Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
15 AGOSTO 2018 | ACTUALIZADO 21:02
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
CARLOS ALBERTO MONTANER

Castro, la muerte de Kennedy y el silencio cómplice
Desprecio las teorías conspirativas de la historia, pero a veces hay que rendirse ante la evidencia.
Actualizado 19 enero 2006  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Alberto Montaner   
Con abundantes pruebas en la mano, el documentalista alemán Wilfried Huismann ha atribuido a Fidel Castro la responsabilidad del asesinato del presidente norteamericano John F. Kennedy ocurrido en Dallas el 22 de noviembre de 1963. El documental, titulado Cita con la muerte. Castro y Kennedy, estrenado en la televisión pública alemana, aporta diversos documentos y algunos testimonios novedosos, pero los elementos más contundentes son un informe de la inteligencia mexicana, clasificado como Oswaldo-Kennedy, en el que se afirma que en septiembre de 1963 Lee Harvey Oswald recibió en México seis mil quinientos dólares de los servicios secretos cubanos como ayuda para que llevara a cabo el crimen proyectado. Por su parte, Oscar Marino, ex oficial del G-2 cubano, ya anciano y exiliado, corroboró la pesquisa del cineasta alemán: ``Se ofreció para ejecutarlo, y nosotros lo utilizamos´´.

No es la primera vez que se maneja esa hipótesis. Jackie Kennedy y Lyndon Johnson, sin duda dos de las personas más cercanas al Presidente, lo creían firmemente, pero ocultaron esa certeza para no provocar otro incidente con la URSS. Si en ese momento revelaban sus fundadas sospechas, dada la indignación de la sociedad norteamericana, era inevitable invadir Cuba y castigar al culpable, pero la estremecida Casa Blanca no quería otra peligrosa confrontación con el Kremlin semejante a la que en octubre de 1962 había puesto al planeta al borde de una guerra nuclear. Bobby Kennedy, entonces fiscal general de Estados Unidos, seguramente también compartía la misma sospecha, pero tampoco le convenía acusar a Castro. A fin de cuentas, parece que el dictador cubano, como le advirtió al embajador brasilero en La Habana pocos días antes del crimen, estaba respondiendo de esa manera a los intentos de asesinato organizados por el hermano del Presidente con la ayuda de la mafia.

A partir de esta censurable ocultación de información a la sociedad norteamericana, tanto en Washington como en La Habana se desarrollan dos estrategias para manipular a la opinión pública. En Washington se frena y desvía de las pistas adecuadas a los investigadores del FBI, especialmente de las fuentes mexicanas, y se crea la Comisión Warren para persuadir al mundo de que la muerte del Presidente de Estados Unidos había sido la obra aislada y solitaria de un loco peculiar e incontrolable. En La Habana, Fabián Escalante, precisamente el oficial de inteligencia que viajó a Dallas el día del asesinato de Kennedy, acaso para monitorear la operación, hoy general y ex jefe de inteligencia, para borrar sus propias huellas elabora la teoría de que hay otros tiradores que le disparan a Kennedy. Escalante imputa el crimen a Herminio Díaz, un exiliado con antecedentes violentos, ex compañero y amigo de Fidel Castro en la Unión Insurreccional Cubana (UIR) a fines de los años cuarenta, supuestamente acompañado en el magnicidio por Eladio del Valle, otro exiliado también de inquietantes antecedentes. Naturalmente, cuando apareció la coartada de Escalante, tanto Díaz como Del Valle habían sido convenientemente liquidados por los servicios cubanos, de manera que no podían defenderse de la acusación.

Sin embargo, queda suelto el cabo de Jack Ruby, asesino de Oswald. ¿Por qué una persona de la baja catadura moral de Ruby, que no es un fanático ni un patriota, pero sí parece ser un mafioso disciplinado, se sacrifica y ajusticia a Oswald ante las cámaras de la televisión americana? Para tratar de contestar la pregunta es de rigor hacerse la clásica pregunta policíaca: quién se beneficiaba directamente de la muerte de Oswald? Sin duda, los mafiosos, Bobby Kennedy y Fidel Castro, personas que hubieran debido enfrentarse a graves problemas si se descubrían sus oscuras maquinaciones. En todo caso, lo que resulta extraordinariamente vergonzoso es que, primero, el gobierno de Bush, ante las nuevas evidencias aportadas por los alemanes, no reabra las investigaciones para darle a la sociedad norteamericana la verdad definitiva que se le ha escamoteado durante tantos años; y, segundo, que el senador Ted Kennedy y el resto de esa poderosa familia no digan de una vez por todas lo que saben, creen o sospechan de la muerte de John, el miembro más ilustre de la familia y el más admirado de los presidentes norteamericanos de la segunda mitad del siglo XX. Ese silencio por parte de los Kennedy, a lo que se suma la amistosa visita a Fidel Castro de algún miembro del clan de Boston, es casi tan inexplicable y repugnante como esta vieja y cansada historia de mentiras, ocultamientos y desinformación.
 Otros artículos que te pueden interesar
De pronto la palabra "Kirchner" aparece como sinónimo de corrupción
Bastiat, un economista actual
Preocupación en Irán por movilizaciones contra el régimen y un posible acuerdo entre Putin y Trump
La "pax (cambiaria)"… del cementerio
Los custodios de Maduro: ¿cobardía o desprecio?
AHORA EN PORTADA | Ver  
De pronto la palabra "Kirchner" aparece como sinónimo de corrupción
El verano negro de la lira turca
La invasión de los castores
"Bonjour París", nueva exposición de Isabelle de Kergal en ​ABIERTO Espacio Cultural

A partir del próximo 12 de septiembre y hasta el 12 de octubre, en la Fundación Iberoamérica Europa, calle General Arrando 14 de Madrid
Bastiat, un economista actual
ARCHIVO
ENERO 2006

Castro, la muerte de Kennedy y el silencio cómplice

Ver posts de otros meses

JULIO 2018 (5 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (5 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

FEBRERO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (11 artículos)

JULIO 2017 (10 artículos)

JUNIO 2017 (9 artículos)

MAYO 2017 (12 artículos)

ABRIL 2017 (13 artículos)

MARZO 2017 (11 artículos)

FEBRERO 2017 (10 artículos)

ENERO 2017 (11 artículos)

DICIEMBRE 2016 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (12 artículos)

OCTUBRE 2016 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (8 artículos)

AGOSTO 2016 (15 artículos)

JULIO 2016 (10 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (12 artículos)

ABRIL 2016 (13 artículos)

MARZO 2016 (11 artículos)

FEBRERO 2016 (10 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (6 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (6 artículos)

ABRIL 2015 (5 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (6 artículos)

MAYO 2014 (4 artículos)

ABRIL 2014 (6 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (5 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (6 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (8 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (7 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (7 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (8 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (5 artículos)

FEBRERO 2012 (5 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (4 artículos)

JUNIO 2011 (5 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (5 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (5 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (7 artículos)

AGOSTO 2010 (5 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (7 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (4 artículos)

DICIEMBRE 2009 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (6 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (6 artículos)

JUNIO 2009 (4 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (5 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (7 artículos)

JUNIO 2008 (3 artículos)

MAYO 2008 (4 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (3 artículos)

JUNIO 2007 (1 artículos)

ENERO 2006 (1 artículos)

 ESTADOS UNIDOS
Nueva York, feudo de las apps de transporte
¿Quién le va a dar la batalla a Netflix?
Estados Unidos, a gran distancia del resto, es el país que más inmigrantes acoge
Tom Wolfe, frente al arte moderno. La reflexión de "La palabra pintada"
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Argentina: Un REM de no creer
La cumbre de la pelota
De pronto la palabra "Kirchner" aparece como sinónimo de corrupción
Qué tragedia son los gobiernos
Zelig, el personaje de nuestro tiempo

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS