Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
8 AGOSTO 2020 | ACTUALIZADO 01:39
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

Argentina: El falso dilema de la deuda estatal
El relato político siempre se ocupa de aprovechar al máximo los temas del momento y asignarle magnitudes que suelen estar bastante alejadas de la realidad.
Actualizado 13 febrero 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
Nadie puede poner en duda que el actual endeudamiento es excesivo y que su peso específico puede traer múltiples complicaciones financieras en el corto plazo con derivaciones trascendentes para lo que viene después.
 
Pero no menos tangible es que el oficialismo contemporáneo pretende agigantar su relevancia y dramatizar una suerte de “todo o nada” en el proceso de la negociación que está iniciándose para plantear su resolución.
 
Tampoco se puede ignorar, con tanta superficialidad, las colosales responsabilidades históricas tanto de deudores como de acreedores en ese devenir. Enfatizar solamente en la dinámica reciente escondiendo los idas y vueltas de décadas atrás en esta materia es una absoluta canallada.
 
Claro que cada dirigente explota su época diseñando una creativa caricatura y brindándole su peculiar interpretación a los sucesos, omitiendo las culpas de su propio espacio político y magnificando hasta el hartazgo las ajenas.
 
Este esquema es el clásico modo de hacer política en estas latitudes y no debería sorprender a nadie. Habla muy mal de los que están ahora y de los anteriores, pero sobre todo de una comunidad dispuesta a creer cualquier cosa que afirmen con grandilocuencia sus circunstanciales líderes.
 
Lo preocupante es que ese mediocre intento de manipular los hechos de una forma tan burda logre semejante éxito en académicos, intelectuales, economistas y periodistas que repiten mentiras por verdades sin sonrojarse.
 
La economía depende de muchos factores y no solo de uno en especial. Algunos tienen una ponderación mayor que otros, pero considerar que la deuda es la clave del futuro es caer en una ridícula exageración.
 
Colocar a este asunto en su justa dimensión es vital para el porvenir. Es obvio que hay que dedicarle tiempo e inteligencia a concebir un nuevo acuerdo razonable. Refinanciar, reformular, reperfilar o como quiera que deseen llamar a esta nueva etapa es un requisito para avanzar.  
 
La confluencia de intereses compartidos ayudará a que esa tan temida negociación sea inexorablemente fructífera y es eso, y no otra cosa, lo que permite en esta instancia ser tan optimista respecto de la situación.
 
No tendrá tanta gravitación en esta victoria el eventual talento de los protagonistas, sino la imperiosa necesidad de cerrar este tumultuoso capítulo para enfocar la mirada en lo verdaderamente prioritario.

El endeudamiento, en este tipo de naciones, no ha sido una determinación relacionada a la inversión en infraestructura para el desarrollo, ni para financiar complejas reformas estructurales que llevarían lapsos prolongados de adaptación sistémica, sino que ha sido solo para transitar coyunturas.
 
La pretendida lógica que la política doméstica pretende atribuirle al Estado tomador de deuda, comparándolo con el sector privado es un ataque al sentido común y una demostración empírica de la deshonestidad intelectual de los argumentadores que usan lo que sea para justificar esta herramienta.
 
Un individuo o una empresa que decide pedir un crédito ofrece en garantía su patrimonio, toma un riesgo intransferible con su capital propio comprometiendo no solo su sacrificio sino también su futuro en esa movida.
 
Cuando los gobiernos recurren a esta posibilidad les endosan a las generaciones venideras, que no pueden siquiera opinar, gran parte del costo del disfrute del hoy que quienes deciden tomar deuda gozarán en el presente. Es una decisión sin ética alguna y cuestionable por donde se mire.
 
En estos próximos meses los ciudadanos asistirán a una nueva parodia de esta sátira en la que los gobernantes pretenderán convencer a la sociedad de que todo depende íntegramente de como se resuelva este desafío.
 
Prepararan las condiciones ideales para luego darle un significado irreal a ese festejo que están elucubrando. Precisan imperiosamente edificar una épica y desean fervorosamente mostrarse consiguiendo un logro magnifico.
 
Lo cierto es que ese trato particular podrá será mejor o peor, pero seguramente se resolverá en la dirección prevista.  La única razón de ese triunfo es que nadie se beneficia con un fracaso en estas conversaciones.
 
Vale a pena insistir en esta idea. Nadie dice que no sea importante pero el país depende mucho mas de su capacidad de producir competitivamente, de comerciar internacionalmente integrándose al mundo y de multiplicar sus oportunidades, que de este falso dilema de la deuda estatal.
 
Y es allí donde radican las mayores preocupaciones sobre la economía. Los parches conocidos hasta aquí, opinables todos ellos, no conforman un plan que concentre energías en la creación de riqueza sino solo en la distribución de lo existente, mecanismo que jamás trae consigo resultados positivos.
 
Una nación obsesionada en repartir mas que en producir, no tiene otro destino que el de achicar progresivamente ese prorrateo, como ha ocurrido, con escasas excepciones, a lo largo de las últimas décadas de estancamiento permanente, recesión cíclica y desorientación conceptual.
 
Lo de la deuda es un mero trance, un trámite, con complejidades diversas, pero trámite al fin. Lo que resta conocer es como creen que “multiplicarán los panes” porque sin ese programa serio y bien pensado nada será sustentable y muy pronto los ridículos festejos demostrarán su ineficacia.
 
 
Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
Twitter: @amedinamendez
 Otros artículos que te pueden interesar
¿A quiénes asisten los aparatos estatales?
Vivimos una época de mucha hipocresía que se pone de manifiesto con claridad y contundencia cuando gobernantes repiten hasta el cansancio ideas tan esotéricas como que llevan a cabo "grandes esfuerzos" para entregar recursos a tales o cuales grupos. No parecen percatarse de que los esfuerzos los hacen los vecinos a quienes se les arranca el fruto de su trabajo para colocarlo en manos de otros destinatarios, que no son los titulares de esos fondos.
La necesidad de un nuevo contrato social para que el Líbano no se convierta en un "estado fallido"
La crisis política se agravoó la última semana por una fuerte campaña lanzada por Hezbollah no solo contra la comunidad sunita, sino también contra el jefe de la Iglesia Maronita
Sobre ambientalismo
Con la idea de proteger la propiedad de la Tierra, se suele destruir la propiedad privada con lo cual se termina afectando al globo terráqueo
Finalmente, cae el agua fría que se expandirá por el globo
Inundar al mundo con dinero helicóptero que comenzará por traer inflación y terminará por perjudicar severamente a la producción
Contra-ofensiva iraní desde Gaza y Líbano: ¿propaganda o realidad?
Para sumar incertidumbre y agravar la situación política y económica que transitan los ciudadanos libaneses, esta semana el grupo terrorista Hezbollah -cumpliendo directivas iraníes- intentó una incursión militar en territorio israelí
AHORA EN PORTADA | Ver  
¿A quiénes asisten los aparatos estatales?

Vivimos una época de mucha hipocresía que se pone de manifiesto con claridad y contundencia cuando gobernantes repiten hasta el cansancio ideas tan esotéricas como que llevan a cabo "grandes esfuerzos" para entregar recursos a tales o cuales grupos. No parecen percatarse de que los esfuerzos los hacen los vecinos a quienes se les arranca el fruto de su trabajo para colocarlo en manos de otros destinatarios, que no son los titulares de esos fondos.
ECONOMÍA
Las mayores potencias económicas del mundo a lo largo del tiempo

Asia sigue escalando en la clasificación de las potencias económicas mundiales. Según las previsiones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2024, cuatro de los cinco países con mayor PIB del mundo serían asiáticos, relegando a las potencias europeas a un rango inferior.
Debe acabar el poder de YouTube, de las BigTech

La injusticia surge cuando el Estado impone una "exclusividad" para determinada empresa, impidiendo el desarrollo natural, espontáneo del mercado.
La cultura española también reclama libertad de expresión

Los intelectuales españoles, como los firmantes del manifiesto Harper´s, consideran que «la superación de las malas ideas se consigue mediante el debate abierto, la argumentación y la persuasión y no silenciándolas o repudiándolas».
ARCHIVO
ENERO 2014

Argentina: Sólo resta saber cómo y cuándo

La voracidad como común denominador

El silencioso deterioro de la sociedad

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

FEBRERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
Hay que pasar el invierno…
Alsogaray Tuvo el apoyo incondicional del presidente Fondizi, hasta que el diablo metió la cola. Falta que llegue un gobierno que se anime a imitarlo.
Argentina: La responsabilidad individual
La interferencia del Gobierno bloqueará la competencia y la iniciativa empresarial.
¿Mendoza se independiza?
En estos días ha habido declaraciones sobre una amenaza independentista, en realidad no para ejecutarla pues ello requeriría una reforma constitucional para convertir a nuestro país en una confederación que sustituya la actual federación.
El respeto y la cortesía están en el corazón mismo de la política exterior
Alberto Fernández se niega a escuchar a Jeanine Añez en la reciente "Cumbre" del MERCOSUR
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Byung-Chul Han defiende los ritos
Debe acabar el poder de YouTube, de las BigTech
Las mayores potencias económicas del mundo a lo largo del tiempo
Sobre ambientalismo
La cultura española también reclama libertad de expresión

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS