Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Martes, 24 de noviembre de 2020 |
Más de 3.000 refugiados congoleños llegan a Uganda en tres días
El 65% de los recién llegados son niños. En el grupo también había 33 mujeres embarazadas, dos de las cuales fueron trasladadas inmediatamente al Centro de Salud Zeu III la semana pasada, donde dieron a luz a un niño y una niña.
Actualizado 9 julio 2020 - 0:0  
EDE   
La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, informa que más de 3.000 refugiados de la República Democrática del Congo (RDC) llegaron a Uganda entre el miércoles y el viernes de la semana pasada (1 a 3 de julio) durante una apertura temporal de dos puntos fronterizos en Golajo y Mount Zeu, al noroeste de Uganda.

Los recién llegados formaban parte de un grupo más grande de aproximadamente 45.000 personas, según las autoridades locales de la República Democrática del Congo, que habían intentado huir hacia la frontera de Uganda con la República Democrática del Congo poco después de que estallaran enfrentamientos mortales entre los grupos armados de la milicia en la provincia de Ituri los días 17 y 18 de mayo. Mientras que algunos pudieron regresar a sus áreas de origen, otros permanecieron cerca de la frontera, sin poder cruzar durante más de un mes debido al cierre de las fronteras en el lado de Uganda para contener la propagación de COVID-19.

El 65% de los recién llegados son niños. En el grupo también había 33 mujeres embarazadas, dos de las cuales fueron trasladadas inmediatamente al Centro de Salud Zeu III la semana pasada, donde dieron a luz a un niño y una niña.

Algunos de los refugiados compartieron con nuestro personal los relatos desgarradores de los ataques de las milicias en sus aldeas. Muchos de ellos nos dijeron que estaban separados de sus familias y que tuvieron poco tiempo para recoger sus pertenencias o buscar a miembros de la familia antes de huir. Muy pocos pudieron llevar objetos personales y la mayoría huyeron descalzos, tan solo con la ropa que llevaban puesta.

El grupo fue llevado al Zeu Farm Institute, un antiguo centro de capacitación para agricultores en el distrito de Zombo, que ahora sirve como centro de cuarentena. Para apoyar al centro, ACNUR ha instalado 318 tiendas familiares, así como nueve tanques de agua, áreas de control de salud, baños e instalaciones para lavarse las manos. Además, ACNUR y sus socios están proporcionando alimentos, agua, controles médicos y alojamiento temporal, y los equipos de salud y una ambulancia están en espera en caso de que alguien requiera hospitalización.

El Ministerio de Salud de Uganda ha estado realizando pruebas COVID-19 de muestra, y las primeras 570 muestras arrojaron resultados negativos. Los refugiados han recibido dosis de vitamina A y vacunas contra el cólera, el sarampión, la rubéola y la poliomielitis.

Después del período de cuarentena obligatorio de 14 días, de acuerdo con las directrices y protocolos nacionales, serán transportados a los asentamientos de refugiados existentes.

ACNUR acoge con beneplácito la decisión del Gobierno de Uganda de permitir que el grupo de refugiados ingrese al país y reciba ayuda y protección para salvar vidas. Este esfuerzo demuestra cómo, a través de las cuarentenas, los exámenes de salud y otras medidas, los Estados pueden cumplir con sus obligaciones bajo el derecho internacional durante la pandemia y al mismo tiempo limitar la posible transmisión del virus.

Con más de 1.000 casos de COVID-19 en Uganda, ACNUR continúa apoyando al Gobierno con su respuesta para la COVID-19, construyendo y fortaleciendo instalaciones de cuarentena y aislamiento, y aumentando los suministros para el lavado de manos y la disponibilidad de máscaras. Muchas de nuestras instalaciones de tránsito y recepción en todo el país se han convertido en centros de cuarentena, donde estamos apoyando a cientos de ugandeses y refugiados a diario.

Sin embargo, la respuesta de los refugiados en Uganda sigue enfrentando múltiples desafíos debido a la falta de fondos, incluyendo los graves recortes de raciones de alimentos. ACNUR ha recibido solo el 18% de los 357 millones de dólares necesarios para su operación en Uganda en 2020. En el plazo inmediato, se necesitan con urgencia 28 millones de dólares para continuar con el nivel actual de asistencia a los refugiados en Uganda, incluidos los servicios básicos de salud. ACNUR hace un llamado a la solidaridad internacional para ayudar a Uganda a cumplir sus compromisos con el Pacto Mundial sobre Refugiados y mantener su política progresiva de refugiados durante estos tiempos difíciles.