Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
14 DICIEMBRE 2017 | ACTUALIZADO 23:59
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
YOANI SÁNCHEZ

Vocabulario reducido
En la larga lista de frases y palabras vedadas en mi infancia, había dos especialmente censuradas: "Navidad" y "Derechos Humanos".
Actualizado 11 diciembre 2011  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Yoani Sánchez   

La primera la escuchaba de vez en cuando, en un susurro, de boca de una abuela que sí había conocido los árboles con guirnaldas, los turrones de alicante y el pavo. Pero la otra, la segunda, sólo se musitaba despectivamente para aludir a quienes -se decía- estaban involucrados en actos contrarrevolucionarios, enemigos. Así crecí, ajena a las festividades de la última semana del año y creyendo que en aquella declaración adoptada por las Naciones Unidas se agazapaba el mal. Mi parcelado vocabulario terminó por condicionarme una actitud cívica cargada de temores y me llevó a aceptar con conformidad tantas y tantas prohibiciones.

Este diciembre, las tiendas muestran luces parpadeantes y árboles repletos de adornos. Un Santa Claus con apenas barriga sonríe en la vidriera de un importante centro comercial de la ciudad. La gente se encuentra y se regodea en cada sílaba de expresiones como “Feliz Navidad”; “estoy de compras por Navidad”; ven a casa a celebrar la Navidad”. Al reducido vocabulario de mi niñez le han devuelto una palabra, un término maldito por décadas. Sin embargo, el vecino de al lado sigue diciendo: “cuidado, no te acerques mucho, porque ellos son de los derechos humanos”. En algún mitin de repudio –a lo largo del país- alguien quizás grita ahora: “¡Abajo los derechos humanos!” y el policía político apostado en la esquina confirma por su radio “sí, aquí vienen los del grupúsculo de Derechos Humanos”. Y siempre hay un amigo que nos pide que hablemos en voz baja, “porque si te vas a poner a mencionar tales ‘cosas’, mejor poner la música bien alto”.

Una nieve hipotética cae sobre el rojo de los gorros navideños, pero un aguacero mayor la disuelve y minimiza: la lluvia de la intolerancia, los goterones de las detenciones, el vendaval que se crea en esta Isla cuando alguien osa apenas pronunciar la frase “derechos humanos”.

 Otros artículos que te pueden interesar
Por qué Jerusalén es la capital de Israel
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
No llores por mí, Jerusalén
Un milagro en la Iglesia Católica
Planes y propósitos soberanos
AHORA EN PORTADA | Ver  
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
Clase media en Chile creció desde 23,7% a 64,3% de la población en 25 años
La mayoría de españoles opinan que hoy están mejor que hace 50 años
Nada es más asombroso que la verdad
Un milagro en la Iglesia Católica
ARCHIVO
DICIEMBRE 2011

Vocabulario reducido

Ver posts de otros meses

AGOSTO 2017 (2 artículos)

JULIO 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (2 artículos)

MAYO 2017 (2 artículos)

ABRIL 2017 (1 artículos)

MARZO 2017 (3 artículos)

FEBRERO 2017 (1 artículos)

ENERO 2017 (1 artículos)

DICIEMBRE 2016 (1 artículos)

OCTUBRE 2016 (1 artículos)

JULIO 2016 (1 artículos)

JUNIO 2016 (1 artículos)

MAYO 2016 (2 artículos)

ABRIL 2016 (3 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

FEBRERO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (3 artículos)

DICIEMBRE 2015 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (2 artículos)

OCTUBRE 2015 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (5 artículos)

AGOSTO 2015 (2 artículos)

JULIO 2015 (3 artículos)

JUNIO 2015 (2 artículos)

MAYO 2015 (8 artículos)

ABRIL 2015 (1 artículos)

MARZO 2015 (3 artículos)

FEBRERO 2015 (3 artículos)

ENERO 2015 (3 artículos)

DICIEMBRE 2014 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (2 artículos)

AGOSTO 2014 (5 artículos)

JULIO 2014 (7 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (9 artículos)

MARZO 2014 (3 artículos)

FEBRERO 2014 (3 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (2 artículos)

OCTUBRE 2013 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (2 artículos)

JULIO 2013 (3 artículos)

JUNIO 2013 (1 artículos)

MAYO 2013 (1 artículos)

FEBRERO 2013 (1 artículos)

DICIEMBRE 2012 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (1 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (1 artículos)

AGOSTO 2012 (2 artículos)

JULIO 2012 (2 artículos)

JUNIO 2012 (1 artículos)

MARZO 2012 (2 artículos)

FEBRERO 2012 (1 artículos)

ENERO 2012 (1 artículos)

DICIEMBRE 2011 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (3 artículos)

OCTUBRE 2011 (3 artículos)

JULIO 2011 (2 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

MARZO 2011 (2 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (1 artículos)

DICIEMBRE 2010 (2 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (1 artículos)

OCTUBRE 2010 (1 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (1 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Lo que se juegan los chilenos en las urnas
Por qué Jerusalén es la capital de Israel
No llores por mí, Jerusalén
Un milagro en la Iglesia Católica
Lieja, Torrejón de Ardoz, Rioseco y Valkenburg, elegidas Capital y Ciudad Europea de la Navidad 2018

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS