Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Sábado, 15 de mayo de 2021 |
EMILIO J. CÁRDENAS
La crisis del coronavirus y las ´imágenes´ públicas de los políticos argentinos
Para el peronismo, el viento huele de pronto a inminente tragedia electoral.
Actualizado 27 abril 2021 - 0:0  
Emilio J. Cárdenas   
La crisis del “coronavirus” y los groseros errores de manejo del gobierno “kirchnerista” (esto es: peronista; pero, en verdad, de “izquierda”) han tenido efectos evidentes sobre las imágenes de los políticos, ya reflejados por las primeras encuestas de opinión.

El primero es haber demostrado la singular calidad del Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, que hoy es el candidato más firme para suceder al más que mediocre Alberto Fernández, con una notable imagen favorable para Rodríguez Larreta, del 21,8% positiva.

La crisis tuvo otro efecto: lograr que la imagen del propio Mauricio Macri sea hoy menos desfavorable que al término de su deslucida presidencia. Para Macri la imagen es negativa, en un 19,2%.

Para Alberto Fernández la imagen es también negativa, pero en un fuerte 25,9%. A medida que inexorablemente pasa el tiempo, el porcentaje de duro rechazo al actual presidente está creciendo vertiginosamente. Ocurre que lamentablemente luce como totalmente falto de idoneidad, esto es sin capacidad para el ejercicio del alto cargo que tiene encima.

Cristina Fernández de Kirchner lo supera ampliamente en porcentaje de “rechazo”. Por su injustificada arrogancia, altanería y cada vez más despectiva personalidad. Y por falta total de cintura política a la altura de las circunstancias.
Su arrogante “hijo” político (Axel Kiciloff) la supera ampliamente en porcentaje de “rechazo”, lo que no es tarea fácil. Porque tiene todos los desagradables defectos de su “madrina” política, pero mucho más visibles y por ende, bastante más intolerables.

Su actitud de hacerse el “vivo” y su cacarear constantemente como pretendido joven “sabelotodo”, profundizan el rechazo de la gente que, para Kiciloff, supera el 37%, siendo hoy el más alto de todos. Más de uno de cada tres argentinos simplemente no tolera a Kiciloff, con buenas razones. Estamos entonces frente a un verdadero “pianta-votos”, en el siempre cambiante y deslucido escenario de la política argentina.

Veremos cómo sigue esto. Pero, para el peronismo, que le robó materialmente las vacunas a la gente y las distribuyó entre sus desaprensivos dirigentes, el viento huele de pronto a inminente tragedia electoral.


 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.