Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 JULIO 2019 | ACTUALIZADO 22:06
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
CARLOS ALBERTO MONTANER

Devórame otra vez
(Buenos Aires). Los argentinos están furiosos. Rabian contra su gobierno. Les ocurre cada cierto tiempo. Es la hora –el día, la semana, el mes—de los cacerolazos.
Actualizado 20 abril 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Carlos Alberto Montaner   
Y no es para menos: en medio de una larga etapa de bonanza en los precios de los productos agrícolas, la presidenta Cristina Fernández se las ha arreglado para crear las condiciones de una perfecta tormenta económica.

El país sufre una de las tasas de inflación más altas de América Latina, depreciación galopante de la moneda, controles absurdos, enorme gasto público, corrupción generalizada, aumento notable de la delincuencia, falta casi total de inversiones extranjeras y un verdadero estado policíaco en materia fiscal, con perros adiestrados para detectar dólares.

Está prohibidísimo tratar de salvar los ahorros colocándolos fuera de las fronteras nacionales. Hay que depositarlos dócilmente en los bancos locales para que los confisquen en el próximo corralito. Lo patriótico es dejarse robar mientras se tararea dulcemente “Devórame otra vez”.

Paseo por la ruidosa calle Florida y cada cinco metros hay un caballero que me ofrece a gritos cambiar dólares por pesos. No se esconden. El dólar oficial está a 5.12 por uno. El “blue” está a 8.30. Le llaman blue para no llamarlo negro. No sé si lo hacen por deferencia con Obama –la corrección política es insondable–, o porque, aunque es ilegal, nadie lo persigue. Es una brutal diferencia de más de un 60%.

Eso quiere decir que, para los argentinos, que cobran en moneda nacional, el país está caro, pero con dólares resulta barato, lo que provoca una avidez enfermiza por acaparar dólares, aumenta el valor de la moneda norteamericana, dispara la inflación y reduce progresivamente el poder adquisitivo de la magullada divisa nacional. Es el camino del despeñadero que tan bien conocen los habitantes de este sufrido país.

Es, además, una vieja historia que se repite cíclicamente. Hace años, conocí en Madrid a un discreto cordobés –de la Córdoba argentina– que había perdido toda ilusión con una nación, decía, bipolar, que una veces vivía en medio de la euforia más desenfrenada y otras caía en una profunda depresión. Digamos que se llamaba Roberto y que alguna vez había sido dentista.

Yo le aseguraba que un país con esas fabulosas riquezas naturales, poblado por una sociedad educada y creativa que hace setenta años estaba en la proa del planeta, volvería a recobrar su importancia relativa tan pronto fuera gobernado con sensatez y probidad.

Roberto sonreía con cierto pesimismo. Sostenía que esta recuperación no sucedería nunca. Estaba convencido de que la variante asistencialista-clientelista entronizada por el peronismo era una enfermedad incurable que generaba un progresivo deterioro material y espiritual del que no podrían escapar nunca.

Pese a sus quejas, como era una persona inteligente y con algunos ahorros, mi amigo cordobés, lejos de amilanarse, vivía de identificar los ciclos del trastorno. En etapas de depresión compraba unos buenos pisos en las zonas mejores de Buenos Aires, esperaba la llegada de las vacas gordas, y entonces los vendía.

Me contó que el ciclo solía completarse en unos ocho años y, si las cosas iban bien, le dejaba un saldo positivo de dos o tres millones de dólares que luego sacaba por Uruguay y los dejaba a buen recaudo hasta que se produjera la próxima catástrofe. (Ahora, por ejemplo).

En principio parecía que Roberto vivía del mercado, pero eso era parcialmente cierto. En realidad, explotaba la estupidez ajena. Vivía de la infinita incompetencia de unos gobiernos insensatos que provocaban con su conducta la depreciación del valor de la moneda, que es la forma más rápida y directa de empobrecer a las personas.

Vivía de políticos y funcionarios que no entendían que una de las mayores responsabilidades de los gobernantes es mantener el valor y la estabilidad del dinero, porque ese es el punto de partida de los intercambios económicos y, por ende, de la convivencia sosegada.

Es muy probable que este nuevo vendaval que sufren los argentinos termine por desacreditar y barrer totalmente al gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Es lo que suele ocurrir en la fase depresiva del ciclo. Los gobernantes también se devalúan.

 Otros artículos que te pueden interesar
Condenan a un ex guerrillero por crímenes de lesa humanidad
la Corte Penal Internacional de La Haya declaró culpable al exguerrillero Bosco Ntaganda
Cuidado con los métodos modernos de censura
Los gobiernos del Reino Unido y Canadá convocaron para el 10 y 11 de julio en Londres a una Conferencia Mundial sobre Libertad de Prensa con la participación de funcionarios, periodistas, académicos y empresarios de lo todo el globo junto a los anfitriones, los cancilleres de ambos países y Amal, esposa de Goerge Clooney, la abogada británico-libanesa especializada en la defensa de periodistas. Reuniones de este tipo son interesantes, pero hasta dónde está clara la idea de fondo.
Los políticos siempre defienden sus negociados
Facebook, que tiene unos 2.600 millones de usuarios, "no ofrecerá la divisa digital Libra hasta haber solucionado las dudas regulatorias y recibido las aprobaciones apropiadas". La declaración, obviamente, se debe a la posibilidad de que de otro modo no la dejen operar.
AMLO y la incertidumbre
Los mexicanos eligieron abrumadoramente a un personaje peculiar y ahí tienen las consecuencias.
En Francia se castiga efectivamente a los desmanes
Como también ocurre con alguna frecuencia entre nosotros, las protestas callejeras en Francia de pronto se transforman en violentas y algunos de sus actores -generalmente encolerizados y fuera de sí- arremeten contra los bienes públicos, destruyéndolos o dañándolos. Como si de pronto tuvieran derecho a hacerlo, lo que naturalmente no es así.
AHORA EN PORTADA | Ver  
Condenan a un ex guerrillero por crímenes de lesa humanidad

la Corte Penal Internacional de La Haya declaró culpable al exguerrillero Bosco Ntaganda
Chile: Política monetaria y fiscal se alinean para enfrentar adverso contexto internacional

Una sorpresiva baja de la tasa de política monetaria (TPM) desde 3% hasta 2,5% dada la menor expectativa de inflación y la reestimación de la brecha entre el PIB tendencial y el proyectado efectivo, generó un espacio para que nuestra TPM pudiese ser más baja y consistente con llevar nuestra inflación a un 3% anual.
Después de 50 años, continúa la carrera por la Luna

El 21 de julio de 1969, los astronautas Neil Armstrong y Buzz Aldrin se convirtieron en los primeros hombres en pisar la Luna.
Julián Marías: diez libros imprescindibles

Cuando se cumplen 105 años del nacimiento de Julián Marías (1914-2005), repasamos diez de las obras más representativas del discípulo de Ortega, autor de obras constantemente reeditadas como "Historia de la Filosofía", y uno de los intelectuales españoles más leídos del siglo XX.
El fraude del relativismo

EL PAÍS – De entrada decimos que el relativismo en todas sus variantes constituye un fraude intelectual y el posmodernismo las esgrime, tanto en lo epistemológico, cultural, ético y hermenéutico. Esto es que no hay tal cosa como la verdad. Todo dependería de interpretaciones subjetivas. Todo dependería del "color del cristal" de cada uno. Pero un mismo juicio no puede ser conforme y contrario al objeto juzgado en las mismas circunstancias.
ARCHIVO
ABRIL 2013

La vida de Capriles y el poder de Maduro penden de un hilo

Devórame otra vez

La degradación de Venezuela

Las tres duras lecciones de Corea del Norte

El hombre que hablaba con los pájaros

Ver posts de otros meses

JULIO 2019 (1 artículos)

FEBRERO 2019 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (1 artículos)

AGOSTO 2018 (2 artículos)

JULIO 2018 (5 artículos)

JUNIO 2018 (1 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (5 artículos)

MARZO 2018 (3 artículos)

FEBRERO 2018 (3 artículos)

ENERO 2018 (2 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (5 artículos)

AGOSTO 2017 (11 artículos)

JULIO 2017 (10 artículos)

JUNIO 2017 (9 artículos)

MAYO 2017 (12 artículos)

ABRIL 2017 (13 artículos)

MARZO 2017 (11 artículos)

FEBRERO 2017 (10 artículos)

ENERO 2017 (11 artículos)

DICIEMBRE 2016 (13 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (12 artículos)

OCTUBRE 2016 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (8 artículos)

AGOSTO 2016 (15 artículos)

JULIO 2016 (10 artículos)

JUNIO 2016 (12 artículos)

MAYO 2016 (12 artículos)

ABRIL 2016 (13 artículos)

MARZO 2016 (11 artículos)

FEBRERO 2016 (10 artículos)

ENERO 2016 (7 artículos)

DICIEMBRE 2015 (10 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (13 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (6 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (4 artículos)

MAYO 2015 (6 artículos)

ABRIL 2015 (5 artículos)

MARZO 2015 (4 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (5 artículos)

OCTUBRE 2014 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (5 artículos)

AGOSTO 2014 (4 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (6 artículos)

MAYO 2014 (4 artículos)

ABRIL 2014 (6 artículos)

MARZO 2014 (5 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (5 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (6 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (8 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (7 artículos)

JUNIO 2013 (5 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (5 artículos)

MARZO 2013 (7 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (4 artículos)

DICIEMBRE 2012 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (8 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (4 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

MARZO 2012 (5 artículos)

FEBRERO 2012 (5 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (4 artículos)

JULIO 2011 (4 artículos)

JUNIO 2011 (5 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (5 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (5 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (7 artículos)

AGOSTO 2010 (5 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (7 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (4 artículos)

DICIEMBRE 2009 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (6 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (6 artículos)

JUNIO 2009 (4 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (5 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (7 artículos)

JUNIO 2008 (3 artículos)

MAYO 2008 (4 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (3 artículos)

JUNIO 2007 (1 artículos)

ENERO 2006 (1 artículos)

 ARGENTINA
Sindicalismo, enemigo del progreso.
Uno de los rasgos patentes del sindicalismo argentino es el populismo, pero rechaza la revolución tal como es entendida por anarquistas, socialistas o comunistas, aunque, muchas veces, como amenaza, esgrime posturas que recuerdan tácticas de esas corrientes de pensamiento.
Una campaña con prontuario y sin promesas
A medida que se acerca la fecha clave los candidatos se alistan para dar la batalla final, esa en la que finalmente se agotarán las palabras y cobrarán valor los votos que cada uno obtenga.
¿Cuánto vale Sergio Massa?
En las encuestas, Sergio Massa aparece con una intención de voto a su favor algo por debajo del 10%. Esa, y no otra, es la medida política de su "valor" máximo, en todo caso.
¿El cisne negro metido en las próximas elecciones argentinas?
Es que en nuestro país estamos aun muy atrasados en la batalla cultural y, por tanto, se requiere mucho más educación y debate antes que llegue a la política una demanda sustancial en la buena dirección, por más que aparezca la posibilidad de un fragmento pequeño con ideas consistentes en ese plano.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Condenan a un ex guerrillero por crímenes de lesa humanidad
En Francia se castiga efectivamente a los desmanes
Críticas contra Michelle Bachelet por su posición respecto de la dictadura de Nicolás Maduro
AMLO y la incertidumbre
¿Cuánto vale Sergio Massa?

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS