Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 OCTUBRE 2021 | ACTUALIZADO 00:42
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
  Para enviarnos tu carta al director utiliza nuestro formulario
Smartphone, un reto
Jesús Martínez Madrid




El Smartphone es adictivo. Al igual que un supermercado está diseñado para hacernos comprar mucho más de lo que necesitamos, la pantalla del teléfono móvil está organizada para que podamos pasar el mayor tiempo posible mirándola. Todo tiene como objetivo mantenernos enganchados, explotando nuestras características psicológicas. Podemos hablar de una verdadera ingeniería de la adicción. Caer en un estado de dependencia es, por lo tanto, bastante fácil cuando las mayores industrias informáticas del planeta están trabajando para lograrlo.

Un nivel más preocupante de contenido adulto con el que un niño con un teléfono móvil entra inevitablemente en contacto es el de las fotos y vídeos pornográficos, accesibles en unos pocos clics a cualquier edad. El consumo de pornografía es adictivo y sustituye la imaginación romántica que todos hemos alimentado desde la adolescencia por algo mucho más crudo y material, la satisfacción inmediata de un instinto de una manera aparentemente simple. También ayuda a alimentar la demanda -por tanto, el mercado- de formas de prostitución y explotación que ciertamente cualquiera condenaría.

Propio de los Estados totalitarios
Pedro García

Propio de los Estados totalitarios


La campaña para limitar al máximo la objeción de conciencia de los médicos, se puede apreciar que está apoyada por informaciones en diversos medios nacionales e internacionales, en las que se narra de forma sesgada y generalmente emotivista la experiencia de mujeres que habrían tenido dificultades para abortar. Lo cierto es que los casi 100.000 abortos practicados en España cada año no reflejan especiales dificultades.

Si el derecho existe para tutelar la vida y la convivencia social, la protección legal de la conciencia de los médicos es la garantía de la libertad en el ejercicio de la profesión. Objetar es un derecho frente a una ley que se considera injusta por razones morales, y pienso que acabar con dicha protección es propio de los Estados totalitarios. Parece claramente que el gobierno ya plantea el siguiente capítulo en su estrategia de fractura social.

Pedro García

Sant Feliu de Guíxols (Girona)
Cerca de las empresas y de los jóvenes
Jesús Domingo Martínez

Cerca de las empresas y de los jóvenes.


Las políticas activas de empleo en nuestro país, en las que nos gastamos mucho dinero, todo hay que decirlo, no ayudan a los jóvenes parados a encontrar trabajo. A todo eso hay que añadir que el mundo de la empresa y el mundo de la formación, salvo honorables excepciones, están tradicionalmente separados. Algo de esto pretende solucionar el nuevo proyecto de ley de formación profesional, y la intención de vincular la renovación de los ERTES a la formación. Pienso que en principio, son medidas interesantes, pero lo esencial no es que haya más formación, sino que esa formación sirva realmente para encontrar empleo. Y para eso hay que estar muy cerca de las empresas y muy cerca de los jóvenes.


Jesús Domingo Martínez
El caso Gali
Pedro García

El caso Gali


Además de la crisis diplomática y migratoria con Marruecos, el llamado caso Gali amenazaba con una tormenta política y jurídica como secuela de la estancia en España del líder del Polisario, por aparentes razones humanitarias. Como consecuencia del empeño de un juez de Zaragoza por aclarar las circunstancias de la confusa entrada del político saharaui en territorio español, la que fuera ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, se ha visto imputada por haber autorizado el vuelo secreto de un avión argelino que trajo a Brahim Gali a nuestro país. Pero es evidente que cualquier decisión que tome un ministro, sobre todo a sabiendas de que puede vulnerar la legalidad vigente y afectar a un tratado internacional, tiene que contar con la autorización del presidente del Gobierno. No obstante, por las razones que sean, parece que todo eso ha quedado obviado y al caso cerrado.


Pedro García
Sant Feliu de Guíxols (Girona)
Sin defender tendencias neoluditas
Domingo Martínez Madrid

Sin defender tendencias neoluditas



Quizá estemos pagando el pato de la célebre transición digital los que pensábamos con candor angelical que los problemas que nos traería la modernidad tecnológica se ocuparía ella misma de arreglarlos, personalmente soy uno de los sufridores. Pues va a ser que no, al menos en este asunto en apariencia tan trivial. Infinidad de material que en otro tiempo estaría organizado en sencillos cuadernos colocados en una estantería de la salita de estar ya no existe por obra y gracia de ese espejismo informático que continúa cautivando hasta cuando genera incordios como el que describo.

Algo que era de coser y cantar se ha convertido por esa ridícula fascinación electrónica en una gaita. Aunque hagamos muchas más fotos que ayer, tantas de ellas superfluas, su conservación provoca inconvenientes que no existían en los simples álbumes, al tener que guardarlas en nubes que no son gratuitas, cuando no en lápices de memoria que nunca sabes lo que te pueden durar o dónde demonios los has metido, o vagando de ordenador en ordenador con un coste cada vez mayor de almacenamiento, y sin contar el precio añadido de la electricidad, cercano al del caviar iraní.

Estas cosas, insisto, no se daban en aquel malhadado mundo analógico. Y vivíamos tan ricamente. Ahora, en cambio, nos hemos empeñado en crear dificultades donde no las había, justo por ese extendido papanatismo 5.0 del que cuesta escapar, sobre manera a los incapaces de advertir que no todo el monte es orégano y que una prudencia elemental aconseja siempre abrazar novedades solo cuando superan lo que tenemos o conocemos.

Sin defender tendencias neoluditas o tecnofóbicas, bien haremos en desenmascarar el acentuado cretinismo que acompaña a determinados avances, en particular a aquellos que aceptamos a diario como verdad revelada cuando no son sino retrocesos o camelos como la copa de un pino.

Los ninis
Jesús Domingo Martínez

Los ninis


Me parece muy preocupante el informe de la OCDE sobre la situación de los jóvenes en España, informe que pone sobre la mesa un problema social que, a mi entender, debe convertirse en prioritario tanto para los responsables políticos como para la sociedad civil. España es el segundo país de la OCDE, después de Italia, con mayor número de personas entre los 18 y 24 años que ni estudian ni trabajan. Cerca de un millón de jóvenes españoles viven en la permanente desocupación, según esa fuente. La gravedad de estos datos se acrecienta si consideramos que, desde 2010, no ha cambiado prácticamente ni el porcentaje de los que sociológicamente se denominan ninis, ni la tendencia.


Jesús Domingo Martínez
El atraco educativo
JD Mez Madrid




A lo largo de los años que llevamos viviendo en democracia se aprecia que los partidos de derecha no dan tanta importancia a la educación como los partidos de izquierda. Al menos en España. Los partidos de izquierda saben que el agua fina de la educación moldea la sociedad y los votos.

Se va imponiendo un sistema educativo en las antípodas del esfuerzo y la superación. Así se extiende una visión de la democracia equivalente a la mediocridad, confundiendo igualdad de oportunidades con igualitarismo académico, sin estímulos ni reconocimientos.

Hay un empeño claro en que la figura del profesor se devalúe. Empezando por los padres que dan más valor a lo que dice o hace su niño en el centro educativo que lo que el profesor intenta trasladar con su dedicación profesional. Si un profesor no se busca motivaciones personales para su trabajo, hoy en día cae en el desánimo y el abandono.

Este Gobierno quiere adoctrinar, imponer, y por tanto también le estorban profesores con prestigio y personalidad. Socavar su autoridad es también un objetivo prioritario. Adoctrinamiento y mediocridad van de la mano: quien se esfuerza por no ser mediocre no es presa fácil para ser adoctrinado, y no adoctrina a los alumnos.

Viene una enseñanza en Infantil y Primaria con perspectiva de género en Matemáticas, gran empeño en descubrir la sexualidad y una asignatura como Valores cívicos y éticos que es para temblar.

Este Gobierno hará todo lo que pueda salvo lo que los tribunales o los padres impidan para impedir la libertad de elección de centro educativo, la libertad de elegir el castellano como lengua vehicular, y para permitir cualquier atisbo de libertad a los padres, que tienen el derecho y deber de educar a sus hijos.

Más que el atraco de la comisión de una tarjeta bancaria o el de la subida de la luz, estamos viviendo un atraco más relevante, que es el atraco educativo. Esperemos que haya reacción, aunque sea en septiembre.



La crisis de la familia
Juan García.




La crisis de la familia, especialmente en la Europa mediterránea, coincide con las políticas de algunos gobiernos, que promueven una agenda ideológica individualista y antifamiliar, lo que a medio y largo plazo agrava los problemas. Los obispos de la CEE constatan que la secularización es causa, pero también consecuencia, de esa crisis familiar, dado que la familia es el ámbito de la transmisión de la fe por excelencia. Ello obliga a replantear la preparación al matrimonio y la pastoral familiar.

Toda insistencia en formación y acompañamiento a las familias será poca. Pero a la vez, la CEE reconoce la necesidad de dar mayor voz y protagonismo a tantas familias cristianas, que, con su testimonio de vida diaria, constituyen hoy, con los jóvenes, la vanguardia de la nueva evangelización. Tal vez en número sean menos que hace unas décadas, pero su entrega y compromiso son dignos de elogio, y un motivo sólido para afrontar el futuro con esperanza.


El suicidio, un problema
Jesús Domingo Martínez



Los datos sobre los suicidios en España apuntan a que se trata de un problema que se agudiza en nuestra sociedad del bienestar y que no es abordado de forma adecuada, tampoco por los medios de comunicación. Pese a que se ha impuesto la práctica del silencio acerca de este fenómeno, por sus supuestos efectos multiplicadores, me parece que el alarmante incremento de suicidios debe tratarse desde una perspectiva en la que se analicen socialmente las causas y se proponga una pedagogía en favor de la vida, algo que no resulta fácil en el contexto cultural del nihilismo en el que estamos viviendo.

Conectado con este problema, pienso que también es urgente abordar el problema de la salud mental, e insistir en la necesidad de que las familias y las escuelas se conviertan en entornos eficaces para afrontar las patologías que llevan al suicidio. El problema existe en todas las sociedades europeas, y la pandemia lo ha agudizado. Por eso es urgente que los responsables públicos promuevan un diálogo social con el fin de frenar esta plaga que se cierne especialmente sobre nuestros jóvenes.

Son muchas las preguntas
Juan García.

Son muchas las preguntas


Es lógico, aunque no demasiado honrado, que cualquier acción -y no digamos todos los fracasos (y está habiendo muchos)- se pretenda camuflar tras las cortinas de humo provocadas al rebufo de la pandemia.

Pero también es normal -vista la desastrosa gestión que, desde el triunfo de la moción de censura, han hecho Sánchez y sus ministros- preguntarse cuál sería la situación de los asuntos públicos, bajo la dirección de Sánchez, si la epidemia no hubiera existido.

¿Sería lo mismo el conflicto provocado por los separatistas? ¿Cómo se encontraría nuestra posición internacional? ¿Las relaciones con Marruecos o Estados Unidos o Europa atravesarían los mismos problemas? ¿Se habrían resuelto nuestras penurias económicas, el paro juvenil, los cierres de empresas, la precariedad de nuestra balanza de pagos y el despilfarro del gasto público o la carestía de la vivienda? ¿Serían otros los resultados académicos de nuestros escolares y universitarios? ¿La agricultura y sus contenciosos con Europa estarían en vías de solución? ¿Seguiría la historia, falsa o reinventada, pesando en la convivencia entre españoles? ¿Habría una relación normal entre el Gobierno y la oposición? ¿El precio de la luz estaría marcando records constantemente? ¿Tendrían el Legislativo y el Judicial la independencia y la relevancia que les asigna la Constitución? ¿Gozaría la Corona, como primera Institución del Estado, de la lealtad y el respaldo de todas las fuerzas políticas? ¿Trabajarían los medios de comunicación con la debida libertad en el ejercicio de su función informativa?...

Son muchas las preguntas que, dado el estado actual de las cosas, podrían hacerse obviando la culpa que en esas situaciones deban cargarse al coronavirus.

La inexistencia de la pandemia no deja de ser una ficción, pero lo que es real es la completa certeza de que con estos mimbres ideológicos, partidistas y hasta personales y con la coalición con los comunistas, el cesto de Sánchez sería muy parecido, porque de dónde no hay, es difícil sacar y la inoperancia de quienes nos gobiernan está a la vista. Con virus y sin él.

Juan García.
JGRodriguez
Calle Gil Cordero, n 12
>Cáceres
La pesadilla afgana
Domingo Martínez Madrid




Tras la retirada de Estados Unidos, Afganistán puede convertirse en una pesadilla para el mundo occidental que ha tutelado al país durante veinte años. Existe la perentoria necesidad de establecer un cauce de diálogo con el régimen talibán, no solo para acabar evacuar a cuantos colaboraron con el fracasado Gobierno protegido por Washington, sino para evitar que el país se convierta en un semillero de yihadistas. Las grandes democracias occidentales cuentan con una baza a su favor: la necesidad de Afganistán de recibir una ayuda económica y humanitaria que evite el colapso económico y social.


Ciudadanos está herido de muerte
Pedro García

Ciudadanos está herido de muerte


La propia Inés Arrimadas ha asumido ese cambio de ciclo político en las encuestas, e intenta abonar un terreno fértil para que se cuente con Ciudadanos. El votante del partido fundado por Albert Rivera está huyendo hacia el PP, o en menor medida a otros partidos políticos.

Ciudadanos está herido de muerte, se desangró hace ya tiempo. No obstante, Arrimadas busca una tabla de salvación, y ha hablado de que echar a Pedro Sánchez es una tarea que no es posible para un solo partido político: tiende puentes al PP orillando a Vox.

¿Quién le hace caso ya a Inés Arrimadas en estos momentos? Brilló en Cataluña, su estrella parecía sólida y, sin embargo, ahora no se sabe qué pretende. Una muestra más de la volatilidad política actual en España.

Quedan dos años para las elecciones generales, y para desgracia de los españoles todo indica que Pedro Sánchez va a aguantar, con el objetivo de remontar, amparado en una recuperación económica que ansiamos y lograremos con el esfuerzo de la sociedad, no precisamente del Gobierno que tenemos, que sólo sabe subir los impuestos y feliz con la subida de la luz, encima con promesas y razonamientos que enervan al ciudadano medio, harto ya de mentiras sistemáticas.

Cuando en Italia van a hacer una bajada generalizada de impuestos para facilitar la recuperación económica, nuestro Gobierno va en dirección contraria, la única que conoce, exprimiéndonos a todos: a los ministros les aconsejo que, en ningún acto con público, digan que su prioridad son los trabajadores y los autónomos, porque pueden escuchar algo más que lindezas.

Por el bien de España, Arrimadas debe meditar su posición y el nulo futuro de Ciudadanos. Que no busque su poltrona, personificada en ese escaño que las encuestas le otorgan.


Pedro García
Sant Feliu de Guíxols (Girona)
Para introducir sus obsesiones ideológicas
Jesús D Mez Madrid



Una vez que el Gobierno ha sacado adelante la nueva ley de educación, le toca el turno a la universidad. El Consejo de ministros ha dado el visto bueno al nuevo anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario, que se suma a la aprobada ley de creación de nuevos centros. Con este anteproyecto, España pierde una vez más la oportunidad de convertir sus Universidades en centros de formación de referencia, capaces de entrar en las listas de las universidades más acreditadas del mundo.

La obsesión del partido en el poder y de su socio Unidas Podemos por aprovechar cualquier oportunidad legislativa para introducir sus obsesiones ideológicas hace que la necesaria reforma de las Universidades se convierta en un elenco de imposiciones ajenas a la realidad. Esta es una reforma que obvia la formación integral del estudiante y su habilitación para un ejercicio profesional que contribuya al progreso de la sociedad y de las personas.


Laicidad positiva
Jesús Domingo Martínez

Laicidad positiva


Durante los últimos días, con el tema de Afganistán, hemos podido apreciar que es interesante observar que el islamismo se alimenta de una corriente de islam que no subraya la religiosidad, la relación con Dios, sino sus leyes. De hecho, algunos estudiosos han señalado que esta forma de entender el islam es en realidad una forma de agnosticismo piadoso, porque reduce la experiencia religiosa en una forma de moralismo o de legalismo, que se concreta en la obligación de que las mujeres lleven velo o burka, o que los hombres usen barba larga. No obstante se puede recordar que el fanatismo no es consecuencia de una religiosidad auténtica, sino precisamente lo contrario.

Nuestras democracias sólo serán maduras, como recordaba el filósofo agnóstico Jurgen Habermas, si incorporan la aportación sustancial de las grandes tradiciones religiosas. Es el concepto de laicidad positiva que acuñó Benedicto XVI y que sigue siendo una asignatura pendiente.


Jesús Domingo Martínez
Girona
Signo de inmadurez e irresponsabilidad
Pedro García




La lógica indignación del presidente de la patronal catalana, Josep Sánchez Llibre, ante el anuncio de congelación de la ampliación del aeropuerto de Barcelona, es expresión del hartazgo de la sociedad civil que sufre la esquizofrenia de sus responsables políticos. Mientras ERC se negó desde el principio a esta ampliación por razones de impacto medioambiental, los representantes de JpCat han estado a favor desde el principio. Ahora consideran que se ha tirado por el desage una oportunidad histórica. Hay que añadir el lamentable papel del Gobierno de Pedro Sánchez, que tiene en sus filas a una vicepresidenta, Yolanda Díaz, que ha reconocido que Unidas Podemos ha hecho todo lo posible para que se frustre el proyecto. Para colmo, Pedro Sánchez quiere utilizar esta ampliación como moneda de cambio para sus juegos políticos.

Si la ampliación plantea problemas medioambientales, los responsables técnicos deben proponer alternativas adecuadas para que se cumpla la normativa europea. Perder una inversión y una mejora de estas características es un signo de inmadurez e irresponsabilidad.


Hay una tarea abierta
Jesús D Mez Madrid

Hay una tarea abierta


La tutela de los derechos humanos no se puede lograr sin una educación, sin una cierta cultura, sin una cierta historia que se construye lentamente. Pensar que se puede implantar una democracia sin tener en cuenta, en este caso, la cultura de un país tribal y de mayoría musulmana es una ingenuidad.

Como también es una ingenuidad o una presunción pensar que los españoles estamos reconciliados definitivamente con nuestra historia. El retorno del fantasma de una guerra civil, finalizada hace más de 80 años, pone en evidencia que heridas que parecían cerradas se han reabierto. Ciertamente, por la actitud irresponsable de algunos, pero que eso pueda ser rentable, al menos políticamente, muestra hasta qué punto hay una tarea abierta para que nuestra unidad nacional sea sólida. Lo estamos viviendo con las manifestaciones de unos y los comentarios de otros.

Jesús D Mez Madrid
(Girona)
Nicaragua
Pedro García




Ortega, Presidente de Nicaragua, ha llevado a la cárcel a los candidatos presidenciales, a periodistas y empresarios, líderes campesinos y estudiantiles. Desde el mes de junio hasta el día de hoy suman un total de 36. Sergio Ramírez, ex vicepresidente del Gobierno sandinista, engrosa esa lista, acusado de colaborar con asociaciones que trabajan por la libertad de prensa y de defender la causa de la libertad política desde su oficio de escritor.

Hace ya muchos años que Ramírez rompió con Ortega, pero es ahora, cuando el presidente y su esposa han decidido perseguir a un escritor que, como él mismo ha confesado, no dejará de hablar allá donde se encuentre.



JGRodriguez
En la España de hoy
Pedro García




Es un hecho que de la mano de la secularización, avanza a marchas forzadas en las últimas décadas la desestructuración de la familia y de la propia sociedad. A este fenómeno, advierten los obispos, no es ajena hoy en España la agenda ideológica del gobierno. Pero el documento presentado por el cardenal Omella y monseñor Argello, presidente y secretario general de la CEE, apunta más alto.

Creo importante que lo conozcamos. Los cristianos, dice el documento, no habitan un planeta lejano, inmune de las enfermedades del mundo, reconoce el documento. El camino es la conversión, y desde allí articular nuevas formas y estilos de presencia que propongan una propuesta de vida buena para todos. Una propuesta precedida, sin ambigedades, de un anuncio explícito, audaz y esperanzado, de la Palabra de Dios.


Mujeres afganas: Son una lección y un acicate
Juan García.

Son una lección y un acicate


Hay que dar asilo a las decenas de miles de afganos que huyen? Si. Pero también ayudar a esas mujeres afganas admirables que se están jugando la vida sin huir del país, porque valoran más hablar que vivir.

No sé, nadie lo sabe, cómo va a evolucionar la situación en Afganistán. Por supuesto, los permanentemente pragmáticos y pesimistas se abonan a que, en unas pocas semanas, nos habremos olvidado de todo lo que aquí escribo.

Los talibanes aparentan ahora cierto respeto. Irá a más o a menos según la reacción de los afganos, y en especial de las mujeres, y de la esfera internacional. Abonarse al fatalismo como síntoma de inteligencia ante cualquier parcela de la vida supone no confiar en que hay fuerzas en los hombres que pueden movilizar muchas energías, y que la libertad y la dignidad han dado muestras en la Historia y ahora de estar por encima de la vida.

Muchos murieron por la libertad y facilitaron la caída del comunismo, derribaron muros intelectuales y morales antes de que cayeran los muros de hormigón. Muchos han sufrido martirio por su fe, y siguen sufriendo en no pocos países en la actualidad, por anteponer la fe, la libertad y la dignidad a la propia vida.

Unas mujeres afganas que prefieren morir antes que callar son una lección y un acicate para una sociedad utilitarista y adormecida. Es indigno que nosotros callemos.
Aplicar la ley
Domingo Martínez Madrid



El problema de los menores llegados a Ceuta en pleno fragor de la crisis diplomática entre España y Marruecos, se ha convertido en un rompecabezas para el Gobierno que, finalmente, ha obligado al propio Sánchez a intervenir personalmente, junto al presidente de la ciudad autónoma. La solución que ambos encontraron en la en su encuentro en La Moncloa de finales de agosto, después de un nuevo varapalo judicial, es algo tan simple como cumplir la ley. De esta manera, el presidente del Gobierno ha venido a desautorizar a su ministro del Interior, Grande Marlaska al reconocer explícitamente que estaba aplicando una vía de escape, a todas luces ilegal, para forzar la repatriación de esos centenares de menores no acompañados, al margen de todas las garantías recogidas por la Ley de Extranjería, del respeto a los Derechos Humanos y de la legislación internacional. El problema continua.


Crear empleo de calidad
JD Mez Madrid



El Banco de España advirtió en junio, hace dos meses, de que la última subida del salario mínimo, en 2020, frenó la creación de empleo entre los colectivos con menores salarios, a lo que Podemos respondió con un llamamiento a correr a gorrazos al gobernador. Es un indicio más de que el marketing político se está imponiendo a los argumentos de tipo técnico, que aconsejan cautela para evitar efectos no deseados, como la proliferación de la economía sumergida o la disminución de la creación de empleo, potenciándose la dualización entre quienes están dentro y fuera del sistema. Crear empleo de calidad requiere estrategias más complejas y a largo plazo, y por ello el Gobierno debería pensárselo dos veces antes de comenzar el curso enfrentado a la patronal, con la que tanto presume de haber llegado a acuerdos.
Pánico entre las mujeres afganas
Pedro García

Pánico entre las mujeres afganas


La caída de Afganistán en manos de los talibanes es una tragedia para los afganos y para toda la humanidad. Están llevando a cabo ya una sistemática violación de los derechos humanos.

Pánico para los afganos, que en su mayoría no apoyan a los talibanes, pero les temen. Y pánico multiplicado entre las mujeres afganas. También pánico en el resto del mundo, especialmente en Occidente, porque puede ser un bastión para el terrorismo internacional, o un eslabón más: aunque no hay que temer a los afganos que acojamos es lo menos que podemos hacer ante este hachazo para los derechos humanos-, porque los hipotéticos terroristas hace tiempo que ya viven en Francia, España, Reino Unidos, Estados Unidos, etc.


Seguirá siendo durante muchos días
Pedro García

Afganistán es estos días y seguirá siendo durante muchos días más, la primera y principal noticia con la que los informativos del todo el mundo inicien sus emisiones. Afganistán ocupa portadas, es tema de editoriales y artículos de fondo y cuestión clave para expertos es política internacional y geoestrategia. Si se trata de un error de cálculo o de un hecho inevitable, la historia se encargará de irlo explicando. Pero lo que sí es más que evidente, es que Afganistán arroja imágenes difíciles de asimilar en las que los protagonistas son ciudadanos anónimos que huyen despavoridos sin rumbo, sin equipaje, sin pasaportes y sin más enseres que sí mismos.
El futuro es incierto
Jesús Domingo Martínez



El avance de los talibanes retrotrae a los peores momentos de la historia reciente de ese país, Afganistán. Las aparentes promesas quizás no sean más que mensajes tranquilizadores para los países del primer mundo que tenían en Kabul a sus representantes diplomáticos. En cuanto el último extranjero salga de país, el tiempo se acaba el próximo día 31, ¿se mantendrán las promesas? Está claro que la ciudadanía afgana tiene miedo. Lo tienen las mujeres y los niños, porque la historia nos dice que fueron las primeras víctimas de los talibanes, pero lo tienen también los varones que ansían vivir en paz.

El futuro es incierto para la población civil, lo es para las naciones limítrofes y lo es para el mundo entero. Afganistán es una pieza de un tablero internacional en el y con el que Rusia y China ansían reforzar su poder. Poco se habla de eso, y mucho del error y de los errores cometidos por Occidente. Y mientras los expertos y los comentaristas dilucidan quién es el culpable del rápido avance talibán, ¿quién ayudará a los civiles afganos? Y en caso de que estos puedan cruzar las fronteras su país, ¿quién les acogerá? ¿en qué condiciones? Afganistán es hoy un problema político, pero sobre todo es un problema humanitario para el que durante veinte años nadie se preparó.

Demasiada gente harta de currar y currar
Pedro García


La sorpresa ha estallado con la grandísima cantidad de gente que quiere la jubilación, ya. La demanda ha superado con mucho a la oferta, tal vez porque haya demasiada gente harta de currar y currar sin obtener un mayor beneficio, mientras las empresas sólo querían quitarse de encima a quienes les estorbaban. Abres el grifo, te crees que lo controlas y se produce una inundación que te desborda.

El Gobierno sueña con arreglarlo a base de los fondos europeos, a repartir a tutiplen con los nuevos presupuestos. Ojalá: estaríamos en la Arcadia feliz, pero ¿hay alguien que se lo crea, después de como se ha gestionado la pandemia, diciéndonos una y otra vez que la cosa ya estaba a punto de acabarse, que nos quitáramos las mascarillas y nos fuéramos de vacaciones?. Parece que todo eso va a quedar en lo que eran buenas intenciones de una izquierda que quiere desconocer la realidad. Habrá revisión de pensiones sí o sí, habrá una reforma laboral aunque a ellos les disguste. Esperemos a ver que criterios de venta de inventan para vendernos el ajuste.


 
AHORA EN PORTADA | Ver  
La muerte del general venezolano Raúl Baduel 

El periodista venezolano Alexis Ortiz, pese a llevar exiliado un buen número de años, tiene una gran información sobre lo que acontece en su país natal.
Luis Lacalle Pou apoya fuerte al agro uruguayo

Hablamos del reverso de lo que, en cambio, sucede desgraciadamente en la vecina Argentina
El arzobispo de San Francisco ataca frontalmente a Nancy Pelosi

...el propio Papa Francisco ha calificado recientemente al aborto con dureza, como una forma más de asesinato.
José Jiménez Lozano, "el amor a las letras y a la verdad"

Se publica su correspondencia con Américo Castro y sus últimos diarios, con el título de "Evocaciones y presencias"
Algunas meditaciones sobre encuestas de opinión

Como es de público conocimiento se reiteran las fallas colosales y las sorpresas monumentales respecto al resultado de encuestas de opinión elaboradas por prestigiosos especialistas en todas partes del mundo.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Contradicciones de un llamado liberalismo de izquierda
Venezuela está sumida en el desastre
Javier Milei: política y lenguaje ´soez´
EE.UU en peligro
Repentina y grave amenaza a las relaciones entre la Argentina y el Perú

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS