Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
30 JULIO 2021 | ACTUALIZADO 05:41
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO BENEGAS LYNCH (H)

Argentina: A menos Estado, menos populismo
La administración actual se encuentra en una encrucijada en gran medida debido al peligroso y muy extendido campo minado que dejó el gobierno anterior.
Actualizado 22 junio 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Benegas Lynch (h)   
 Argentina: La política económica y la grieta
 Argentina: El modelo decadente no resiste más parches

Ante el campo minado que recibió de herencia, el Gobierno busca resolver el déficit fiscal y la inflación; en su empeño, no debería perder de vista que el problema central es el tamaño desmedido del aparato estatal.

A veces, en el fragor del debate sobre temas coyunturales se alteran las prioridades y se mezclan conceptos. En medio de estas trifulcas, se suele perder la visión del eje central del problema analizado.

En el caso argentino, por momentos parece que se desdibujan el aspecto medular y la raíz del populismo: la dimensión colosal del aparato estatal, que no sólo encoge los bolsillos de la gente, sino que comprime las libertades individuales al arrogarse funciones impropias de un sistema republicano. A su vez, al abrir cauces a la discrecionalidad del poder, favorece la corrupción.

El estatismo superlativo ha impregnado la historia argentina de las últimas décadas de modo creciente, ya sea gobernados por un signo político u otro; en todos los casos se produjo un salto cuántico en los gastos públicos (para no decir nada de los regímenes militares). Estos deterioros han sido acompañados por desórdenes presupuestarios debido a que las erogaciones estatales no han podido cubrirse con las altísimas cargas tributarias y con el pesado endeudamiento gubernamental interno o externo, por lo que se ha recurrido a la expansión monetaria.

Sin duda, la inflación constituye un cáncer de la mayor magnitud, así como, por su parte, el déficit fiscal representa un signo de pésima gestión económica.

Dicho esto, estimo de la mayor importancia subrayar que estos dos fenómenos no son el problema de fondo del populismo. Más aún, en la historia ha habido y hay gobiernos totalitarios que no han recurrido ni al deterioro monetario ni al déficit en las cuentas públicas, pero que, por definición, han agrandado el aparato gubernamental y consecuentemente han asfixiado a la gente del modo más brutal. El caso del actual gobierno de Ecuador muestra que, a pesar de los ataques a la libertad de prensa, su acendrado intervencionismo en los mercados y el reiterado daño a los marcos institucionales republicanos, la situación monetaria no se ha agravado debido a que, en su momento, se estableció la dolarización.

Según Lavrenti Beria, Stalin tenía la manía de mantener en orden las cuentas fiscales (en medio de sus masacres y atropellos). Lo mismo relata Huber Matos respecto de Fidel Castro y su obsesión por las finanzas públicas, es decir, que no salieran más recursos de los que entraban en las arcas de su sistema tiránico. Claro que en ambos casos lo de “finanzas públicas” es una expresión impropia, ya que aquellos megalómanos las trataban como si fueran privadas.

Esto no implica subestimar los problemas enormes que generan tanto el déficit fiscal como la inflación monetaria. Se trata de poner el problema en perspectiva y de centrar la atención en los muchos perjuicios de contar con un Estado elefantiásico que carcome ahorros y extiende sus tentáculos a todos los recovecos de la vida de los gobernados. En esta línea, el premio Nobel en Economía Milton Friedman ha afirmado que es mejor un gobierno que gasta poco con déficit fiscal que otro inflado en sus gastos y con cuentas equilibradas.

En nuestro país, el actual gobierno no ha resuelto aún el tema del déficit fiscal (más aun, lo ha incrementado desde que asumió) ni la inflación monetaria. Con relación a esto, es pertinente formular algunas reflexiones que tal vez ayuden a que decanten algunos conceptos clave en la materia.

Se dice que la inflación monetaria es el aumento general de precios. Esto no es correcto: si todos los precios aumentaran de modo generalizado -y tengamos en cuenta que el salario es un precio-, no habría problemas con la inflación. Si los precios se elevaran en un 50% mensual y los salarios lo hicieran en el mismo porcentual, no ocurrirían distorsiones entre precios e ingresos. Seguramente, habría que modificar los dígitos en las calculadoras, las columnas en los libros contables e incluso habría que transportar el dinero en carretilla, pero no se sucederían los problemas característicos de la inflación.

Es que aquella definición adolece de dos equivocaciones mayúsculas. En primer lugar, los precios no aumentan de modo uniforme, sino que se trata de la distorsión en los precios relativos; en segundo lugar, no es ésta la causa de la inflación, sino su efecto más perverso; la inflación es la expansión monetaria por causas exógenas al mercado, a saber, las decisiones políticas fruto de las manipulaciones de la banca central. Estas distorsiones en los precios relativos desfiguran las únicas señales que tiene el mercado para operar, lo que induce al desperdicio de capital, que, a su turno, hace que se contraigan salarios e ingresos en términos reales, puesto que las tasas de capitalización constituyen la única explicación para la mejora en el nivel de vida.

En nuestro medio también se han hecho desafortunadas declaraciones en cuanto a que las subas en los precios son responsabilidad de los comerciantes. Los empresarios siempre intentarán cobrar el precio más alto que puedan (no el que quieran, ya que la demanda se contrae según su elasticidad). Las llamadas “expectativas inflacionarias” de por sí nada significan: si no son convalidadas por expansión monetaria, no tienen efecto alguno. Incluso hay quienes la emprenden contra supermercados, con el argumento de que sus costos no justifican aumentos de precios; ignoran que la estructura de costos puede ser muy alta mientras que los precios finales no los cubren, con lo que se producen quebrantos. A la inversa, los costos pueden ser reducidos, pero la demanda de los consumidores hace que el precio resulte alto.

Desde la exposición decimonónica de la utilidad marginal se demostró que no hay nexo causal entre costos y precios finales. El empresario conjetura que los costos están subvaluados en términos de los precios finales, con lo que estima que sacará partida del arbitraje correspondiente, lo cual es muy distinto a sostener que los costos determinan los precios.

En este contexto, se ha sostenido que hay “inflación de costos” cuando se eleva el precio de un bien al que el resto de la economía está muy ligado. Pero es que, manteniendo los demás factores constantes, si aumenta el precio de un bien, por más estrechamente ligado que esté a otros bienes, ocurre una de dos cosas: o se sigue consumiendo la misma cantidad de ese bien, en cuyo caso se debe reducir el consumo de otros, o se contrae su demanda, con lo que naturalmente disminuirá la cantidad vendida.

Las arengas de políticos dirigidas a empresarios es una faena inútil y contraproducente. Por un lado, el problema radica en los políticos; por otro, los precios deben seguir los lineamientos del mercado si se quieren evitar la escasez y los desajustes.

Lo mismo va para la denominada “defensa de la competencia”; la defensa estriba en que la Justicia debe castigar el fraude y el engaño con todo rigor, y no radica en entrometimientos improcedentes con la intención de “poner orden” en el mercado, donde, precisamente, el desorden comienza cuando gobernantes interfieren en arreglos libres y voluntarios.

Las declaraciones de algunos miembros del elenco gobernante en el sentido de que debe incrementarse el gasto público “para reactivar la economía” son del todo infundadas, puesto que la financiación que exige el aumento del gasto -sean o no partidas sin ejecutar- significa que se reasignan los siempre escasos recursos desde los bolsillos de la gente hacia el referido engrosamiento en el gasto, con lo que la productividad indefectiblemente disminuye.

En otras palabras, la administración actual se encuentra en una encrucijada en gran medida debido al peligroso y muy extendido campo minado que dejó el gobierno anterior. Es de desear que este gobierno tenga éxito y adopte las medidas de fondo en cuanto a la eliminación de funciones impropias de la sociedad abierta, para dejar atrás los pesados lastres del populismo. Perder esta oportunidad arrastraría consecuencias imprevisibles.

Publicado en La Nación.-

© Libertad y Progreso

 Otros artículos que te pueden interesar
El Che Guevara, mi primo
El Che y sus pestilentes continuadores se arrogan la facultad de manejar a su capricho la vida y el fruto del trabajo ajeno en una demostración de una mezcla diabólica de ignorancia, malicia y soberbia sin parangón.
Sobre el pionero de las instituciones liberales
Leonard E. Read fue el fundador de la Foundation for Economic Education, una entidad dedicada a la difusión de los valores del liberalismo clásico
Emiratos Árabes Unidos e Israel: acuerdos de seguridad, pero también importantes convenios sobre alimentos y agua
Ambos países han avanzado en varios proyectos a partir de la reciente apertura de la embajada emiratí en Tel Aviv. Los acuerdos bilaterales ya concretados no sólo están centrados en aspectos críticos en materia seguridad militar conjunta
Biden se opone al comunismo cubano
Ninguna persona seria y respetuosa de la ley querrá mezclarse con ese mundillo de delincuentes que sólo tienen el apoyo de AMLO en México y de Cristina en Argentina.
Algunas elaboraciones acerca de la maldad
El deseo deliberado de hacer mal a los otros sólo puede corregirse a través de la educación, con la trasmisión de valores conducentes al respeto recíproco
AHORA EN PORTADA | Ver  
EMPLEO PÚBLICO
La evolución del empleo público y privado en España

La proporción de empleados de la Administración pública respecto al empleo total en España se encuentra por debajo de la media de la OCDE.
DONACIÓN DE SANGRE
¿Quién puede donar sangre a quién?

¿Sabes cuál es tu grupo sanguíneo o el de tus familiares más cercanos? Si es así, quizá te sorprenda saber que muchísimas personas no conocen este dato, y menos aún saben la compatibilidad de su grupo sanguíneo, información de vital importancia en caso de emergencia.
MÚSICA
Los géneros musicales que el mundo está escuchando

Sudáfrica figura como el líder en consumo de música urbana (hip hop, R&B, etc.) con el 57% de los oyentes de contenidos musicales digitales escuchando este tipo de género.
El Che Guevara, mi primo

El Che y sus pestilentes continuadores se arrogan la facultad de manejar a su capricho la vida y el fruto del trabajo ajeno en una demostración de una mezcla diabólica de ignorancia, malicia y soberbia sin parangón.
ARCHIVO
JUNIO 2016

Los empresarios

El terror fiscal

Argentina: A menos Estado, menos populismo

Una vez más, las empresas estatales

Se acentúa el peligro nacionalista

Contra la ideología

Ver posts de otros meses

JULIO 2021 (9 artículos)

JUNIO 2021 (6 artículos)

MAYO 2021 (9 artículos)

ABRIL 2021 (10 artículos)

MARZO 2021 (9 artículos)

FEBRERO 2021 (12 artículos)

ENERO 2021 (10 artículos)

DICIEMBRE 2020 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (6 artículos)

OCTUBRE 2020 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (10 artículos)

AGOSTO 2020 (10 artículos)

JULIO 2020 (4 artículos)

JUNIO 2020 (4 artículos)

ABRIL 2020 (6 artículos)

MARZO 2020 (3 artículos)

FEBRERO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (5 artículos)

JUNIO 2019 (4 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (2 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (5 artículos)

AGOSTO 2018 (4 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (6 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (7 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (5 artículos)

JUNIO 2017 (8 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (6 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (6 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (6 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (8 artículos)

FEBRERO 2014 (7 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (3 artículos)

FEBRERO 2011 (3 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (3 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (2 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

ABRIL 2009 (2 artículos)

MARZO 2009 (2 artículos)

FEBRERO 2009 (3 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (6 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (6 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

 ARGENTINA
En la Argentina, la propiedad privada está en jaque
Es de gran importancia percatarse de que la lesión al derecho de propiedad perjudica a todos, pero muy especialmente a los más vulnerables.
La causa madre de nuestros problemas: la frivolidad
Aquellos que no se percatan que vivir en libertad no es algo automático sino que requiere esfuerzo cotidiano
Uruguay: no todos los políticos son ´sepulcros blanqueados´
La clase política argentina está enormemente desprestigiada. Entre otras razones, porque busca permanentemente obtener privilegios para ella misma, por encima de todo y de todos.
Un gobierno de megalómanos…
La vicepresidente ha contagiado a varios funcionarios, sobre todo al presidente, de un peligroso trastorno de personalidad el cual los hace exagerar y manipular a personas y situaciones en pos de sus objetivos.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Biden se opone al comunismo cubano
Los continuos privilegios de la nueva clase política sudamericana
Los pagos de rescate con criptomonedas por ataques ransomware se dispararon en 2020
Sobre el pionero de las instituciones liberales
Emiratos Árabes Unidos e Israel: acuerdos de seguridad, pero también importantes convenios sobre alimentos y agua

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS