Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 SEPTIEMBRE 2020 | ACTUALIZADO 05:02
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ROBERTO CACHANOSKY

El kirchnerismo ya devaluó
La pregunta no es si va a haber devaluación. La pregunta es si va a seguir habiendo devaluación
Actualizado 25 agosto 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Roberto Cachanosky   

Casi en forma monótona los periodistas suelen preguntarle a los candidatos si, en caso de ser electos presidentes, van a devaluar. Obviamente que si dicen que no van a devaluar nadie les cree, pero si dicen que van a devaluar probablemente espanten a los votantes, con lo cual la conversación se transforma en una evasiva para no llegar al problema de fondo respecto a este punto.

A la pregunta de si va a ver una devaluación, la respuesta es: el gobierno ya devaluó. ¿Qué se entiende por devaluar desde el punto de vista económico? Que una determinada mercadería o servicio perdió valor. Vale menos. Se devaluó respecto a otros bienes y servicios de la economía.

Ahora bien, como decía antes, el gobierno ya devaluó el peso porque con $ 100 cada vez puede comprarse menos bienes y servicios. Imagino que no hace falta que recurra a datos estadísticos para afirmar que con $ 100 Ud. compra menos mercaderías cuando va al supermercado que lo que podía comprar 12 años atrás con un Roca, y eso que hay controles de precios, precios cuidados e infinidad de regulaciones de precios. Si Ud. puede comprar menos bienes y servicios con la misma cantidad de pesos es porque la moneda ya se devaluó.

Es cierto que con la misma cantidad de pesos Ud. también puede comprar una menor cantidad de dólares que 12 años atrás, pero el punto es que con $ 100 compra muchos menos bienes que dólares. En otras palabras, el peso se devaluó mucho más contra los bienes y servicios que contra el dólar. En rigor hay una gran distorsión de precios relativos. Por ejemplo, por un litro de leche hay que entregar muchos más pesos que por un Kws de electricidad o que por un dólar. El peso ya se devaluó, perdió valor, frente a todos los bienes y servicios de la economía incluso frente al dólar, el punto es que frente al dólar perdió menos valor que frente a otros bienes y servicios porque el gobierno utilizó diferentes mecanismos para que, artificialmente, el peso no perdiera tanto valor frente al dólar. Estableció diferentes tipos de cambio, frenó importaciones, puso el cepo cambiario y toda una batería de regulaciones cambiarias.

En rigor en una economía libre, con disciplina monetaria y fiscal, los precios relativos cambian permanentemente, entendiendo por precios relativos cuantos bienes hay que entregar a cambio de otro. Piense el lector el tema de los precios relativos en términos de trueque. Cuántos kilos de carne hay que entregar para recibir una tonelada de trigo. O cuanta soja hay que entregar a cambio de un tractor y así sucesivamente. Los precios relativos cambian permanentemente porque se cae la demanda de un bien porque se modificó la moda, las costumbres, hubo una sequía o cualquier otro factor intrínseco al mercado.

Si uno piensa la moneda como lo que es, una mercadería más que sirve como medio de intercambio ampliamente aceptada y como reserva de valor, la mercadería moneda tiene un precio relativo respecto a todos los bienes de la economía y respecto a otras monedas.

Ahora bien, una cosa es que ese cambio de precios relativos entre la moneda y los otros bienes y el dólar ocurra por causas intrínsecas al mercado y otra muy diferente es que cambien o no cambien por los caprichos del burócrata de turno. En el primer caso los cambios en los precios relativos se dan por las valoraciones de las personas. Cada uno de nosotros al comprar o dejar de comprar de acuerdo a nuestra particular escala de valores determinamos el precio de cada bien en el mercado. En el método del burócrata, éste ignora las valoraciones de las personas, se pone cual Dios por encima del resto de las ciudadanos y determina, manu militari, el precio de cada bien armando una estructura de precios relativos a su antojo. Decide qué bienes y servicios tienen que subir más y cuáles menos.

Esto es lo que ha hecho el kirchnerismo a los largo de 12 años, manejar manu militari los precios relativos. De esta manera hizo que el peso se devaluara más contra ciertos bienes y servicios que contra otros. Por ejemplo, como decía antes, decidió que el peso se devaluara menos frente a la provisión de energía que frente al litro de leche o se devaluara menos frente al dólar que frente al kilo de asado.

De manera que la devaluación del peso ya la hizo el gobierno, solo que en el caso del dólar no permitió que se tradujera en un precio de mercado. El gobierno “pisó” ese precio en forma artificial.

Ahora bien, esta distorsión de precios relativos que generó el kirchnerismo, en particular con el dólar, no es indiferente para el sector productivo. Dado que el peso se devaluó menos contra el dólar que contra otros bienes y servicios, se produjo lo que los economistas denominamos atraso del tipo de cambio real. ¿Cómo afecta esto a la producción? Por ejemplo, el que produce soja vio que el incremento de sus costos en dólares en el transporte, en los impuestos que tiene que pagar, en los insumos y en los trabajos de laboreo fueron muchos mayores al precio en dólares que recibe por cada tonelada de soja. Esto ocurrió, en distintas proporciones con todos los bienes transables traduciéndose en una caída de las exportaciones. Las economías regionales están colapsadas por este motivo, pero también en sector agrícola, el industrial, el turismo, etc. El resultado de haber devaluado el peso contra el dólar menos que contra otros bienes y servicios de la economía es que las exportaciones caen, se cierran empresas y la gente pierde puestos de trabajo. De manera que no solo ya se hizo la devaluación sino que también se está haciendo el ajuste. El peso fue devaluado por el gobierno y el ajuste recae sobre el sector privado porque la economía argentina es artificialmente cara en dólares cuando se compara con otros países.

Lo que uno puede preguntarse ahora, no es si va a haber una devaluación porque ésta ya la produjo el gobierno dado que le quitó valor al peso. La pregunta es, ¿cómo se traducirá esa devaluación ya hecha por el kirchnerismo en el tipo de cambio oficial que el gobierno tiene “pisado”? La respuesta a este interrogante depende del plan económico que se implemente, de la credibilidad que tengan las personas que implementen ese plan económico y de la confianza que despierte el nuevo gobierno en la gente.

Por eso, los periodistas deberían dejar de preguntarles a los candidatos si van a devaluar, para empezar a preguntarles si van a seguir devaluando el peso como lo vienes haciendo el kirchnerismo.

Este artículo está en Economía Para Todos

 Otros artículos que te pueden interesar
El fuero interno de un liberal: Una nota
El liberalismo es el respeto irrestricto al proyecto de vida de otros
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur
Francia comunica que se opone a que el acuerdo entre en vigencia porque estimulará la "desforestación" en Brasil.
La situación global no pinta bien, pero igual hay que irse
Las reservas de libre disponibilidad del Banco Central se aproximan a cero mientras la brecha cambiaria tiende al infinito lo que va a crear una tensión literalmente insoportable.
Crece China, vuelve el mundo bipolar y la guerra fría
Hoy día, los gobiernos hacen equilibrio entre dos superpotencias. Un solo paso en falso sería muy peligroso
Las dos partes desconocen el federalismo
El sistema federal argentino no es una confederación y, por ende, el maltrato del gobierno central a las provincias bajo ningún concepto autoriza la secesión, pero de allí no se sigue que las distintas jurisdicciones deban someterse en silencio a los abusos del gobierno central
AHORA EN PORTADA | Ver  
MICROSOFT
Microsoft anuncia la compra de la empresa madre de Bethesda

ZeniMax Media es una de las más grandes adquisiciones realizadas hasta la fecha.
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur

Francia comunica que se opone a que el acuerdo entre en vigencia porque estimulará la "desforestación" en Brasil.
ELECTROMOVILIDAD
¿Cómo va la adopción de vehículos eléctricos en el mundo?

Las ventas de vehículos eléctricos de batería han experimentado un crecimiento continuo en los últimos años, alcanzando aproximadamente 1,7 millones de unidades registradas en 2019.
114 artistas de 16 países presentan su propuesta para la exposición Ellas

La convocatoria, anunciada este verano, se cerró el pasado 6 de septiembre y a la misma han acudido 114 artistas, residentes en España,  de prácticamente todos los ámbitos de las artes visuales.
El fuero interno de un liberal: Una nota

El liberalismo es el respeto irrestricto al proyecto de vida de otros
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2013

Argentina: Tres clases de economistas y lo mínimo que hay que hacer

El populismo es esencialmente inmoral

Cómo medir el peso del Estado en el bolsillo del contribuyente

El kirchnerismo sólo puede ofrecer más decadencia

Freno a la chavización pero sigue oferta y demanda de populismo

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (1 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (4 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (4 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (5 artículos)

DICIEMBRE 2016 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (4 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (3 artículos)

AGOSTO 2016 (4 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (4 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (4 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (4 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (7 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (4 artículos)

MAYO 2014 (3 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (2 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (5 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (3 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

OCTUBRE 2011 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (3 artículos)

MAYO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (1 artículos)

ENERO 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (3 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (5 artículos)

ENERO 2010 (5 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (4 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (2 artículos)

DICIEMBRE 2008 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (3 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (5 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (2 artículos)

 ARGENTINA
La situación global no pinta bien, pero igual hay que irse
Las reservas de libre disponibilidad del Banco Central se aproximan a cero mientras la brecha cambiaria tiende al infinito lo que va a crear una tensión literalmente insoportable.
Las dos partes desconocen el federalismo
El sistema federal argentino no es una confederación y, por ende, el maltrato del gobierno central a las provincias bajo ningún concepto autoriza la secesión, pero de allí no se sigue que las distintas jurisdicciones deban someterse en silencio a los abusos del gobierno central
¿Cuándo explota todo esto?
Bajo ningún concepto debe tolerarse que con el pretexto y escudados en la pandemia, hayan gobiernos que propinen manotazos a la Justicia
El grave problema de politizar lo no politizable
Un análisis sobre los graves inconvenientes de encajar en espacios comunes lo que por su naturaleza se administra con mucha mayor eficiencia y mejores resultados para las partes involucradas y para terceros si se asignan derechos de propiedad
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Como cabía esperar, Francia rechaza el acuerdo comercial entre la Unión Europea y El Mercosur
Irán: dura derrota norteamericana en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas
La situación global no pinta bien, pero igual hay que irse
Hasta aquí llega Wall Street
El Acuerdo de paz entre Emiratos Árabes e Israel viene a demostrar que el conflicto árabe-israelí ha dejado de existir

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS