Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Martes, 26 de enero de 2021 |
ALEJANDRO A. TAGLIAVINI
La naturaleza sigue siendo sabia y esplendorosa
"El 2020 ha sido malo", se quejan. Pues no es culpa de la naturaleza, infinitamente sabia y esplendorosa, sino de la violencia humana con la que se impusieron confinamientos
Actualizado 7 enero 2021 - 0:0  
Alejandro A. Tagliavini   

¿¡Dónde está Greta Thunberg!?

Mostrando su incoherencia, muchos medios y gran parte de la opinión pública, después de entronarla como semi diosa en un chispazo la descartaron, ya no existe. Por cierto, solo gente muy tóxica como Greta puede afirmar que “no quiero tu esperanza, ni quiero que la tengas. Quiero que entres en pánico…” y el pánico nubla la razón e induce reacciones primarias como la violencia.

Además de tóxica, era incoherente. Llamaba a la violencia, no solo al provocar pánico, sino cuando exigía que los Estados utilizaran su poder policial para forzar leyes que, supuestamente, defenderían a la naturaleza. ¿Con violencia?

Dice Tomás de Aquino que: “La violencia se opone directamente a lo voluntario como también a lo natural, por cuanto es común a lo voluntario y a lo natural el que vengan de un principio intrínseco, y lo violento emana de principio extrínseco”. Etienne Gilson asegura que para el Aquinate “Lo natural y lo violento se excluyen recíprocamente”. Copiando a Aristóteles, que definía, “hay violencia siempre que la causa que obliga a los seres a hacer lo que hacen es exterior a ellos”.

Irónicamente, los mismos medios que se dejaban llevar por el pánico para “defender la naturaleza”, hoy siguen azuzando el miedo, pero esta vez acusando a la naturaleza -un virus no creado por el hombre- de ser la responsable.

La información de muchos medios es tendenciosa. Todos los días reportan las cifras de “contagiados” que no son tales -mienten- sino que son los detectados supuestamente positivos, mientras que los contagiados reales seguramente son muchísimos más ya que se estima que de gripe se contagia alrededor del 70% de la población. Un periodista español, por caso, escribió que “España supera los 50.000 muertos a causa del coronavirus…” y agrega, con tono melodramático, “A los que seguimos con vida…” pues los que siguen con vida son el 99,9% de los 46.649.469 de españoles.

Algunos medios llegan a la ridiculez de decir que ¡la gripe ha desaparecido mientras que los muertos por Covid igualan a los que antes morían por gripe!                         

Ahora, resulta que 50.000 -otorgando que esta cifra sea cierta cuando está claro que es exagerada- son los que mueren todos los años por gripe. Según ABC los muertos por influenza son 6.300 por campaña, y Statista va todavía más lejos y dice que en 2018 murieron solo 1853 por gripe. Pero El Independiente ya en 2019 los desmentía y publicaba que entre el 15 y el 20% de todos los muertos tenían el virus de la gripe. Según la OMS -organismo burocrático y corrupto si los hay, dirigido por un marxista- morían por influenza cada año hasta 650.000 ya en 2017. Considerando que la población mundial es de 7500 millones, y extrapolando, es creíble que entre los españoles mueran unas 42.000 personas al año por gripe.

En 2020, la salud de los españoles en general ha mejorado. En 2019 España fallecieron en total 417620 personas, ya casi terminando 2020 murieron 410262 (al 30/12/2020) según Countrymeters. Le pregunté al dueño de una de las más importantes empresas de seguros médicos (“prepaga”), que contiene a miles de profesionales de la salud, si sus servicios estaban saturados. Me dijo: “no, todo normal… Cuando esto pase nos daremos cuenta de lo ridículo que fue todo esto”.

“Hemos vivido un 2020 malo”, se quejan muchos. Definitivamente no es culpa de la naturaleza, que sigue siendo infinitamente sabia y esplendorosa, sino de la violencia de los humanos con la que se han impuesto confinamientos y otras violaciones al derecho humano de la libertad que, para empezar, significará una caída en la economía global que se traducirá en cientos de millones de hambrientos según la ONU, y muchísimas otras calamidades

Mintiendo como es su costumbre, la OMS publicó que “La pandemia… ha perturbado o paralizado los servicios de salud mental esenciales del 93% de los ‎países… (justo cuando) la pandemia está provocando un incremento de la demanda”. El virus, “la pandemia”, puede infectar a las personas, pero el problema catastrófico de salud mental es culpa de la violencia estatal, los confinamientos y demás. ‎


 

*Asesor Senior en The Cedar Portfolio  y miembro del Consejo Asesor del Center on Global Prosperity, de Oakland, California

@alextagliavini

www.alejandrotagliavini.com