Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Jueves, 13 de diciembre de 2018 |
EMILIO J. CÁRDENAS
El Papa Francisco llama a la reconciliación
La necesidad de reconciliación estuvo claramente en el centro del mensaje que un conmovido  Papa Francisco dejó a sus fieles todo a lo largo de su reciente visita a Colombia.
Actualizado 18 diciembre 2017 - 0:0  
Emilio J. Cárdenas   
 
Ante seis mil personas, el Papa escuchó en el Parque Las Malocas, en Villavicencio, cuatro emotivos testimonios de víctimas de la ola de violencia que azotara a Colombiaa lo largo de medio siglo. Para decirle,enseguida, al pueblo colombiano: “Abre tu corazón de pueblo de Dios y déjate reconciliar. No temas a la verdad, ni a la justicia”. Agregando: “No tengan temor a pedir y a ofrecer el perdón” y “Es hora de sanar heridas, de tender puentes, de limar diferencias”.

Allí estaba, frente a él, la impactante imagen mutilada -sin brazos, ni piernas- del Cristo de Bojayá, que recuerda la masacre de más de un centenar de personas inocentes, en su mayoría campesinos de una comunidad negra que estaban refugiados e indefensos en el interior del templo de Bojayá, a los que la guerrilla decimó criminalmente con una bomba cobardemente arrojada hacia el interior de la iglesia.

“Todo esfuerzo de paz sin un compromiso sincero de reconciliación, siempre será un fracaso”, sostuvo el Papa. En Colombia y en cualquier parte, naturalmente. Alertando asimismo, sabiamente, que: “el recurso a la reconciliación concreta no puede servir para acomodarse a situaciones de injusticia”.

En otro momento de su exitosa visita pastoral, el Pontífice beatificó al sacerdote colombiano Pedro Mario Ramírez, que fuera asesinado a machetazos en un disturbio político en 1948 y al obispo Jesús Jaramillo, acribillado a balazos en 1989 por milicianos del grupo guerrillero marxista ELN. Lo hizo frente a quienes alguna vez fueron perversos verdugos (hoy aparentemente arrepentidos) y a quienes resultaron sus indefensas víctimas inocentes. La propia Iglesia Católica, recordemos,tuvo sus mártires, desde que perdió dos obispos y 89 sacerdotes como consecuencia directa del conflicto armado interno colombiano.

Contemporáneamente, el ex jefe guerrillero Rodrigo Londoña, al que se conoce más como “Timochenko”, “suplicó su perdón por las crímenes de la guerrilla y “por cualquier lágrima o dolor ocasionado al pueblo de Colombia”.

La necesidad de reconciliación no es naturalmente exclusiva de Colombia. También es requerida en nuestro propio país, la Argentina, en el que aún hay profundas heridasabiertas como consecuencia del conflicto armado interno que nos lastimara terriblemente en la década de los 70, respecto del cual los crímenes de lesa humanidad cometidos por el terrorismo están totalmente impunes. Lo que es asombroso, por lo menos. Por esto hacemos votos para que el oportuno llamado del Pontífice resuene también entre nosotros, consolidando la paz en nuestra sociedad.
 
 
Emilio J. Cárdenas.
Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.