Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
24 JUNIO 2019 | ACTUALIZADO 21:38
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
EMILIO J. CÁRDENAS

Se abre una instancia de diálogo en Venezuela
Lo cierto es que las partes se han ya sentado, juntas, en torno a una misma mesa. Aunque para organizar el diálogo solamente, por ahora. Pero la semana que viene ellas deberán empezar a conversar sobre una agenda específica. Compleja. Desafiante. Difícil. Pero básica.
Actualizado 15 abril 2014  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Emilio J. Cárdenas   
La peligrosa crisis social venezolana acaba de entrar en una etapa nueva. Distinta. Casi inesperada. Audaz, pero imprescindible.
 
La que ahora -después de más de dos meses de protestas pacíficas por parte de la oposición, reprimidas con tremenda violencia por un cada vez más visiblemente inepto Nicolás Maduro- apuesta al camino del diálogo. El de la conversación. El que supone escuchar, con sinceridad, buena fe y atención, al interlocutor. Sin que esto naturalmente suponga que -en modo alguno- las decenas de cobardes asesinatos de estudiantes y las reiteradas torturas practicadas por el oficialismo deban quedar necesariamente impunes. Después de todo, ellos son crímenes aberrantes que pertenecen a la categoría de delitos de lesa humanidad. Imperdonables e imprescriptibles, entonces. Pese a que nada menos que la actual Defensora del Pueblo de Venezuela, Gabriela Ramírez, haya dicho -muy suelta de cuerpo- que la tortura es aceptable cuando un gobierno recurre a ella para “obtener información”. Lo que es absolutamente increíble, como afirmación categórica de una funcionaria pública de algún nivel, en pleno siglo XXI.
 
Cabe destacar que el notorio coraje de los jóvenes venezolanos ha sido absolutamente decisivo para que un gobierno aferrado al discurso único, con el “componente criminal” propio de los regímenes marxistas, acepte ahora sentarse en la mesa con quienes piensan distinto. Sin demonizarlos, intimidarlos e insultarlos, como hasta ahora. Con una presunta disposición a escuchar.
 
Ocurre que hablamos de que casi las dos terceras partes de los venezolanos están hoy hartos del gobierno autoritario “bolivariano”. Y de su ineficacia y profunda corrupción. De la ruina que el mismo ha traído para la sociedad venezolana toda. De la escasez de casi todo lo indispensable. Del control de cambios. De la intimidación constante, como “estilo” de gobierno. De la asfixia de las libertades, y muy especialmente de la de opinar y expresar las ideas. De enfrentar la violencia y la inseguridad; por todas partes y a toda hora. De las patotas armadas que, impunes, hacen el “trabajo sucio violento” que les encarga específicamente el gobierno. Del absurdo derroche de los recursos petroleros para comprar con ellos voluntades extranjeras, cuando los venezolanos viven en medio de crecientes privaciones. De la intromisión -y ordeñe- constante por parte de los cubanos. De no tener futuro, inmersos en una cuesta abajo que ha sido permanente. No es poco. Es una enormidad. Por esto el valiente “basta” colectivo.
 
Lo cierto es que las partes se han ya sentado, juntas, en torno a una misma mesa. Aunque para organizar el diálogo solamente, por ahora.
 
Pero la semana que viene ellas deberán empezar a conversar sobre una agenda específica. Compleja. Desafiante. Difícil. Pero básica.
 
Aquella que contiene los temas a resolver de inicio para que el diálogo sea igualitario y de buena fe. Entre ellos: (i) la amnistía y libertad de los presos políticos que están siendo presuntamente “juzgados”, aunque desde la más completa arbitrariedad y sin que exista atisbo alguno del “debido proceso legal” (concepto que para Nicolás Maduro es apenas una inaceptable rareza burguesa). Por la situación del Poder Judicial, entre otras razones, es inaceptable escuchar al Canciller chileno, Heraldo Muñoz, afirmar que en Venezuela existe y funciona una democracia. (ii) la disolución de los perversos grupos paramilitares con los que se ha brutalmente agredido -desde la peor bajeza- a la juventud venezolana. Me refiero a los llamados eufemísticamente “colectivos”, esto es a los grupos de sinvergüenzas que han sido responsables de la mayor parte de los asesinatos y torturas de los jóvenes venezolanos que protestaban pacíficamente, ejerciendo así su derecho, específicamente previsto en la Carta Magna de Venezuela. (iii) la conformación de una Comisión de la Verdad que sea realmente independiente, para esclarecer lo sucedido y poder luego determinar responsabilidades. (iv) el remplazar a algunos funcionarios cuya labor ha sido -y sigue siendo- tan sólo una burla al pueblo de Venezuela, como la antes nombrada Gabriela Ramírez.   
 
UNASUR ha sido finalmente capaz de llevar a las partes a la mesa. Es así. Pese a las desconfianzas que existen respecto de ella. Por su clara tendencia a favorecer a los “bolivarianos”, descaradamente. Como sucediera en la crisis de Pando, en Bolivia. O en la de Paraguay, cuando la deposición constitucional del ex obispo -y ahora también ex presidente- el hoy senador Lugo.
 
Pero UNASUR, me temo, no sirve de mucho, de aquí en más. Por esto ambas partes han convocado a la mesa a una institución que es realmente confiable. Al Vaticano.
 
No a UNASUR. Porque UNASUR ha sido la gran responsable del fraude que afecta directamente la pretendida legitimidad de Nicolás Maduro, quién se comprometió ante ella a hacer auditar íntegramente la sospechosa última elección presidencial y, como cabía esperar, no lo hizo. Sin que una UNASUR -de andar obviamente cómplice- insistiera, para nada, en hacer respetar a Nicolás Maduro el grave compromiso oportunamente asumido. Por esto la legitimidad de Maduro está seriamente cuestionada.
 
¿La pregunta ahora es: aceptará el Vaticano la responsabilidad de mediar o facilitar una salida para la crisis venezolana? ¿Con que condiciones previas? ¿Con que alcances? Desde que mediar y facilitar son ciertamente dos alternativas bien distintas.
 
Por ahora el Vaticano se ha abrazado a la prudencia. Pero sin descuidar su presencia. A punto tal que, en la primera reunión entre las partes, el actual Nuncio en Venezuela, el inteligente Aldo Giordano, leyó una carta del Papa Francisco, especial para la ocasión. En ella se agradece (pero no se acepta aún) la invitación extendida al Vaticano a participar en las delicadas negociaciones que se están poniendo en marcha. También se elevan, como es natural, oraciones por la paz. Y se expresa la obvia preocupación del Papa por las víctimas de la represión oficialista, señalando -de paso- que la violencia no es el camino de la paz y pidiendo respeto y reconocimiento de la visión de cada contraparte. Que hasta ahora ha estado ausente. Además de actuar con ánimo para poder abrirse al “heroísmo del perdón”, lo que resulta indispensable para buscar la necesaria unidad de criterio para superar, juntos, la espiral de violencia.
 
El Papa, sin embargo, advierte, con toda razón, que habrá que armarse de paciencia y de valentía. Porque el camino a recorrer será, previsiblemente, largo y difícil. Pero señala que no debería desperdiciarse la ocasión, para lo cual la buena fe en el andar será en más indispensable. Tiene razón, naturalmente.
 
La Iglesia Católica ha dado ya su parecer sobre lo que sucede. A través de una valiente y reciente carta pastoral de la Conferencia Episcopal Venezolana, donde se acusa diplomáticamente a Maduro de estar transitando un camino que lleva a consolidar su autoritarismo y de ser el gran responsable de haber desatado la represión violencia contra la juventud venezolana.
 
Pese a eso, Maduro, que sabe cuan débil es su situación, aceptó la mediación de la Iglesia, convocando a actuar, específicamente, al actual Secretario de Estado del Vaticano, Monseñor Pietro Parolín (ex Nuncio en Venezuela), uno de los hombres de la nueva curia romana que está más cercano al corazón y la visión del Papa.
 
El primitivo Nicolás Maduro necesita imperiosamente poder ganar tiempo (o, más bien, perder tiempo, dejarlo correr). Para acallar ahora las protestas y sacarlas de las calles de Venezuela. Después verá.
 
Tácticamente no tiene otro camino. Pero estratégicamente su meta será obviamente la de aferrarse al poder. Porque si lo pierde o comparte, su lírica y destructiva “revolución” terminará desapareciendo y, más aún, su patrón, esto es la dictadura de Cuba, se quedará sin el generoso “benefactor” venezolano que -sobre la miseria de sus clases más bajas- la está manteniendo artificialmente con vida.
 
Se inicia una nueva etapa, reitero. Importante. Decisiva, quizás. Compleja y ciertamente no exenta de peligros.
 
¿Soy optimista? En el corto plazo, esto es respecto de poder dominar la creciente espiral de violencia que se ha apoderado de toda Venezuela, sí lo soy. Pero respecto de la posibilidad de encontrar una solución consensuada por el oficialismo con la oposición, para el mediano plazo, debo decirlo, soy pesimista. Por una razón: no creo en la posibilidad de pedir buena fe a quienes, por su ideología, anidan en sus corazones el perverso “componente criminal” al que hiciera alusión al comienzo de estas reflexiones. Ojalá me equivoque, de plano.
 
Lo cierto es que esta Venezuela, la de hoy, no tiene ya nada que ver con el ideal absurdo de Hugo Chávez. Ni con la utopía perimida que algunos todavía predican, mientras se abrazan al poder, beneficiándose inmensamente, en lo personal.
 
 
Emilio J. Cárdenas 
Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.
 Otros artículos que te pueden interesar
El país con temor al pasado
Los argentinos votarán por la restauración de un sistema con vocación autoritaria o, por un gobierno que no los ha dejado satisfechos en materia económica pero, sí, en cuanto a la defensa del sistema republicano y democrático.
La izquierda puede perder el poder en Uruguay
En las últimas semanas las intenciones de voto por el Frente Amplio han estado cayendo. Algo más de 10 puntos, respecto de la elección del 2014.
La Caracas que no nos cuenta Ramón Campos
¿Cómo podemos hablar de normalidad en un país como Venezuela?
Nicolás Maduro acosa implacablemente a los parlamentarios venezolanos
Hay, por lo menos, 108 legisladores que están en esas situaciones y que son acosados constantemente.
A los 224 años de una obra clave
Adam Smith retomó sin saberlo una tradición iniciada por la Escuela de Salamanca o Escolástica Tardía a través de Grotius, Cumberland, Hooker y Puffendorf y lo hizo con una fuerza notable asentando su esqueleto conceptual en su obra titulada La teoría de los sentimientos morales en 1759 que dio sustento a su trabajo posterior de economía
AHORA EN PORTADA | Ver  
La Caracas que no nos cuenta Ramón Campos

¿Cómo podemos hablar de normalidad en un país como Venezuela?
En 2023 existirán más de mil millones de suscripciones a 5G

De seguir así, China será el Estado que desarrolle y, en parte, controle la tecnología de las telecomunicaciones globales de la década que estamos a punto de comenzar.
¿Cuanto más mayor, más crédulo?

Según los resultados de este año, la edad es directamente proporcional a la creencia sobre la veracidad de las informaciones que se consumen, tanto en España como a nivel global.
Isabel Garrido presentará en Madrid su poemario "El Silencio del Viento"

El 28 de junio, a las 19:30 horas, en la sala ABIERTO, espacio cultural, de la Fundación Iberoamérica Europa, tendrá lugar la presentación del poemario "El Silencio del Viento" de Isabel Garrido.
A los 224 años de una obra clave

Adam Smith retomó sin saberlo una tradición iniciada por la Escuela de Salamanca o Escolástica Tardía a través de Grotius, Cumberland, Hooker y Puffendorf y lo hizo con una fuerza notable asentando su esqueleto conceptual en su obra titulada La teoría de los sentimientos morales en 1759 que dio sustento a su trabajo posterior de economía
ARCHIVO
ABRIL 2014

Sigue el desastre económico en Venezuela

Mal momento para la clase media de Brasil

Cuba se ha apoderado de Venezuela

Se abre una instancia de diálogo en Venezuela

Los venezolanos y la democracia

La Iglesia Católica venezolana denuncia la violencia represiva del gobierno de Maduro

La Asamblea de la ONU declara ilegal la anexión de Crimea

Ver posts de otros meses

JUNIO 2019 (5 artículos)

MAYO 2019 (6 artículos)

ABRIL 2019 (4 artículos)

MARZO 2019 (5 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (4 artículos)

OCTUBRE 2018 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (4 artículos)

AGOSTO 2018 (7 artículos)

JULIO 2018 (5 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (6 artículos)

ABRIL 2018 (4 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

FEBRERO 2018 (6 artículos)

ENERO 2018 (3 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (5 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (6 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (5 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (6 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (5 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (3 artículos)

DICIEMBRE 2010 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (5 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (6 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (4 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (3 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (5 artículos)

OCTUBRE 2008 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (4 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (3 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2006 (1 artículos)

 VENEZUELA
La Caracas que no nos cuenta Ramón Campos
¿Cómo podemos hablar de normalidad en un país como Venezuela?
Nicolás Maduro acosa implacablemente a los parlamentarios venezolanos
Hay, por lo menos, 108 legisladores que están en esas situaciones y que son acosados constantemente.
Nicolás Maduro y sus violaciones de los derechos humanos de su pueblo
"... cabe recordar -a Maduro y a los comandantes militares venezolanos- que los delitos cometidos ciertamente no prescriben con el mero paso del tiempo..."
¿Qué opina la prensa latinoamericana de Maduro?
​​​​​​​Según una encuesta reciente realizada por Ipsos a más de 360 periodistas de la región, el 91% de ellos afirmó estar en desacuerdo con la gestión del mandatario
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
El país con temor al pasado
¿Cuanto más mayor, más crédulo?
Isabel Garrido presentará en Madrid su poemario "El Silencio del Viento"
Nicolás Maduro acosa implacablemente a los parlamentarios venezolanos
Hezbollah, a las puertas de Estados Unidos

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS