Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com Las noticias del mundo con información de titulares de actualidad. Tu diario digital eldiarioexterior.com
Domingo, 22 de julio de 2018 |
GEORGE CHAYA
El Islam político esta venciendo al Islam clásico
"No se puede olvidar que, más allá del yihadismo del Daesh o Estado Islamico, el papel cada vez más extendido del pensamiento religioso supone una regresión en el sentido estricto del término, es decir con respecto a la historia árabe misma; una historia que el islamismo contemporáneo pretende anular"
Actualizado 15 octubre 2015 - 0:0  
George Chaya   

Si bien la ausencia de democracia no es un mal inherente al mundo árabe, todos los países que lo integran la sufren por igual. La dictadura propiamente dicha –aunque limitada a dos o tres de ellos: Irak ayer; Siria hoy y Libia ayer y hoy- afecta al resto y reduce al mínimo el ámbito de las libertades, lo cual pone a las falsas democracias aun más en evidencia en la medida en que la ciudadanía no ha adquirido en ninguna de ellas la inmunidad suficiente como para impulsar una transformación democrática. 

Sin embargo, seria engañoso achacar la crisis de la ciudadanía a una predisposición cultural cuando en realidad es un problema que afecta a la organización del Estado.
 
El mundo árabe posee el dudoso honor de ser la única región del mundo en que el déficit democrático que padecen todos sus miembros se conjuga con la excusa de hegemonía extranjera -la mayoría de las veces indirecta, otras únicamente económica- que, en los casos más extremos, como Siria e Irak, se asemeja a una nueva forma de colonialismo. Y si no que lo diga Putin y sus pilotos de la Fuerza Aerea Rusa.
 
Los poderes establecidos no solo son incapaces para dar o devolver a sus Estados alguna capacidad de iniciativa en las relaciones internacionales, sino que también prohíben a sus ciudadanos cualquier iniciativa susceptible de cambiar los poderes –o al menos de inyectarles, por la vía de la participación popular, un vigor renovado, ni siquiera una inmunidad interna capaz de desactivar la amenaza exterior cuando se manifiesta tal amenaza, se llame Estados Unidos u otra es el pretexto para mantener un estado de excepción permanente que, librado de las leyes existentes, vacía de contenido la vida política y destierra sus instrumentos de regulación, empezando por los partidos y las asociaciones. Si le agregamos a esto la crisis de las ideologías, solo queda entonces el recurso "de la religión para canalizar la frustración y articular la demanda de cambio".
 
Por mucho que el islam militante parezca hoy dirigido contra Occidente, su consolidación se debe ante todo a una consecuencia de la parálisis interna de los Estados arabes . Dejemos de lado el caso saudí, donde el poder político y la institución religiosa no han cesado de confundirse desde la fundación del reino. En cualquier otro lugar el avance "del islam político" implica una "reislamización de la sociedad", mas como una respuesta a poderes que se consideran ineficaces, inocuos e incluso impíos, que como reacción a la modernidad.
 
Probablemente habría que tener en cuenta el aporte de la revolución iraní, que acompañó el regreso a la religión con un discurso antiocciodental que no tardo en difundirse por el islam árabe a través de los chiitas del Líbano. Sin embargo, el islam político en su variante sunita ha permanecido insensible a esta tendencia, por lo menos hasta el final de la yihad afgana que permitió a los antiguos muyahidines, con Ben Laden a la cabeza, elegir a un nuevo enemigo.
 
Mientras tanto, la re-islamización -de Argelia y Libia- se ha orientado hacia la recuperación del espacio político nacional.
 
Pese a tratarse del resultado de un déficit democrático, el auge del islam político no puede ser una respuesta al callejón sin salida en que se encuentran los Estados musulmanes y las sociedades árabes, aquí vale mencionar el ascenso y la caída de los Hermanos Musulmanes en Egipto, su ascenso al poder fue tan vertiginoso con la caída de Mubarak como lo fue su caída un año después de que Mohamed Mursi ganara las elecciones y ejerza un poder tan despótico y omnipotente como su antecesor para acabar siendo repudiado por el pueblo egipcio.
 
Además de ser una manifestación de la resistencia a la opresión, la salida al islam político es el fruto del fracaso de las dictaduras árabes de los ultimos 50 años, en definitiva, el fraude de la salida del igualitarismo propugnado por las ideologías progresistas en este sentido se asemeja al auge de los fascismos en Europa. Esto es claramente visible en las sublevaciones árabes conceptualizadas como “primaveras democráticas”.
 
Lo cierto es que nunca hubo algo a lo que llamar o conceptualizar de esa manera. Nunca han existido tales primaveras. Aun así, el respaldo a la pretensión del islam político de representar una fuerza de cambio equivale a aceptar la idea de que el déficit democrático será perenne y que la cita con la modernidad -para los arabes- seguirá siendo un fracaso.
 
Salta a la vista cuan falsa es la ilusión de que "el islam político" pueda ofrecer la posibilidad de salir del infortunio árabe y la frustración de sus pueblos, cuando lo real es que es uno de sus elementos constitutivos. No se puede olvidar que, más allá  del yihadismo del Daesh o Estado Islamico, el papel cada vez más extendido del pensamiento religioso supone una regresión en el sentido estricto del término, es decir con respecto a la historia árabe misma; una historia que el islamismo contemporáneo pretende anular, no solo por lo que respecta a sus etapas más recientes, sino incluso a la época clásica para regresar al principio de -islam puro-.
 
Solo volviendo a esa historia y contemplándola en toda su complejidad se podría concebir el final del infortunio y la dificultad de los pueblos árabes a manos del Islam Politico.
 
En lo que respecta al islam clásico, la unanimidad es inmediata. Salvo algunos racistas que se dicen arabes y adoran el imperialismo teocratico persa que no han sabido digerir a Voltaire, ya nadie razonablemente cultivado cuestiona que el islam, su grandeza inicial -retomando la expresión de Maurice Lombard-, representó uno de los capítulos más fecundos de la historia de las civilizaciones. Tanto asi como que el Islam actual no quiere, no sabe o no puede librarse de lo que lo daña y lastima tan profundamente: el Islam Politico. Si asi no fuera, no se entiende el silencio del primero ante los hechos actuales y los crimenes que el segundo ejecuta en su nombre. 

Prof. George Chaya (BA) in History on Middle East.Consultant on Middle East and Latin America.
Diplomado en Relaciones Internacionales (ISID-IPED, Argentina / Brasil). Diplomado en Seguridad y Prevención del Terrorismo (ISID-IPED, Argentina / Brasil).
Diplomado en Periodismo Responsable en Zonas de Conflicto por The Internacional Institute of Leadership.