Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
7 AGOSTO 2020 | ACTUALIZADO 22:44
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

Argentina: Cuando la política apela al resentimiento
Todas las miradas están puestas en las medidas que se vienen tomando a nivel gubernamental pero también en el modo en que estas se comunican. El contenido de ese mensaje es clave para sesgar a la ciudadana.
Actualizado 23 diciembre 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
Hace tiempo que los especialistas saben que ya no solo se trata de decidir con criterio e inteligencia, sino que además importa comunicar adecuadamente y conseguir que la sociedad respalde los procesos políticos.
 
En momentos tan complejos como los actuales este asunto toma mayor trascendencia dada la delicada situación económica, social e institucional que el país atraviesa, por lo que vale la pena detenerse en este tópico.
 
Los primeros días de gestión han estado plagados de elucubraciones respecto de lo que se hará o se dejará de hacer. La polémica ha girado en torno a lo instrumental y a sus eventuales impactos en la economía.
 
Según el prisma con el que los observadores abordan la cuestión abundan las críticas despiadadas y los malos augurios o el optimismo lineal de quienes entienden que las consecuencias positivas son muy evidentes.
 
La realidad quedará plasmada relativamente pronto. Ocurrirá esto cuando se agote lo recurrentemente discursivo y sea entonces el tiempo de evaluar solamente los crudos resultados y no solo las grandilocuentes intenciones.
 
Pero existe una arista, habitualmente minimizada, que amerita ser analizada con detenimiento porque detrás de ella se encuentran no solo muchas explicaciones, sino porque es el síntoma de una enfermedad social crónica que se viene convirtiendo en una restricción y un eterno karma.
 
Cierta peligrosa perspectiva de clase se oculta en cada consigna y bajo ese paradigma todo pasa entonces por definir que sector de la comunidad debe aportar mas y hacia quienes se deben direccionar los recursos públicos.
 
Esta perversa idea de la redistribución permanente invita invariablemente a razonar con una lógica tan retorcida como ineficaz en la que solo se discute cuanto y como arrebatarles a unos para asignarles lo detraído a otros.
 
Se ha naturalizado tanto este delirio que por instantes todos quedan atrapados en el mismo juego y el debate se concentra solo en los mecanismos y herramientas utilizados para el saqueo institucionalizado.
 
Han sido muy astutos los constructores de esta dinámica al conseguir semejante manipulación cívica que los ha dejado entrampados en un esquema en el que solo está permitido objetar o aplaudir medidas según una opinable y circunstancial eficiencia en la implementación.

Lo preocupante es que esta forma de ver el mundo se apoya en una óptica repleta de resentimientos en la que ciertas personas atribuyen su fracaso al éxito ajeno. Sienten que a ellos no les va bien porque alguien les ha robado lo que les corresponde apropiándose de sus supuestas oportunidades.
 
Así las cosas, para quienes tienen esa visión, los gobiernos deben esforzarse por cumplir con esa impostergable misión de hacer justicia y devolverles aquello que consideran que les fue quitado inapropiadamente.
 
Esa ideología que considera que los pobres son el emergente de un premeditado plan en el que los ricos los han sometido solo reclaman revancha y pugnan por una venganza. Esperan mansamente que su crecimiento provenga de la mano de esa restauración y no de su accionar.
 
Ellos están convencidos de que la salida es castigar a los que más tienen y prorratear eso entre los que disponen menos. La solidaridad disfrazada de imposición moral aparece como el elemento condicionante para hacer sentir a los que triunfaron con esfuerzo, culpables de su propia evolución.
 
Esa cultura que subyace por debajo de la superficie es la que posibilita la llegada al poder de los épicos “distribuidores”. Ganan elecciones con estas frases simplonas porque la democracia matemática los acompaña y avala.
 
Ellos han sido victoriosos a la hora de establecer sus paradigmas ese en el que siempre habrá mucha gente dispuesta a quedarse con lo que no ha producido de modo alguno y esas otras minorías solo podrán resignarse.
 
Esto funciona por mucho tiempo y solo desaparece cuando los que generan riqueza toman conciencia de la imposibilidad de salir de este círculo vicioso y deciden dejar de esmerarse o huir del país buscando nuevos horizontes.
 
Alimentar el odio, edificar grietas, estigmatizar bandos, es la parte central de esa cruel estrategia, en la que los únicos ganadores posibles son los políticos que se aprovechan de los incautos para su propio rédito personal.
 
No tiene demasiada relevancia saber si los que traman esta ingeniería que manosea cerebros cree férreamente en eso o lo hace solo por ausencia de escrúpulos y exceso de pragmatismo sin ética. Después de todo eso sería anecdótico y absolutamente secundario ya que lo importante es que sucede.
 
En esa canallada generalizada digna del repudio de muchos, aparece un agravante que se configura al recurrir a los envidiosos y rencorosos como propulsores y defensores de estos disparates que le dan sustento político a las normas que esquilman a unos para repartir a otros.
 
No se podrían llevar a cabo estas tropelías si no fuera porque una gigantesca mayoría comulga con esa percepción de que la culpa de sus padecimientos es de los que tienen y se exculpa entonces automáticamente desconociendo sus propios errores y su alevosa influencia.
 
Es difícil saber como salir de esta trampa en el que los pícaros de la política han metido a todos. Si no se reflexiona sobre esto y se cambia el chip mental, es poco probable que se pueda escapar de este triste derrotero.
 
 

amedinamendez@gmail.com
54 9 379 4602694
Twitter: @amedinamendez
 Otros artículos que te pueden interesar
¿A quiénes asisten los aparatos estatales?
Vivimos una época de mucha hipocresía que se pone de manifiesto con claridad y contundencia cuando gobernantes repiten hasta el cansancio ideas tan esotéricas como que llevan a cabo "grandes esfuerzos" para entregar recursos a tales o cuales grupos. No parecen percatarse de que los esfuerzos los hacen los vecinos a quienes se les arranca el fruto de su trabajo para colocarlo en manos de otros destinatarios, que no son los titulares de esos fondos.
La necesidad de un nuevo contrato social para que el Líbano no se convierta en un "estado fallido"
La crisis política se agravoó la última semana por una fuerte campaña lanzada por Hezbollah no solo contra la comunidad sunita, sino también contra el jefe de la Iglesia Maronita
Sobre ambientalismo
Con la idea de proteger la propiedad de la Tierra, se suele destruir la propiedad privada con lo cual se termina afectando al globo terráqueo
Finalmente, cae el agua fría que se expandirá por el globo
Inundar al mundo con dinero helicóptero que comenzará por traer inflación y terminará por perjudicar severamente a la producción
Contra-ofensiva iraní desde Gaza y Líbano: ¿propaganda o realidad?
Para sumar incertidumbre y agravar la situación política y económica que transitan los ciudadanos libaneses, esta semana el grupo terrorista Hezbollah -cumpliendo directivas iraníes- intentó una incursión militar en territorio israelí
AHORA EN PORTADA | Ver  
¿A quiénes asisten los aparatos estatales?

Vivimos una época de mucha hipocresía que se pone de manifiesto con claridad y contundencia cuando gobernantes repiten hasta el cansancio ideas tan esotéricas como que llevan a cabo "grandes esfuerzos" para entregar recursos a tales o cuales grupos. No parecen percatarse de que los esfuerzos los hacen los vecinos a quienes se les arranca el fruto de su trabajo para colocarlo en manos de otros destinatarios, que no son los titulares de esos fondos.
ECONOMÍA
Las mayores potencias económicas del mundo a lo largo del tiempo

Asia sigue escalando en la clasificación de las potencias económicas mundiales. Según las previsiones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional (FMI), en 2024, cuatro de los cinco países con mayor PIB del mundo serían asiáticos, relegando a las potencias europeas a un rango inferior.
Debe acabar el poder de YouTube, de las BigTech

La injusticia surge cuando el Estado impone una "exclusividad" para determinada empresa, impidiendo el desarrollo natural, espontáneo del mercado.
La cultura española también reclama libertad de expresión

Los intelectuales españoles, como los firmantes del manifiesto Harper´s, consideran que «la superación de las malas ideas se consigue mediante el debate abierto, la argumentación y la persuasión y no silenciándolas o repudiándolas».
ARCHIVO
JULIO 2014

La persistencia de los paranoicos

La trascendencia de estar preparados

El legado mundialista

Abundante docilidad

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

FEBRERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
Hay que pasar el invierno…
Alsogaray Tuvo el apoyo incondicional del presidente Fondizi, hasta que el diablo metió la cola. Falta que llegue un gobierno que se anime a imitarlo.
Argentina: La responsabilidad individual
La interferencia del Gobierno bloqueará la competencia y la iniciativa empresarial.
¿Mendoza se independiza?
En estos días ha habido declaraciones sobre una amenaza independentista, en realidad no para ejecutarla pues ello requeriría una reforma constitucional para convertir a nuestro país en una confederación que sustituya la actual federación.
El respeto y la cortesía están en el corazón mismo de la política exterior
Alberto Fernández se niega a escuchar a Jeanine Añez en la reciente "Cumbre" del MERCOSUR
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
La cultura española también reclama libertad de expresión
Qué puede cambiar en Oriente Medio con una presidencia de Joe Biden
¿A quiénes asisten los aparatos estatales?
¿Desfinanciar la policía?
Debe acabar el poder de YouTube, de las BigTech

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS