Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
28 SEPTIEMBRE 2020 | ACTUALIZADO 21:43
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
GEORGE CHAYA

El puerto de Beirut es la imagen del fracaso y la falacia de la resistencia
Una vista general de la zona dañada por la explosión masiva y la onda expansiva en Beirut el 5 de agosto de 2020 en esta imagen tomada con un drone
Para avanzar hacia el futuro y construir un país digno de ser vivido, los libaneses deben pensar muy bien qué desean construir como sociedad.
Actualizado 13 agosto 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
George Chaya   

Las explosiones que el martes estremecieron a Beirut, y literalmente borraron del mapa un cuarenta por ciento de su zona portuaria, demostraron palmariamente que El Líbano no pudo evitar convertirse en un estado fallido.

Más allá de las palabras del primer ministro Hassan Diab, quien calificó al hecho que ha resultado en la muerte de al menos 100 personas y herido a más de 4.000 como una “tragedia de magnitud única”, y las del presidente Michel Aounla brutalidad del desastre desnudó una realidad que muchos conocíamos y otros tantos negaron durante años: la responsabilidad de la clase dirigente.

Durante los últimos 40 años, los gobiernos de Beirut han incurrido en la entrega y resignación de las decisiones propias a nivel político, así como en el renunciamiento a la defensa de los intereses nacionales libaneses. Esas acciones se cobraron este martes un altísimo precio. Y como sucede siempre en los países sin rumbo, los afectados son los mas débiles, los ciudadanos.

En consecuencia, lo que la explosión ha puesto de manifiesto no sólo ha sido la ineptitud y corrupción de la dirigencia política, sino también la falacia de la resistencia contra enemigos externos. Esta premisa hizo que los libaneses se acostumbraran a vivir a oscuras, con sólo unas pocas horas de electricidad al día y bajo la amenaza de la perdida de sus bienes y propiedades. Incluso, también, se acostumbraron a vivir bajo la amenaza existencial de su seguridad y la de sus familias.

Así, de tanto naturalizar lo malo, se acostumbraron a las carencias en su sistema de salud y hasta en la falta del sustento y la comida diaria. Esa domesticación de muchos libaneses bajo el lema de la resistencia estaba deviniendo en la perdida de su dignidad. Era normal escuchar a la clase política mencionar absurdos tales como que “El Líbano se encuentra en la agenda de los invasores que desean cambiar su cultura, su política y robar sus recursos naturales”. Con ese mismo mensaje, los sucesivos gobiernos continuaron apoyando “la agenda de la resistencia”.

Lo concreto es que más allá de esa retórica sin sentido y anti-moderna, estas fueron las frases continúan siendo utilizadas por quienes desean estimular la cultura de la muerte, el atraso, la guerra y la destrucción que ellos mismos importaron y pusieron en práctica en El Líbano durante 40 años de barbarie.

Así, en el marco de la consigna de la resistencia se sostuvo que había que protegerse de los invasores. Sin embargo, sólo lograron mantener cercenados y asfixiados los derechos de los ciudadanos. De ese modo, congelaron sus mentes y las ideas de libertad y democracia verdaderas.

No obstante, mientras los defensores “de la resistencia y la dignidad” incitaron y avanzaron sobre los derechos de las personas, nunca aportaron ideas nuevas. Contrariamente, sus reiterados discursos, vacíos y falaces, no solucionaron los problemas de la ciudadanía.

Por el contrario, en la vida real, las personas reales siguen muriendo, el país continúa siendo destruido, los inocente heridos y sus vidas, sustento, derechos políticos, civiles y humanos, destrozados. La realidad tangible muestra que los ciudadanos, supuestamente protegidos contra los enemigos imaginarios y las fantasías de los resistentes son privados de su desarrollo, ven sus derechos arrebatados por los mismos que dicen protegerlos.

Dicho de otro modo, mientras las personas en El Líbano apoyen o crean el discurso de la resistencia islamista, vivirán sumidas en el disvalor de una vida precaria y frustrada. Por tanto, la opinión pública local e internacional debe analizar seriamente el discurso de aquellos que se hacen llamar “resistencia” para alejarse de esa definición que no es mas que una profunda e irreverente degradación intelectual.

Los esfuerzos de los “resistentes” tienen como único objetivo controlar económicamente la vida de los ciudadanos. No son reales, y a través de ese engaño sólo buscan elegir por ellos. Y lo peor: han transportado a El Líbano a situaciones de desastres, guerras, atraso y destrucción como las explosiones del martes. En definitiva, a situaciones que no tienen retorno, como lo son las vidas perdidas con la tragedia del puerto de Beirut.

En realidad, si hay una cosa de la cual los libaneses necesitan liberarse y resistir es de esas mentes desenfocadas del mundo actual, de sus discursos falaces y de esa vetusta definición que acostumbran a usar los perversos a través de la victimización.

Para avanzar hacia el futuro y construir un país digno de ser vivido, los libaneses deben pensar muy bien qué desean construir como sociedad. La comunidad internacional seguramente respetará su decisión. Pero ninguna opción de éxito puede estar relacionada con lo que desean y propugnan aquellos que, claramente, no son parte de la solución sino del problema.

 Otros artículos que te pueden interesar
Líquido en dólares, de momento, y oro (exit Argentina)
El oro ha superado a la plata durante 5 de los últimos 6 días
Las Naciones más des Unidas que nunca
"... Greta Thunberg estaba de moda, muchos apostaban a que cambiaría el mundo y, unos meses después, ya no existe"
De Wall Street inflacionada y el cepo inflacionario
Wall Street termina su tercera semana consecutiva en ´rojo´ con sus índices alejándose de sus niveles de máximos históricos.
El fuero interno de un liberal: Una nota
El liberalismo es el respeto irrestricto al proyecto de vida de otros
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur
Francia comunica que se opone a que el acuerdo entre en vigencia porque estimulará la "desforestación" en Brasil.
AHORA EN PORTADA | Ver  
PANDEMIA DEL CORONAVIRUS
Escasez de médicos en España

Europa está experimentando una segunda ola de contagios y, en España en concreto, han saltado las alarmas debido a la escasez de médicos para hacer frente a la pandemia.
Líquido en dólares, de momento, y oro (exit Argentina)

El oro ha superado a la plata durante 5 de los últimos 6 días
114 artistas de 16 países presentan su propuesta para la exposición Ellas

La convocatoria, anunciada este verano, se cerró el pasado 6 de septiembre y a la misma han acudido 114 artistas, residentes en España,  de prácticamente todos los ámbitos de las artes visuales.
Las Naciones más des Unidas que nunca

"... Greta Thunberg estaba de moda, muchos apostaban a que cambiaría el mundo y, unos meses después, ya no existe"
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2020

Las conversaciones entre Arabia Saudita y Estados Unidos facilitaron el nuevo acuerdo de paz entre Bahrein e Israel

El Acuerdo de paz entre Emiratos Árabes e Israel viene a demostrar que el conflicto árabe-israelí ha dejado de existir
AGOSTO 2020

Quién es Michel Aoun, y qué hace frente a la crisis el presidente del Líbano

El puerto de Beirut es la imagen del fracaso y la falacia de la resistencia

Beirut, La Haya, Buenos Aires: de Rafik Hariri a la AMIA

La necesidad de un nuevo contrato social para que el Líbano no se convierta en un "estado fallido"

Contra-ofensiva iraní desde Gaza y Líbano: ¿propaganda o realidad?

Ver posts de otros meses

JULIO 2020 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (2 artículos)

JULIO 2019 (1 artículos)

JUNIO 2019 (1 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

FEBRERO 2019 (1 artículos)

ENERO 2019 (1 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

ABRIL 2018 (1 artículos)

MARZO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

DICIEMBRE 2017 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (6 artículos)

AGOSTO 2017 (7 artículos)

JULIO 2017 (7 artículos)

JUNIO 2017 (7 artículos)

MAYO 2017 (7 artículos)

ABRIL 2017 (7 artículos)

MARZO 2017 (9 artículos)

FEBRERO 2017 (9 artículos)

ENERO 2017 (7 artículos)

DICIEMBRE 2016 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (8 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (8 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (7 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (5 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (2 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (3 artículos)

OCTUBRE 2014 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (2 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (3 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (4 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (1 artículos)

AGOSTO 2013 (1 artículos)

JULIO 2013 (2 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (3 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (3 artículos)

FEBRERO 2013 (3 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (7 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (2 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (3 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (4 artículos)

OCTUBRE 2011 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JULIO 2011 (2 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

FEBRERO 2011 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (1 artículos)

JULIO 2010 (3 artículos)

JUNIO 2010 (2 artículos)

MAYO 2010 (2 artículos)

ABRIL 2010 (1 artículos)

MARZO 2010 (3 artículos)

FEBRERO 2010 (2 artículos)

ENERO 2010 (1 artículos)

DICIEMBRE 2009 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (1 artículos)

FEBRERO 2009 (1 artículos)

ENERO 2009 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (1 artículos)

OCTUBRE 2008 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (2 artículos)

JULIO 2008 (3 artículos)

JUNIO 2008 (2 artículos)

MAYO 2008 (1 artículos)

ABRIL 2008 (3 artículos)

 LÍBANO
Quién es Michel Aoun, y qué hace frente a la crisis el presidente del Líbano
Con más de tres décadas de problemas irresueltos, Líbano está atravesando la peor crisis de su etapa de post-guerra
Beirut, La Haya, Buenos Aires: de Rafik Hariri a la AMIA
El magnicidio del ex-primer ministro, el ataque terrorista a la mutual judía y la posibilidad del juicio en ausencia
La falta de saneamiento básico amenaza la salud pública de los refugiados sirios en Líbano
Pasaportes del Líbano y Venezuela: un pase libre para Hezbollah en América Latina
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Las autoridades electorales rechazan la candidatura de Rafael Correa
Las horribles consecuencias de la siesta fatal
Una peli de ciencia ficción: Tesla y el inframundo (ArgeSudán)
¿Y si apostamos por la soja?
Quién es Michel Aoun, y qué hace frente a la crisis el presidente del Líbano

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS