Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
20 NOVIEMBRE 2019 | ACTUALIZADO 21:30
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
EMILIO J. CÁRDENAS

Ernesto Samper aleja a "UNASUR" de la idea de la "Democracia Representativa"
El secretario general de UNASUR, el ex presidente colombiano Ernesto Samper, que tiene la entrada prohibida en los Estados Unidos, se ha transformado en el intérprete o exégeta del Tratado Constitutivo de UNASUR.
Actualizado 31 marzo 2015  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Emilio J. Cárdenas   
En un nuevo profeta político regional, entonces.
 
Sin que nadie lo haya facultado, ni autorizado para ello, de pronto Samper ha emitido un “pronunciamiento” interpretativo insólito: “UNASUR defiende el concepto de “democracia participativa”, condición que -explica el mismo Samper sin que le tiemble un músculo de la cara- la diferencia esencialmente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que, en cambio, está inspirada por la noción tradicional de la “democracia representativa”. Basta leer el listado de “atribuciones” del Secretario General en el Artículo 10 del Tratado Constitutivo de UNASUR para confirmar que Samper no tiene poderes para interpretar ese Tratado.
 
Para desasnarnos, Samper, que quizás nos supone tontos, nos dice que eso significa que UNASUR no sólo se dedica a preservar los poderes institucionales, sino a preservar asimismo “la estabilidad  social” (noción lo suficientemente poco clara como para edificar sobre ella toda suerte de engaños y maniobras) y a “garantizar la plena vigencia de los derechos humanos”, lo que hasta ahora UNASUR no ha hecho.

 Estas insólitas declaraciones de Samper, que parecen inocuas, pueden bien ser el comienzo de una larga lucha ideológica entre los países de nuestra región. Para UNASUR y Samper, la tradicional definición de democracia no es una bandera a defender. Ni un evangelio que predicar. Mucho menos, un dogma que defender. Existe -nos aclara- “otra” definición. Distinta, fluida, opaca, poco clara, maleable a voluntad. La que Samper pone, de pronto, sobre la mesa. Donde es posible no defender, de pronto, las instituciones de la democracia, si UNASUR cree -por ejemplo- que la “estabilidad social” exige -de pronto- no hacerlo.
 
Increíble, pero es lo que aparentemente nos está anunciando Ernesto Samper, cual inesperado y auto-designado Mesías. Con esos criterios, “flexibles”, hay espacio para que las conductas de UNASUR sean también “flexibles”. Inexplicables, como hasta ahora. Y la democracia no sea defendida.
 
Lo grave es que los bolivarianos, que proponen en más que se “escuche” tan sólo la presunta “voz del pueblo”, son especialistas avanzados y consumados en el moderno arte de manipular sin pausa a la opinión pública y en definir -a su gusto y paladar- el contenido mismo de la “voz del pueblo”. Lo que supone una estafa ideológica monumental. Esa “voz” podría requerir la defensa de la “estabilidad social”, manipulada a control remoto por cualquier autoritario.
 
Aunque esto se haga siempre realmente de espaldas del pueblo, utilizando al efecto los enormes “multi-medios públicos”-monopólicos- de los que los bolivarianos disponen abundantemente, en remplazo de la libertad de opinión y de la libertad de prensa, a la que rápidamente destierran.
 
Con ellos predican, sin cesar, el “discurso único” bolivariano. El marxista. Atruenan, más bien. Disimulan los errores del gobierno y aplauden constantemente a quienes detentan el poder. Como verdaderas “máquinas de hacer ruido”, ponderando y exagerando las consecuencias de las acciones propias y denostando a todos quienes piensan distinto, actuando siempre abiertamente “a favor” del gobierno “bolivariano”. Pagando, además, el costo de esta fea estrategia con los dineros de todos.
 
Ese “ruido” monótono es el fabricado en los laboratorios de la izquierda radical, que en más se disfrazará (nos adelanta -sin decirlo- el aludido Samper) de la “voz del pueblo” y en razón de esto los gobiernos de ese signo le pasarán por encima -cuantas veces crean necesario- a las instituciones centrales de la democracia. Y a sus valores.
 
Cabe recordar que en la Argentina, según acaba de señalar la incansable “Fundación LED”, el gobierno kirchnerista gasta más de cinco millones de dólares diarios (incluyendo sábados, domingos y feriados) en cantarse loas a sí mismo y en despotricar constantemente contra la oposición. Permanentemente.

En las campañas electorales y fuera de ellas. Siempre. Cual máquina imparable, a veces ensordecedora y otras veces adormecedora, según convenga.
 
Las declaraciones a las que aludimos escuchadas de la boca de Samper, cuidado, no son inocuas. Ni casuales.

Explican por qué UNASUR no sale en defensa del groseramente avasallado pueblo venezolano. Mintiendo respecto de su vocación de defender los derechos humanos, que -en los hechos- UNASUR tiene “cajoneada”.
 
Porque cree que la presunta “voz del pueblo” no le reclama esa conducta. Especialmente cuando, como sucede en Venezuela, unos de sus patrones reales, en este caso el gobierno de Nicolás Maduro, está ciertamente “más allá” de la defensa de los derechos humanos, y se dedica a violarlos a su gusto y paladar, con la excusa simple de que lo hace porque está tratando de “preservar la estabilidad social”, por encima de todos y de todo.
 
Peligrosísimo anuncio, que no se puede dejar pasar por alto, como si no hubiera sido hecho. Por eso este alerta dirigido a todos por igual: el fraude que ya se está perpetrando desde UNASUR se ha puesto ideológicamente en marcha.
 En un nuevo profeta político regional, entonces.
 
Sin que nadie lo haya facultado, ni autorizado para ello, de pronto Samper ha emitido un “pronunciamiento” interpretativo insólito: “UNASUR defiende el concepto de “democracia participativa”, condición que -explica el mismo Samper sin que le tiemble un músculo de la cara- la diferencia esencialmente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que, en cambio, está inspirada por la noción tradicional de la “democracia representativa”. Basta leer el listado de “atribuciones” del Secretario General en el Artículo 10 del Tratado Constitutivo de UNASUR para confirmar que Samper no tiene poderes para interpretar ese Tratado.
 
Para desasnarnos, Samper, que quizás nos supone tontos, nos dice que eso significa que UNASUR no sólo se dedica a preservar los poderes institucionales, sino a preservar asimismo “la estabilidad  social” (noción lo suficientemente poco clara como para edificar sobre ella toda suerte de engaños y maniobras) y a “garantizar la plena vigencia de los derechos humanos”, lo que hasta ahora UNASUR no ha hecho.
 
Estas insólitas declaraciones de Samper, que parecen inocuas, pueden bien ser el comienzo de una larga lucha ideológica entre los países de nuestra región. Para UNASUR y Samper, la tradicional definición de democracia no es una bandera a defender. Ni un evangelio que predicar. Mucho menos, un dogma que defender. Existe -nos aclara- “otra” definición. Distinta, fluida, opaca, poco clara, maleable a voluntad. La que Samper pone, de pronto, sobre la mesa. Donde es posible no defender, de pronto, las instituciones de la democracia, si UNASUR cree -por ejemplo- que la “estabilidad social” exige -de pronto- no hacerlo.
 
Increíble, pero es lo que aparentemente nos está anunciando Ernesto Samper, cual inesperado y auto-designado Mesías. Con esos criterios, “flexibles”, hay espacio para que las conductas de UNASUR sean también “flexibles”. Inexplicables, como hasta ahora. Y la democracia no sea defendida.
 
Lo grave es que los bolivarianos, que proponen en más que se “escuche” tan sólo la presunta “voz del pueblo”, son especialistas avanzados y consumados en el moderno arte de manipular sin pausa a la opinión pública y en definir -a su gusto y paladar- el contenido mismo de la “voz del pueblo”. Lo que supone una estafa ideológica monumental. Esa “voz” podría requerir la defensa de la “estabilidad social”, manipulada a control remoto por cualquier autoritario.
 
Aunque esto se haga siempre realmente de espaldas del pueblo, utilizando al efecto los enormes “multi-medios públicos”-monopólicos- de los que los bolivarianos disponen abundantemente, en remplazo de la libertad de opinión y de la libertad de prensa, a la que rápidamente destierran.
 
Con ellos predican, sin cesar, el “discurso único” bolivariano. El marxista. Atruenan, más bien. Disimulan los errores del gobierno y aplauden constantemente a quienes detentan el poder. Como verdaderas “máquinas de hacer ruido”, ponderando y exagerando las consecuencias de las acciones propias y denostando a todos quienes piensan distinto, actuando siempre abiertamente “a favor” del gobierno “bolivariano”. Pagando, además, el costo de esta fea estrategia con los dineros de todos.
 
Ese “ruido” monótono es el fabricado en los laboratorios de la izquierda radical, que en más se disfrazará (nos adelanta -sin decirlo- el aludido Samper) de la “voz del pueblo” y en razón de esto los gobiernos de ese signo le pasarán por encima -cuantas veces crean necesario- a las instituciones centrales de la democracia. Y a sus valores.
 
Cabe recordar que en la Argentina, según acaba de señalar la incansable “Fundación LED”, el gobierno kirchnerista gasta más de cinco millones de dólares diarios (incluyendo sábados, domingos y feriados) en cantarse loas a sí mismo y en despotricar constantemente contra la oposición. Permanentemente.

En las campañas electorales y fuera de ellas. Siempre. Cual máquina imparable, a veces ensordecedora y otras veces adormecedora, según convenga.
 
Las declaraciones a las que aludimos escuchadas de la boca de Samper, cuidado, no son inocuas. Ni casuales. Explican por qué UNASUR no sale en defensa del groseramente avasallado pueblo venezolano. Mintiendo respecto de su vocación de defender los derechos humanos, que -en los hechos- UNASUR tiene “cajoneada”.
 
Porque cree que la presunta “voz del pueblo” no le reclama esa conducta. Especialmente cuando, como sucede en Venezuela, unos de sus patrones reales, en este caso el gobierno de Nicolás Maduro, está ciertamente “más allá” de la defensa de los derechos humanos, y se dedica a violarlos a su gusto y paladar, con la excusa simple de que lo hace porque está tratando de “preservar la estabilidad social”, por encima de todos y de todo.
 
Peligrosísimo anuncio, que no se puede dejar pasar por alto, como si no hubiera sido hecho. Por eso este alerta dirigido a todos por igual: el fraude que ya se está perpetrando desde UNASUR se ha puesto ideológicamente en marcha.
 
 
 Emilio J. Cárdenas
 Ex Embajador de la República Argentina ante las  Naciones Unidas. 
 Otros artículos que te pueden interesar
Tabaré Vázquez y una política exterior absolutamente lamentable
Estar al parecer mayoritario reflejado en las encuestas de opinión, Uruguay pareciera ir camino hacia un próximo cambio de signo político en su gobierno, dejando así atrás un largo ciclo de predominio político del llamado Frente Amplio, coalición multicolor que aglutina a las fuerzas de la izquierda del país oriental, con claro predominio del Partido Comunista local.
Bolivia: las mentiras sepultaron políticamente a Evo Morales
Nuestra región está envuelta en la fragilidad. Como muy pocas veces en la historia. Con algunos, pocos, rincones de serenidad política.
Los grupos de choque violentos están entre nosotros
De pronto, las protestas sociales callejeras están recurriendo a las llamas de la violencia en distintos rincones de nuestra convulsionada América Latina.
Encuestas confirman posible derrota de la izquierda uruguaya en la segunda ronda
Hace muy pocas semanas nos animamos a predecir -no sin algún grado de audacia- que, de pronto, la izquierda uruguaya podría, antes de fin de año, terminar siendo desalojada de la presidencia del Uruguay. En una segunda ronda electoral, que se aproxima y que promete ser bien competitiva.
Volver al plan económico del Dr. Carlos Saúl Menem
La complicada situación en la que asumirá el nuevo presidente, muestra a un país con un Estado casi en bancarrota que no puede financiar su desproporcionado gasto público de ninguna forma, ni con altos impuestos, consumiendo capital, con endeudamiento externo e interno o emisión monetaria. Ninguno de estos recursos esta disponible.
AHORA EN PORTADA | Ver  
El gobierno socialista de España financia comercialmente a Cuba

Los reyes de España, créase o no, acaban de visitar Cuba, aprovechando el viaje para suscribir, con la firma de los Cancilleres de los dos países, un acuerdo de cooperación económica en el que se ponen a disposición del gobierno comunista de la isla 55,7 millones de dólares para impulsar "la cooperación económica entre los dos países".
Milán regula el uso de monopatines en la ciudad

En la ciudad italiana de Milán, donde esos vehículos ya han protagonizado accidentes en la vía pública, se acaba sin embargo de prohibir provisoriamente su alquiler al público en general, hasta tanto existan normas municipales nuevas que lo regulen específicamente.
Sebastián Palomo Danko inaugura su más reciente muestra fotográfica en ABIERTO Espacio Cultural

El pasado jueves 17 de octubre, Sebastián Palomo Danko inauguraba la exposición "Sierra".
Aspectos en la obra de Sigmund Freud

Resulta muy difícil juzgar in toto a un escritor y cuanto mayor es la cantidad de sus obras, naturalmente mayor es la dificultad.
ARCHIVO
MARZO 2015

Ernesto Samper aleja a "UNASUR" de la idea de la "Democracia Representativa"

Astronómico gasto en la promoción del gobierno argentino

Sanciones de EE.UU a Venezuela: un posible "efecto rebote"

UNASUR finalmente "llega" a Venezuela

José Miguel Insulza se despierta a algunas realidades

Ver posts de otros meses

NOVIEMBRE 2019 (6 artículos)

OCTUBRE 2019 (11 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (8 artículos)

AGOSTO 2019 (5 artículos)

JULIO 2019 (7 artículos)

JUNIO 2019 (6 artículos)

MAYO 2019 (6 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (5 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (4 artículos)

OCTUBRE 2018 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (4 artículos)

AGOSTO 2018 (7 artículos)

JULIO 2018 (5 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (6 artículos)

ABRIL 2018 (4 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

FEBRERO 2018 (6 artículos)

ENERO 2018 (3 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (5 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (6 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (5 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (6 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (5 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (3 artículos)

DICIEMBRE 2010 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (5 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (6 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (4 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (3 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (5 artículos)

OCTUBRE 2008 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (4 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (3 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2006 (1 artículos)

 COLOMBIA
Las FARC sorprendidas con las manos en la coca
Para vivir con un pedazo basta
El Papa Francisco llama a la reconciliación
Timochenko, presidente de Colombia
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Milán regula el uso de monopatines en la ciudad
El triunfo de Alberto Fernández en las presidenciales argentinas reacomoda el mapa político de la región
Encuestas confirman posible derrota de la izquierda uruguaya en la segunda ronda
Haití sigue empantanada en la pobreza y vive en el caos político
Los otros "chalecos amarillos"

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS