Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?
23 OCTUBRE 2018 | ACTUALIZADO 07:28
EUROPA   |   ÁFRICA   |   AMÉRICA   |   ORIENTE PRÓXIMO   |   ASIA / PACÍFICO
POLÍTICA   |    ECONOMÍA   |    SOCIEDAD   |    CULTURA   |    PENSAMIENTO   |    AUTORES
EMILIO J. CÁRDENAS

Preocupantes amenazas a la libertad de prensa en Uruguay
Como en China, se privilegia la libertad económica, pero no se tolera la libertad de opinión.
Actualizado 7 abril 2010  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter  Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Corregir  |   Enviar  |   0
Emilio J. Cárdenas   
La llegada de la izquierda radical al timón de algunos de los gobiernos de nuestra América Latina tenía, inevitablemente, que terminar afectando las libertades individuales. Después de todo -más allá de las cortinas de humo y de los hábiles disimulos- la izquierda radical no cree en la libertad, a la que sacrifica en nombre de una utópica igualdad. Ni es democrática. Es autoritaria y por esto, tarde o temprano, muestra la hilacha. Porque no concibe actuar sin recurrir a sus totalitarias visiones de “ingeniería social”. Por eso, cuando de pronto gobierna, la afectación de las libertades individuales esenciales es sólo una cuestión de tiempo. Y desgraciadamente la realidad lo está comprobando.
 
En los casos extremos, las cosas están claras para todos. En Cuba, la libertad de opinión ya no existe. Defenderla es una osadía que se paga hasta con la muerte. En Venezuela, se ha criminalizado la expresión de visiones distintas a las de Hugo Chávez. El reciente encarcelamiento del Presidente de “Globovisión” era desgraciadamente previsible. Estaba de alguna manera pre-anunciado. Y ocurrió. En la Venezuela “chavista”, disentir es un crimen. Así de claro.
 
 En Bolivia, esto mismo está en camino de ser una fea realidad más. Evo Morales es ciertamente otro autócrata de aquellos que, luego de su consolidación política, se están sacando las caretas y dejando de lado el disimulo en la acción. Ahora ataca a los medios. No es para menos, en una reciente encuesta realizada por la Unión Europea la prensa boliviana aparece como una entidad mucho más creíble, para la población boliviana, que el propio gobierno. Lo que es correcto, por cierto. Sólo la Iglesia Católica los supera a ambos.
 
En Ecuador, el Parlamento está a punto de cercenar la libertad de expresión. Rafael Correa señala el rumbo destructivo, dejando de lado los acuerdos que había tejido con una oposición deseosa de no perder las libertades.

En Nicaragua, el legendario diario “La Prensa” se sigue defendiendo de los embates del “sandinismo”. Pero sólo Dios sabe por cuanto tiempo.

En Argentina, la justicia (denostada constantemente por los Kirchner) ha suspendido el efecto de una “ley mordaza” que pretende regular a los medios audiovisuales para minimizar la presencia privada en el espectro radioeléctrico. Es una norma sancionada entre gallos y medianoche por un Congreso sin representatividad, transitando por caminos procesales torcidos, expresamente tildados de ilegales por la justicia. En primera y segunda instancia y pese a las intimidaciones denunciadas por los funcionarios judiciales provenientes (como es habitual) de organizaciones que actúan a la manera de arietes del autoritarismo, disfrazadas de defensoras de los derechos humanos, cual “lobos con pieles de oveja”, entonces.
 
Hasta en Uruguay -ahora en manos de la izquierda radical y con un gobierno muy diferente al de Tabaré Vázquez que perteneciera a una izquierda que (como la de Michelle Bachelet) era democrática- las cosas han comenzado a complicarse. Mucho.
 
 Así lo acaba de denunciar expresamente la Sociedad Interamericana de Prensa en su inquietante informe sobre el estado de la libertad de prensa en la región, dado a conocer en la reciente reunión de Aruba.
 
Tres son los principales factores de preocupación por la libertad de opinión que flotan en el escenario uruguayo: (i) dos sentencias judiciales contrarias a la libertad de expresión, que contradicen abiertamente la jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, incluyendo una de la propia Corte Suprema de Justicia y otra que condena a un periodista a cinco meses de prisión por el delito de difamación, cuando se han despenalizado expresamente los delitos cometidos a través de la prensa; (ii) propuestas gubernamentales concretas que, disfrazadas de nacionalistas, apuntan a manipular los contenidos de las emisiones de radio y televisión; y (iii) el anuncio de la preparación de una nueva Ley de Telecomunicaciones que se enviaría al Parlamento, controlado ahora por la izquierda, cuyo contenido aún no se conoce aunque coincide con expresiones preocupantes que han sido vertidas públicamente contra los medios por la esposa del Presidente José Mujica, la poderosa senadora Topolansky, que -como él- fuera en su momento una alta dirigente “tupamara”. En el ramillete de los ataques a la libertad de expresión denunciados por los medios (“Búsqueda” del 25 de marzo pasado, pág 26) aparece insólitamente involucrado el ahora en desgracia ex-embajador de Argentina ante el Uruguay, Hernán Patiño Mayer, con dardos dirigidos por él al diario uruguayo “El País”.

Queda visto entonces que la izquierda radical, más allá del manejo de la oportunidad, en algún momento procura manipular la libertad de opinión. No puede evitarlo. También en Uruguay, donde hay señales de que el peligro es inminente. Como en China, se privilegia la libertad económica, pero no se tolera la libertad de opinión. Lo que es lamentable, pero no sorprendente por los actores e impulsores de las medidas restrictivas, que son los mismos que impulsaron -hace unos seis años- a Telesur, empresa pública que, desde Caracas, ha estado envenenando constantemente el aire de la región, sembrando odios y resentimientos sin solución de continuidad.
 
   
(*) Ex Embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.
 Otros artículos que te pueden interesar
Pseudoderechos contra el derecho
Vivimos la era en la que se declama la defensa de los más necesitados pero simultáneamente se los afecta severamente con medidas altamente contraproducentes.
Argentina: Preocupa el Bolsillo
La mayoría de los argentinos está de acuerdo con mantener al sistema democrático por ello el tema que les interesa y preocupa , hoy,  es la marcha de la economía.
Nicolás Maduro quedó también aislado en la ONU
En rigor, el gran endosante del gobierno venezolano hoy es China, a cambio de compromisos explícitos en materia de provisión de hidrocarburos.
La Corte Suprema de Chile y la excarcelación de los condenados por delitos de lesa humanidad
El terrorismo, en todas sus muy distintas variantes, incluyendo ciertamente la del llamado "terrorismo de Estado", es siempre un crimen de naturaleza absolutamente aberrante.
La prédica de Donald Trump desde las naciones Unidas termina dejándolo aislado
Los mensajes de Donald Trump resonaron inequívocamente en el ente multilateral más importante del mundo y no recibieron los endosos y apoyos que quizás alguno esperaba.
AHORA EN PORTADA | Ver  
El español es la segunda lengua nativa más hablada en el mundo

Solo el chino, con sus distintas variantes, se encuentra por encima.
Duro golpe a la banca española por una sentencia judicial

Los bancos españoles han firmado casi cuatro millones de hipotecas desde 2007 y podrían tener que devolver 6000 millones a sus clientes.
Las emisiones de CO2 siguen creciendo

La alarma sobre el calentamiento global parece tener consenso generalizado, pero no tanto los objetivos y menos las medidas que se proponen.
Pseudoderechos contra el derecho

Vivimos la era en la que se declama la defensa de los más necesitados pero simultáneamente se los afecta severamente con medidas altamente contraproducentes.
ARCHIVO
ABRIL 2010

Los intelectuales de izquierda comienzan a dar la espalda a Fidel Castro

La OEA comienza a preocupar a Hugo Chávez

Bolivia: duro tropezón electora para Evo Morales

Preocupantes amenazas a la libertad de prensa en Uruguay

Ver posts de otros meses

OCTUBRE 2018 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2018 (4 artículos)

AGOSTO 2018 (7 artículos)

JULIO 2018 (5 artículos)

JUNIO 2018 (4 artículos)

MAYO 2018 (6 artículos)

ABRIL 2018 (4 artículos)

MARZO 2018 (4 artículos)

FEBRERO 2018 (6 artículos)

ENERO 2018 (3 artículos)

DICIEMBRE 2017 (6 artículos)

NOVIEMBRE 2017 (2 artículos)

OCTUBRE 2017 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2017 (4 artículos)

AGOSTO 2017 (5 artículos)

JULIO 2017 (4 artículos)

JUNIO 2017 (4 artículos)

MAYO 2017 (5 artículos)

ABRIL 2017 (4 artículos)

MARZO 2017 (7 artículos)

FEBRERO 2017 (5 artículos)

ENERO 2017 (4 artículos)

DICIEMBRE 2016 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2016 (5 artículos)

OCTUBRE 2016 (6 artículos)

SEPTIEMBRE 2016 (5 artículos)

AGOSTO 2016 (6 artículos)

JULIO 2016 (5 artículos)

JUNIO 2016 (7 artículos)

MAYO 2016 (4 artículos)

ABRIL 2016 (5 artículos)

MARZO 2016 (5 artículos)

FEBRERO 2016 (4 artículos)

ENERO 2016 (4 artículos)

DICIEMBRE 2015 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2015 (6 artículos)

OCTUBRE 2015 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2015 (4 artículos)

AGOSTO 2015 (5 artículos)

JULIO 2015 (4 artículos)

JUNIO 2015 (5 artículos)

MAYO 2015 (4 artículos)

ABRIL 2015 (4 artículos)

MARZO 2015 (5 artículos)

FEBRERO 2015 (5 artículos)

ENERO 2015 (4 artículos)

DICIEMBRE 2014 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2014 (4 artículos)

OCTUBRE 2014 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2014 (6 artículos)

AGOSTO 2014 (6 artículos)

JULIO 2014 (4 artículos)

JUNIO 2014 (7 artículos)

MAYO 2014 (5 artículos)

ABRIL 2014 (7 artículos)

MARZO 2014 (6 artículos)

FEBRERO 2014 (4 artículos)

ENERO 2014 (4 artículos)

DICIEMBRE 2013 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2013 (4 artículos)

OCTUBRE 2013 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2013 (4 artículos)

AGOSTO 2013 (4 artículos)

JULIO 2013 (5 artículos)

JUNIO 2013 (4 artículos)

MAYO 2013 (4 artículos)

ABRIL 2013 (6 artículos)

MARZO 2013 (5 artículos)

FEBRERO 2013 (4 artículos)

ENERO 2013 (5 artículos)

DICIEMBRE 2012 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2012 (4 artículos)

OCTUBRE 2012 (5 artículos)

SEPTIEMBRE 2012 (4 artículos)

AGOSTO 2012 (5 artículos)

JULIO 2012 (4 artículos)

JUNIO 2012 (5 artículos)

MAYO 2012 (4 artículos)

ABRIL 2012 (5 artículos)

MARZO 2012 (4 artículos)

FEBRERO 2012 (4 artículos)

ENERO 2012 (5 artículos)

DICIEMBRE 2011 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2011 (5 artículos)

OCTUBRE 2011 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2011 (2 artículos)

JULIO 2011 (3 artículos)

JUNIO 2011 (4 artículos)

MAYO 2011 (5 artículos)

ABRIL 2011 (4 artículos)

MARZO 2011 (4 artículos)

FEBRERO 2011 (4 artículos)

ENERO 2011 (3 artículos)

DICIEMBRE 2010 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2010 (2 artículos)

OCTUBRE 2010 (3 artículos)

SEPTIEMBRE 2010 (4 artículos)

AGOSTO 2010 (4 artículos)

JULIO 2010 (5 artículos)

JUNIO 2010 (5 artículos)

MAYO 2010 (4 artículos)

ABRIL 2010 (4 artículos)

MARZO 2010 (5 artículos)

FEBRERO 2010 (4 artículos)

ENERO 2010 (6 artículos)

DICIEMBRE 2009 (5 artículos)

NOVIEMBRE 2009 (4 artículos)

OCTUBRE 2009 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2009 (5 artículos)

AGOSTO 2009 (2 artículos)

JULIO 2009 (4 artículos)

JUNIO 2009 (3 artículos)

MAYO 2009 (4 artículos)

ABRIL 2009 (3 artículos)

MARZO 2009 (4 artículos)

FEBRERO 2009 (4 artículos)

ENERO 2009 (5 artículos)

DICIEMBRE 2008 (4 artículos)

NOVIEMBRE 2008 (5 artículos)

OCTUBRE 2008 (4 artículos)

SEPTIEMBRE 2008 (4 artículos)

AGOSTO 2008 (4 artículos)

JULIO 2008 (4 artículos)

JUNIO 2008 (4 artículos)

MAYO 2008 (5 artículos)

ABRIL 2008 (3 artículos)

MARZO 2008 (1 artículos)

NOVIEMBRE 2006 (1 artículos)

LA PORTADA DE NUESTROS LECTORES | Ver
Luis Almagro levanta una innecesaria polvareda
Argentina: Preocupa el Bolsillo
La Corte Suprema de Chile y la excarcelación de los condenados por delitos de lesa humanidad
Pseudoderechos contra el derecho
El dilema del saber: entre la verdad y la duda

© El Diario Exterior - Calle del General Arrando 14, Bajo Derecha, 28010, Madrid - Tel.:(34) 91 532 28 28
Aviso legal  /   Política Privacidad  /   Quiénes somos  
/   Contactar  /    RSS