

Salvo si esa actitud no la practiquemos con la frecuencia debida, sino que seamos más partidarios de que nos escuchen a nosotros que de escuchar a los demás. En psiquiatría se denomina escucha activa a la actitud de poner cara de: lo estoy entendiendo todo, sonreír forzadamente, y/o mostrar gesto de interés, aunque no entendamos nada o poco de lo que nos dicen, pero quedaría mal si empezáramos a bostezar y a retreparnos en el asiento por aburrimiento, ante los interlocutores que están diciendo algo que podría ser interesante.


Con la pandemia más descontrolada
Jesús Martínez Madrid


España es ya el país de Europa con la epidemia más descontrolada. Nuestro mapa de rebrotes no deja de ampliarse y la tendencia en las curvas de contagio es muy preocupante. Países como Reino Unido, Francia y Noruega y otros, han reactivado medidas de cuarentena estricta para los viajeros procedentes de nuestro país, lo que puede suponer la puntilla para el sector del Turismo, en un año ya de por sí complicado. Igualmente, a nivel general, si nos vemos abocados a paralizar de nuevo la mayor parte de la economía del país, puede ser un golpe con consecuencias sociales dramáticas.


Miran a Santiago
Domingo Martínez Madrid


El Año Jubilar de 2021 seguro que coincidirá con la mayor crisis social que los países europeos hayan conocido en décadas. Y llegará también en un momento de replanteamiento del proyecto comunitario. Desde el estallido de la pandemia la Iglesia animó de forma clara y contundente a los líderes de los 27 países de la Comunidad Europea (CE) a que den un paso adelante en un espíritu de solidaridad. En estos meses hemos visto conformarse una masa crítica que ha hecho posible avances en la Unió Europea hasta hace poco impensables. Pero la gran peregrinación de jóvenes en 2021 recuerda que para avanzar hace falta un horizonte. O mejor dicho: unas raíces que proporcionen identidad y un sentido a la marcha. Eso es lo que simboliza el Camino de Santiago desde hace siglos para Europa.


 
AHORA EN PORTADA | Ver  
CRISIS LABORAL
Pérdida de empleo por la pandemia en América Latina

Un total de 1.000 millones de empleos de tiempo completo se perdieron a escala global en lo que va del año.
De Wall Street inflacionada y el cepo inflacionario

Wall Street termina su tercera semana consecutiva en ´rojo´ con sus índices alejándose de sus niveles de máximos históricos.
114 artistas de 16 países presentan su propuesta para la exposición Ellas

La convocatoria, anunciada este verano, se cerró el pasado 6 de septiembre y a la misma han acudido 114 artistas, residentes en España,  de prácticamente todos los ámbitos de las artes visuales.
Las Naciones más des Unidas que nunca

"... Greta Thunberg estaba de moda, muchos apostaban a que cambiaría el mundo y, unos meses después, ya no existe"
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Quién es Michel Aoun, y qué hace frente a la crisis el presidente del Líbano
¿Cuáles son los países más avanzados en igualdad de género?
Las Naciones más des Unidas que nunca
Mercados impredecibles y cuando la división hace a la fuerza (de Apple)
Pensamientos sobre la rebelión de los necios

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS