Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Jueves, 28 de enero de 2021 |
EMILIO J. CÁRDENAS
El ´Brexit´ golpea a la principal fuente de recursos fiscales de los ´Kelpers´ malvinenses
A partir del 1º de enero de 2021, la importación a la Unión Europea de los productos de la pesca en las ricas aguas que circundan a las Islas Malvinas deberán pagar un derecho de entre el 6% y el 18%, "ad valorem".
Actualizado 7 enero 2021 - 0:0  
Emilio J. Cárdenas   
Los habitantes de Malvinas perderán así, repentinamente, entre el 40% y el 60% de sus actuales ingresos fiscales provenientes de la venta de licencias de pesca, principalmente para autorizar las capturas del calamar (Illex y Loligo). El 80% de los ingresos totales de la tesorería “local” actual de las Islas Malvinas proviene esencialmente de la pesca en el mar circundante.
 
La carne ovina (cuyas actividades hoy representan el 12% del empleo local) que en más se exporte a la Unión Europea quedará, por su parte, sujeta a un pesado arancel, nada menos que del 42%.
 
El Tesoro británico deberá, presumiblemente, cubrir el consecuente “faltante”.
 
Habrá previsiblemente, además, menos buques que recalen en Puerto Argentino para hacer allí sus reparaciones o para abastecerse.
 
La apuesta isleña pasa ahora por tratar de engordar, en cambio, lo más rápidamente posible, los recursos provenientes de la actividad que tiene que ver con el sector de los hidrocarburos, en el capítulo del “off-shore”.
 
Todo un albur entonces, que dependerá, en definitiva, del “riesgo minero”, es decir de la posibilidad de que efectivamente se descubra gas o petróleo en cantidades y costos que justifiquen su explotación comercial en un medio natural marítimo al que, sin temor a equivocarse, puede calificarse de hostil.
 
No sólo las Malvinas quedaron excluidas del “Brexit”, también otros territorios, como sucede con Anguilla, Barbuda, las Islas Vírgenes, y las Islas Georgias y Sandwich del Sur. Ninguno de ellos será, en más, un “territorio de ultramar asociado a la Unión Europea”.
 
Por ello, desde allí no se podrá exportar más sin derechos, ni cuotas, a la Unión Europea. Y se perderán, asimismo, algunos fondos que hoy se utilizan para el financiamiento general de la actividad local y para realizar importantes labores científicas.
 
Nuestro país deberá seguir de cerca lo que en más suceda con los intentos del “gobierno” local por encontrar “fuentes alternativas” de financiamiento que reemplacen a los ingresos que ya se han perdido, Y ciertamente adoptar las medidas y acciones que sean necesarias o convenientes para evitar que se concreten.
 
Después de todo, lo que hoy venden la población y el “·gobierno” local de las Islas Malvinas son recursos sobre los que, desde hace rato ya, tenemos pendientes nuestros fundados reclamos soberanos, respecto de los cuales la inamistosa y soberbia posición británica sigue siendo que “no tiene nada que hablar con nosotros”.
 
Se abre, queda visto, una nueva etapa en torno a este tan delicado y demasiado ninguneado y postergado tema, que cada vez luce más trascendente.
 
 
 
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.