Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
10 ABRIL 2021 | ACTUALIZADO 21:43
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ALBERTO BENEGAS LYNCH (H)

En torno a un libro de Sergio Sinay
Hay ríos de tinta escritos sobre la felicidad, la mayor parte de los cuales son de una pobreza superlativa que repiten lugares comunes sin sustancia relevante, pero hay tres obras muy ilustrativas sobre este asunto crucial. Se trata de La conquista de la felicidad de Bertrand Russell, La felicidad como objetivo de Edward de Bono y, sobre todo, el formidable Respeto a uno mismo de Nathaniel Branden.
Actualizado 7 febrero 2013  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   1
Alberto Benegas Lynch (h)   

El tema de la felicidad está presente en todos los humanos puesto que es contradictorio que alguien proclame que desea ser un infeliz, ya que lo que entiende por infelicidad es lo que le proporciona felicidad. Esto no es un mero juego de palabras. Todos actuamos por nuestro interés personal: la madre que cuida de sus hijos, está en su interés personal la salud de su prole, el que entrega todo su patrimonio a los pobres es porque le proporciona satisfacción ver la sonrisa del necesitado (o la fotografía oportuna al entregar el cheque en público), al masoquista le produce satisfacción sus actos, el que se inmola por un amigo es porque en su escala de valores eso es lo prioritario y el que asalta un banco es porque le atrae proceder de ese modo, y así sucesivamente.

En verdad constituye una tautología decir que cada uno actúa en su interés personal puesto que si no está en interés del sujeto actuante ¿en interés de quien diablos puede estar? Es que la acción humana -toda acción, desde la más sublime a la más ruin- significa conjeturar que se pasará de una situación menos satisfactoria a una que proporcionará una mayor satisfacción. Ex post el fulano en cuestión se podrá arrepentir del acto realizado pero eso es harina de otro costal y si se aprende de la experiencia, lo ocurrido servirá para el futuro.

Hay ríos de tinta escritos sobre la felicidad, la mayor parte de los cuales son de una pobreza superlativa que repiten lugares comunes sin sustancia relevante, pero hay tres obras muy ilustrativas sobre este asunto crucial. Se trata de La conquista de la felicidad de Bertrand Russell, La felicidad como objetivo de Edward de Bono y, sobre todo, el formidable Respeto a uno mismo de Nathaniel Branden. Claro que también hay discrepancias, no hay libro en el que uno coincida plenamente, ni siquiera con lo que uno ha escrito puesto que releído se percibe que se pudo mejorar la marca. Como ha dicho Borges citando a Alfonso Reyes “puesto que no hay texto perfecto, si uno no publica se pasaría la vida corrigiendo borradores”.

Ahora llegó a mis manos una obra de Sergio Sinay titulada La felicidad como elección que, a mi juicio, se incorpora a la terna mencionada como lo mejor que se ha trabajado en la materia, escrito de modo claro, en lenguaje coloquial pero de gran calado. Diría que el autor presenta diez tesis (lo resumo en un decálogo porque siempre tiene buena prensa) que son muy fértiles y que invitan a pensar, masticar y digerir con detenimiento, en el contexto de la tradición iniciada por Viktor Frankl (tengo una frase suya en mi biblioteca enmarcada en un bordado hecho por mi hija: “Never let the is catch up with the oughts”).

Primero, que la felicidad es un derivado de nuestros logros. Segundo, que están necesariamente involucrados costos que deben asumirse. Tercero, que no es un derecho que se reclama a otros sino algo que se construye desde adentro como apuntó Kierkegaard. Cuarto, que el divertirse constituye un recreo eventual y pasajero pero divierte del eje central. Quinto, que es enteramente una cuestión de responsabilidad individual, intransferible e indelegable. Sexto, que no se circunscribe a lo físico sino que es eminentemente espiritual. Séptimo, que la cuarta dimensión -el tiempo- es lo que debemos administrar al efecto de establecer prioridades que tiendan al alimento del alma. Octavo, que los “ruidos” externos distraen de los proyectos personales, lo cual incluye sustitutos falsos como drogas de diversa naturaleza. Noveno, que las buenas conversaciones que indagan, preguntan, contrastan y sorprenden son incompatibles con el tartamudeo de las típicas reuniones sociales. Décimo, que no hay meta final ya que se trata de un continuo tránsito.

De más está decir que Sinay desarrolla estos temas con cierta extensión, pero no corresponde (ni es posible) transcribir sus análisis sesudos en una nota periodística algo telegráfica. Para eso están las librerías. En todo caso, dejo constancia del valor de sus elucubraciones que, en definitiva, a todos interesa y sirve para reencauzar esfuerzos que no siempre están bien encaminados. Sobre todo en una sociedad que no ayuda, dadas las degradaciones axiológicas que se observan a diario en diferentes lares y en un contexto de intelectos deshabitados con la indisimulada presencia de sujetos variopintos que se asemejan más a los simios que a la condición humana. Una sociedad en gran medida poblada por quienes estiman que las agendas tupidas y las apariencias fogosas suplen grotescos vacíos existenciales.

Y aquí vienen las posibles disidencias con el autor de marras. Comprendo y comparto que en el certamen de la vida hay quienes se dejan deslumbrar por los avances tecnológicos y dejan rezagados los principios morales que son la brújula que abandonada hace que los otros progresos se derrumben y, en definitiva, se usan para carcomer los cimientos de la conducta civilizada. Pero estimo injusto cargar las tintas contra la economía de mercado (“sin embargo, la economía de mercado, y la cultura que de ella se deriva, entiende lo contrario” y más adelante “los manejos inmorales e inescrupulosos de los mercados” y “manipulaciones de mercados voraces”).

Aludir al mercado es otra forma de hacer referencia a millones de arreglos contractuales que reflejan las preferencias de la gente. En el contexto de una sociedad libre, el comerciante que da en la tecla obtiene ganancias y el que yerra incurre en quebrantos y no es pertinente sostener como lo hacía Galbraith que la gente es tonta y que con una cantidad suficiente de publicidad se puede hacer que se vuelva a las velas y se deje de lado la electricidad y a un precio más elevado (claro que ese autor no incluía la venta de su libro como “necesidades ficticias”). En otros términos, el mercado es el instrumento, si se vota mal en el plebiscito diario es otro cantar, de la misma manera que no es pertinente echarle la culpa al martillo si en lugar de clavar un clavo se rompe la nuca del vecino (cabe destacar la inmoralidad de los “salvatajes” a empresarios irresponsables que debieron quebrar y no ser alimentados coactivamente con el fruto del trabajo ajeno).

Por supuesto que Sergio Sinay se refiere a un asunto de prioridades: si se pone confianza en la licuadora como medio para lograr la felicidad, el resultado será por cierto efímero. Entiendo que lo que mantiene el autor en cuanto al “consumismo” no es la crítica común de “la sociedad de consumo” puesto que es lo mismo que decir “la sociedad que respira” ya que el que no consume, fenece. Lo que subraya es el ansia ilimitada por tener que pretende sustituir al ser con lo que la frustración está garantizada. En este sentido, Sinay critica con razón las estadísticas del producto bruto y, por mi parte, una de mis columnas en este mismo medio se titulaba “¿Qué es el producto bruto?” donde concluyo que es básicamente un producto para brutos.

La economía de mercado y las correspondientes libertades individuales ofrecen la posibilidad de que cada cual actualice sus potencialidades en busca de su camino, al tiempo que permite disfrutar de un adecuado confort. No hay tercera vía, la alternativa es el espíritu autoritario que Sinay critica (“la fantasía de los planificadores”, “el populismo es la manipulación intencionada y oportunista de deseos y aspiraciones colectivas para sacar partida de ellas” y “otra faceta del populismo: el autoritarismo”).

Su afirmación en cuanto a “la furibunda pandemia de neoliberalismo” de los noventa la interpreto como el rechazo a la corrupción mayúscula, el desconocimiento de la división horizontal de poderes, el aumento sideral del gasto y la deuda pública (a veces privada convertida en pública) del menemato, de Fuyimori y de Salinas de Gortari. Pero debe destacarse que “neoliberalismo” es una etiqueta inventada con la que ningún intelectual serio se siente identificado. En todo caso, los liberales nos sentimos ofendidos con lo ocurrido en los noventa puesto que el liberalismo significa el respeto irrestricto a los proyectos de vida de otros y que la fuerza solo puede utilizarse con carácter defensivo y nunca ofensivo.

Finalmente consigno que además de la gratificación que me proporcionó la lectura de La felicidad como elección, especialmente referida a la elaboración del antedicho decálogo, la distinción fundamentalísima entre causas y motivos que son la base del libre albedrío, tal como lo apuntan autores como los premio Nobel Max Planck y John Eccels (en críticas a lo que Popper ajustadamente denominó determinismo físico) y su inmejorable definición de lo políticamente correcto como “una forma elegante de cobardía”. Además de ello decimos, Sinay me hizo descubrir un personaje que menciona al pasar que tiene una importancia capital al mostrar la conexión entre el bienestar y la moral, y la relevancia decisiva de la caridad y la contradicción en términos que significa lo que hoy se denomina “Estado benefactor” puesto que no hay beneficencia por la fuerza. Se trata del extraordinario escosés decimonónico Thomas Chalmers, profesor en St. Andrews y en Glasgow y predicador de su iglesia que enfatizaba la importancia de separar tajantemente el poder de la religión, tal como del otro lado del Atlántico Thomas Jefferson bautizó con el sugestivo nombre de “la doctrina de la muralla”.

 Otros artículos que te pueden interesar
Todos estamos en el mismo barco
No es cuestión de mirar para otro lado y esperar que otros sean los encargados de mantener y reforzar el sistema.
Al covid se lo vence sin pánico ni violencia, con la naturaleza
Es que eso son los Estados, estas son las "autoridades", y los "expertos": traficantes de armas, literalmente, que marcan fronteras y por ellas crean guerras donde mueren millones (60 millones solo en la Segunda Guerra Mundial).
China y los EEUU no lograron dejar de lado sus respectivas acusaciones en materia de falta de respeto a los DDHH
La relación bilateral, lastimada muy seriamente desde el final de la gestión presidencial de Donald Trump, sigue estando en alta tensión.
Un futuro global inflado y aplastado en Argentina
Cada vez más aislada, mientras el dólar se fortalece en el mundo el blue -el verdaderamente libre- se mantiene estable.
Whatsapp, Twitter, Facebook, Instagram y otras yerbas
Es indispensable que el progreso tecnológico sea acompañado por valores de respeto recíproco. En caso contrario, la tecnología será una maldición ya que permitirá engullir libertades con más rapidez y contundencia
AHORA EN PORTADA | Ver  
CASOS FATALES
Brasil supera las 340.000 muertes por coronavirus

El 6 de abril, el país registró unos 4.195 fallecimientos por coronavirus, una cifra diaria nunca antes alcanzada.
FÚTBOL
FC Barcelona y Real Madrid, los clubs que más ingresos generan del mundo

El FC Barcelona, a pesar de la importante deuda que acumula, se encuentra en lo más alto de la clasificación, con unos ingresos de 715,1 millones de euros en la temporada 2019/2020, la primera marcada por la pandemia de coronavirus.
CINE
Las localizaciones de rodaje más habituales del mundo (una española en el Top 10)

El Cabo de Gata, en Almería, es la quinta localización de rodaje más repetida en series y películas en todo el mundo, pues atesora 99 apariciones acreditadas en IMDb, según datos de NetCredit.
Todos estamos en el mismo barco

No es cuestión de mirar para otro lado y esperar que otros sean los encargados de mantener y reforzar el sistema.
ARCHIVO
FEBRERO 2013

Igualdad ante la ley, una trampa

El Caso Irán-Argentina

Sobre autoridad y respeto

En torno a un libro de Sergio Sinay

Ver posts de otros meses

ABRIL 2021 (2 artículos)

MARZO 2021 (9 artículos)

FEBRERO 2021 (12 artículos)

ENERO 2021 (10 artículos)

DICIEMBRE 2020 (9 artículos)

NOVIEMBRE 2020 (6 artículos)

OCTUBRE 2020 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2020 (10 artículos)

AGOSTO 2020 (10 artículos)

JULIO 2020 (4 artículos)

JUNIO 2020 (4 artículos)

ABRIL 2020 (6 artículos)

MARZO 2020 (3 artículos)

FEBRERO 2020 (1 artículos)

ENERO 2020 (1 artículos)

DICIEMBRE 2019 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2019 (2 artículos)

OCTUBRE 2019 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2019 (4 artículos)

AGOSTO 2019 (3 artículos)

JULIO 2019 (5 artículos)

JUNIO 2019 (4 artículos)

MAYO 2019 (2 artículos)

ABRIL 2019 (2 artículos)

MARZO 2019 (2 artículos)

FEBRERO 2019 (4 artículos)

ENERO 2019 (5 artículos)

DICIEMBRE 2018 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2018 (3 artículos)

OCTUBRE 2018 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (5 artículos)

AGOSTO 2018 (4 artículos)

JULIO 2018 (4 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (2 artículos)

ABRIL 2018 (3 artículos)

MARZO 2018 (6 artículos)

FEBRERO 2018 (5 artículos)

ENERO 2018 (4 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (4 artículos)

OCTUBRE 2017 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (7 artículos)

AGOSTO 2017 (4 artículos)

JULIO 2017 (5 artículos)

JUNIO 2017 (8 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (5 artículos)

MARZO 2017 (5 artículos)

FEBRERO 2017 (4 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (6 artículos)

OCTUBRE 2016 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (6 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (4 artículos)

MARZO 2016 (6 artículos)

FEBRERO 2016 (5 artículos)

ENERO 2016 (5 artículos)

DICIEMBRE 2015 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (5 artículos)

OCTUBRE 2015 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (4 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (4 artículos)

ENERO 2015 (6 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (6 artículos)

JUNIO 2014 (5 artículos)

MAYO 2014 (6 artículos)

ABRIL 2014 (5 artículos)

MARZO 2014 (8 artículos)

FEBRERO 2014 (7 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (5 artículos)

OCTUBRE 2013 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (5 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (6 artículos)

ABRIL 2013 (4 artículos)

MARZO 2013 (4 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (5 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (5 artículos)

AGOSTO 2012 (4 artículos)

JULIO 2012 (6 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (3 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (2 artículos)

ENERO 2012 (4 artículos)

DICIEMBRE 2011 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (1 artículos)

JUNIO 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (3 artículos)

FEBRERO 2011 (3 artículos)

ENERO 2011 (2 artículos)

DICIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (2 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (4 artículos)

JUNIO 2010 (3 artículos)

MAYO 2010 (5 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (4 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (3 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (3 artículos)

OCTUBRE 2009 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (3 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (2 artículos)

MAYO 2009 (3 artículos)

ABRIL 2009 (2 artículos)

MARZO 2009 (2 artículos)

FEBRERO 2009 (3 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (3 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (6 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (6 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

 AMÉRICA
¿Ganan más los hombres que las mujeres en Latinoamérica?
Venezuela es el país latinoamericano donde la brecha salarial de género es más profunda con una puntuación de 0,432
Twitch copa el mercado latinoamericano del gaming
En lo que va de este año, la aplicación móvil de Twitch acumula casi 1,5 millones de dólares
El pedido de comida en línea en América Latina en 2021
Se prevé que en Brasil, los pedidos por internet de comida a domicilio generen más de 3.800 millones de dólares
Los países latinoamericanos más preparados para las tecnologías de vanguardia
Brasil es la economía latinoamericana que se encuentra mejor preparada para el arribo de tecnologías, con un índice de preparación del 0,65, de un máximo de uno.
LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Todos estamos en el mismo barco
Mercado Libre no para de crecer
Al covid se lo vence sin pánico ni violencia, con la naturaleza
El éxito de EEUU en sus negociaciones con Irán requiere un abordaje bipartidista y global entre Washington y Bruselas
La nueva diplomacia estadounidense para Arabia Saudita y Yemen

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS