Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Sábado, 28 de noviembre de 2020 |
Filippo Grandi instó a los líderes mundiales erradicar la apatridia
La COVID-19 está agravando la situación de millones de personas apátridas en todo el mundo, advirtió hoy el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.
Actualizado 11 noviembre 2020 - 0:0  
EDE   
Con motivo del sexto aniversario de la campaña de ACNUR #IBelong (Yo Pertenezco), cuyo objetivo es acabar con la apatridia antes del año 2024, Filippo Grandi instó a los líderes mundiales para que incluyan y protejan a las poblaciones apátridas y adopten medidas contundentes y rápidas para erradicar la apatridia.

La pandemia de COVID-19 ha mostrado más que nunca la necesidad de inclusión y la urgencia de resolver la apatridia. Una pandemia no discrimina entre ciudadanos y no ciudadanos. No es del interés de ningún Estado, sociedad o comunidad que las personas se queden apátridas y vivan al margen de la sociedad”, declaró Grandi.

Debemos redoblar los esfuerzos para resolver esta afrenta a la humanidad en el siglo XXI”.

Privados de derechos fundamentales y a menudo sin poder acceder a servicios esenciales, muchas personas apátridas son marginadas en el plano político y económico, y se ven expuestas a la discriminación y quedan vulnerables a la explotación y los abusos. En muchos países, las personas apátridas, incluyendo a los refugiados apátridas, viven en condiciones sanitarias deficientes e inadecuadas, que pueden aumentar el riesgo de enfermedades.

Aunque es difícil obtener datos globales, ya que las poblaciones apátridas no siempre se contabilizan o se incluyen en los censos nacionales, según la información recopilada por ACNUR existen unos 4,2 millones de personas apátridas en 76 países. No obstante, se cree que el número real sea considerablemente mayor.

Si bien se han registrado avances significativos en la reducción de la apatridia en todo el mundo desde el inicio de la campaña en noviembre de 2014, la pandemia de coronavirus ha agravado muchas de las dificultades e injusticias a las que se enfrentan las personas apátridas.

Sin ciudadanía, muchas personas apátridas no tienen acceso o no están incluidas en los servicios esenciales de salud pública y las redes de seguridad social. Se han quedado en una situación de extrema vulnerabilidad ante esta pandemia”, añadió Filippo Grandi.

Sin embargo, algunos países han mostrado su liderazgo al incluir a las personas apátridas en su respuesta a la COVID-19, asegurándose de que tengan acceso a pruebas y tratamiento, alimentos, ropa y mascarillas. Algunos gobiernos han convertido el registro de nacimientos y otras formas de documentación civil en servicios esenciales, manteniendo dichas operaciones a pesar de la pandemia y ayudando a prevenir nuevos casos de apatridia.

La apatridia es un problema fácilmente resoluble y prevenible – una cuestión de voluntad política que puede cambiar el estatus y la vida de una persona – sin embargo, las consecuencias de la inacción, especialmente en medio de una pandemia, pueden poner en peligro la vida de las personas”, dijo Filippo Grandi.

A fin de proteger y salvar vidas, instamos a los gobiernos a resolver la apatridia y asegurarse de que nadie quede atrás”.

 
Desde el comienzo de la Campaña #IBelong (Yo Pertenezco):
  • Casi 350.000 personas apátridas adquirieron una nacionalidad en lugares tan diversos como Filipinas, Kirguistán, Kenia, Tailandia, Tayikistán, Rusia, Suecia, Vietnam y Uzbekistán.
  • 25 países se adhirieron a las dos Convenciones de las Naciones Unidas sobre apatridia, por lo que ya 94 países en la actualidad son parte de la Convención sobre el estatuto de los apátridas de 1954, y 75 de la Convención para reducir los casos de apatridia de 1961.
  • Además, 16 países han creado o mejorado procedimientos de determinación de la apatridia para identificar a personas apátridas en su territorio y algunos establecieron mecanismos simplificados para obtener la ciudadanía.
  • 8 Estados han enmendado sus leyes de nacionalidad para conceder la nacionalidad a los niños y niñas nacidos en su territorio que, de otro modo, serían apátridas y 2 Estados han reformado sus leyes de nacionalidad para permitir a las madres transmitir su nacionalidad a sus hijos en igualdad de condiciones que los padres.