Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
15 DICIEMBRE 2019 | ACTUALIZADO 15:13
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ÁLVARO VARGAS LLOSA

Perú: oscuridad al mediodía
Lo que se acabó, más bien, por ahora, es el ritmo de Pegaso que llevaba el país. Esto obedece a una combinación de dos factores: el contagio inevitable de la situación mundial, especialmente gravitante en una economía abierta como la peruana, y la mediocridad de la conducción política actual.
Actualizado 27 agosto 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Álvaro Vargas Llosa   

En la obra maestra de Arthur Koestler que he usado para titular esta columna, el personaje central, Rubashov, un bolchevique encarcelado por el régimen que ayudó a entronizar, acaba admitiendo la posibilidad de que la abstracción comunista haya sido demasiado costosa en vidas humanas. Sabe, de inmediato, que esa duda lo hace culpable; expresa su revelación en dos frases inolvidables: “Ya no creo en mi propia infalibilidad. Por eso estoy perdido”.

El Perú ha tenido en estos días algo así como su momento Rubashov. Después de muchos años en que la abundancia del crecimiento se daba por sentada y la discusión se centraba en cómo incorporar a los excluidos, vino, en boca del Presidente Humala, una admisión oficial: “La crisis ya llegó al Perú”.

Súbitamente, el país que venía diciéndole al gobierno desde hacía un año que la crisis estaba a la vuelta de la esquina cambió de actitud: decidió matar al mensajero, acusándolo de derrotismo y señalando el riesgo de que sus palabras se volvieran una profecía autocumplida. En cuestión de pocos días, todos se volvieron buenos: el diario principal, hasta hace poco implacable con el mandatario, empezó a publicar primeras planas oficialistas; el segundo diario en importancia, hasta hace días un látigo feroz de Alan García y el fujimorismo, se puso a pedirles que dialoguen con el gobierno; el gremio empresarial más relevante, donde se concentraban muchas quejas, adoptó un discurso que debe haber avergonzado incluso a algunos ministros por lo entusiasta; los partidos que pedían la renuncia del primer ministro dejaron de lado esa pretensión; algunos de los sindicatos o grupos de agitación, no todos, redujeron la presión que venían ejerciendo por la disminución del canon minero producido tras la caída de la recaudación fiscal. La cereza de este pastel es el “diálogo” que iniciará este lunes el gobierno con casi todos los partidos, incluidos aquellos a los que hasta ahora llamaba irresponsables y corruptos, y a cuyos líderes daba toda la impresión de querer enviar a la cárcel o inhabilitar como candidatos.

Me pregunto qué es peor: si un presidente que hace una admisión a estas alturas es algo exagerada y podría causar excesivo pesimismo, o esta extraña metamorfosis de la clase dirigente y las clases opinólogas que están actuando como se actúa ante una catástrofe natural, una guerra o una hiperinflación, no ante la noticia de que, en lugar de crecer seis por ciento, este año el Perú crecerá alrededor de un cinco por ciento.

¿Qué ocurre? Por parte del gobierno, hoy convertido en un modelo de urbanidad para con sus adversarios, tres cosas: la popularidad del presidente ha caído a niveles alarmantes (29 por ciento y con tendencia decreciente), para no hablar de la de varios ministros, que es comparable a la tasa de crecimiento que tendrá este año la economía de Paraguay si se tiene en cuenta el margen de error; el miedo a la multiplicación de las protestas sociales, ahora que la recaudación fiscal proveniente de la minería ha pasado a representar la cuarta parte en vez de la mitad del total; por último, el temor a enfrentar el fallo de La Haya en un clima de confrontación política, tanto si el fallo es favorable al Perú (en cuyo caso se piensa que la unidad es necesaria ante la reacción chilena) como si no lo es (en cuyo caso el gobierno no quiere ser el blanco privilegiado de la decepción).

Por parte del resto de la clase dirigente y las clases opinólogas, suceden también tres cosas, pero distintas: el temor a que, en efecto, se venga abajo el milagro peruano y ellos con él; el riesgo de ser vistos como enemigos del Perú en un momento en el que la sicología de la unidad es la que prevalece porque se sospecha que lo que el presidente ha dicho puede ser verdad; y, por fin, una desconfianza tan grande en la capacidad política del Presidente Humala que se prevé, en caso de no ayudarlo, el peligro de que opte por una barbaridad, incluyendo una deriva populista. También en los gobiernos de Alejandro Toledo y de Alan García se registró el fenómeno de la impopularidad, pero en ambos casos había un seguro que ahora no existe: se trataba de zorros políticos.

Nadie en el gobierno osa decir en público, pero lo repiten constantemente en privado, que Humala necesita, para dar un vuelco sicológico a su situación, un fallo favorable en La Haya. Sin embargo, es imposible prever, si eso ocurriera, hasta qué punto tendría un efecto tonificante para el gobierno más allá del corto plazo. El nivel de rechazo al presidente y la primera dama ha ido aumentando sistemáticamente; dado el escenario fiscal, que hace imposible atender unas demandas con toda la pinta de intensificarse a lo largo del resto del año, es improbable que haya mayores oportunidades de revertir el agotamiento político del oficialismo.

La semana pasada, las fuerzas combinadas de la policía y el Ejército, a partir de una información de inteligencia obtenida por la primera, abatieron a dos mandos clave de Sendero Luminoso. El gobierno montó un fuerte despliegue mediático para explotar esta extraordinaria noticia; sin embargo, ella no ha tenido, al menos hasta ahora, efecto en los niveles de aceptación popular. Tanto así que en la encuesta más reciente apenas un muy injusto cinco por ciento de los entrevistados opinaba que el éxito se debió al respaldo del gobierno a las fuerzas del orden.

Aunque uno puede presumir que un resultado favorable en La Haya redundaría en beneficio de gobierno, como éste desea a estas alturas con desesperación, no es seguro. No hay que perder de vista, además, que otros dos actores intentarían, si eso se diera, explotar el fallo en beneficio propio: Alan García, cuyo gobierno planteó la demanda formal en la Corte Internacional de Justicia, y Alejandro Toledo, cuyo gobierno inició el proceso al promulgar la ley de líneas de base del dominio marítimo peruano en 2005.

Tampoco en la eventualidad de un fallo desfavorable es fácil prever el efecto. A priori, podría pensarse que la decepción se volcaría contra el gobierno o que la oposición acusaría, frontal o sutilmente, a Humala de haber planteado un mal alegato oral de la posición peruana en diciembre pasado. Sin embargo, los ciudadanos saben que Humala ratificó al equipo peruano que había sido nombrado por su antecesor y que los alegatos orales no son otra cosa que el resumen de una posición que está escrita en la memoria y la dúplica, cuya solidez o debilidad muy poco tienen que ver con este gobierno en particular. Ese es un avispero que no convendría agitar a ningún partido: por las razones antes expuestas, la responsabilidad está bastante repartida.

Independientemente de estas conjeturas inmediatas, lo que importa es si se acabó el milagro peruano. Lo que se acabó, más bien, por ahora, es el ritmo de Pegaso que llevaba el país. Esto obedece a una combinación de dos factores: el contagio inevitable de la situación mundial, especialmente gravitante en una economía abierta como la peruana, y la mediocridad de la conducción política actual.

Lo primero tiene mucho que ver con la caída de las exportaciones mineras. Han bajado un 14 por ciento en el primer semestre por culpa del descenso de los precios (el precio del cobre cayó 10 por ciento y el del oro 17 por ciento en ese mismo período) y en ciertos casos del volumen. Pero también juega un papel la demanda interna, tan importante en el crecimiento promedio de 7,2 por ciento que tuvo la economía peruana en los 10 años que van de 2002 a 2011. El ritmo de aumento de la venta de autos, viviendas y electrodomésticos, hasta hace poco galopante, ha bajado. Por fin, la inversión privada tanto extranjera como nacional ha sufrido una desaceleración y ha tenido que ser compensada con un aumento del gasto público, que subió 13 por ciento este año y podría conducir a un levísimo déficit a fin de 2013.

La falta de reformas de envergadura en un país con un Estado de cuarto mundo (ha habido ciertas reformas meramente salariales hasta ahora), la multiplicación de iniciativas tanto del poder ejecutivo como del poder legislativo enviando señales inquietantes al capital y, sobre todo, la lentitud burocrática agravada por la deficiencia del liderazgo político han contribuido a evitar que el Perú, en un contexto externo ahora inamistoso, mantenga su rendimiento descollante.

El gobierno del Presidente Humala tuvo el acierto, desde temprano, de confirmar que no adoptaría la vía populista y preservaría la democracia. Pero, pasado el tiempo y en parte mareado por las encuestas y por un galope económico que el gobierno creía natural, el mandatario empezó a adoptar un estilo confrontacional y una actitud de aislamiento. Desconfiado del mundo civil por su formación militar y su personalidad, delegó en su mujer, una persona muy joven con atractiva inteligencia pero escasa preparación política, funciones poco comunes en la primera dama. En poco tiempo, ella, que gozaba de popularidad, estableció un modus operandi que le otorgaba un rol de primera ministra, asesora principal y, a veces, cogobernante. Su idea era que el gabinete estuviera compuesto por técnicos de bajo perfil y que sólo su esposo y ella hicieran política: su esposo en un sentido más literal, ella a través de la agenda social. En la práctica, esto tuvo dos efectos: creó informalidad en las máximas alturas del Estado, donde nada se hacía sin su aprobación, y expuso al presidente, percibido como su dependiente político, a un desgaste. Ella ha perdido poco menos de la mitad de la aprobación que tenía. Que esté unos puntitos por encima del presidente confirma que él es quien peor sufre la caída de la primera dama por un efecto multiplicador.

Este funcionamiento político informal vino acompañado, durante dos años, de una percepción nefasta: la de que Humala y su mujer iban a establecer un régimen continuista “a la Argentina”, a través de la candidatura presidencial ilegal de la primera dama. La bancada parlamentaria del oficialismo, tan mala como la de gobiernos anteriores, excepto que con antecedentes ideológicos más inquietantes, ahondó, con sus escándalos, su pésimo manejo de las investigaciones a sus adversarios y sus contradictorios discursos. Los esfuerzos reformistas, en semejante ambiente, fueron pocos y carecieron del tipo de trabajo político que sólo una maquinaria bien aceitada puede realizar, y que sólo un mandatario entendedor de su urgencia y un gabinete con capacidad de comunicación podían haber emprendido con éxito.

El resultado, en un país que no ve con amabilidad a sus políticos y que aborrece a su Estado (al tiempo que le pide demasiado), es la sensación de otra oportunidad desperdiciada. No, no se va a acabar la democracia ni se va a alterar el modelo. Pero tampoco va a dársele al Perú, por ahora, ese definitivo impulso al desarrollo que disipe en el mediano plazo el efecto Rubashov.

Publicado originalmente en La Tercera

 Otros artículos que te pueden interesar
En Venezuela circula y reina el dólar
Parece toda una ironía: en Venezuela circula profusamente y hasta "reina" en su sociedad el dólar norteamericano. El llamado "verde", entre nosotros.
También en Irak resuena el "que se vayan todos"
En el mundo en que vivimos, las "clases políticas" se han transformado -bien o mal-en las claramente más privilegiadas y beneficiadas en muchas de las democracias contemporáneas. Son, en efecto, las nuevas oligarquías. Por esto, no sorprende que estén infectadas por viejos males, entre los cuales aparece nítidamente el de la corrupción. Y el de la incompetencia para gobernar.
Críticas a los llamados embajadores "transversales" o "temáticos"
En algunos países, como sucede por ejemplo en Francia, existen –en su diplomacia- los llamados "embajadores transversales o temáticos". Teóricamente ellos se ocupan, con una suerte de exclusividad otorgada a su favor, de las relaciones de su país con terceros Estados y organismos internacionales, aunque especialmente sobre un tema o cuestión en particular. Curiosamente, ellos no siempre suelen ser "especialistas" en la materia que los ocupa.
Rusia pierde en los primeros escarceos ante la Corte Internacional de Justicia por lo sucedido en Ucrania.
Ucrania ha llevado formalmente a la Federación Rusa ante la Corte Internacional de Justicia por su reciente invasión y anexión de Crimea, luego de su ocupación por el ejército ruso en el 2014 y por haber sostenido y apoyado a las fuerzas separatistas que actúan en Ucrania, cuya rebelión dejara un saldo de 13.000 muertos.
Álvaro García Linera, intelectual del chavismo continental
Tal vez Álvaro García Linera sea el intelectual en el poder que más se destaca en el cuadro del socialismo latinoamericano.
AHORA EN PORTADA | Ver  
En Venezuela circula y reina el dólar

Parece toda una ironía: en Venezuela circula profusamente y hasta "reina" en su sociedad el dólar norteamericano. El llamado "verde", entre nosotros.
Arabia Saudita sale en busca de los turistas

Arabia Saudita es uno de los países socialmente menos abiertos del mundo. Y, lamentablemente, también uno de los que peor trata a las mujeres. Con esos dos tan particulares vectores sociales, no sorprende que hasta ahora el país no haya sido nada atractivo para el turismo.
Paisajes Urbanos, exposición de PacoPaso en ABIERTO Espacio Cultural

El próximo miércoles, 4 de diciembre, el arquitecto madrileño Francisco Martínez Paso. PacoPaso, inaugura su exposición "Paisajes Urbanos" en la sala Abierto Espacio Cultural.
Álvaro García Linera, intelectual del chavismo continental

Tal vez Álvaro García Linera sea el intelectual en el poder que más se destaca en el cuadro del socialismo latinoamericano.
ARCHIVO
MAYO 2009

Los pobres y el día después

Bajo la sotana

Un gringo excéntrico

¿Debe levantarse el embargo a Cuba?

Ver posts de otros meses

DICIEMBRE 2017 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (3 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (7 artículos)

ABRIL 2017 (8 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (3 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (7 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (9 artículos)

MAYO 2016 (9 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (6 artículos)

DICIEMBRE 2015 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (10 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (8 artículos)

MARZO 2015 (7 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (5 artículos)

DICIEMBRE 2014 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (9 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (8 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (5 artículos)

JUNIO 2014 (9 artículos)

MAYO 2014 (7 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (8 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (7 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (7 artículos)

MAYO 2013 (9 artículos)

ABRIL 2013 (8 artículos)

MARZO 2013 (6 artículos)

FEBRERO 2013 (6 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (6 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (6 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (5 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (5 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (2 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (5 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (4 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (4 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (5 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (2 artículos)

 PERÚ
Perú potencia su capacidad agroexportadora
En una reciente editorial el diario peruano "El Comercio" nos informa que, entre el 2005 y el 2018, Perú ha multiplicado por seis sus exportaciones agrícolas, llevándolas a un nivel de unos 5.800 millones de dólares por año. Y generando por cierto el consiguiente empleo que, con un crecimiento en la economía general peruana del 4% anual, en el sector agropecuario ese crecimiento ha tenido un impresionante ritmo, del 13,3% anual, nada menos.
Perú sigue creciendo
Después de un breve paréntesis sucedido en la primera mitad del año en curso, la economía peruana ha vuelto a crecer.
Crece el disgusto de los peruanos por la invasión de venezolanos
Unos 780.000 de esos venezolanos decidieron afincarse en el Perú.
El "provisorio" Martín Vizcarra sigue gozando de la aprobación de los peruanos
Según informa el Banco de Crédito de Perú, el país crecerá entre un 3,5% y un 4% de su PBI en el primer trimestre de este año.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Álvaro García Linera, intelectual del chavismo continental
Paisajes Urbanos, exposición de PacoPaso en ABIERTO Espacio Cultural
Milán regula el uso de monopatines en la ciudad
En Venezuela circula y reina el dólar
Arabia Saudita sale en busca de los turistas

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS