Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 JULIO 2021 | ACTUALIZADO 01:10
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

La manía de legislar
Prevalece en esta era, una visión que afirma que las leyes pueden resolver cualquier problema.
Actualizado 27 abril 2016  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   
Esta falacia se ha instalado, no solo en la política sino también en buena parte de la sociedad que las demanda. Parece que jamás se ha comprendido, con claridad, la naturaleza y la esencia de las normas.

Muchos dirigentes políticos depositan abundantes energías en imaginar novedosas reglamentaciones que modifiquen la calidad de vida de todos, sin entender que las conductas no se transforman artificialmente. Ellos adhieren a esta necia postura de suponer que una ley todo lo puede.

En estos países, pululan a diario intentos de legislar sobre cualquier asunto. Ninguna jurisdicción logra escaparse de este molde general y caen, irremediablemente, en este eterno juego. Esta actitud obsesiva de los legisladores no distingue partidos. Todos creen en la omnipotencia del Estado, que impone reglas haciendo que la gente se someta a ellas sin más.

Es la ley la que debe interpretar a la sociedad, ajustándose a sus valores y no al revés. En estas comunidades, los legisladores suponen que pueden establecer reglas importadas, incompatibles con la idiosincrasia local y así producir genuinos cambios de hábitos, que permitan vivir en una sociedad desarrollada, gracias a su gigante creatividad e interesantes normas.

Por eso abundan, en estas latitudes, tantas leyes que pretenden fijar precios, impedir la comercialización de productos o regular la distribución de otros. Esos políticos creen que pueden controlar la economía y subordinarla a sus caprichos. Están convencidos de que, desde sus escritorios, pueden obligar a todos a obedecerlos, porque la razón y la verdad los asiste.

La economía se rige por un complejo sistema de estímulos. Cuando la legislación interfiere, altera no solo los precios relativos, sino que genera múltiples daños y consecuencias inimaginables para ese legislador. Sus claras limitaciones intelectuales y morales le impiden comprender que la interacción voluntaria entre los hombres no es objeto de su tarea cotidiana.

Pero eso no solo sucede en la economía, sino también en el resto de las manifestaciones individuales. Nadie deja de consumir estupefacientes, aborta, pasa un semáforo en rojo, se prostituye o porta armas, porque la legislación lo prohíbe. Razonar de ese modo es desconocer a la humanidad. Las personas toman decisiones en función de otros paradigmas diferentes.

Las leyes pueden intentar amedrentar pero, en casi todos los casos, solo consiguen que esas mismas acciones igualmente se concreten, pero en ambientes de mayor marginalidad, criminalizando sus determinaciones.

Los seres humanos solo evolucionan cuando aprenden, maduran, reflexionan y toman decisiones voluntarias totalmente conscientes y no cuando el Estado los amenaza con multas, penalidades o prisión.

No es que no se pueda legislar sobre absolutamente nada, pero es importante comprender que el trillado "respeto a las leyes" no se consigue arrodillando a la sociedad con rigor. El respeto se gana, nunca se impone. Si la idea es infundir temor, miedo, pánico y terror, esas no parecen ser las mejores alternativas para construir una comunidad pacífica y civilizada.

La sociedad en general está dispuesta a cumplir normas que coinciden con su matriz moral. La prohibición de matar, es compatible con esa convicción de que cada uno debe decidir por sí mismo que hacer con su cuerpo. Bajo esa perspectiva resulta inadmisible que otro pueda disponer de ella a su arbitrio. Así se explica el elevado consenso de esta norma.

Algo similar ocurre con el robo. La mayoría comprende el concepto de la propiedad privada, aunque últimamente haya relativizado esa creencia. La gente entiende que apropiarse del fruto del trabajo ajeno no es ético y por eso aprueba que cualquiera que transgreda ese principio sea sancionado.

Es evidente que se viven en el presente tiempos de "inflación legislativa". Muchos actores de la política contemporánea pretenden contener la subida de precios, evitar despidos, extender la expectativa de vida, erradicar enfermedades y eliminar adicciones apelando a las leyes. Si realmente esas herramientas fueran efectivas y sus teorías tuvieran algún correlato empírico con la realidad, la humanidad seria rica, joven y feliz por decreto.

Claro que muchos adhieren a esta visión por conveniencia y no por ignorancia. Una parte importante del "negocio" de la política se sustenta sobre la idea de que la sociedad esté convencida de que la legislación salva vidas, enriquece a las personas y las hace mejores. Si esa tesis no tuviera adeptos, probablemente, muchos de los burócratas no tendrían salarios, y no podrían vivir entonces a expensas del trabajo de los demás.

Pero no menos cierto es que otro  sector de la sociedad cree ingenuamente en estas mentiras y alienta estos reprochables comportamientos de la política. Son muchos los ciudadanos que les exigen a los dirigentes que bajen los precios, generen empleos y que los jóvenes jamás se droguen, como si estos tuvieran en sus manos una varita mágica para lograrlo.

Es la peor combinación. Una sociedad irresponsable que delira con soluciones facilistas en complicidad con una clase política manipuladora que aprovecha esa candidez para atraer votos con estos disparates.

Mientras tanto, no solo no se resuelven los problemas sino que estas maniobras dilatorias hacen que finalmente nadie se ocupe seriamente de las cuestiones de fondo, de esas donde realmente se pueden mitigar impactos. Las normas no solo no aportan soluciones eficientes, sino que además desenfocan y postergan el abordaje correcto de las problemáticas actuales.

Si la sociedad desea cambios en positivo, debe comprender las verdaderas motivaciones que explican las conductas humanas y ponerse a trabajar con sensatez, sin delegar en terceros sus responsabilidades, intentando convertirse en genuinos agentes de cambio e inspirando a otros a imitarlos.

La ideología imperante que invita a redactar leyes a mansalva es una gran ilusión, un absoluto fraude. Pero, evidentemente, es funcional a una sociedad profundamente desorientada y a un sistema político procaz que promueve este espejismo de la mano de esta perversa manía de legislar.

Alberto Medina Méndez
albertomedinamendez@gmail.com
 Otros artículos que te pueden interesar
Algunas elaboraciones acerca de la maldad
El deseo deliberado de hacer mal a los otros sólo puede corregirse a través de la educación, con la trasmisión de valores conducentes al respeto recíproco
Judeofobia y 27 años de impunidad
27 años del ataque terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, acto de barbarie que continúa en la impunidad.
Los continuos privilegios de la nueva clase política sudamericana
La populista clase política latinoamericana se considera "privilegiada", superior entonces a todos los demás. Ella es la nueva "clase dominante" de la región, lo que cada vez está más claro.
Carta abierta a Miguel Díaz-Canel, Presidente de Cuba
"El estallido social se veía venir. El Movimiento San Isidro y la canción Patria y Vida fueron los puntos de inflexión".
En la Argentina, la propiedad privada está en jaque
Es de gran importancia percatarse de que la lesión al derecho de propiedad perjudica a todos, pero muy especialmente a los más vulnerables.
AHORA EN PORTADA | Ver  
OPINIÓN PÚBLICA
¿Deberían celebrarse los Juegos Olímpicos en 2021?

En medio del temor a un nuevo brote de COVID-19 y a las nuevas variantes del virus, el pueblo japonés se muestra firmemente en contra de los Juegos de Tokio, cuya organización parece priorizar los intereses comerciales sobre las preocupaciones de salud pública.
ASEQUIBILIDAD DE INTERNET
De 33 horas a siete minutos: ¿cuánto hay que trabajar para pagar Internet?

Los nigerianos tendrían que trabajar más de 33 horas al mes con un sueldo medio para poder pagar el contrato de banda ancha mensual más barato disponible en el país.
OLIMPÍADAS 2021
¿Qué países latinoamericanos ganaron más medallas olímpicas?

Cuba domina el ranking de países con más medallas olímpicas de América Latina.
MÚSICA
Los géneros musicales que el mundo está escuchando

Sudáfrica figura como el líder en consumo de música urbana (hip hop, R&B, etc.) con el 57% de los oyentes de contenidos musicales digitales escuchando este tipo de género.
Algunas elaboraciones acerca de la maldad

El deseo deliberado de hacer mal a los otros sólo puede corregirse a través de la educación, con la trasmisión de valores conducentes al respeto recíproco
ARCHIVO
ABRIL 2016

La manía de legislar

La controversia sobre Uber

Argentina: El turno de los descarados

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

FEBRERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 
Algunas elaboraciones acerca de la maldad
El deseo deliberado de hacer mal a los otros sólo puede corregirse a través de la educación, con la trasmisión de valores conducentes al respeto recíproco
Judeofobia y 27 años de impunidad
27 años del ataque terrorista a la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994, acto de barbarie que continúa en la impunidad.
El mapa mundial de los enchufes
Uno de los descuidos más comunes cuando uno se va de vacaciones al extranjero es olvidarse de comprobar si el tipo de enchufe del país de destino coincide con el de residencia.
Continúa la carrera por la Luna
El valor total de la inversión en la industria espacial se ha incrementado notablemente en los últimos años
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Los continuos privilegios de la nueva clase política sudamericana
Empresarios incoherentes: la disonancia cognitiva
Diversidad en los emojis, una deuda aún no saldada
¿Deberían celebrarse los Juegos Olímpicos en 2021?
Continúa la carrera por la Luna

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS