Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
22 OCTUBRE 2017 | ACTUALIZADO 00:59
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
Seguridad
Ahmadinejad y las motivaciones reales de Irán
Actualizado 21 noviembre 2005  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Ziba Norman   
 Varios atentados, perpetrados en Badgad y en mezquitas chiíes en la frontera con Irán, dejan 77 muertos
 Irán dispone una purga generalizada de la cultura
 Ahmedineyad promete que convertirá a Irán en el país más poderoso de Medio Oriente
 EEUU aporta pruebas que incriminan a Irán en el desarrollo de armamento nuclear

Que nadie se lleve a error, Irán es antiamericano y anti-Israel. Mientras que esto no es ninguna revelación, un editorial del International Herald Tribune (29/30 de octubre del 2005) llega a esta conclusión como si fuera una verdad oculta, diciendo: "por fin nadie puede fingir que Irán no tiene motivaciones hostiles para su programa nuclear". Los provocativos comentarios del presidente Ahmadinejad sobre Israel (ante alrededor de 3000 estudiantes en una conferencia titulada "Un mundo sin Sionismo"), su derecho a existir y la condena ofrecida a todos los que lo apoyen son reconocidos hoy como una amenaza genuina, incluso en los sectores que han sido tradicionalmente despreciativos de su importancia.

 

Gran parte de la denominada cobertura imparcial de los comentarios del presidente Ahmadinejad, tanto en esta ocasión como en el pasado, ha tendido a subestimar el significado de sus fuertes palabras. Se cree generalmente que el presidente Ahmadinejad es un joven político impulsivo -- arengador, lleno de retórica. Se cree -- más aún, se espera -- que el expresidente Rafsanjani (de disposición más moderada) sea la fuerza motriz real tras las tentativas de negociaciones nucleares. Ésta es una conclusión reconfortante para aquellos que están molestos con Irán, pero hace poco por vislumbrar la dirección en la que Irán busca proyectar su poder. Además, si esta interpretación se afianza y gana terreno, puede llevar a una lectura complaciente y peligrosa de los hechos.

 

En el pasado, los comentarios del presidente Ahmadinejad han sido causa de vergüenza para su propio gobierno. Recientemente era citado en un diario de Dubai, en donde amenazaba los suministros energéticos mediante restricciones en las ventas de petróleo si Irán era llevado ante el Consejo de Seguridad de la ONU. En una tentativa de control de daños, la oficina del presidente Ahmadinejad negaba que hubiera hecho tales declaraciones y que tal entrevista existiese siquiera.

 

Pero asumir que en esta ocasión no hay una tentativa deliberada de subir la temperatura sería erróneo. No olvidemos que al comienzo de la Semana de la Defensa Sagrada en septiembre de este año, el presidente Ahmadinejad presidió un desfile que mostraba misiles balísticos Shahab, envueltos en eslóganes tales como Muerte a América, o Aplastaríamos a América bajo nuestros pies. Un acto bien planificado como éste no puede ser despreciado como mera impulsividad por parte de un político abiertamente expresivo. Irán se da cuenta de que su enorme fuerza radica en la amenaza de acciones, cualquiera que sea la fuerza que la acción pueda tener, en lugar de en tomar cualquier medida real. Con Rafsanjani entre bambalinas jugando al poli blando y el presidente Ahmadinejad haciendo declaraciones emotivas, se crea una confusión determinada, que dificulta ver las motivaciones reales de Irán, y los planes a corto y medio plazo -- aunque sus objetivos a largo plazo en la región deberían ser muy claros, con el deseo de dominar en el centro de su política, destacadamente expresado plantando semillas de disidencia en Irak.

 

Así que asumir que Rafsanjani y Ahmadinejad no están trabajando juntos es, en esencia, un error grave; los objetivos de ambos son los mismos: un Irán militar y económicamente dominante en la región.

 

Irán está envalentonado, y en las circunstancias, ¿qué país no lo estaría? Irak es en el mejor de los casos un trabajo en curso, en el peor una guerra civil esperando estallar. Los precios de la energía, gracias a la creciente demanda global y en parte a los efectos del huracán Katrina, están disparados. E Irán jugando con éxito a la gallina con la IAEA, diciendo una cosa pero haciendo otra, mientras continúa trabajando, sin supervisión, hacia su objetivo de convertirse en potencia nuclear de la región.

 

Discutiblemente, los efectos más peligrosos del equilibrio Rafsanjani/Ahmadinejad son que ha hecho sobradamente difícil que Estados Unidos desarrolle una política clara hacia Irán, pero directiva desde Washington es precisamente lo que se necesita si van a resucitarse las conversaciones con los europeos.

 

Irán, con su patrocinio del terrorismo y su naciente programa nuclear, ha sido reconocido desde hace tiempo como un problema importante de la región. Se sabe que la acción exitosa en Irak dejaría a Irán una nación encarrilada y una desde la que las tendencias reformistas podrían vibrar, pero esta visión del mundo rechaza examinar la situación inversa, y la que todos afrontamos.

 

Así que, ¿ahora qué? Hay pocos a los que les gustaría ver un Irán nuclearmente armado -- igual de preocupante para otras potencias de la región que para Estados Unidos y los países europeos. Contrarrestar los sueños de unos pocos demagogos en Irán no puede sobrepasar nuestra voluntad colectiva, a menos que cometamos la negligencia de no hacerles frente. La negación no es la base de ninguna política exterior.

 

Ziba Norman que es fundadora y directora del Transatlantic Institute, una organización educativa recién establecida radicada en Londres. También es miembro de la junta editorial de Prospect Magazine, y miembro de la Real Sociedad de las Artes. Sus artículos han aparecido previamente en The Observer, Prospect Magazine, y el RSA Journal.

Fuente: TechCentralStation

 Otros artículos que te pueden interesar
90 millones de personas forman parte del Partido Comunista de China
Golpe de Estado en Cataluña
Si el mundo solo fuera más coherente
El optimismo de Juncker y las crisis de la UE
Alemania renueva su confianza en Angela Merkel por cuarta vez consecutiva
AHORA EN PORTADA | Ver  
Cicatrices del cansancio moral
La inversión en el gasto público de Chile cae a su menor nivel en 14 años
Redes sociales y Periodismo: Sobreexcitados por la actualidad
El caso de Harvey Weinstein: la ley del silencio en Hollywood
Derrape institucional de políticos en campaña
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
¿Dónde se habla mejor inglés: en España o en Latinoamérica?
Derrape institucional de políticos en campaña
La política es intrínsecamente egocéntrica
Después de la derrota del ISIS
El mapa del populismo de extrema derecha en Europa

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS