Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
3 ABRIL 2020 | ACTUALIZADO 00:35
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
EMILIO J. CÁRDENAS

El regreso a la República
Imagen: Javier Castanon.
El próximo jueves 10 de diciembre, la Argentina tendrá un nuevo presidente: Mauricio Macri. Ese acontecimiento, contemplado desde la distancia, puede lucir como un paso normal dentro del esquema democrático de una nación. Uno más, de tantos. Pero lo cierto es, en este caso, es mucho más que eso.
Actualizado 9 diciembre 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Emilio J. Cárdenas   

 

La Argentina ha caminado, a lo largo de una década, por la cornisa misma del abismo fatal de la tiranía. Con una democracia groseramente deformada y hasta demolida. Caracterizada por una concentración gigantesca del poder político en manos de la presidente; un Congreso que “delegó” lo sustancial de sus facultades legislativas al Poder Ejecutivo (lo que configura una verdadera traición a la Patria) y con un Poder Judicial con su independencia e imparcialidad profundamente lastimadas por un intento -feroz y constante- de colonización de los magistrados de todos los niveles conducido minuciosamente desde el propio Poder Ejecutivo para transformarlos (mediante toda suerte de torcidos procesos y mecanismos de suplencia) en meros agentes de una omnipotente voluntad: la de la presidente. 

La República, en rigor, herida que fuera, tambaleaba. Había quedado irreconocible. Los caprichos de una mujer estaban -siempre- por encima de la ley. Por arbitrarios y audaces que fueran. Abiertamente. Aquella que, desorbitada, ahora exige tener a su disposición un centenar de custodios para “protegerla” una vez que su mandato haya felizmente concluido. Porque no podrá caminar por la calle con la tranquilidad de la que todos gozamos.   

Desde la mentira se construyó un “relato” -epopéyico y fantasioso- constantemente diseminado a través de un inédito y gigantesco “multimedio” oficial, financiado con los dineros de todos. Repetido a toda hora, hasta el hartazgo. Ese “relato” había reemplazado a la verdad. Hasta las cifras económicas oficiales eran falsas. Siempre. 

En ese ambiente oscuro, la intimidación devino constante. Y el miedo y las amenazas trataron de aniquilar a las opiniones divergentes. Muchos, es cierto, callaron. Otros, sin embargo, no silenciaron sus voces. Ni sus conciencias. Pese a los riesgos que ello implicaba. Pero vivieron en la incertidumbre, casi como dudando de su futuro. Con el referido martilleo permanente del obsesivo “discurso único”, predicado desde el poder en procura de legitimar el autoritarismo. Lo que, para quienes se sienten constitutivamente libres, es simplemente una situación atroz. Malsana. Destructiva. 

La descortesía y hasta la más lamentable ordinariez en la acción y el discurso se apoderaron de las formas de actuar y de los mensajes -siempre encendidos- del gobierno. La política se predicó desde la arenga y los gritos reemplazaron a la palabra serena. Así el diálogo se alejó. Y el aislamiento del resto del mundo llegó, pretendidamente para quedarse. 

La nación se dividió. Se intentó anestesiar a su sociedad mediante la siembra constante del odio y los resentimientos, realizada desde lo más alto del poder. Sin descanso. Una grieta profunda se abrió entre los argentinos. Arteramente. Como la versión moderna y mal disimulada de lo que alguna vez se definiera como la “lucha de clases”. Todo devino: “ellos” y “nosotros”. Ellos eran -por definición- los enemigos. Los equivocados. Los inmorales. A los que se demonizó sin descanso, para sutilmente tratar de deshumanizarlos, en un proceso perverso. Para excluirlos y separarlos, en nombre de una presunta política nacional de “inclusión”, que sólo permitía hablar a los que se sumaban al “discurso único”. 

Fuimos testigos de la persecución más abierta -e implacable- contra la prensa y de los periodistas independientes jamás ocurrida en la historia argentina contemporánea. Mientras el aplauso y los aplaudidores alquilados reemplazaban constantemente a la crítica. En todas partes y a toda hora. No se podía dudar de la infalibilidad providencial de los gobernantes. Un insoportable y permanente “culto a la personalidad” permeó todo. Hasta a los muertos. 

Pero la gente se sobrepuso. Y reaccionó. Probó claramente que ello es posible desde el coraje y la serenidad. Con una voluntad inquebrantable. Como también acaba de ocurrir en Venezuela

Por ello, desde el próximo jueves 10 de diciembre las cosas en la Argentina deberían volver paulatinamente a la normalidad democrática que por tanto tiempo ha estado extraviada, en peligro de muerte real. Este será, al consumarse, un milagro de la democracia. Uno más. El camino será duro, pero no debe perderse la serenidad. La marcha estará, sin embargo, impulsada por una sensación muy fuerte, la de saber que la libertad amenazada se ha preservado. Un sentimiento que animará a trabajar sin descanso para reconstruir lo que se intentó demoler: la vida en libertad y la decencia. 

La gran lección de la reciente experiencia argentina es quizás que la demolición abierta de las instituciones de una democracia, cuando se conduce solapadamente y desde adentro mismo de un país, hoy no genera reacciones de condena regionales, como en cambio ocurre -felizmente- con los “golpes de estado”. Por esa razón la región ahora debería reaccionar, de modo de hacer que esas demoliciones arteras sean virtualmente imposibles. 

Esto debe corregirse, porque la posibilidad de llevar a cabo esa estrategia disimulada es la mayor amenaza que pende sobre la democracia en nuestra región. Como lo prueban varias experiencias actuales que están en curso. En las que los tiranos dicen no serlo, pero lo son. Por eso la labor regional que sugerimos debiera emprenderse, con toda urgencia. 

El sector agropecuario argentino, que fuera perseguido implacablemente por la resentida presidente saliente, Cristina Fernández de Kirchner, sobrevivió y votó masivamente en contra del oficialismo. Fue decisivo. Letal. 

Hablamos de las personas y familias que trabajan en unas 200.000 empresas rurales que generan el 35% del empleo formal argentino, conforman el 18% del PBI del país, y que además contribuyen con el 45% de la recaudación impositiva total del país y con el 56% de las divisas que ingresan al país por exportaciones. Del motor más potente del país. 

Sector al que, sin embargo, se le impusieron insólitos derechos de exportación a sus productos, para así deprimir, por razones claramente demagógicas y vengativas, sus precios domésticos. Gravámenes pesados, de un nivel claramente confiscatorio, destinados a asfixiarlo, que resultaron equivalentes a nada menos que 167 años de ventas de tractores en el país o a 33.000 kilómetros de autopistas inteligentes. 

Vayan estas simples reflexiones -que brotan desde el alma- a modo de tranquila celebración. Están imbuidas de una alegría muy profunda y todavía contenida, porque se escribieron antes de la medianoche del jueves 10 de diciembre de 2015, cuando un ciclo inolvidable, por perverso y arbitrario, habrá de cambiar de rumbo. Si Dios quiere. Para bien de una nación que, desde la moderación, dejará atrás años de callada angustia. Como se ha dicho, un éxito alcanzado desde el coraje que requiere, en las circunstancias de la última década, decidir cambiar, en paz. Y animarse a hacerlo.

Emilio J. Cárdenas
Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.

 Otros artículos que te pueden interesar
El Virus Estatista
El cornavirus ha influido en el derrumbe de las economías pues si la gente no puede desempeñar bien sus faenas laborales debido a precauciones y cuarentenas, naturalmente las producciones se resienten.
La inmoralidad, violar los derechos humanos, destruye
Desde que se descubrió el llamado covid- 9 lo más dañado son los principios morales, y esto tendrá un altísimo costo. Derechos humanos básicos como la libertad están siendo violados sistemáticamente y la gente enardecida aplaude como en el circo romano.
Los gobiernos deben actuar, pero el peor virus es el estatismo
El coronavirus ha influido en el derrumbe de las economías, pues si la gente no puede desempeñar bien sus faenas laborales debido a precauciones y cuarentenas, naturalmente las producciones se resienten.
El pánico matará a muchas más personas
En una columna anterior escribí que el pánico es el arma más eficaz de los autoritarios, nubla la mente y provoca reacciones primarias como la violencia.
Defender la libertad es tarea y responsabilidad de todos
Es muy pertinente -y más en los momentos que corren- subrayar la importancia de que cada uno de los adultos (y no digo todos porque como decía Borges "cada uno es una realidad, mientras que todos es una abstracción") asuma la responsabilidad de contribuir a que se lo respete. El respeto recíproco no es algo que provenga de las nubes y caiga automáticamente sobre los humanos.
AHORA EN PORTADA | Ver  
COYUNTURA ECONÓMICA
El déficit público vuelve a aumentar en España

El déficit público en España se había reducido gradualmente entre 2012 hasta 2018 tanto en números absolutos como en proporción del producto interior bruto.
EPIDEMIA DEL COVID-19
¿Cuántas vidas hemos salvado quedándonos en casa ?

En España el número de muertes causadas por el virus SARS-CoV-2 ya roza las 8.500 y los afectados registrados (que no reales) alcanzarán esta semana los 100.000 con toda seguridad.
La artista valenciana Blanca Martí expone en Madrid

La Muestra, comisariada por el también pintor valenciano y artista de larga y reconocida trayectoria, Vicente Colom, se inaugurará este jueves, 5 de marzo, a las 19:30 horas y podrá visitarse hasta el 4 de abril de 2020.
Defender la libertad es tarea y responsabilidad de todos

Es muy pertinente -y más en los momentos que corren- subrayar la importancia de que cada uno de los adultos (y no digo todos porque como decía Borges "cada uno es una realidad, mientras que todos es una abstracción") asuma la responsabilidad de contribuir a que se lo respete. El respeto recíproco no es algo que provenga de las nubes y caiga automáticamente sobre los humanos.
ARCHIVO
DICIEMBRE 2015

Macri rompe el silencio regional sobre Venezuela

El "kirchnerismo", un desmesurado e interesado "culto" al Estado

¿Dejará la Argentina de ser un santuario para los terroristas extranjeros?

El regreso a la República

Ver posts de otros meses

MARZO 2020 (4 artículos)

FEBRERO 2020 (4 artículos)

DICIEMBRE 2019 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (8 artículos)

OCTUBRE 2019 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (8 artículos)

AGOSTO 2019 (5 artículos)

JULIO 2019 (7 artículos)

JUNIO 2019 (6 artículos)

MAYO 2019 (6 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (5 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (4 artículos)

OCTUBRE 2018 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (4 artículos)

AGOSTO 2018 (7 artículos)

JULIO 2018 (5 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (6 artículos)

ABRIL 2018 (4 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

FEBRERO 2018 (6 artículos)

ENERO 2018 (3 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (5 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (6 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (5 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (6 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (5 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (3 artículos)

DICIEMBRE 2010 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (5 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (6 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (4 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (3 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (5 artículos)

OCTUBRE 2008 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (4 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (3 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2006 (1 artículos)

 ARGENTINA
Los gobiernos deben actuar, pero el peor virus es el estatismo
El coronavirus ha influido en el derrumbe de las economías, pues si la gente no puede desempeñar bien sus faenas laborales debido a precauciones y cuarentenas, naturalmente las producciones se resienten.
El peronismo reitera su destructiva receta, que consiste en que todos vivamos colgados del trabajo del campo
Los argentinos tenemos ahora un presidente distinto, claramente "fofo". No sólo con un peculiar bajo vientre, lo que le aporta un aspecto físico "fofo", también con una mentalidad "fofa". Sin sustancia. Sin consistencia. Todo "fofo", entonces. Blando. Flácido. Y para muchos es sólo una suerte de manejable "mascarón de proa", para peor.
Argentina: Un sistema previsional que precisa reformas
El país viene arrastrando este problema desde hace décadas. Frente a la inacción premeditada y a los groseros errores que agravaron el cuadro todo ha colapsado. Solo sobrevive en base a eternos subsidios y mentiras absolutas.
La esperanza es la juventud alberdiana
El peronismo desde su nacimiento hasta 1955, fue un sistema colectivista similar al fascismo italiano. Perón vio, personalmente en Italia, cómo funcionaba en su lugar de origen y lo adaptó a nuestra Patria. Destrozó al sistema que hizo conocer a la Argentina en el mundo, como uno de los países más prósperos del planeta.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El déficit público vuelve a aumentar en España
La inmoralidad, violar los derechos humanos, destruye
El peronismo reitera su destructiva receta, que consiste en que todos vivamos colgados del trabajo del campo
Justo José de Urquiza, un personaje singular
Las mujeres están instaladas en el centro del escenario político europeo

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS