Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
19 JUNIO 2018 | ACTUALIZADO 20:11
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
La pasión de los argentinos
Por diversos motivos, es sabido en casi todo el mundo que los argentinos somos pasionales. Y que el origen de esa pasión está en la excesiva importancia que le damos al fútbol.
Actualizado 31 mayo 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Daniel E. Chavez   
Y, a partir de la misma, la mayor parte de los seguidores de este popular deporte siente alegría o tristeza, según gane o pierda su equipo favorito. Dicha pasión, en algunos, es innata; en otros, transmitida. De la segunda, nace la expresión mi padre me hizo hincha del rojo por ejemplo- y me dio la felicidad para siempre. Por lo que aquél que no es demasiado apasionado o no le interesa el fútbol, considero que está liberado de esa pasión incomprensible, como algunos la llaman.

Y, he aquí, dos ejemplos que tengo en mi familia. Mi hijo (24) es tan apasionado por el fútbol, que cuando su equipo favorito pierde, llora. Cuando tenía cuatro años, lo llevé a la cancha a ver un partido de fútbol local y al regresar comentó en casa que el mejor jugador de la cancha, para él, había sido el ensho, refiriéndose a Enzo Francescoli. O sea, es esclavo pasional desde la cuna. En cambio, un primo suyo dos años menor que él, cuando jugó San Martín contra Boca Juniors, la última vez que San Martín estuvo en la primera división, se despachó con una pregunta genial: si Riquelme era jugador de Boca o de San Martín. Evidentemente, se trata de un joven libre de la atrapante pasión futbolística. En síntesis, son dos realidades muy opuestas.

¿Pero, a qué viene todo esto? Viene a compartir la idea de que las pasiones excesivas no son buenas, porque se convierten en fanatismo. Y el fanatismo es una de las mayores irracionalidades de la gente, porque produce más daño que beneficio; por lo que, en vistas al futuro de nuestros hijos, hay que ayudarlos desde niños a encauzar sus pasiones. Creo que poner un poco de pasión en todas nuestras acciones diarias, es bueno, siempre que se haga con moderación. Como ser en el trabajo, en el estudio, en la colaboración, en la lectura, en el diálogo, en la información, en la recreación y, obviamente, también en el fútbol. Ya que todo esto, en conjunto, sí asegura importantes beneficios personales, familiares y sociales.                                                                                                     
 Otros artículos que te pueden interesar
El aumento de refugiados está aumentando las cifras de hambre en el mundo
ACNUR alerta contra la repetición de la situación del Aquarius, a su llegada a España
Alemania, el país europeo que más solicitudes de asilo acepta
37.000 personas han arriesgado su vida en el Mediterráneo este año
David DeMaría presenta "Agua", tema inédito para luchar contra la desnutrición infantil
AHORA EN PORTADA | Ver  
El aumento de refugiados está aumentando las cifras de hambre en el mundo
Subsidios a la pesca en alta mar
Scruton cuenta por qué la belleza importa
La paz es hija del coraje
 ARGENTINA
Cristina Kirchner y Héctor Timerman nuevamente en la mira en el caso "Nisman"
La falacia del "ajuste doloroso"
El gran desafío de Argentina
Argentina: Problemas y… ¿las soluciones?
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El populismo es eterno, como las cucarachas
El aumento de refugiados está aumentando las cifras de hambre en el mundo
ACNUR alerta contra la repetición de la situación del Aquarius, a su llegada a España
¿Dónde amenaza el Mundial más la productividad?
Nicaragua, el disfraz del autoritarismo

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS