Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
3 ABRIL 2020 | ACTUALIZADO 09:02
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

Una campaña con prontuario y sin promesas
A medida que se acerca la fecha clave los candidatos se alistan para dar la batalla final, esa en la que finalmente se agotarán las palabras y cobrarán valor los votos que cada uno obtenga.
Actualizado 15 julio 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
La tradición electoral de estos países está siempre plagada de múltiples anécdotas e interesantes historias que adornan esa larga nómina de hábitos propios de casi cualquier proceso comicial contemporáneo.
 
Sin embargo, en los últimos tiempos, algunas buenas costumbres han ido extinguiéndose progresivamente para ser reemplazadas por cuestionables ingredientes que pueblan estas audaces aventuras sectoriales.
 
En el pasado, durante la etapa proselitista era imprescindible un programa de gobierno que debía ser expuesto públicamente para que los potenciales votantes evalúen las ideas de cada uno de los proyectos políticos.
 
Las plataformas políticas eran moneda corriente hasta hace solo un par de décadas atrás. Hoy parecen ser absolutamente innecesarias, un elemento realmente menor e irrelevante en el contexto de una contienda electoral.
 
El problema no solo radica del lado de la oferta política, que claramente no siente esa necesidad de plantear sus ideas de fondo y como ejecutarlas, sino que también está ausente del lado del reclamo de quienes votan.
 
La sociedad no precisa ahora de este tipo de complejos instrumentos para tomar decisiones de esta índole. Le alcanza con exhibir herramientas mucho mas superficiales, alevosamente ambiguas y claramente menos criticables.
 
En un mundo despiadadamente líquido, en el que la información escurre rápidamente, con bajísimos niveles de retención, hábitos de lectura liviana y poca vocación por el análisis profundo, todo se diluye inexorablemente.
 
La destrucción secuencial de los partidos políticos y su inevitable vaciamiento ideológico fue parte central de ese largo deterioro que culminó con una comunidad hastiada que los rechaza sistemáticamente.
 
El desprestigio de la actividad hoy ya no está en discusión y eso ha generado que sean cada vez menos los que se acercan genuinamente, y por lo tanto la política se ha convertido en un coto de caza de los peores.
 
El presente esta brutalmente signado ahora por el aterrizaje de los oportunistas, la peligrosa versatilidad de los discursos y el reinado del pragmatismo. Nada bueno puede brotar entonces con esa perversa lógica.
 
Bajo estos retorcidos paradigmas las sociedades modernas enfrentan elecciones ya no considerando ideas, sopesando propuestas concretas y evaluando su viabilidad en el marco de las circunstancias actuales.
 
Los políticos saben que sus adversarios los atacarán cruelmente ya no por sus visiones sobre el porvenir sino por sus frondosos prontuarios, sus antecedentes judiciales y también por sus derroteros partidarios.
 
Las propuestas no están en el centro de la escena y no son demasiado relevantes, al punto tal que una eventual presentación formal, con bombos y platillos, ni siquiera se discute en la mesa estratégica partidaria.
 
Alcanza entonces solo con mencionar una grilla de típicas frases hechas, una serie de lugares comunes y ciertos refranes grandilocuentes para seducir a los mas incautos votantes con meras consignas triviales.
 
Son tiempos muy particulares. Se pueden ganar o perder elecciones apelando simplemente a la crítica al rival de turno. Lo trascendente es seleccionar los más contradictorios archivos mediáticos del contendiente para limar así sus coyunturales chances de lograr un triunfo.
 
Ya no es necesario tener buenas ideas o hacer colosales promesas. Puede ser suficiente con ser el menos malo en la disputa. Eso, obviamente, baja la calidad del debate y también le quita valoración al resultado general.
 
Seria fácil cuestionar a todos los políticos y endilgarles a ellos esa responsabilidad. Indudablemente, tienen una considerable culpa en este dislate. En gran medida son los verdaderos artífices de este despropósito.
 
Pero seria muy necio e hipócrita desconocer que la sociedad toda también ha tenido mucho que ver en esta dinámica. No se ha llegado hasta aquí solo gracias a la insensatez de una clase dirigente mediocre.
 
La gente también ha sido esencialmente funcional y ha contribuido enormemente a que se llegue hasta esta trágica instancia. Ignorar los elocuentes méritos cívicos sería un error gigantesco y una omisión piadosa.
 
Nadie sabe, a ciencia cierta, como será el futuro, pero sería mas que deseable que aparezcan esos nuevos líderes, estadistas, de buen nivel intelectual, aptos para articular equipos de trabajo profesionales.
 
Pero eso solo sucederá cuando los ciudadanos sean realmente capaces de identificar la complejidad del dilema demandando a todos los políticos una mayor calificación y un contenido adecuado que plantee soluciones.  
 
Los desafíos del presente no se resuelven con actos de magia o alquimia retórica, sino con conceptos claros, proyectos sustentables, previamente estudiados y un programa de implementación serio que garantice éxito.
 
Difícilmente esto se revierta de la mano de la política. No existen estímulos para que eso ocurra, al menos en el corto plazo. Por el contrario, si la gente así lo decide esto puede mutar velozmente en el sentido adecuado, pero se requiere previamente una autocrítica que, por ahora, sigue ausente.


Alberto Medina Méndez
amedinamendez@gmail.com
54 9 379 4602694
Twitter: @amedinamendez
 Otros artículos que te pueden interesar
El Virus Estatista
El cornavirus ha influido en el derrumbe de las economías pues si la gente no puede desempeñar bien sus faenas laborales debido a precauciones y cuarentenas, naturalmente las producciones se resienten.
La inmoralidad, violar los derechos humanos, destruye
Desde que se descubrió el llamado covid- 9 lo más dañado son los principios morales, y esto tendrá un altísimo costo. Derechos humanos básicos como la libertad están siendo violados sistemáticamente y la gente enardecida aplaude como en el circo romano.
Los gobiernos deben actuar, pero el peor virus es el estatismo
El coronavirus ha influido en el derrumbe de las economías, pues si la gente no puede desempeñar bien sus faenas laborales debido a precauciones y cuarentenas, naturalmente las producciones se resienten.
El pánico matará a muchas más personas
En una columna anterior escribí que el pánico es el arma más eficaz de los autoritarios, nubla la mente y provoca reacciones primarias como la violencia.
Defender la libertad es tarea y responsabilidad de todos
Es muy pertinente -y más en los momentos que corren- subrayar la importancia de que cada uno de los adultos (y no digo todos porque como decía Borges "cada uno es una realidad, mientras que todos es una abstracción") asuma la responsabilidad de contribuir a que se lo respete. El respeto recíproco no es algo que provenga de las nubes y caiga automáticamente sobre los humanos.
AHORA EN PORTADA | Ver  
COYUNTURA ECONÓMICA
El déficit público vuelve a aumentar en España

El déficit público en España se había reducido gradualmente entre 2012 hasta 2018 tanto en números absolutos como en proporción del producto interior bruto.
EPIDEMIA DEL COVID-19
¿Cuántas vidas hemos salvado quedándonos en casa ?

En España el número de muertes causadas por el virus SARS-CoV-2 ya roza las 8.500 y los afectados registrados (que no reales) alcanzarán esta semana los 100.000 con toda seguridad.
La artista valenciana Blanca Martí expone en Madrid

La Muestra, comisariada por el también pintor valenciano y artista de larga y reconocida trayectoria, Vicente Colom, se inaugurará este jueves, 5 de marzo, a las 19:30 horas y podrá visitarse hasta el 4 de abril de 2020.
Defender la libertad es tarea y responsabilidad de todos

Es muy pertinente -y más en los momentos que corren- subrayar la importancia de que cada uno de los adultos (y no digo todos porque como decía Borges "cada uno es una realidad, mientras que todos es una abstracción") asuma la responsabilidad de contribuir a que se lo respete. El respeto recíproco no es algo que provenga de las nubes y caiga automáticamente sobre los humanos.
ARCHIVO
JULIO 2019

Una campaña con prontuario y sin promesas

El Mercosur y la Unión Europea dieron un nuevo paso

Ver posts de otros meses

FEBRERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
Los gobiernos deben actuar, pero el peor virus es el estatismo
El coronavirus ha influido en el derrumbe de las economías, pues si la gente no puede desempeñar bien sus faenas laborales debido a precauciones y cuarentenas, naturalmente las producciones se resienten.
El peronismo reitera su destructiva receta, que consiste en que todos vivamos colgados del trabajo del campo
Los argentinos tenemos ahora un presidente distinto, claramente "fofo". No sólo con un peculiar bajo vientre, lo que le aporta un aspecto físico "fofo", también con una mentalidad "fofa". Sin sustancia. Sin consistencia. Todo "fofo", entonces. Blando. Flácido. Y para muchos es sólo una suerte de manejable "mascarón de proa", para peor.
Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
El país viene arrastrando este problema desde hace décadas. Frente a la inacción premeditada y a los groseros errores que agravaron el cuadro todo ha colapsado. Solo sobrevive en base a eternos subsidios y mentiras absolutas.
La esperanza es la juventud alberdiana
El peronismo desde su nacimiento hasta 1955, fue un sistema colectivista similar al fascismo italiano. Perón vio, personalmente en Italia, cómo funcionaba en su lugar de origen y lo adaptó a nuestra Patria. Destrozó al sistema que hizo conocer a la Argentina en el mundo, como uno de los países más prósperos del planeta.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El déficit público vuelve a aumentar en España
El peronismo reitera su destructiva receta, que consiste en que todos vivamos colgados del trabajo del campo
¿En qué países latinoamericanos hay más casos de coronavirus?
El pánico matará a muchas más personas
Un príncipe audaz y peligroso

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS