Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
19 AGOSTO 2018 | ACTUALIZADO 12:01
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
La falta de saneamiento básico amenaza la salud pública de los refugiados sirios en Líbano
Refugiados sirios en Líbano
Tras siete años de conflicto y sin un estatus oficial de refugiados, el acceso a agua segura y saneamiento básico se ha convertido en una emergencia en un país con un millón y medio de refugiados.
Actualizado 28 mayo 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
  
 
En Líbano, el segundo país con mayor número de refugiados sirios, la población ha aumentado un 25% desde 2011, lo que supone una grave presión sobre servicios básicos como el suministro de agua y la gestión de aguas residuales que ya eran débiles tras décadas de inversión insuficiente y guerra civil. No siendo un país signatario de la Convención sobre Refugiados, el 38% de los refugiados todavía vive en asentamientos informales, dependientes de asistencia integral. La política general del Gobierno del Líbano exige que los servicios de agua y saneamiento para esos asentamientos sean temporales.

Hasta la fecha, el número de sitios informales asciende a 5.113, la mayoría en el valle de Bekaa, donde se encuentra el 65% de los asentamientos en el Líbano. Desde mayo, hay aproximadamente 240 asentamientos (alrededor de 7500 personas) que no reciben ningún tipo de apoyo de agua, saneamiento e higiene en esta región, aumentando aún más su vulnerabilidad. Una falta de provisión de servicios que tiene el potencial de producir una emergencia para estas poblaciones, que se vean obligadas a desplazarse de nuevo, erosionándose significativamente la estabilidad social.

La investigación de Acción contra el Hambre sobre el terreno indica que las poblaciones beneficiarias continuarán sufriendo una degradación de su situación, con riesgos crecientes de brotes de enfermedades en los asentamientos, especialmente para la población más vulnerable, como ancianos y niños.

“La mayor parte de actores humanitarios nos hemos visto obligados a reducir su distribución de 35 a 15 litros por persona por día para las zonas que únicamente tienen acceso a agua que no sea mediante camiones cisterna. En sitios con acceso, la cantidad se ha reducido a 10 litros, muy por debajo de los estándares mínimos”, señala Edgar Barata, coordinador de agua, saneamiento e higiene de Acción contra el Hambre en Líbano. Con estas reducciones, la población prioriza su uso del agua y no tiene suficiente para lavarse después de usar el inodoro, garantizar su higiene personal, lavar la ropa, etc.

Capacidad de respuesta local

La población refugiada en los asentamientos informales ha adoptado diferentes mecanismos de adaptación a lo largo de los años, pero la abrupta escasez de servicios básicos agravará su situación.

“En el corto plazo, la consecuencia más inmediata se traduce en términos de mayores costos y riesgos para la salud ambiental. Es probable que estas consecuencias directas produzcan impacto en la salud, condiciones psicosociales, medios de vida, protección y estabilidad social de la población afectada, tanto refugiada como de acogida” apunta Barata.

“El acceso a los servicios básicos, la higiene ambiental y el saneamiento son factores de estrés para la tensión social. Las presiones sobre los recursos hídricos y el impacto ambiental de los asentamientos sirios han aumentado de forma considerable las tensiones en algunas zonas, lo que aumenta el riesgo de desalojo forzoso.” 

Impacto económico

Algunas personas ya estaban comprando cantidades adicionales de agua antes de la reducción y ahora tienen que comprar incluso más agua para ellos mismos, aumentando los gastos diarios e impactando en su sustento. La compra de agua tampoco está controlada y, a menudo, es de muy mala calidad con un posible impacto en la salud de los beneficiarios. También se reduce el impacto de la ayuda humanitaria cuando las personas mezclan agua segura (entregada por ONG) y agua insegura en los mismos contenedores. 

“Desde Acción contra el Hambre buscamos responder a esta situación para proporcionar el nivel más básico de asistencia a estas poblaciones y garantizar su derecho a agua potable y saneamiento, reforzar la estabilidad social, y abordar esta situación de emergencia antes de que llegue a niveles de crisis”, afirma Edgar Barata.

 Otros artículos que te pueden interesar
Génova: La inversión en carreteras en Europa
La invasión de los castores
Vivir sin tecnología… ¿es posible?
China, Indonesia y Filipinas, los países que más contaminan los océanos
El 60% de los asesinatos a defensores de la naturaleza se producen en América Latina
AHORA EN PORTADA | Ver  
Saben que mienten
Argentina, o cómo desaparece un país
Los think tanks más influyentes en América Latina
"Bonjour París", nueva exposición de Isabelle de Kergal en ​ABIERTO Espacio Cultural

A partir del próximo 12 de septiembre y hasta el 12 de octubre, en la Fundación Iberoamérica Europa, calle General Arrando 14 de Madrid
La importancia de los contratos
 LÍBANO
Pasaportes del Líbano y Venezuela: un pase libre para Hezbollah en América Latina
Líbano avanza en la construcción del muro de Aín al Hilweh
EEUU prepara un nuevo paquete de sanciones financieras contra Hezbollah
Hezbollah avanza en la islamización del Líbano
Según los diarios locales, la coerción religiosa ha crecido en los decretos emitidos por los consejos municipales
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Saben que mienten
Argentina y la corrupción…
Argentina, o cómo desaparece un país
Inmigración y Cooperación al Desarrollo: errores y desaciertos
La importancia de los contratos

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS