Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
10 ABRIL 2021 | ACTUALIZADO 21:38
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO BENEGAS LYNCH (H)

Hay que terminar con los ajustes
Es tragicómico y muy cobarde la articulación de discursos de muchos políticos que no se atreven a enfrentar los problemas por lo que se limitan a proponer "la reasignación" de la parte que succiona el aparato estatal sin mencionar la indispensable liberación de recursos a los bolsillos de la gente.
Actualizado 2 septiembre 2014  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Benegas Lynch (h)   
Resulta sumamente curiosa cierta terminología empleada en algunos países. Sorprende el uso de la palabra “ajuste” en el sentido de apretarse el cinturón y el consecuente empobrecimiento sea por el período que sea.

Mirado esto con un mínimo cuidado, se percibe que dicho ajuste en los bolsillos de la gente ocurre en la medida en que el Leviatán se expande y arrebata el fruto del trabajo ajeno a través de cargas fiscales inauditas, manipulaciones monetarias inaceptables y deudas internas y externas crecientes, todo para financiar siderales gastos públicos en el contexto de regulaciones asfixiantes.

Naturalmente en esta línea argumental, en la medida en que se revierta esa política devastadora para el bolsillo de la gente, disminuye el ajuste y permite el florecimiento de la economía y se abre paso a que cada cual siga el camino que considera más apropiado y se dejan de lado los caprichos y las arbitrariedades de los megalómanos instalados en el poder.

Podemos hacer un símil con corredores en una competencia de cien metros llanos. Si se pretende que los participantes se desempeñen lo mejor posible pero, simultáneamente, se les carga mochilas con piedras cada vez más pesadas, lógicamente no se logrará la meta del mejor desempeño sino que será cada vez peor.

Sin embargo, curiosamente decimos se suele hacer referencia al “ajuste” cuando se apunta a aliviar la carga y no cuando se la acrecienta. Este punto ilustra el clima de ideas que prevalece: es tragicómico y muy cobarde la articulación de discursos de muchos políticos que no se atreven a enfrentar los problemas por lo que se limitan a proponer “la reasignación” de la parte que succiona el aparato estatal sin mencionar la indispensable liberación de recursos a los bolsillos de la gente.

En muy diversos países los políticos que se postulan para cargos electorales diversos repiten que ellos son bondadosos (y ¡desinteresados!) y sugieren mantener o incluso acrecentar la dimensión del monopolio de la fuerza, una noción miope, totalmente equivocada y sumamente dañina. Como queda dicho, el ajuste en el nivel de vida de la gente se debe precisamente a los manotazos de los tentáculos del aparato estatal.

Antes de la Primera Guerra Mundial el promedio de la participación del gobierno en la renta nacional en los países civilizados era entre el 5 y el 8 por ciento, mientras que en la actualidad ese mismo guarismo es entre el 40 y el 70 por ciento. Estas expansiones insólitas necesariamente contraen los ingresos de los gobernados, es decir, cada vez menos disponen los titulares que trabajan y cada vez más se incrementan los recursos en manos de la burocracia. Este es un ajuste feroz que bloquea la posibilidad de que cada uno use lo que es suyo en el sentido de sus preferencias.

Alan J.P Taylor abre su monumental obra English History 1914-1945 (Oxford University Press) con las siguientes líneas: “Hasta agosto de 1914, un inglés sensible y cumplidor de la ley podía transcurrir su vida y no percatarse de la existencia del Estado, más allá del correo y la policía. Podía vivir donde quisiera y como quisiera. No tenía ningún número de cédula de identidad. Podía viajar al extranjero y dejar su país sin pasaporte y sin permiso alguno. Podía cambiar su signo monetario por otro sin restricción ni límite de ninguna naturaleza. Podía adquirir bienes de cualquier país en el mundo en los mismos términos en que compraba bienes localmente. Para el caso, un extranjero podía pasar su vida en este país [Inglaterra] sin permiso y sin informar a la policía. A diferencia de otros lugares del continente europeo no se demandaba servicio militar […] El inglés pagaba impuestos en una escala modesta: menos del 8 por ciento del ingreso nacional”.

Luego vinieron los tremendos ajustes en los ingresos de la gente debido al antes mencionado agrandamiento de los aparatos estatales con los pretextos más inauditos e increíbles pero básicamente para darle más cabida a los que viven de lo que producen los demás, extendiendo el poder sobre las vidas y haciendas de quienes suponen que el gobierno es para protegerlos.

Liberar cuantiosos recursos acaparados por la órbita estatal implica, en ese mismo instante, una transferencia de ingresos a los gobernados quienes los asignarán acorde con las preferencias de sus congéneres para prosperar. Esto tiene lugar consuman o inviertan, y en este último caso aunque inviertan en dinero puesto que, de este modo, transfieren poder adquisitivo a otros ya que habrá una masa monetaria menor en circulación persiguiendo la misma cantidad de bienes y servicios.

La inmensa ventaja del proceso de mercado frente a la politización consiste en que en el primer caso, el que acierta en los gustos de los vecinos aumenta su patrimonio y el que yerra lo disminuye. En el segundo caso, en cambio, los incentivos se apartan de aquel proceso para reemplazarlo por las inclinaciones de los funcionarios de turno.

Es perentorio terminar con los ajustes que provocan gobiernos desorbitados que día a día recaen con más peso sobre el presupuesto de los sufridos contribuyentes. No parece comprenderse que los incentivos inherentes a la sociedad abierta operan en dirección al bienestar de la gente. No es que los que componen el sector privado sean mejores personas que los que trabajan en el sector estatal, es que los incentivos son sustancialmente diferentes: la forma en que se toma café y se prenden las luces son distintas en uno y otro sector.

Por supuesto que toda esta descripción no tiene lugar cuando irrumpen en escena los amigos del poder que la juegan de empresarios rodeados de privilegios y mercados cautivos, lo cual significa una vil explotación a todos, muy especialmente a los más necesitados.

No parece comprenderse tampoco que el conocimiento es disperso y está fraccionado y que se coordina a través del sistema de precios. Cuando el gobernante con controles absurdos pretende conocer las preferencias y las capacidades de los millones de actores en verdad concentra ignorancia con su soberbia y genera los consiguientes desajustes fenomenales.

Desde luego que para liberar recursos no solo deben venderse activos fiscales inútilmente retenidos, subsidios que carcomen capital y, por ende, conspiran contra los salarios al disminuir las tasas de capitalización, sino que debe reducirse la planta de funcionarios estatales que no cumplen faenas productivas y que son contraproducentes al efecto del bienestar de la gente. Pero es importante destacar que si el mercado laboral es libre, la necesaria reubicación de recursos absorberá ese trabajo en campos productivos con lo que se elevarán salarios en términos reales debido al aprovechamiento de los aludidos recursos liberados. Como se ha dicho, nada bueno puede lograrse “haciendo pozos y volverlos a tapar”, lo cual es incluso más inocente que dedicarse a combatir a los que producen a través de disposiciones autoritarias alentadas por personajes arrogantes instalado en el poder (recordemos que en el presupuesto reciente de Grecia apareció que por cada maseta en el ámbito estatal habían once jardineros).

Por su parte, los burócratas declaman sobre como debe administrarse las vidas y las haciendas de otros para lo cual cobran emolumentos sustanciales (cuando no usan los dineros públicos en provecho propio) y lo curioso es que se toman a si mismo en serio en cuanto a las recetas que imponen sin mencionar que ellos son el problema y que debe dejarse en paz a la gente administrar sus pertenencias en lugar de los ajustes que provocan las adiposas estructuras políticas en vigencia.

Es de una hipocresía superlativa el que los políticos reiteren a cada rato que les “preocupa la gente” y que su prioridad es “la gestión”. Indudablemente, salvo contadas excepciones en el mundo, les falta mucha biblioteca, ni siquiera han rozado la teoría del Public Choice que les concierne directamente.

No resulta posible compatibilizar el gasto público más allá de lo necesario para seguridad y justicia con lo que la gente prefiere puesto que las erogaciones estatales van siempre en otra dirección (y si fueran en la misma no tiene sentido consumir recursos para hacer lo mismo que hubiera hecho la gente).

Entonces, es muy conveniente utilizar bien los términos. El ajuste que padece la gente es debido a las cargas que surgen de los aparatos estatales sobredimensionados. Para aliviar o eliminar el ajuste debe sacarse el peso que recae sobre la gente.

Publicado en La Nación
 Otros artículos que te pueden interesar
Todos estamos en el mismo barco
No es cuestión de mirar para otro lado y esperar que otros sean los encargados de mantener y reforzar el sistema.
Al covid se lo vence sin pánico ni violencia, con la naturaleza
Es que eso son los Estados, estas son las "autoridades", y los "expertos": traficantes de armas, literalmente, que marcan fronteras y por ellas crean guerras donde mueren millones (60 millones solo en la Segunda Guerra Mundial).
China y los EEUU no lograron dejar de lado sus respectivas acusaciones en materia de falta de respeto a los DDHH
La relación bilateral, lastimada muy seriamente desde el final de la gestión presidencial de Donald Trump, sigue estando en alta tensión.
Un futuro global inflado y aplastado en Argentina
Cada vez más aislada, mientras el dólar se fortalece en el mundo el blue -el verdaderamente libre- se mantiene estable.
Whatsapp, Twitter, Facebook, Instagram y otras yerbas
Es indispensable que el progreso tecnológico sea acompañado por valores de respeto recíproco. En caso contrario, la tecnología será una maldición ya que permitirá engullir libertades con más rapidez y contundencia
AHORA EN PORTADA | Ver  
CASOS FATALES
Brasil supera las 340.000 muertes por coronavirus

El 6 de abril, el país registró unos 4.195 fallecimientos por coronavirus, una cifra diaria nunca antes alcanzada.
FÚTBOL
FC Barcelona y Real Madrid, los clubs que más ingresos generan del mundo

El FC Barcelona, a pesar de la importante deuda que acumula, se encuentra en lo más alto de la clasificación, con unos ingresos de 715,1 millones de euros en la temporada 2019/2020, la primera marcada por la pandemia de coronavirus.
CINE
Las localizaciones de rodaje más habituales del mundo (una española en el Top 10)

El Cabo de Gata, en Almería, es la quinta localización de rodaje más repetida en series y películas en todo el mundo, pues atesora 99 apariciones acreditadas en IMDb, según datos de NetCredit.
Todos estamos en el mismo barco

No es cuestión de mirar para otro lado y esperar que otros sean los encargados de mantener y reforzar el sistema.
ARCHIVO
SEPTIEMBRE 2014

George Soros: un peligro para el capitalismo

Un trabajo notable de Emil Ludwig

La lección de Isaías

¿Para qué es el gobierno?

La paradoja de las ideas

Hay que terminar con los ajustes

Ver posts de otros meses

ABRIL 2021 (2 artículos)

MARZO 2021 (9 artículos)

FEBRERO 2021 (12 artículos)

ENERO 2021 (10 artículos)

DICIEMBRE 2020 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (6 artículos)

OCTUBRE 2020 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (10 artículos)

AGOSTO 2020 (10 artículos)

JULIO 2020 (4 artículos)

JUNIO 2020 (4 artículos)

ABRIL 2020 (6 artículos)

MARZO 2020 (3 artículos)

FEBRERO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (5 artículos)

JUNIO 2019 (4 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (2 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (5 artículos)

AGOSTO 2018 (4 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (6 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (7 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (5 artículos)

JUNIO 2017 (8 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (6 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (6 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (6 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (8 artículos)

FEBRERO 2014 (7 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (3 artículos)

FEBRERO 2011 (3 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (3 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (2 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

ABRIL 2009 (2 artículos)

MARZO 2009 (2 artículos)

FEBRERO 2009 (3 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (6 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (6 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

 ARGENTINA
Un futuro global inflado y aplastado en Argentina
Cada vez más aislada, mientras el dólar se fortalece en el mundo el blue -el verdaderamente libre- se mantiene estable.
La peor crisis es la desconfianza
En las actuales condiciones, Martín Guzmán no tendrá éxito en ninguna misión comercial que realice, nadie querrá invertir en el país.
Alberto Fernández ´patotea´ al Uruguay
Luis Lacalle Pou osó quejarse en una reunión conjunta del MERCOSUR, señalando allí que el fuerte proteccionismo comercial argentino está perjudicando al MERCOSUR, en su totalidad.
Consideraciones sobre el proceso inflacionario: algunos errores comunes
Todos los bancos centrales han perjudicado el signo monetario, por eso debemos pensar cómo salir del marasmo. No se trata de contar con reguladores y manipuladores buenos, se trata de desprendernos de ellos
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Todos estamos en el mismo barco
Mercado Libre no para de crecer
Al covid se lo vence sin pánico ni violencia, con la naturaleza
El éxito de EEUU en sus negociaciones con Irán requiere un abordaje bipartidista y global entre Washington y Bruselas
La nueva diplomacia estadounidense para Arabia Saudita y Yemen

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS