Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Sábado, 16 de noviembre de 2019 |
Travesías desesperadas
ACNUR pide a los Estados europeos que intensifiquen sus esfuerzos para proteger y apoyar a las niñas y niños refugiados y migrantes
Actualizado 14 octubre 2019 - 0:0  
EDE   
 Travesías Desesperadas (Tamaño: 3,3 Mb.)
GINEBRA (Suiza), 14 de octubre 2019 - ACNUR, la Agencia de la ONU para los refugiados, urge a los Estados europeos a redoblar sus esfuerzos para proteger a las niñas y niños refugiados y migrantes que no solo han soportado viajes difíciles y peligrosos, sino que también continúan afrontando riesgos y penalidades una vez llegan a Europa, desde alojamientos peligrosos hasta ser registrados erróneamente como adultos o la falta de una atención adecuada.

El último informe de ACNUR “Travesías Desesperadas”, publicado hoy, indica que de enero a septiembre de 2019 unas 80.800 personas llegaron a Europa por las rutas del Mediterráneo, lo que supone un descenso en comparación con las 102.700 personas que llegaron en el mismo periodo de 2018. Más de una cuarta parte de quienes llegaron fueron niños y niñas, muchos de los cuales viajaban sin sus padres. 

«Estos niños y niñas han huido de conflictos, han perdido familiares y han estado fuera de sus hogares durante meses, incluso años, sufriendo abusos terribles a lo largo de sus viajes, pero su sufrimiento no se acaba en la frontera», expuso Pascale Moreau, Directora de la oficina de ACNUR para Europa. «En Europa, es frecuente que se aloje, especialmente a los menores no acompañados, en grandes centros con una supervisión mínima, quedando de nuevo expuestos a abusos, violencia y trastornos psicológicos, además de aumentar el riesgo de que vuelvan a desplazarse o desaparezcan».

Este año, Grecia ha recibido la mayoría de las llegadas en la región del Mediterráneo, más que España, Italia, Malta y Chipre juntos. Hasta el momento, más de 12.900 niños y niñas han llegado a Grecia por mar, incluyendo a casi 2.100 menores no acompañados y separados, muchos de ellos procedentes de Afganistán, Siria y otros países sumidos en conflictos y violencia. Las condiciones en los centros de recepción en las islas griegas del Egeo, masificados y en condiciones insalubres, son sumamente preocupantes

Las autoridades griegas han anunciado medidas para aliviar esa masificación y también existen ejemplos positivos de la implementación de modelos de buenas prácticas, como la acogida en la comunidad. Sin embargo, a finales de septiembre la mayoría de los niños y niñas no acompañados en Grecia seguían estando en alojamientos inapropiados. Dado que la situación en la que se encuentran plantea grandes riesgos, ACNUR insta a los Estados europeos a ofrecer plazas de reubicación como gesto de solidaridad y a acelerar los traslados de los menores que reúnen las condiciones para reunirse con familiares

Aunque se han producido numerosos avances en Europa para mejorar la protección, el informe indica que se debe trabajar más para abordar algunos de los desafíos que siguen afrontando los menores. Entre las recomendaciones planteadas, el informe pide a los Estados europeos que pongan fin de manera urgente a la detención de niños y niñas por motivos migratorios, que designen a tutores formados o profesionales del trabajo social y que garanticen que los menores refugiados y migrantes tengan acceso a la educación. En Europa, los niños y niñas también pueden encontrar problemas a la hora de que se les reconozca como menores. El informe pide que se haga uso de métodos holísticos y multidisciplinarios cuando sea preciso realizar evaluaciones de edad. 

Si se adoptan las medidas que se presentan en este informe, los Estados podrán mejorar la protección de los niños y niñas que se desplazan ayudar a que se garantice el interés superior de los menores, que podrían también contemplar soluciones fuera de Europa.