Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
9 JULIO 2020 | ACTUALIZADO 00:33
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO MEDINA MÉNDEZ

Argentina: La "ley de medios" es el problema
Un esperado fallo judicial pone en el centro de la escena una absurda y engañosa discusión.
Actualizado 3 noviembre 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Alberto Medina Méndez   

 Se acepta con naturalidad la existencia de una “ley de mediosasumiendo que la libertad de expresión debe ser regulada, bajo la idea madre de que sus protagonistas son ineficaces, malvados y abusivos.

La coyuntura política instaló esta oportuna “cortina de humo” para ocultar y postergar preocupaciones superiores. Sin dudas, una determinación como ésta marca una tendencia y se constituye en un peligroso antecedente, pero no ha hecho más que confirmar una sospecha, avalando una línea de acción ya no del oficialismo de turno, sino de una forma de concebir esta trama.

Los partidos políticos que votaron la ley de referencia piensan de modo similar, tienen idéntica visión ideológica sobre la materia. Los legisladores solo discutieron matices de las regulaciones y no la necesidad de la norma.

Esa multitudinaria posición política tampoco es casualidad. Las votaciones en el Congreso en oportunidad del tratamiento parlamentario y la postura pública de los partidos, no es más que el fiel reflejo de lo que suscribe una ciudadanía, que con distintos argumentos, a veces ideológicos y otras de orden práctico, reclama que se legisle poniendo límites a la libertad de expresión. La discusión entonces pasa solo por la magnitud de la regulación, sus alcances y los eventuales intereses que persiguen unos y otros.

Mucha gente razonable repite con convicción que el periodismo es un “servicio público” que debe ser veraz, objetivo e independiente y bajo ese paraguas argumental sostiene que una ley debe asegurar esa aspiración.

Los supuestos inconvenientes de una libertad de prensa plena, que se describen con más vehemencia que honestidad intelectual, son sólo el emergente de un proceso del que la sociedad es protagonista. La calidad de los contenidos, la concentración de los propietarios de medios y el poder que se deriva de ese hecho son un asunto de segundo orden. Pero aun si se asumiera la pertinencia de esas cuestiones y que ellas deben ser encaradas, estas herramientas que impulsa la ley no son las adecuadas.

Es en el marco de una mayor competencia que evolucionan las programaciones y mejoran los contenidos. La gente elige lo que desea escuchar, ver o leer y no otra cosa. La calidad de los contenidos no depende de la oferta, sino más bien de la demanda. Los “malos productos”, si es que el término aplica, son la consecuencia de un público que lo consume.

La concentración de los medios es el resultado esperable de las políticas actuales, de un Estado que otorga “permisos” favoreciendo a los amigos del poder. Sin licencias, el mercado exhibiría más propietarios y diversidad, y competiendo es que cautivarían las preferencias de los consumidores. Este esquema de concesiones sólo encuentra justificación más en la voracidad de los grupos de poder que en las limitaciones técnicas.

Ningún oficialismo, ni éste, ni los anteriores, ni los que vendrán, pretenden pluralidad de opiniones. Sobran pruebas. Con la norma vigente no aparecieron más voces. En todo caso algunas pocas nuevas pero para decir más de lo mismo. Resulta contradictorio que la gente pida regulaciones para evitar concentración de medios opositores, mientras nada dice sobre el creciente número de aplaudidores del discurso hegemónico.

Lo más novedoso que ha puesto en el tapete el último veredicto es la autoritaria posición de los que gobiernan y la tribuna aduladora de partidarios, cuando pretenden que una sentencia judicial convierta a una ley en algo inmutable que debe ser acatado y obedecido sin protestar.

Es un tema opinable. Se podría afirmar, de modo demagógico y positivista, que si es ley hay que cumplirla. El respeto es otra cosa. Una letra fría no se convierte en moralmente correcta solo por ser ley. El voto mayoritario de los legisladores, su abrumador apoyo popular y la confirmación judicial, no la transforma en perfecta o bondadosa. Abundan ejemplos en el pasado y presente que demuestran su relatividad. Lo que subyace en estas aseveraciones es la voluntad de sojuzgar al otro, de imponerle reglas.

La flamante decisión judicial, la norma y su aplicación, el presente político y todo el contexto, están muy lejos de lograr aplastar a la libertad de expresión como valor, aunque lo intentan y en lo fáctico consiguen restringirla y limitar su alcance. La libertad es parte de la esencia humana que hoy cuenta con una multiplicidad de instrumentos que ayudan a eludir la creativa e interminable lista de escollos que los gobiernos proponen.

Se intenta legitimar la disputa contra ese grupo de medios, amparándose en la actitud poco ética que ha mostrado en el pasado, jugando al poder, con una participación innegable en varias ocasiones. Esa conducta puede ser reprochable, pero construir una regla a la medida de la batalla planteada no parece ser menos reprobable. Aunque todos sepan que la controversia es solo una excusa más para lograr el objetivo, el de alinear discursos, acallar disidentes y amedrentar a los que piensan diferente.

El fallo de la Corte es una mala noticia solo por lo que significa como señal y confirmación del rumbo, pero no es el fondo del asunto. La “ley de medios” es el problema.

 Otros artículos que te pueden interesar
El Peligroso Y Generalizado Círculo Nefasto
¿Cómo es posible que no se comprenda que es un atropello que los burócratas pretendan cobrar emolumentos en medio de la catástrofe?
Los destrozos de la cuarentena, según cuál mercado
En los mercados emergentes, se espera que la producción económica se contraiga 10% -20% en el segundo trimestre
Mientras Wall Street sorprende, Argentina defrauda
La economía seguirá cayendo fuerte aun cuando se levante la cuarentena y, si no se levanta, el país directamente desaparece.
¿Nueva normalidad? Solo para humanoides
Es solo cuestión de tiempo para que volvamos a ser lo que tenemos que ser, personas normales y no humanoides, robots dirigidos desde el comando central.
¿Mendoza se independiza?
En estos días ha habido declaraciones sobre una amenaza independentista, en realidad no para ejecutarla pues ello requeriría una reforma constitucional para convertir a nuestro país en una confederación que sustituya la actual federación.
AHORA EN PORTADA | Ver  
El Peligroso Y Generalizado Círculo Nefasto

¿Cómo es posible que no se comprenda que es un atropello que los burócratas pretendan cobrar emolumentos en medio de la catástrofe?
Los destrozos de la cuarentena, según cuál mercado

En los mercados emergentes, se espera que la producción económica se contraiga 10% -20% en el segundo trimestre
VERANO Y VACACIONES
¿Dónde encontrar las mejores playas de España?

España es el país del mundo con un mayor número de banderas azules, seguido de Grecia, Turquía y Francia.
Ortega y Gasset, meditaciones de El Espectador

Hermida Editores publica un sucinto compendio de momentos espectaculares de "El Espectador " de José Ortega y Gasset (Madrid, 1883-1955), escogidos de entre los ocho tomos del proyecto más periodístico del filósofo español. La selección corre a cargo del profesor de la Universidad de Valencia Francisco Fúster
ARCHIVO
NOVIEMBRE 2013

La simulación como forma de vida

Negación, necedad, evasión o estafa

Argentina: La "ley de medios" es el problema

La "suprema felicidad" y los cimientos del populismo

Ver posts de otros meses

ABRIL 2020 (1 artículos)

FEBRERO 2020 (3 artículos)

DICIEMBRE 2019 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2019 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (1 artículos)

OCTUBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (1 artículos)

FEBRERO 2018 (1 artículos)

ENERO 2018 (1 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

MAYO 2017 (1 artículos)

ABRIL 2017 (2 artículos)

MARZO 2017 (1 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (4 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (4 artículos)

JUNIO 2016 (3 artículos)

MAYO 2016 (5 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (3 artículos)

AGOSTO 2015 (3 artículos)

JULIO 2015 (1 artículos)

JUNIO 2015 (3 artículos)

MAYO 2015 (3 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (2 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (2 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (4 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (1 artículos)

ABRIL 2014 (3 artículos)

MARZO 2014 (2 artículos)

FEBRERO 2014 (2 artículos)

ENERO 2014 (3 artículos)

DICIEMBRE 2013 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

ABRIL 2013 (1 artículos)

MARZO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2008 (1 artículos)

 ARGENTINA
¿Mendoza se independiza?
En estos días ha habido declaraciones sobre una amenaza independentista, en realidad no para ejecutarla pues ello requeriría una reforma constitucional para convertir a nuestro país en una confederación que sustituya la actual federación.
El respeto y la cortesía están en el corazón mismo de la política exterior
Alberto Fernández se niega a escuchar a Jeanine Añez en la reciente "Cumbre" del MERCOSUR
No hay peor ciego que el que no quiere ver…
Lo mejor que podría hacer el Gobierno sería ayudar a la economía manteniendo la propiedad privada y procurando estabilidad política.
La misma receta
En Argentina, parece ignorarse, que las políticas que se llevan por delante las instituciones surgidas de la ética liberal,  provocan desastres sociales. Es la razón de que aún tenga tan buena prensa el terrorismo idealista, consentir enormes cuotas de poder al gobierno sin protestar, y que el Estado avance sobre la sociedad civil destruyendo las bases de una economía capitalista.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
¿Dónde encontrar las mejores playas de España?
El Peligroso Y Generalizado Círculo Nefasto
Los destrozos de la cuarentena, según cuál mercado
La carrera por encontrar una vacuna contra el coronavirus
¿En qué sectores operan las cooperativas más grandes del mundo?

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS