Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Martes, 4 de agosto de 2020 |
ELENA VALERO NARVŃEZ
Argentina: La responsabilidad individual
La interferencia del Gobierno bloquearŠ la competencia y la iniciativa empresarial.
Actualizado 22 julio 2020 - 0:0  
Elena Valero NarvŠez   
Aún hoy los detractores de la democracia y el capitalismo se esfuerzan en  mostrar que todo pasado fue mejor. Rescatan de las sociedades tradicionales  la seguridad y el arraigo que, ciertamente, brindaban a la gente.   La responsabilidad consistía en cumplir, estrictamente, con lo prescriptivo.  Eran muy diferentes de las sociedades abiertas actuales,  donde las personas son libres de elegir entre alternativas. Ello torna la vida, si bien placentera, también inquietante,  porque uno debe ocuparse a cada minuto como  actuar; al dejar la sujeción colectivista del pasado se eleva en muchísimos grados la responsabilidad personal la cual nos lanza a un mundo de zozobra e inseguridad.

Pero, la contracara, es el goce de la libertad  que nos ha permitido mejorar enormemente el nivel de vida, desarrollar intensamente la creatividad personal y social, como también experimentar una más rica vida espiritual y material, prolongando nuestra existencia sobre la tierra.

En cuanto al conflicto político, ya no depende su resolución, solamente de una elite. Con la democracia ampliada son varias las oligarquías que compiten y es la mayoría de la población quien elige representantes revocables.  Participan  todos los estratos sociales y se explicitan los conflictos permitiendo, de este modo, ordenar la lucha por el poder, evitando, como ocurría en el pasado, la destrucción de bienes y personas.

Si observamos la historia de Rusia, el país desde donde se exporto el comunismo y sus variantes, podemos notar, claramente, que la experiencia socialista de Lenin, Stalin, y sus sucesores,  detuvieron el proceso de modernización que comenzó con Pedro El Grande. Los comunistas  utilizaron elementos modernos que los países occidentales exportaban al mundo entero, pero,  si bien ayudaron a mejorar,  no implicó un rumbo hacia el progreso sino a fijar un sistema que los mantuvo fuera del increíble desarrollo que se dio  en varios países europeos destruidos por causa de la segunda guerra mundial. Un trabajador, con su esfuerzo, puede beneficiarse con mejor medicina, longevidad, recreación, servicios, comodidades, y puede gozar de una cultura superior, entre tantas otras cosas.

El Gobierno argentino pretende regresar a los tiempos históricos antiguos, cuando,  quien se enriquecía,  lo hacía mediante el robo y la violencia y no por la producción y la productividad como se hace, actualmente, en los países demo-capitalistas,

 Aquí no se busca igualdad jurídica, sino  igualdad en la pobreza. Lo ha demostrado la larguísima cuarentena. No se ha confiado en la responsabilidad personal, la iniciativa individual, la capacidad de innovación y el conocimiento, herramienta indispensable para el progreso. Quitaron a la gente el derecho a decidir su vida controlando e interviniendo la economía y las decisiones personales.

Se aumentó  la incertidumbre y el miedo porque nos mantuvieron  viviendo con permiso durante cuatro  meses. La responsabilidad individual la tuvimos que meter en el bolsillo. Y aún no se avizora un programa de medidas que nos ayuden a pasar la tormenta, en la que sin duda nos estamos introduciendo.

Con la crisis encima,  pasan por alto que el mercado es saludable si se  vela creando las condiciones  por su correcto funcionamiento.  Debilitaron la actividad privada olvidando que siempre es  la primera en responder cuando surgen problemas económicos.  El Estado enormemente desarrollado, una vez más,  está revelando  su inoperancia,  como,  así también,  el intervencionismo. Pero no se vislumbra un cambio. La interna feroz que se percibe,  claramente, en el gobierno, pone por delante del presidente Alberto Fernández a Cristina Kirchner. Ya conocemos sus intenciones.

La interferencia del Gobierno bloqueará la competencia y la iniciativa empresarial. Es probable, que inspirado desde las sombras por la ex presidente, intente ampliar aun más su poder  controlando la propiedad, la familia, y la religión, además de las ideas de cualquier tipo que tengan las personas. Prometerá terminar con la incertidumbre y los problemas, apelando a soluciones definitivas,  que llevan a un “mundo feliz”.  Estamos viendo como gestiona poderes especiales para avanzar sobre la sociedad civil, afectar los derechos individuales, e intervenir en la dinámica de los mercados, privilegiando intereses de personas, corporaciones y grupos de presión. Su posición es nacionalista, proteccionista en lo económico y también en lo cultural, estatista es el rumbo general. Procura aumentar la autoridad del estado.

El resultado será el de siempre: la teoría dice que todo es de todos, pero el socialismo real muestra que todo es del gobierno.  En  la práctica, no cumple con la teoría:  burocratiza todo lo existente, hasta la cultura, extermina las vías de la creatividad,  profundiza el dominio del gobierno, concentrando el capital y el poder.

¿Qué quedará cuando fracase?  Administrar la pobreza y el atraso  por no haber elegido  poner al país a la altura de su tiempo, como lo hicieron en Argentina, los Padres de la Patria. La libertad fue  el combustible que permitió tener la base de sustentación del desarrollo económico del  siglo XIX, que perduró hasta casi mitad del XX, cuando  la iniciativa individual fue el resorte del progreso agrícola-ganadero y de la producción industrial.  Las comunicaciones modernas permitieron exportar nuestros productos e importar los que necesitábamos. La estructura institucional se complejizó y creció la importancia práctica y teórica de la actividad científica y tecnológica. El trabajador progresó y vivió mejor.

El adelanto no fue solo económico sino político y ético.

No aprendimos de este buen ejemplo. Hoy, en Argentina, no solo está en juego la economía sino que existe  la posibilidad de ir hacia un régimen político autoritario si no se organizan las fuerzas políticas sintetizando aspiraciones, intereses e ideas,  en alguna propuesta realista    que ofrezca  una salida esperanzadora en la ciudadanía.  No se debería  desconfiar de la responsabilidad personal partiendo de la base equivocada de que con controles cada vez mayores se puede manejar la sociedad. La URSS nos mostro el fracaso de  esta política. No logro la meta de crear el paraíso en la tierra: destrucción del estado,  del ejército, elecciones libres en todos los poderes, abolición de las clases sociales, posibilidades de vida iguales para todos. Por el contrario,  el proyecto ideado por un grupo de intelectuales no solo fracasó,  produjo un inmenso costo de vidas humanas.

 Necesitamos gobernantes que  batallen  por reforzar el sistema de partidos, la opinión pública y la sociedad civil. Y que dejen atrás  las ideas locas de querer ir hacia sociedades  donde los ciudadanos cumplen las órdenes de un poder autoritario del que depende la vida de todos.

Reemplazar la economía capitalista por la economía planificada implicaría perder la libertad, aceptar solo órdenes de un gobierno que controlaría  nuestra vida y actividades. El trabajador se debería conformar con los salarios que ordenaran quienes gobiernan, se consumiría según los precios que  impusieran. Dejaríamos de ser los dueños de nuestro destino, el futuro dependería de las ordenes de las autoridades, que nos dirían  cómo y qué producir  monopolizando las decisiones. La estamos aspirando de a poco, junto con la pandemia, ayudados por la crisis que ha aumentado peligrosamente la larguísima cuarentena.


Las circunstancias actuales muestran,  a quienes rechazan al sistema económico capitalista, que la tecnología aplicada a la actividad de la medicina, que hoy está a punto de terminar con la pandemia, es uno de sus grandes aportes. Luis D’Elìa. uno de ellos, maestro y dirigente político, con  Covid- 19 la está aprovechando en el Instituto del Diagnóstico.

Elena Valero Narváez
Miembro de Número de la Academia Argentina de la Historia.
Miembro del Instituto de Economía  de la Academia de Ciencias. Morales y Políticas
Premio a la Libertad 2013 (Fundación Atlas)
Autora de “El Crepúsculo Argentino” (Ed. Lumiere, 2006)