Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 MAYO 2018 | ACTUALIZADO 07:29
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
CARLOS ALBERTO MONTANER

La astucia de Daniel Ortega
No he conocido personalmente a Daniel Ortega. A quien he tratado es a su hermano, el general Humberto Ortega, una persona más flexible y dialogante. Luego diré por qué.
Actualizado 29 abril 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Alberto Montaner   
 
Recuerdo como si fuera hoy a Violeta Chamorro, la noche de su toma de posesión en 1990. Había derrotado al sandinismo por un enorme porcentaje de votos ante la sorpresa de casi todos los poderes internacionales interesados en el asunto, incluida la CIA, que daban la causa por perdida. 
 
Yo, en cambio, me guié por el juicio rotundo de D. Oscar Arias: 
 
-Si algo sé de elecciones Doña Violeta los arrasará en las urnas. 
-¿Cómo está tan seguro, Presidente –le pregunté.
-Porque he visto una discreta encuesta, muy bien hecha, de “Borge y asociados” y son muy serios –me respondió. 
 
Ese dato, o esa información privilegiada, me permitió acertar en mi pronóstico periodístico. Pero la noche de marras, con la sencillez de una mujer de hogar absolutamente transparente, Doña Violeta me comentó: 
 
-Rezá por mí, que Pablo Antonio [Cuadra] y yo vamos a hacer algo bien difícil. 
-¿Qué es, Doña Violeta -le pregunté intrigado? 
-Vamos a pedirle la renuncia a Humberto Ortega -me aclaró preocupada.
 
Humberto Ortega era el jefe del ejército sandinista. A las dos horas Doña Violeta y Pablo Antonio volvieron cabizbajos. Ortega les dijo tres cosas: primero, tenía grandes presiones para que no reconociera el triunfo de la oposición; segundo, si él se veía obligado a acatar esa orden de la flamante presidente no podía evitar que esa noche sus subordinados  salieran de los cuarteles a matar centenares de personas; y tercero –y ésta era la parte sustancial- que se comprometía a convertir al ejército sandinista en las fuerzas armadas de la República.      
 
Nunca supe si las grandes presiones venían de Daniel Ortega y de Fidel Castro, pero lo daba por supuesto. El gobierno de George Bush (padre) no estaba dispuesto a intervenir en otro país centroamericano, dado que acababa de hacerlo en Panamá, y habría que confiar en la palabra del general Humberto Ortega, promesa que, efectivamente, cumplió. Poco a poco el ejército sandinista se fue profesionalizando y dejó de ser un instrumento sectario.
 
Hasta que Daniel Ortega en el 2007 regresó al poder tras pasar 17 años en la oposición generando toda clase de problemas. En ese periodo, tres gobiernos democráticos, a trancas y barrancas, pese a los errores y las deficiencias, reconstruyeron el tejido económico del país e instauraron las libertades: los de Violeta Chamorro, Arnoldo Alemán y Enrique Bolaños. 
 
Y si el antisandinismo no continuó en el poder fue por la lamentable división de los liberales entre José Rizo y Eduardo Montealegre. Atomizados en varios partidos, los antisandinistas alcanzaron casi el 65% de los votos, pero Daniel Ortega regresó al poder a bordo de una minoría, supuestamente renovado, místico, cuasi religioso, hablando de reconciliación, vestido de blanco y prometiendo que se alejaba de la etapa castrista de la década de los ochenta.
 
Era sólo una maniobra oportunista de alguien que tiene la astucia como su principio político más importante. Estábamos en la era de Chávez. El Socialismo del Siglo XXI no era dogmático, como cuando existía la URSS. Sólo exigía un discurso antiimperialista. Se podía gobernar a la derecha siempre que se señalara a la izquierda con el puño en alto. 
 
Fue lo que hizo Daniel Ortega. Inventó una especie de somocismo con lenguaje revolucionario que complacía a los empresarios, a la embajada norteamericana, a muchos de sus partidarios y a Chávez, que le dio una gran cantidad de petrodólares para crear una red clientelar y comprar voluntades políticas para perpetuarse en el poder mediante una fraudulenta reforma constitucional. 
 
Pero de pronto los estudiantes se rebelaron con la proverbial valentía nica y ya van por casi 40 muertos. La razón esgrimida fue un incremento excesivo de la fiscalidad de la Seguridad Social. La realidad es que a muchos de esos chavalos les asqueaba el despotismo autoritario de Daniel y Rosario Murillo, y no estaban dispuestos a continuar tolerándolo. 
 
Tal vez la astucia proverbial de Daniel Ortega le dicte que lo mejor que puede hacer es renunciar, como le sugirió el diario La Prensa, y acaso dejar el poder en manos de un gobierno de concertación, o celebrar elecciones y no presentarse como candidatos ni él ni su esposa. Las insurgencias, y ésta es una de ellas, cobran vida propia. No tiene sentido empecinarse en mantenerse en un poder devaluado.  
 
Daniel Ortega tiene 73 años. Está enfermo. Ya ha sido presidente varia veces. En 1990, tal vez aconsejado por su hermano, aceptó la derrota y le ahorró a Nicaragua otro baño de sangre. Ser un Somoza de izquierda no lo obliga a repetir los errores del Somoza de derecha, Tachito, que en 1979 no entendió que lo mejor era retirarse a tiempo discretamente y terminó asesinado. Tal vez no era suficientemente astuto.
 Otros artículos que te pueden interesar
Un acuerdo entre Trump y Kim Jong-Un va mucho más allá de la península coreana
Impresiones apresuradas de nuestro siglo
Desafíos sobre política-economía y pluralismo cultural en Costa Rica
Los tres hipócritas mosqueteros
Nini: cómo los políticos arruinan a los jóvenes
AHORA EN PORTADA | Ver  
Un acuerdo entre Trump y Kim Jong-Un va mucho más allá de la península coreana
Corea del Norte, ¿tiene mejores datos macro económicos que la Unión Europea?
Cuba, México y Venezuela, a la cola en Libertad de Prensa
La artista chilena, Maite Barros, expone en Abierto Espacio Cultural a partir del próximo 22 de mayo
Impresiones apresuradas de nuestro siglo
ARCHIVO
ABRIL 2018

La astucia de Daniel Ortega

La imposible tarea de Miguel Díaz-Canel

Las FARC sorprendidas con las manos en la coca

La globalización de la lucha contra la corrupción

Qué viene en Cuba después de los Castro

Ver posts de otros meses

MARZO 2018 (3 artículos)

FEBRERO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (11 artículos)

JULIO 2017 (10 artículos)

JUNIO 2017 (9 artículos)

MAYO 2017 (12 artículos)

ABRIL 2017 (13 artículos)

MARZO 2017 (11 artículos)

FEBRERO 2017 (10 artículos)

ENERO 2017 (11 artículos)

DICIEMBRE 2016 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (12 artículos)

OCTUBRE 2016 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (8 artículos)

AGOSTO 2016 (15 artículos)

JULIO 2016 (10 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (12 artículos)

ABRIL 2016 (13 artículos)

MARZO 2016 (11 artículos)

FEBRERO 2016 (10 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (6 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (6 artículos)

ABRIL 2015 (5 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (6 artículos)

MAYO 2014 (4 artículos)

ABRIL 2014 (6 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (5 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (6 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (8 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (7 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (7 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (8 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (5 artículos)

FEBRERO 2012 (5 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (4 artículos)

JUNIO 2011 (5 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (5 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (5 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (7 artículos)

AGOSTO 2010 (5 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (7 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (4 artículos)

DICIEMBRE 2009 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (6 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (6 artículos)

JUNIO 2009 (4 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (5 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (7 artículos)

JUNIO 2008 (3 artículos)

MAYO 2008 (4 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (3 artículos)

JUNIO 2007 (1 artículos)

ENERO 2006 (1 artículos)

 NICARAGUA
Nicaragua o el eterno retorno a la barbarie
El clientelismo populista es mucho más eficaz que la represión para mantener contento a ese 70% de nicas pobres y extremadamente miserables que hay en el país.
Ortega presiona a Obama para que vete la "Nica Act" y no suspenda la ayuda norteamericana
La iniciativa, aprobada por la Cámara de Representantes, cuenta con el apoyo unánime de demócratas y republicanos.
También Ortega quiere perpetuar su dinastía en Nicaragua
Ha nombrado a su esposa como candidata a la vicepresidencia en las próximas elecciones del 6 de noviembre.
Eduardo Montealegre y sus diputados fueron destituidos: Ortega ya no tiene oposición
Denunciaron un "golpe de Estado" al Parlamento
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Los tres hipócritas mosqueteros
Desafíos sobre política-economía y pluralismo cultural en Costa Rica
Un acuerdo entre Trump y Kim Jong-Un va mucho más allá de la península coreana
Impresiones apresuradas de nuestro siglo
El debate objetivismo-subjetivismo

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS