Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
22 OCTUBRE 2017 | ACTUALIZADO 01:10
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
ÁLVARO VARGAS LLOSA

A la chilena
Estados Unidos, Europa y Japón tienen una profunda necesidad de introspección: les urge preguntarse exactamente cómo y cuándo perdieron de vista el hecho de que hacer las cosas bien es una actitud que precisa ser renovada
Actualizado 22 octubre 2010  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Álvaro Vargas Llosa   

Washington, DC—El rescate de los 33 mineros chilenos prueba que hacer las cosas bien ya no es patrimonio exclusivo de los países plenamente desarrollados. Sugiere incluso que la capacidad de hacer las cosas correctamente se ha desplazado del mundo desarrollado hacia lo que solían llamar países “periféricos”.

Durante las dos últimas décadas, Japón ha chapoteado en el estancamiento. El modelo socioeconómico de Europa padece una crisis que cada día nos trae titulares tremebundos. Y Estados Unidos ha sido hace poco el epicentro de un terremoto financiero y económico cuyas réplicas reverberan en todo el mundo. Símbolo de lo que algunos consideran (bastante prematuramente) el declive irreversible del Occidente, la respuesta al huracán Katrina en 2005 y al derrame de petróleo de la plataforma Deep Horizon a principios de este año fue de estirpe más bien tercermundista.Qué contraste con el desempeño de Chile frente a la tragedia potencial de la mina San José, en el desierto de Atacama. Es difícil encontrar algo que no se haya hecho como Dios manda (aparte del propio accidente, claro, tal vez agravado por los pobres estándares de seguridad de la empresa).

Como ha dicho Arturo Fontaine, el conocido escritor chileno: “Allí abajo, casi sin esperanza, estos 33 mineros construyeron una organización. Generaron libremente un método de toma de decisiones colectivo y gobernaron sus instintos y apetitos, y usaron la cabeza en beneficio de cada uno de ellos”.

En la superficie, el presidente Sebastián Piñera hizo lo opuesto de lo que el nacionalismo proteccionista habría dictado. Las antenas globales de Chile fueron puestas a trabajar de inmediato. Empresas de distintos países — Samsung de Corea del Sur, Center Rock y Cupron de los Estados Unidos, por ejemplo — fueron el origen de todo tipo de tecnologías a las que Chile dio un uso eficiente. Ningún complejo antiimperialista llevó a los chilenos a rechazar el cable de fibra óptica para comunicaciones japonés ni la torre de perforación de fabricación estadounidense, o incluso la colaboración de la NASA con la Armada chilena para la construcción de Fénix 2, la cápsula de rescate que pronto saldrá de gira por el mundo.

¿Hizo la participación internacional que el rescate resultara menos “chileno”? ¿Se sintieron los ciudadanos de ese país avergonzados por no ser quienes diseñaron, construyeron y comercializan las distintas piezas de tecnología? No, sintieron que, si eran capaces de compaginar recursos mundiales de manera rápida y eficiente, y si se ponían a la altura de las circunstancias con todos esos elementos, su país crecería en estatura.

El Presidente Piñera lo expresó de un modo muy atinado, una vez que todos estuvieron fuera del pozo: “Lo hicimos a la chilena”, frase que otros jefes de Estado han repetido desde entonces. Hay allí una gran lección para los países subdesarrollados que siguen embrujados por el conjuro nacionalista: cuantas menos fronteras existan, más exitoso puede ser un país —y más orgullosos pueden sentirse los patriotas de sus logros.

No es casualidad que esta lección de cómo hacer las cosas bien haya llegado desde Chile. Pese a que se ha vuelto común reducir al mundo emergente a ejemplos como China o Brasil, olvidamos que existen países más pequeños y menos influyentes donde la libertad política y económica ha ido mucho más lejos. Chile, donde los Premios Nobel de la Paz no están en la cárcel, como en China, y donde, a diferencia de Brasil, la política no es disfuncional porque la maquinaria burocrática del Estado ha pasado por varias reformas, es el tipo de caso que debería ser citado con más frecuencia cuando se habla de naciones en ascenso.

Hay algo a la vez esperanzador e inquietante en el hecho de que la capacidad de “hacer las cosas bien” esté desplazándose hacia los países emergentes. Más allá de toda la alegría con que el mundo ha celebrado el rescate y la admiración que está siendo derramada sobre Chile, lo ocurrido nos recuerda, por contraste, que los países líderes han perdido su brújula. Puede que no se encuentren en el declive irreversible que algunos predicen (acaso deseándolo), pero no hay duda de que los Estados Unidos, Europa y Japón tienen una profunda necesidad de introspección: les urge preguntarse exactamente cómo y cuándo perdieron de vista el hecho de que hacer las cosas bien es una actitud que precisa ser renovada por cada generación. Tal vez los logros extraordinarios que se originan hoy en países emergentes ayuden a impulsar ese proceso.

Lo siento, pero la idea de que 33 humildes mineros, desde el fin del mundo, puedan ayudar a las naciones líderes a redescubrirse me resulta irresistible.

(c) 2010, The Washington Post Writers Group

 Otros artículos que te pueden interesar
La política es intrínsecamente egocéntrica
Derrape institucional de políticos en campaña
Cicatrices del cansancio moral
La revuelta de los médicos cubanos en Brasil
Las eliminatorias del Mundial: el otro mensaje
AHORA EN PORTADA | Ver  
Cicatrices del cansancio moral
La inversión en el gasto público de Chile cae a su menor nivel en 14 años
Redes sociales y Periodismo: Sobreexcitados por la actualidad
El caso de Harvey Weinstein: la ley del silencio en Hollywood
Derrape institucional de políticos en campaña
ARCHIVO
OCTUBRE 2010

El significado de Liu Xiaobo

A la chilena

Un Premio Nobel en la familia

Ecuador: El golpe que nunca fue

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2017 (1 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (7 artículos)

ABRIL 2017 (8 artículos)

MARZO 2017 (8 artículos)

FEBRERO 2017 (6 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (3 artículos)

OCTUBRE 2016 (2 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (7 artículos)

AGOSTO 2016 (5 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (9 artículos)

MAYO 2016 (9 artículos)

ABRIL 2016 (7 artículos)

MARZO 2016 (3 artículos)

ENERO 2016 (6 artículos)

DICIEMBRE 2015 (7 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (10 artículos)

OCTUBRE 2015 (10 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (7 artículos)

AGOSTO 2015 (9 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (10 artículos)

MAYO 2015 (5 artículos)

ABRIL 2015 (8 artículos)

MARZO 2015 (7 artículos)

FEBRERO 2015 (7 artículos)

ENERO 2015 (5 artículos)

DICIEMBRE 2014 (8 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (9 artículos)

OCTUBRE 2014 (7 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (8 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (5 artículos)

JUNIO 2014 (9 artículos)

MAYO 2014 (7 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (9 artículos)

FEBRERO 2014 (8 artículos)

ENERO 2014 (7 artículos)

DICIEMBRE 2013 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (5 artículos)

AGOSTO 2013 (7 artículos)

JULIO 2013 (4 artículos)

JUNIO 2013 (7 artículos)

MAYO 2013 (9 artículos)

ABRIL 2013 (8 artículos)

MARZO 2013 (6 artículos)

FEBRERO 2013 (6 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (6 artículos)

OCTUBRE 2012 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (6 artículos)

AGOSTO 2012 (3 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (2 artículos)

OCTUBRE 2011 (1 artículos)

MAYO 2011 (1 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (5 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (4 artículos)

DICIEMBRE 2010 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (4 artículos)

OCTUBRE 2010 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (5 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (4 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (5 artículos)

MARZO 2010 (2 artículos)

FEBRERO 2010 (3 artículos)

ENERO 2010 (5 artículos)

DICIEMBRE 2009 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (4 artículos)

JULIO 2009 (3 artículos)

JUNIO 2009 (4 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (4 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (4 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (4 artículos)

OCTUBRE 2008 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (5 artículos)

AGOSTO 2008 (3 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (5 artículos)

MAYO 2008 (3 artículos)

ABRIL 2008 (4 artículos)

MARZO 2008 (2 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Derrape institucional de políticos en campaña
La política es intrínsecamente egocéntrica
¿Dónde se habla mejor inglés: en España o en Latinoamérica?
Después de la derrota del ISIS
¿Se debe votar en las elecciones regionales de Venezuela este domingo?

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Quiénes somos  /   Contactar  /    RSS