Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Jueves, 28 de enero de 2021 |
EMILIO J. CÁRDENAS
Otro reconocimiento del fracaso del dirigismo económico
El líder norcoreano está presentando a su Partido Comunista un "nuevo plan" de cinco años. Si lo pensara dos veces, habría ahora mucho margen para la iniciativa privada, esto es: el "nuevo plan" sería muy corto.
Actualizado 13 enero 2021 - 0:0  
Emilio J. Cárdenas   
El comienzo del año 2021 ha producido dos notables “golpes de sinceridad”, tan públicos como importantes.
 
Primero, el de los autoritarios líderes cubanos, que acaban de reconocer abiertamente lo que todos ya sabíamos: que el socialismo no funciona como “modelo económico-social”. Porque paraliza y atrasa, simplemente. Y sirve a la “elite” autoritaria dominante.
 
Segundo, el de los coreanos del norte, por boca del extraño Kim Jong-un, el joven gordito que hoy es el dueño indudable de ese curioso “circo”.
 
El coreanito acaba de admitir que su pomposo “plan” económico de cinco años no alcanzó sus objetivos en prácticamente ninguno de sus capítulos. Es peor imaginar un resultado menos atractivo. Realmente, muy difícil.
 
Lo hizo frente a los delegados del Partido Comunista, sin que nadie se preocupara de tener en su rostro siquiera una máscara como prevención. (Lo mismo que Cristina Fernández de Kirchner, que insólitamente no aparece en público con barbijo, prácticamente nunca, jamás.)
 
Está por verse si la increíble “corriente de simpatía” personal que existiera entre el coreano y el presidente norteamericano saliente, Donald Trump, se repite ahora con el presidente electo Joe Biden. Lo que podría eventualmente no suceder y sería una pena, porque Corea del Norte, si no cambia de estrategia, va camino directo a estrellarse y hasta a tener que enfrentar una atroz hambruna, como ya sucediera en un pasado cercano.
 
El líder norcoreano está presentando a su Partido Comunista un “nuevo plan” de cinco años. Si lo pensara dos veces, habría ahora mucho margen para la iniciativa privada, esto es: el “nuevo plan” sería muy corto.
 
 
 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.