Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 ENERO 2021 | ACTUALIZADO 09:58
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
Australia: La fantasía de la energía verde se vino abajo
A principios de este mes, Reuters informaba del colapso del mercado australiano de la energía eólica. El gobierno del Partido Liberal de este país está cerrando el grifo de las subvenciones al sector de las energías renovables. Sin esas subvenciones, el interés de los inversores se evapora. Tanto afirmar de que las tecnologías solar y eólica ya son competitivas…
Actualizado 7 marzo 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
David Kreutzer   
Si Ud. navega kilómetro tras kilómetro de costa y por el camino se encuentra con las proas oxidadas de varios barcos hundidos, no cabe duda de que el agua no es demasiado profunda y que sería una buena idea cambiar de rumbo.

Australia no es más que la más reciente proa del barco hundido que nos advierte de que nos alejemos del traicionero camino de los mandatos, impuestos y subvenciones para energías verdes. Otros ejemplos serían los de Alemania, España e Italia.

A principios de este mes, Reuters informaba del colapso del mercado australiano de la energía eólica. El gobierno del Partido Liberal de este país está cerrando el grifo de las subvenciones al sector de las energías renovables. Sin esas subvenciones, el interés de los inversores se evapora. Tanto afirmar de que las tecnologías solar y eólica ya son competitivas…
 
En Estados Unidos, ya tuvimos un anticipo de lo que le sucede a la energía eólica cuando de pronto se queda sin subvenciones. El anunciado fin del Crédito Fiscal para la Producción (PTC) el 31 de diciembre de 2012 secó de tal manera el caudal de las inversiones que incluso a pesar de que el PTC se reinstauró con carácter retroactivo apenas unas semanas después de su expiración, en todo Estados Unidos sólo se instaló un aerogenerador durante los seis primeros meses de 2013.
 
¿Paridad en la red eléctrica? No es eso lo que vimos en Estados Unidos en 2013 y tampoco es lo que las compañías de energía eólica nos están dando a entender con sus medidas en Australia en este momento.
¿Qué ocurrió en Australia para llegar a este punto? En 2011, el gobierno laborista de Kevin Rudd impulsó un plan para restringir las emisiones de CO2. Cuando lo implementó, su enfoque se asemejaba al de un programa de canje, que en la práctica ocultaba los costos para los consumidores. Pero con el paso del tiempo el programa se transformó de manera más explícita en un impuesto al carbono.
 
Como suele ocurrir casi siempre, los costos de estas restricciones se minimizaron mientras se consideraba la propuesta. Sin embargo, las leyes de la ciencia y la economía no se pueden eliminar mediante legislación, de modo que sus inevitables costos pronto se hicieron patentes. El programa condujo a un aumento significativo del precio de la electricidad y los votantes australianos no estuvieron muy contentos al ver que los habían engañado.
 
De hecho, los impuestos al carbono se hicieron tan impopulares que el Partido Laborista botó a Rudd de su puesto e hizo campaña, en parte, para eliminar su propio impuesto. Los resultados de las elecciones, sin embargo, obligaron a una alianza con el Partido Verde, cuya exigencia fue el mantenimiento en vigor del impuesto.

Pero los votantes no se olvidaron de que los habían embaucado. En las siguientes elecciones, pusieron en el poder a una coalición de los partidos Liberal y Nacional tras una campaña que estuvo dominada por las promesas de retirar el impuesto al carbono. Esta vez los políticos mantuvieron su palabra y se deshicieron del impuesto.
 
Los australianos, como la mayoría de personas de todo el mundo, están más preocupados por aumentar el crecimiento económico, el empleo y tener una energía asequible que por adoptar planes costosos aunque ineficaces destinados a abordar un problema que ocupa una baja posición en su lista de prioridades. Y ciertamente, así sucede también en Estados Unidos.
Encuesta tras encuesta, se ve que los americanos sitúan sus preocupaciones por el clima en los últimos puestos de prácticamente todas las listas, incluso cuando esas listas se circunscriben a los problemas medioambientales. Las predicciones histéricas de un inminente juicio final, que no se cumplen a pesar de que van pasando las distintas fechas para el mismo, han creado fatiga acerca del calentamiento global.
 
Las personas que en su momento se asustaron por las terroríficas predicciones de huracanes y otros sucesos meteorológicos extremos cada vez más frecuentes han visto que esas visiones no se materializan. No resulta sorprendente, por tanto, que ya no estén tan nerviosos por las advertencias de un aumento del nivel del mar de cuatro o cinco centímetros o de unas tardes más cálidas en una fracción de grado de aquí a cien años. Además, ninguna de las normativas de “salvación del clima” propuestas puede ofrecer una corrección que vaya más allá de algún centímetro o fracción de grado.
 
Sume Australia a la lista de países que se está enfrentando a la realidad después de ver cómo se viene abajo su fantasía de la energía verde. Alemania está recortando las subvenciones verdes y construyendo nuevas centrales térmicas alimentadas por carbón para ayudar a detener el aumento desorbitado del costo de la electricidad (tres veces el costo que tiene en Estados Unidos), que amenaza a su sector industrial. España e Italia también han recortado sus normativas sobre las energías renovables, que contribuyeron a que se sumieran en una crisis financiera.
 
Esperemos que los legisladores americanos puedan aprender de los errores en materia de energías verdes cometidos por sus colegas extranjeros. 

© DailySignal

Publicado en Heritage
 Otros artículos que te pueden interesar
Los salarios mínimos en América Latina para 2021
Chile cuenta con el salario mínimo más alto, que totaliza unos 326.500 pesos chilenos o 441 dólares por mes
Hostelería y turismo, los sectores más afectados por los ERTE en España
El año 2020 cerró con algo más de 755.000 trabajadores en ERTE en el país, según los últimos datos correspondientes al pasado mes de diciembre publicados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.
¿Qué países latinoamericanos se recuperarán más rápido de la crisis?
La economía de América Latina y el Caribe se contrajo un 7,7% en términos reales en 2020.
Exportar carne roja no sólo depende del productor y de los frigoríficos
De poco sirve el esfuerzo del productor, si su propio Estado, que siempre lo castiga en su propia casa con impuestos e ineficiencias de todo tipo, no logra lo que otros Estados obtienen, que es un trato arancelario más atractivo que, de pronto, es el que define quien exporta, y quien no, a cada mercado en particular.
Inditex gana 671 millones de euros hasta octubre
Durante el último trimestre de 2020, aproximadamente el 5% de la red comercial física del grupo, cuyo accionista mayoritario, Amancio ortega, es la primera fortuna de España, continuaba cerrada.
AHORA EN PORTADA | Ver  
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS
La presión hospitalaria por COVID-19 se mantiene

En España, la pandemia de coronavirus supera los 2,4 millones de contagios y sigue manteniendo una elevada presión sobre la atención hospitalaria.
Ni la soja nos salva

El grano supera los US$500 la tonelada y es una alternativa interesante para invertir. No obstante, el Gobierno comete dos errores garrafales: un esquema cambiario que no ayuda a la exportación y suspendiendo la salida del maíz.
María Zambrano y Ramón Gaya: "Y así nos entendimos…"

La correspondencia entre la filósofa y el pintor y ensayista, publicada por Pre-textos, constituye un testimonio indispensable de la época que les tocó vivir y de una amistad intensa.
Denunciando un ´interesado mito´ anglosajón sobre América Latina

La mayoría de los argentinos hoy descree de su idoneidad para desempeñar el alto cargo que los lamentables "pactos" celebrados con Cristina Fernández le obsequiaran.
 AUSTRALIA
Ante el ´patoterismo´ chino, piden solidaridad con Australia
Australia reclama que China informe al resto del mundo acerca de la aparición de COVID-19
Tres mil millones de animales, víctimas de los incendios de Australia
Cerca de 3.000 millones de animales murieron o fueron desplazados por el fuego en los incendios que tuvieron lugar en Australia entre 2019 y 2020
¿Merece una solución a la australiana la inmigración?
Australia lleva tiempo siendo un destino de la inmigración irregular (los aborígenes remontarían el problema todavía más atrás) a causa de su estabilidad, sus libertades y su riqueza.
Australia fija en 2013 la retirada de sus tropas de Afganistán
Un año antes de lo previsto. Así lo anunció la Primera Ministra, Julia Gillard quien había pactado con la OTAN hacerlo en 2014.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Negocio: una noción injustamente atacada
El ´Brexit´ golpea a la principal fuente de recursos fiscales de los ´Kelpers´ malvinenses
Denunciando un ´interesado mito´ anglosajón sobre América Latina
Cinco veces más soldados que en Irak y Afganistán para la toma de posesión de Biden
El escandaloso Donald Trump

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS